Está en:  » Inicio  » Conciertos  » Edición 2015

 

Edición 2015

Concierto


SILVA DELEITOSA, AMENA Y ESPIRITUAL: TERESA DE JESÚS Y JUAN DE LA CRUZ EN ALEMANIA (S. XVII)

Lugar


ÚBEDA, AUDITORIO DEL HOSPITAL DE SANTIAGO

Fecha


DOMINGO, 6 DE DICIEMBRE DE 2015, 23.59 H.

Director


Intérprete


CORDIS DELICIAE

Componentes


 

Ana Rey, soprano
Beatriz de la Banda, laúd y guitarra barroca
Óscar Gallego, viola da gamba
 

Programa


I. Teresa de Jesús, vida y virtudes

 

Fulgencio de Santa María (1625-1714)                 

Theresam lobt und singet auff                                                                                             

Años de juventud

 

Ein schöner Rebstock steigt hervor

Vida, sucesos importantes

 

Veni Jesu, & mirare

Teresa, herida de amor

 

Thu sich auff die Wolken-Bünne

Intensos suspiros de amor de Teresa

 

Macht euch auff ihr Liebes-Schüzen

Santo temor amoroso

 

August Kühnel (1645-ca. 1700)                 

Herr Jesu Christ, du höchtest Gut    

 

 

II. Juan de la Cruz

 

Johann Schop (ca. 1590-1667)                   

Wo hast du dich hin verborgen                                                                                            

Cántico espiritual                                         

 

Fulgencio de Santa María              

Saufft ihr wüst- und stille Felder                                                                                         

Adorno del Carmelo

 

Hör auff! Hör auff! Mein trewer Knech

Diálogo entre Dios y J. de la C.

 

Eja montes, antra, fontes

Adorno del Carmelo

 

Wer gedultig wünscht zu leyden

Maestro de paciencia

 

Johann E. Kindermann (1616-1655)        

Sulamithin is gekommen       

Cántico espiritual (final)

 

Anónimo (Ms. Berlín, 1674)                        

Mag ich Unglück nicht widerstahn                                      

 

 

III. Teresa de Jesús, boda celestial

 

Fulgencio de Santa María                          

Surge Sponsa, gressus strue              

Invitada a las bodas celestes

 

Komm’ Theresa ohn Verweylen

Invitada a las bodas celestes

 

Recht nach der Arbeit man die Ruh

Final feliz

 

Komm’ mein Jesu, komm’ zu schawen

Último suspiro cantado antes de morir

 

Anónimo (siglo XVII)                                             

Auss inniglichem Liebes-Zwang       

Paráfrasis sobre “Vivo sin vivir en mí”

 

 

Recuperación histórica, estreno en tiempos modernos

 

Proyecto musicológico, transcripción y edición de las obras:

Pepe (Juan José) Rey

 

Fuentes:

Fulgentius a Sancta Maria, Sacrae Cordis Deliciae, Colonia, 1696

August Kühnel, Sonate o partite, ad una o due Viole da gamba con il Basso continuo, Kassel, 1698

Johann Rist / Johann Schop, Himmlische Lieder, Lüneburg, 1643

Johann M. Dilherr / Johann E. Kindermann, Göttliche Liebesflamme, Núremberg, 1664

Pièces pour la viola da gamba, mss. Berlín, ca. 1674, París, BNF Rés. 1111

Franz Magnus Böhme, Alt Deutsches Liederbuch, Leipzig, 1877

 

 

CONMEMORACIÓN DEL V CENTENARIO DEL NACIMIENTO DE SANTA TERESA (1515)

 

CONCIERTO GRABADO POR RADIO CLÁSICA (RNE) 

 

Notas programa


Místicos carmelitas en la música alemana del siglo XVII

 

Pepe Rey

 

En 1614 con motivo de la beatificación de Teresa de Jesús se organizaron en muchas ciudades españolas –también en Úbeda y Baeza, por cierto– importantes fiestas, que en bastantes casos duraron varios días. Hubo toros, torneos, fuegos artificiales, máscaras, teatro… además de las esperables y lógicas ceremonias religiosas con sus sermones, sus procesiones, sus músicas, etc. Testimonio de todo ello se ha conservado en numerosas relaciones que describen con pormenor lo que se hizo en cada lugar. Es notable la presencia de la música instrumental o cantada tanto en el templo como en la calle a lo largo de las celebraciones. Gracias a estos impresos conocemos los textos de algunos villancicos –con firmas tan significadas como Lope de Vega– que los maestros de capilla compusieron o adaptaron para la ocasión, pero por desgracia no se ha conservado ninguna música. Esta carencia se suma a la ausencia de fuentes musicales que nos hayan transmitido el repertorio que se practicaba en los conventos del Carmelo descalzo desde tiempos de su fundadora.

 

El programa del presente concierto viene de algún modo a llenar parte de ese vacío desde latitudes insospechadas hasta ahora, aunque no tan alejadas como podría pensarse a primera vista. En la recepción de la obra de Teresa de Jesús y de Juan de la Cruz en Alemania debió de ejercer un papel importante la orden carmelita. El mismo año de la beatificación de Teresa, 1614, se funda en Colonia el primer convento de Carmelitas Descalzos en Alemania –duró hasta 1802–, que será foco de difusión y propaganda de las figuras de ambos místicos. Conocemos un pliego poético titulado Zwey schöne geistliche Lieder (“Dos bellas canciones espirituales”) impreso en Innsbruck, 1639, de clara apariencia propagandística. La primera canción –última del programa de hoy– es una glosa de la conocida coplilla teresiana “Vivo sin vivir en mí” (Ich Leb und Leb doch in mir nicht). La segunda utiliza la expresión latina Sancta Maria Decor Carmeli (“Santa María, adorno del Carmelo”) para formar un acróstico con la primera letra de cada estrofa. En una de las últimas estrofas se expresa una invitación a viajar a Colonia, junto al Rin (…Reisen weit bis nach Cöln am Reyn). Posiblemente sea una pista para pensar que el impreso tirolés es reimpresión de un pliego producido originalmente por el convento de Colonia. El texto indica que ambas canciones pueden interpretarse “al tono de la Magdalena”, melodía tradicional que nos ha sido transmitida por algunas fuentes impresas.

 

Del mismo convento renano procede la mayor parte del repertorio del presente programa. Se trata de músicas recogidas en una especie de cancionero carmelita publicado por el fraile local Fulgentius à Sancta Maria con este largo título en latín y alemán: Sacrae Cordis Deliciae, das ist: Heilige Hertzens-Frewd, oder Anmüthiges geistliches Lust-Wäldlein. Worinnen eine Gott-liebende Seel, durch allerhand newe, theils Poetischer, theils Historischer-Weiss verfaste und für jede Zeiten des Jahrs ordentlich ausgetheilte geistliche Gesänglein, ihr Hertz zu Gott und seinen Heiligen erhebet, Und sich in- und mit ihnen anmüthigst im Geist verlustieret, (“Sagradas Delicias del Corazón, o sea Santa Alegría del Corazón, o Ameno bosