Está en:  » Inicio  » Conciertos  » Edición 2016

 

Edición 2016

Concierto


MÚSICA MARIANA EN SANTUARIOS HISPANOAMERICANOS (CONCIERTO INAUGURAL 20º ANIVERSARIO)

Lugar


BAEZA, AUDITORIO DE SAN FRANCISCO

Fecha


SÁBADO, 26 DE NOVIEMBRE DE 2016, 20.30 H.

Director


Teresa Paz, soprano y directora

Intérprete


CONJUNTO DE MÚSICA ANTIGUA ARS LONGA DE LA HABANA

Componentes


Teresa Paz, soprano y dirección

Liset Chig, soprano

Adalis Santiesteban, mezzosoprano

Yunie Gainza, alto

Héctor E. Herrera, tenor

Ahmed Gómez, barítono

Arianna Ochoa, violín barroco

Beatriz López, violín barroco

Susana de la Cruz, flautas dulces

Abraham Castillo, bajón

Aland López, guitarra barroca, guitarra de cuatro órdenes

Lidia Torres, guitarra barroca

Programa


Anónimo de la región de Moxos (recogido por Melchor M. Mercado, siglo XIX) 

Himno La matutina estrella (a solo, violín y ac.)

 

Baile de toritos (violín solo)

(Biblioteca Nacional de Bolivia)

 

Diego José de Salazar (1659-1709) - Juan de Araujo, arr. (1648-1712)

Villancico a la Virgen de Guadalupe Salga el torillo hosquillo (8vv y ac.)

(Biblioteca Nacional de Bolivia)

 

Anónimo (siglo XVIII) 

Sonata Chiquitana I (dos violines y ac.)

(Archivo Musical de Chiquitos, Bolivia)

Allegro - Adagio – Oxima

 

Anónimo - atr. a Domenico Zipoli (1688-1726) 

Aria a la Virgen María Zuipaquî (a solo, violín y ac.)

(Archivo Musical de Chiquitos, Bolivia)

 

Anónimo (siglo XVIII) 

Letanía a Santa Cecilia, a solo y acompañamiento

(Archivo Musical de Chiquitos, Bolivia)

 

Manuel José de Quirós (fl.1696-1765)

Villancico a la Inmaculada Oigan una jacarilla (a solo, 2 violines y ac.)

(Archivo Histórico Arquidiocesano de Guatemala)

 

Anónimo (c.1718) 

Villancico a la Virgen de Guadalupe Ángeles, al facistol (6vv)

(Biblioteca Nacional de Bolivia)

 

Juan Corchado (fl.1725-1728) 

Tonada a la Natividad de la Virgen Nace la Aurora Divina (a solo y ac.)

(Colección Sánchez Garza, CENIDIM, México)

 

Roque J. de Chavarría (1688-1719) 

Villancico a la Virgen de Guadalupe Silgueritos risueños (3vv y ac.)

 

Villancico a la Virgen de Guadalupe Pajarillos, madrugad (9vv y ac.)

(Biblioteca Nacional de Bolivia)

 

Anónimo (fl.1782-1785) 

Danza Lanchas para baylar (violín solo y bajo)

(Códice Compañón o Trujillo del Perú; Biblioteca Nacional de España)

 

Tomás de Torrejón y Velasco (1644-1728) 

Villancico a Santa Rosa de Lima De esta Rosa tan bella (2vv y ac.)

 

Villancico a Santa Catarina mártir Ah, del ver (3vv y ac.)

(Archivo Histórico Arquidiocesano de Guatemala)

 

Anónimo (siglo XVIII) 

Pastoreta Ychepe Flauta (flauta, 2 violines y ac.)

(Archivo Musical de Chiquitos, Bolivia)

 

Juan de Araujo

Villancico a la Virgen de Guadalupe Morenita con gracia es María (2vv y ac.)

 

Villancico a la Natividad de la Virgen Hola, hala, que vienen gitanas (6vv y ac.)

(Biblioteca Nacional de Bolivia)

 

Fray Gerónimo Martínez (1ª mitad siglo XVIII) 

Villancico al Nacimiento Ah, cara de rosa (6vv y ac.)

(Seminario de San Antonio Abad del Cusco, Perú)

 

Anónimo (fl.1782-1785) 

Cachua Niño il mijor que y logrado (danza a dúo y a cuatro con violines y bajo)

 

Cachua Serranita, nombrada el Huicho nuevo a la Virgen del Carmen (voz, violines y bajo)

(Códice Compañón o Trujillo del Perú; Biblioteca Nacional de España)

 

 

Duración: 75’

 

Transcripciones:

Bernardo Illari

Omar Morales Abril

Piotr Nawrot

Diana Fernández Calvo

 

 

CONMEMORACIÓN DEL IV CENTENARIO DE LA MUERTE DE FELIPE GUAMÁN POMA DE AYALA (1615/16-2016)

 

EN COLABORACIÓN CON LA OFICINA DEL HISTORIADOR DE LA CIUDAD DE LA HABANA

 

CONCIERTO GRABADO POR RADIO CLÁSICA (RNE) 


Notas programa


Música mariana en las Indias

 

Teresa Paz

 

El culto mariano es la representación más evidente de una confluencia devocional femínea en los principales troncos culturales de la América colonial: el indígena, el hispano y el africano; y la evidencia sonora de una articulación cultural que marca el proceso de secularización de la producción musical cristiana. Las significativas confluencias lingüísticas de latín, castellano, lenguas autóctonas indoamericanas (quechua, guaraní, chiquitano, náhuatl) y bilingües permanecen en la producción musical cristiana conservada en los archivos americanos.

 

La designación de advocaciones marianas de carácter local por todo el territorio americano y su inserción en el santoral de mujeres de vida piadosa se materializa en la cuantiosa producción musical de villancicos, salves, himnos, motetes y letanías. Nuestra Señora de Guadalupe o del Tepeyac (México, entonces Nueva España) constituye el icono de la marianofanía para el catolicismo en suelo americano. Simbólicamente la imagen de origen extremeño de la Virgen de la hispanidad devino mestiza en la iconografía americana. El contexto ceremonial de las festividades tenía una duración de diez días en los cuales se decía misa y se cantaban servicios de Salves continuamente. Se solía incluir en las tardes la representación de una comedia y corridas de toros en las cuales el acento popular se hacía presente. El uso de elementos sonoros y sistemáticas alusiones a personajes afines a los del teatro secular patentizaron una identidad barroca típicamente iberoamericana. Otras representaciones marianas transpoladas al contexto americano son las de Nuestra Señora de Chiquinquirá (siglo XVI) y Nuestra Señora del Milagro del Topo (siglo XVII) en Colombia; Nuestra Señora de la Presentación del Quinche (siglo XVI) en Ecuador; Nuestra Señora de Caacupé (siglo XVII) en Paraguay; Nuestra Señora de Coromoto (siglo XVII) en Venezuela; la Virgen de la Caridad del Cobre (siglo XVII) en Cuba; Nuestra Señora de Suyapa en Honduras (siglo XVIII); y Nuestra Señora de Aparecida (siglo XVIII) en Brasil. Aun en nuestros días no contamos con suficientes fuentes que documenten la música destinada a la adoración de estas figuras, sin embargo las dedicadas a la Virgen de Guadalupe resultan verdaderamente amplias. La canonización de Rosa de Lima en 1671 es el hecho que marca la presencia de la primera Santa convertida en suelo americano, para la cual existe también un extenso repertorio musical.

 

Uno de los reservorios que atesora una amplia producción villanciquera dedicada a la Virgen María y a su advocación guadalupana lo constituye el Archivo de la Biblioteca Nacional de Bolivia. Entre las piezas anónimas conservadas resulta La matutina estrella, un himno de Navidad proveniente de la región boliviana de Moxos, que destaca la representación simbólica de la Virgen en el nacimiento del Creador. La obra fue recogida en el siglo XIX por el chuquisaqueño Melchor María Mercado (Sucre, Bolivia, 1816-1871), el mismo transcriptor de la obra instrumental Baile de toritos, quien referencia las populares fiestas taurinas que se celebraban en honor a la Guadalupe. También anónima, Ángeles, al facistol es una composición policoral que invita al inicio de la celebración guadalupana, donde se polariza el tema del Bien y el Mal mediante la distinción entre la Virgen y Luzbel.

 

El archivo recoge la versión del compositor Juan de Araujo (Villafranca, España, 1646-Sucre, Bolivia, 1712) del villancico policoral Salga el torillo hosquillo de Diego José de Salazar (Sevilla, c.1659-1709). La adaptación textual de la pieza revela una práctica común en los tiempos virreinales y representa a la Virgen torera que enfrenta al Mal, simbolizado por el toro. De Araujo se conoce su prolífera actividad musical conservada en centros tan importantes como Lima y Cuzco (Perú) y La Plata (Sucre, Bolivia). Sus villancicos son piezas fecundas de humor y acento popular; Morenita con gracia y Hola, hala, que vienen gitanas son ejemplos de las influencias del teatro secular en la música paralitúrgica. La caracterización de personajes (una Virgen morena, gitanas), las controversias y la alusión sonora y textual a grupos subalternos imprimen a los villancicos la vivacidad rítmica y contrastante que procede de las prácticas populares.

 

Por su parte Salazar fue maestro de capilla de la Catedral de Sevilla (1689-1709). Su obra muestra las rutas composicionales y expresivas del villancico de finales del siglo XVII y principios del XVIII. De Roque Jacinto de Chavarría (Sucre, Bolivia 1688-1719), un criollo formado en las disciplinas jesuitas y alumno de Araujo, se conserva sólo medio centenar de obras, principalmente villancicos policorales en castellano de impresionante intensidad expresiva y formal. Sus villancicos a la Virgen de Guadalupe sintetizan la fuerza y esplendor de una práctica devocional local. En Silgueritos risueños el texto personifica a la naturaleza, convidando a adorar una Virgen que es ave, flor y alba. Este mismo recurso literario lo utiliza en el villancico policoral Pajarillos, ¡madrugad!, donde el texto bilingüe (castellano-latín) referencia entonaciones de cantos gregorianos.

 

La manera en que la cultura occidental se articuló con las culturas autóctonas indoamericanas durante el período colonial se evidencia tanto en la producción musical catedralicia (urbana) como en los repertorios asociados a las prácticas reduccionales (rurales) evangelizadoras de la Compañía de Jesús. Los jesuitas lograron establecer un efectivo sistema de adoctrinamiento donde la música jugó un rol fundamental. El Archivo Musical de Chiquitos (Bolivia) conserva parte de la abundante producción musical de los dominios reduccionales jesuíticos. La Letanía a Santa Cecilia, en guaraní, contrasta con la elaboración virtuosa, influenciada por la impronta dieciochesca, de la estética italiana del aria Zuipaquî, en lengua chiquitana, atribuida al compositor italiano Domenico Zipoli (Prato, Italia, 1688-Córdoba, Argentina, 1726). El archivo custodia, además, una colección de piezas anónimas instrumentales como la Sonata Chiquitana I y Pastoreta Ychepe Flauta, de evidente influencia corelliana.

 

El Seminario de San Antonio Abad del Cusco (establecido en 1598) es otro de los centros que conserva música de los siglos XVII y XVIII del contexto virreinal peruano. De Fray Gerónimo Martínez (1ª mitad del siglo XVIII) se atesora el villancico Ah, cara de rosa, pieza donde el compositor se vale de onomatopeyas para destacar la presencia de gitanas que tañen castañuelas. El Códice Martínez Compañón constituye un extraordinario documento patrimonial conservado en la Biblioteca Nacional de España. Producto de la visita pastoral del obispo Baltasar Jaime Martínez Compañón (Navarra, 1737-Santafé de Bogotá, 1797) por diferentes pueblos del Perú entre 1782 y 1785 se hizo posible una de las recopilaciones más completas que recoge las impresiones del obispo sobre cada pueblo. Acuarelas, anotaciones y una veintena de partituras son recogidas en dicho documento; danzas populares instrumentales de ascendencia indígena como Lanchas para baylar, y danzas para cantar y bailar asociadas a celebraciones eclesiales, como la Cachua Niño il mijor y Cachua Serranita, nombrada el Huicho nuevo que, según Compañón, “cantaron y bailaron los pallas del pueblo de Otusco a Nuestra Señora del Carmen”.

 

Además del acervo musical mexicano conservado en catedrales, conventos e iglesias, el Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información “Carlos Chávez” (CENIDIM) cuenta con la Colección Sánchez Garza, adquirida por el Instituto Nacional de Bellas Artes en 1967 de manos de la viuda del coleccionista de documentos antiguos Jesús Sánchez Garza. La Colección contiene 394 obras musicales entre litúrgicas (himnos, antífonas, motetes, misas, letanías, etc.), paralitúrgicas (villancicos, cantadas), piezas para órgano, cantos gregorianos y obras profanas (tonos humanos) de los siglos XVI al XIX, probablemente circunscritas al contexto ceremonial del Convento de la Santísima Trinidad de Puebla de los Ángeles y de la Catedral de dicha ciudad. Juan Corchado (fl.1725-1728) pertenece a la hornada de compositores cuya obra reposa en este archivo. Su tonada Nace la Aurora Divina es una pieza probablemente concebida para celebrar la Natividad de la Virgen en el Convento de la Santísima Trinidad, cuyo texto recrea una idílica escena del nacimiento de la Virgen, celebrada por astros y luces, fuentes y flores.

 

El Archivo Histórico Arquidiocesano “Francisco de Paula García Peláez” de la ciudad de Guatemala, cuenta con una abundante representación de obras de compositores peninsulares y criollos que circularon por diferentes centros eclesiales del Nuevo Mundo. Es particularmente relevante el hecho de que en Guatemala se custodien obras de compositores de los cuales no se tiene constancia de que hayan venido a América, o de otros que, en suelo americano, no trabajaron en dicha ciudad. Una de las hipótesis más aceptadas en torno a dicho tema está relacionada con la gestión del guatemalteco Manuel José de Quirós (Santiago de Guatemala, fl.1696-1765), quien fue maestro de capilla de la Catedral de Guatemala entre 1738 y 1765. Quirós se ocupó diligentemente, además de componer, de la adquisición de música para la catedral guatemalteca. Oigan una jacarilla, pieza concebida para la Concepción de Nuestra Señora, muestra el ingenio de un compositor criollo, conocedor de recursos retóricos aplicados al lenguaje musical, de evidente dominio técnico y actualidad estilística.

 

Es posible que Manuel José de Quirós haya adquirido parte de la abundante producción musical custodiada en el Archivo Histórico Arquidiocesano de Guatemala en capitales de los virreinatos de la Nueva España y Perú, donde se solía sustituir música de «estilo antiguo» por actualizadas composiciones en estilo moderno. Esta hipótesis sostiene la idea de que la música de Tomás de Torrejón y Velasco (España, 1644-Lima, Perú 1728), maestro de capilla de la Catedral de Lima entre 1676 y 1728, llegó a Guatemala gracias a Quirós. Torrejón y Velasco fue el primer compositor laico de la catedral limeña, autor de la ópera La púrpura de la rosa sobre un libreto de Calderón de la Barca, la más antigua que se conserva de las compuestas y estrenadas en el Nuevo Mundo (1701).

 

La obra religiosa de Torrejón representa la cima del estilo barroco hispano previo a la adopción del estilo italianizante (moderno) en el siglo XVIII. Algunas obras suyas revelan prácticas devocionales locales hacia santas como el dúo a la primera santa americana Santa Rosa de Lima, De esta Rosa tan bella, el cual se ejecutó en Guatemala en 1744, fecha en la que se le compuso nuevas coplas (música y texto); y el villancico Ah, del ver, para profesión de monjas, trovado a Santa Catarina mártir.

 

Los cantos seleccionados para este concierto integran un corpus importante de la música escrita en los virreinatos del Perú y la Nueva España en los siglos XVII y XVIII, para celebraciones marianas y de santas. La riqueza rítmico-melódica, textual y formal de dichas obras constituye un exquisito acervo patrimonial conservado en archivos americanos que revela la identidad cultural del Nuevo Mundo.

 

 

 

TEXTOS

 

La matutina estrella

La matutina estrella

ya viene precursora,

de la luciente aurora

que abre las puertas

a la luz del sol.

 

Ya aparece el día

y ya todo se humilla,

doblando la rodilla

para dar alabanzas

al Creador.

 

Postrados y sumisos

rogamos al Señor

nos libre del dolor,

nos guarde de los daños

y del mal.

 

Salga el torillo hosquillo

Estribillo

¡Salga el torillo hosquillo!

pero ¡no!,

¡que se aguarde!,

¡que se espere!,

¡que se tenga!,

mientras me pongo

en cobro yo.

 

Mas ¡ay, qué fiero!

el toro ligero corriendo salió

el torillo es infernal, a todo el mundo fatal.

¡Yo le vi!

venir a la linda mía.

¡Yo le vi!

pero naciendo este día,

¡Yo le vi!

desde su primer trance, le hizo lance,

con gracia que no hay en mí.

 

Pero ¡no!,

¡que se aguarde!,

¡que se espere!,

¡que se tenga!,

mientras me pongo

en cobro yo.

¡Ho, ho, ho!

 

Coplas

Alegre está y de fiestas

la Corte de la Plata,

porque hoy, como un oro,

ha nacido su infanta.

 

Del vulgo de las nubes

se despejó la plaza,

poblando las estrellas

del cielo las ventanas.

 

Afuera todo el mundo,

afuera hagan plaza,

que el toro es un demonio

según muestra en la saña.

 

Sola una niña airosa

poniéndole con gracia

el pie sobre la testa

le sujeta y se salva.

 

Zuipaquî

Zuipaquî, Santa María,

napoquînu, nauxîca,

asataizo zuichacu.

 

Zumoncatî aemo,

caîma zuipanquiquia,

aibi zuiñemo moquîmana,

zuichacu.

 

Zuipaquî, Santa María,

apoquîrui zuichacu,

Zuipaquî, Santa María,

apoquîrui anacatî,

zai zuizoo.

 

Moo zomenot΄tanu ape,

Zuipaquî,

ta apari auzuma

sauaicari.

 

Nuestra Madre, Santa María,

alégrate, llena de gracia,

cuida por nosotros.

 

Nuestra esperanza eres Tú,

hoy te rogamos,

estés con nosotros,

cuídanos.

 

Nuestra Madre, Santa María,

ten piedad de nosotros,

Nuestra Madre, Santa María,

ten piedad de nosotros

en la hora de nuestra muerte.

 

Para que lleguemos a Ti,

Madre,

abre los corazones delante

de ustedes.

 

Letanía a Santa Cecilia

(…) Santa Cecilia nomendai sene (…)

(…) Gusu rehe oime Angel che rohory

harete ojavo ichupe.

 

Va΄e (…) porandúvo nehe΄i: Santa Cecilia

upe (…) peteĩ akói nde Angel ohechese

Tüpa (…)

 

Valeriano ha΄e Tiburcio ymani (…)

oñemongaraiukávo, Santo Urbano, he΄i

Ichupe.

 

(…) eita pembojerovia katu peñe΄ē pepy΄a

guivengatu

pepy΄a guivengatu (…)

 

(…)Santa Cecilia no ha de casarse (…)

Hay Ángel que me alaba

al acercarse a Él.

 

Al preguntar diga: a Santa Cecilia (…)

Entonces tu Ángel querrá ver a Dios.

 

Valeriano y Tiburcio cuando (…) se hicieron bautizar,

como le dijo Santo Urbano (…).

 

Obedezcan esa palabra desde vuestro

corazón,

desde vuestro corazón (…)

 

Oigan una jacarilla

Estribillo

Oigan una jacarilla

de una Niña soberana,

que luce y brilla farol,

clavel, rayo rosa y llama.

 

Oigan que en ecos he de cantarla:

ya la Niña concebida,

vida graciosa y sin mancha

ancha le da Dios eterno,

terno de luz soberana.

 

Ana la obtiene en su vientre,

entre mujeres la clara

ara será, y la contemplo

templo del mayor Monarca.

 

Arca de Dios y su nave,

Ave que sube a la escala,

a la cumbre donde estrella,

Ella a Luzbel es desgracia.

 

Gracia es toda su limpieza,

ésa que de la manzana

sana es, porque en el paraíso

hízola Dios alta palma.

 

Alma que en Dios se recrea,

crea el mundo que es sin falta

alta, porque se confirme

firme suya enamorada.

 

Ángeles, al facistol

Estribillo

Ángeles, al facistol,

serafines, al papel.

Virtudes, a la capilla

que canta, que trina, que suena bien.

Y en coros alegres,

y en tropa canora

cantad, celebrad,

y decid de la aurora

cuántas gracias atesora

desde que comenzó a ser.

Venid, llegad, honrad

esta vez el facistol,

el papel y capilla

que canta, que trina, que suena bien.

 

Coplas

Hoy se celebra una Niña,

bella luz, aunque Luzbel

venenosa sierpe se oponga,

hace chanza a su pie.

 

Es su belleza tan rara,

que al verla el dragón cruel

más que el abismo, la envidia

su mayor infierno fue.

 

Soberbio quiso atreverse,

y la Niña con desdén,

al paso de su humildad

le quebrantó su altivez.

 

Nace la Aurora Divina

Estribillo

Nace la Aurora Divina,

y dulces ruiseñores,

astros y luces,

fuentes y flores

como hermosa luz del alba

alegres le hacen la salva.

 

Coplas

Festivos los ruiseñores

saludan con sus gorjeos

al Ave cuyos deseos

son llenarnos de favores.

 

Los astros resplandecientes

a la más hermosa estrella

saludan, porque con Ella

viene la Luz de las gentes.

 

Las fuentecillas risueñas,

cuando quiebran sus cristales

anuncian que de los males

no han de quedar ni las señas.

 

Con sus matices las flores,

a la pura flor María

saludan porque es el día

que nos llena de favores.

 

Silgueritos risueños

Estribillo

Silgueritos risueños,

arroyuelos graciosos,

avecillas suaves,

saludad al Ave de las aves.

Cantad con primores,

¡cantad!

corred con cristales,

¡corred!

vertid los olores,

¡vertid!

A la Flor de las flores,

que luce la más dichosa,

la infanta María,

de Jericó rosa;

y con dulce armonía

celebrad lo gracioso

de este día con risas;

las aguas, con perlas,

las flores, con ámbar.

¡Háganle la salva!

 

Coplas

Avecillas que trinando

sois de los prados vergeles,

ecos dulces que con ellos

dais al alba parabienes.

¡Háganle la salva!

 

Arroyuelos cristalinos

que motiváis los vergeles,

vertidle perlas preciosas

al alba que os las previene.

¡Háganle la salva!

 

Florecillas que en los mayos

bordáis pulidos tapetes,

a la Flor que hoy ha nacido

duplicadlos en septiembre.

¡Háganle la salva!

 

Pajarillos, madrugad

Estribillo

Pajarillos, madrugad,

avecillas, gorjead,

que ya el alba ríe,

alegrando los campos

con hebras doradas

de fecundidad.

Cantad en el facistol de esmeraldas

que de laureles formáis,

y a María divina saludad,

cantad pajarillos,

cantad en el facistol de esmeraldas.

Salve Regina entonad,

que los álamos prometen

con el aura acompañar.

Cantad avecillas, cantad.

 

Coplas

Dios de Salve Reina nuestra,

emperatriz soberana,

que la mancha original

lavaste por nacer Alba.

– Salve, Regina et Fulgur, salve.

 

De misericordias, Madre,

en quien nuestra fe ancorada

logra en el mar de tu Nombre

el puerto de su esperanza.

– Salve, Mater et Maria, salve.

 

Como en venenoso tósigo

se esconde mejor la atriaca,

así la vida y dulzura

por Ti en nuestra muerte amarga.

– Salve, Antidoto et Vita, salve.

 

Hijos de Eva con suspiros

a vuestra clemencia llaman,

mirad si podrás negarte

cuando el aliento os consagran.

– Salve, Radix et Vara, salve.

 

Y después de este destierro

y sujeción preordinada,

a Jesús bendito muéstranos

como fruto de tu aljaba.

– Salve, Amor et Gloria, salve.

 

Clemente, piadosa y dulce,

intercede, ruega y clama,

mirad que nombres tan tiernos

no esperan promesas vanas.

– Salve, Regina et Alba, salve.

 

De esta Rosa tan bella

Estribillo

De esta Rosa tan bella,

¿qué dice mi fe, qué?

Que venció a la azucena

con sola la estrella,

que al prado del cielo

traspuso su pie.

Eso yo me lo sé.

¿Qué, qué?

Que del lirio padece

lo mismo que crece

la vida en la muerte

que pido me dé.

Eso yo me lo sé.

¿Qué, qué?

Que, quien sabe de amores,

ve como mil flores

la Rosa más linda,

cual cielo se ve.

Eso yo me lo sé.

¿Qué, qué?

Que si vive muriendo

y llora riendo,

marchita verdores

que vivos no sé.

Eso yo me lo sé.

¿Qué, qué?

Que en sus hojas

el cuándo y el cómo

se admira, aunque todos

sabemos por qué.

 

Coplas

En el jardín de la Iglesia

Rosa quiso florecer:

una niña que por Rosa

de los santos la flor es.

 

La Flor de la maravilla

también llamarla podré,

porque maravilla causa

que una niña Rosa dé.

 

Se le puso en la cabeza

el penar y padecer,

y con corona de espinas

de los cabellos se ve.

 

Pero no es para admirar,

porque su natural es

que, siendo la Niña-Rosa,

espinas ha de tener.

 

Ah, del ver

Estribillo

Ah, del ver, ah, del oír, ah del callar,

donde miran, escuchan, atienden

ojos, oídos y lenguas.

Mirando, notando, sabiendo

la que ya se desposa

con quien es pura,

sencilla la flor,

la rosa que es reina.

Cantad la gala unidos,

ojos, oídos y lenguas,

a quien le da la mano

la Majestad suprema.

Mirando, notando, sabiendo

la que ya se desposa

con quien es pura,

sencilla la flor,

la rosa que es reina.

 

Coplas

La que abriendo tantos ojos,

vido del mundo el emblema,

se acogió de esposa de Cristo,

qué mayor dicha que apuesta.

Quién duda que en el ver

que representa,

burla las almas vistas

que miran ciegas.

 

Aquella que, oyendo cuánto

tiene el mundo de miserias,

cierra los oídos a todo

y se reclusa perfecta.

Quién, al mirar el celo

con que se muestra

no dirá que merece

lo que desea.

 

La que, por cerrar los labios

hace que otros se hagan lenguas,

labra en su propio silencio

el monto de su modestia.

Quién, en estos primores,

no dirá al verla

que es, en boca cerrada,

toda elocuencia.

 

Morenita con gracia es María

Estribillo

– Morenita con gracia es María,

sí, sí, que yo me lo sé.

– Que no, no, no puede ser,

que es más pura esta Niña que la luna es.

Que no puede ser.

– Que sí puede ser.

– Que si nace en candores de gracia su ser

– Que si nace entre sombras blanco de Dios es.

 

Coplas

– Como el sol la viste a su amanecer

con sus bellos rayos franquea su tez.

Que sí puede ser.

 

– Que no puede ser.

 

– Que de andar por las luces morenita es.

Que sí puede ser.

 

– Que no puede ser.

 

– Niña de los ojos del mismo Dios es,

que da vida al cielo en su amanecer.

Que no puede ser.

 

– Que sí puede ser.

 

Que si es mar de la Gracia, puerto de Dios es.

Que no puede ser.

 

– Que sí puede ser.

 

– Anda esta zagala con tanta altivez,

que a los altos montes domeña su pie.

Que sí puede ser.

 

– Que no puede ser.

 

Que de andar por los montes trigueñita es.

Que sí puede ser.

– Gran Señora nace de reyes, porque

su real estirpe del rey David es.

Que no puede ser.

 

– Que sí puede ser.

 

Que si es puro espejo, Dios se mira en él.

Que no puede ser.

 

Hola, hala, que vienen gitanas

Estribillo

Hola, hala, que vienen gitanas

hola, hala, que vienen gitanas

hola, hala, que vienen de gorja

hola, hala, que suenan sonajas

hola, hala, que bailan chacona

vayan, vengan a la niña con fiesta.

Hola, hala

repicando las sonajas

castañetas se hagan rajas

porque la niña bendita

que ha nacido trigueñita

nos regocija las almas

vengan, vayan

hola, hala

que con el bamboleo

de las mudanzas

y con el airecillo

de las gitanas

hace sus pucheritos

gorjeando mil gracias

vengan, vayan.

 

Copla

Su divina mano

besad gitanillas

aunque está en mantillas

es don soberano

el cristal ufano

copia su blancura

y con su hermosura

se lleva la palma

hola, hala

que con el bamboleo

de las mudanzas

y con el airecillo

de las gitanas

hace sus pucheritos

gorjeando mil gracias.

 

Ah, cara de rosa

Estribillo

Ah, cara de rosa,

cara de pascua,

cara de aljófar,

cara de plata.

 

Denme una limosnica

con mucha gracia.

Den, den, dénmela.

Denme una limosnica

con mucha gracia.

 

Gitanicas vienen,

gitanicas van,

gitanicas salen

todas a bailar.

Chaz, chaz, chaz, chaz, chaz.

 

Oh que hermosas vienen

todas a bailar,

celebrando al Infante divino,

imitación del sol

y envidia del alba.

Chaz, chaz, chaz, chaz, chaz.

 

Que bailan airosas,

Chaz, chaz, chaz,

que cruzan briosas,

Chaz, chaz, chaz,

que cantan graciosas,

chaz, chaz, chaz,

que bullen donosas,

chaz, chaz, chaz.

 

Y con su bailar

esta nochebuena

vienen a celebrar.

 

Coplas

Ah, lindo Enamorado

escucha buena cara,

pues eres todo dichas,

pues eres todo gracias.

Ay, ay, ay, ay,

pues eres todo gracias.

 

Señor del alma mía,

sabed que soy gitana,

y mi ventura vengo

con vos hoy a probarla.

Ay, ay, ay, ay,

con vos hoy a probarla.

 

Cachua Niño il mijor

Niño il mijor que y logrado,

alma mía mi songuito,

por lo mucho qui te quiero

mis amores tey trajido.

 

Ay Jisos qui lindo

mi Niño lo está.

Ay Jisos mi Padre

mi Dios achalay.

 

Cachua Serranita,

nombrada El Huicho nuevo

No hay entendimiento humano

que diga tus glorias hoy,

y solo basta decir

que eres la Madre de Dios.

 

A na na na na na na na

 

En la mente de Dios Padre

fuiste electa para Madre

del verbo que se humanó

tomando en ti nuestra carne.

 

A na na na na na na na

 

Una eres en substancia

y en advocaciones varias,

pero en el Carmen refugio

y consuelo de las almas.

 

A na na na na na na na

 

No tiene la criatura

otro auxilio si no clama,

pues por tus ruegos se libra

de la sentencia más santa.

 

A na na na na na na na

 

Más y más misericordia

le muestras al que te clama,

y pues que somos tus hijos

llévanos a vuestra Patria.

 

A na na na na na na na

Curriculum Intérprete


Teresa Paz Román, soprano y directora. Es máster en Música Hispana en la Universidad de Valladolid, directora de la sala de concierto Antigua Iglesia de San Francisco de Paula, con programación habitual de repertorios antiguos. En 1994 crea, junto a Aland López, el Conjunto de Música Antigua Ars Longa, pionero en su tipo en Cuba. Es fundadora y directora del Festival de Música Antigua “Esteban Salas” de La Habana, espacio de encuentro que ha hecho posible el desarrollo de la enseñanza de las técnicas de interpretación en la música antigua en la isla, a través de talleres y conferencias magistrales. Ha sido iniciadora de planes académicos para instituir la enseñanza de la música antigua en Cuba, con una base históricamente informada, creando la Orquesta Barroca de la Escuela Nacional de Música. Hace más de una década dirige la Coral Infantil Cantus Firmus, proyecto sociocultural que se deriva de las actividades del Conjunto Ars Longa con los niños del Centro Histórico de La Habana. Como soprano se ha integrado a proyectos en agrupaciones especializadas en la música antigua como Elyma, dirigido por el maestro Gabriel Garrido y La Chimera, del guitarrista Eduardo Egües. Ha recibido talleres especializados en canto con los maestros Josep Cabré, Evelyn Tubb, Linda Perillo y talleres de interpretación con los maestros Claudio Abbado, Claudio D’Al Albero y de música francesa con el clavecinista Yvon Repérant. Ha dirigido más de una docena de producciones discográficas con repertorios inéditos hispanoamericanos, obteniendo varios premios de la crítica especializada francesa, inglesa y española. Ha dirigido obras de gran formato como oratorios y óperas barrocas. Ha defendido y validado a través de grabaciones y conciertos la obra de compositores cubanos del siglo XVIII y XIX, dando a conocer un legado patrimonial cubano en muchos casos desconocido por el público contemporáneo.

 

Conjunto de Música Antigua Ars Longa de La Habana. Creado por Teresa Paz y Aland López en 1994, pertenece desde 1995 a la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana. Integrado por músicos egresados de conservatorios de música de La Habana y del Instituto Superior de Arte, dicho conjunto ha dedicado su labor de interpretación, estudio e investigación a diferentes épocas y estilos, desde la Edad Media hasta el Barroco. Ocupa un lugar importante dentro de su repertorio la música del período virreinal en América y, a partir de la investigación y edición del más antiguo patrimonio musical cubano, Ars Longa ha abordado la interpretación y grabación de versiones históricas de la obra de Esteban Salas (Cuba, 1725-1803), maestro de capilla de la Catedral de Santiago de Cuba entre 1764 y 1803. Desde su fundación ha ofrecido numerosos conciertos en las más prestigiosas salas del país, así como presentaciones en importantes festivales y eventos nacionales e internacionales tales como Festival de Brezice, Eslovenia, 2002 y 2007; Festivales de Música Antigua de Riboville y Avignon, Francia; Mes Nacional del Barroco Latinoamericano, Francia, 2001 al 2004; Festivales de Música Antigua de Coignieres y Angers, Francia, 2005; Festival de Músicas de Torroella de Montgrí, España, 2005; Festival Gesualdo Oggi, Italia, 2004 y 2005; Academia de Santa Cecilia, Parco della Musica, Roma, 2004, invitados por el maestro Claudio Abbado; Festival de Musica e Poesia a San Mauricio, Milán, 2005; Festival de Música de Cámara de Cali, Colombia, 2006; V Festival La Música del Pasado de América, Caracas, 2006; XVIII Festival Internacional de Música de Morelia, México, 2006; Bilbao Ars Sacrum, 2007; Salón Boffrand de la Presidencia del Senado francés y la École Militaire, París, 2008; Stockholm Early Music Festival, 2008; Festival Internacional de Música y Danza de Granada, 2008; Festival de Dubrovnik, Croacia, 2008; 49 Semana de Música Religiosa de Cuenca y 59 Festival Internacional de Música y Danza de Granada, 2010; Festival Rezonancen, Wiener Konzerthaus, 2011 y 2013; SEVIQC Brezice, Eslovenia, 2011; Festival de Música Sacra de Quito, Ecuador, 2013; Festival Les Voix de Maguelone, Francia, 2014; IV Festival de Música Barroca de Alcantara, Brasil, 2015; Festival Les Armis de I Òrgue de Coigniéres, Francia, 2015; XIX Festival de Música Antigua de Úbeda y Baeza, España; y II Festival de Música Antigua Panamá, 2016. Activo promotor de la interpretación de la música antigua en Cuba, Ars Longa es además el grupo anfitrión del Festival Internacional de Música Antigua “Esteban Salas”, que cada año se realiza en La Habana.

 

Su discografía la integran los siguientes títulos: El Eco de Indias (Oficina del Historiador de la Ciudad de la Habana, 1998), Música Sacra en la Habana Colonial (OHCH y Universidad de Valladolid, España, 1999), Esteban Salas. Nativité à Santiago de Cuba (OHCH y K.617, 2001), Fiesta Criolla —con el ensemble Elyma bajo la dirección de Gabriel Garrido— (K617, 2002), Esteban Salas. Cantus in honore Beatæ Mariæ Virginis (OHCH y K617, 2002), Gaspar Fernandes. Cancionero musical de la Catedral de Oaxaca (OHCH y K617, 2003), Esteban Salas. Passio Domini nostri Jesu Christi (OHCH y K.617, 2004), Juan Gutiérrez de Padilla. Música de la Catedral de Puebla de los Ángeles (OHCH, Almaviva y Centro de Documentación Musical de Andalucía, 2005), Pedro Bermúdez. Música de la Catedral de Guatemala, siglo XVI (OHCH, Almaviva y Centro de Documentación Musical de Andalucía, 2008), Gulumbá Gulumbé. Resonancias de África en el Nuevo Mundo (2013), Bolero vs. Fandango (2013) y Esteban Salas. Cantadas y villancicos (2015), los cuales han merecido importantes premios de la crítica musical especializada de Francia (Diapason, Le monde de la musique, Télérama y Classica), así como de la sección cultural del periódico Times y la revista Scherzo. Por siete veces ha recibido el premio Cubadisco, máximo galardón de la discografía cubana. 

 

 

 

NOTAS DE PRENSA:

«Si l'aventure des "Chemins du baroque" devait se justifier par un seul enregistrement, celui-ci pourrait parfaitement faire l'affaire. L' ensemble cubain joue non seulement sur l'effectif (avec un accompagnement subtil ou escorté d'un riche ensemble aux sonorités Renaissance) mais aussi sur la multiplicité des accents, des couleurs vocales et des atmosphères».

Pablo Galonce

(CD Gaspar Fernandes. Cancionero musical de la Catedral de Oaxaca, premio CHOC de la revista Le Monde de la Musique, Francia, Nº 281, noviembre, 2003.)

 

«La versión del conjunto Ars Longa de La Habana bajo la dirección de Teresa Paz es deslumbrante (…) Toda una auténtica fiesta sonora que hace de este disco un hito fundamental para conocer a un estupendo compositor poco conocido y una fase de la historia de la música que sólo desde hace unos años ha empezado a surgir del olvido».

Domingo del Campo

(CD Gaspar Fernándes. Cancionero musical de la Catedral de Oaxaca, disco excepcional de la Revista Scherzo, España, Año XIX, Nº 185, abril 2004).

 

«Abbado ha intuito che la sapienza «popolare» dei musicisti cubani avrebbe dato al madrigale «colto» italiano una voce nuova. Ha chiamato nella terra d’origine di Gesualdo Teresa Paz e i suoi musicisti, ha lavorato insieme a loro per un’intera settimana, e alla fine la semina del vento ha raccolto la giusta «tempesta»: un concerto (prima horma lasciata dal festival gesualdino «Tracce») che ha avvicinato le coste lontane del madrigale classico italiano e del leggendario Cancionero della cattedrale messicana di Oaxaca, prezioso specchio musicale del siglo de oro latino-americano».

Guido Barbieri

(Del artículo «Madrigales en salsa cubana. Abbado relee a Gesualdo», diario italiano La Repubblica, 1º de noviembre de 2004)

 

«El reconocido grupo Ars Longa, dedicado a la música de la etapa colonial, hizo escuchar músicas para los Oficios de Semana Santa y para el Officium Defunctorum, de Pagueras (…) En la segunda parte del concierto, el protagonista fue el cubano Esteban Salas, con fantásticos villancicos que mostraron las grandes posibilidades musicales del grupo caribeño, en especial su cuarteto de voces, al que se agregó en las propinas la de su directora, Teresa Paz, en la sugerente música de Gutiérrez de Padilla».

Jorge de Persia

(Del artículo «Un feliz cumpleaños», periódico La Vanguardia, Cataluña, domingo, 17 de julio de 2005, inauguración del XXV Festival de Músicas de Torroella de Montgrí)

 

«Tanto en los villancicos donde impera lo rítmico, como en los más líricos Ars Longa muestra su calidad vocal e instrumental. Claridad, viveza, impecable afinación, hacen superiores estas versiones a otras de las mismas obras de Padilla grabados anteriormente».

Andrés Ruiz Tarazona

(CD Juan Gutierrez de Padilla, Música de la Catedral de Puebla de los Ángeles. Revista Diverdi, España, mayo 2006)

 

«Obras de los archivos de las catedrales de Oaxaca y Puebla, México, abrieron hoy la segunda jornada de la 49 Semana de la Música Religiosa, dedicada a México, en la exitosa actuación de la formación cubana Ars Longa.

Destacó por la sorprendente sonoridad musical que desprendió su pequeño coro […] demostró su experiencia y su buen hacer, destacando su cuidada entrada en escena y sus continuos cambios de disposición atendiendo a las voces e instrumentos que en cada tema eran los protagonistas.

No obstante, y sin olvidar el buen trabajo conjunto, destacó la actuación de la directora y soprano de Ars Longa, Teresa Paz, y la del alto Yunié Gainza, quienes proporcionaron los momentos más emotivos del acto».

Adela Mac Swiney González

(Notimex, Cuenca, 28 Marzo 2010)

 

«Parece que estos cubanos llevan la jovialidad circulando por sus venas. Todos combinan versatilidad instrumental con rigor interpretativo y destreza armónica con un innato sentido del ritmo.

Muy atenta está Teresa Paz para dirigir el engarce impecable de las voces, la afinación difícil de los instrumentos y el cariz peculiar de los sones, dando a todas las piezas un estilo muy similar: estilo Ars Longa.

Fueron esos bailes, lanchas, negrillas y otros sones jocundos los que despertaron la teatralidad que caracteriza a Ars Longa. Frente a otros grupos de música antigua almidonados, rígidos en exceso y estirados en pose, el grupo de Teresa escenifica y deambula, vira a la solemnidad en las letanías con recogimiento, pero vuelve a destellar buen humor con las tonadas e incluso se permite interpretar una sonata instrumental sin mácula ni estridencia».

Andrés Molinari

(El IDEAL, Granada, 5 Julio 2010)

Volver atrás

           logotipo facebook   logotipo twitter

logo úbeda y baeza patrimonio de la humanidad

logo rema

logo fest clásica

logo premio publico

CSIC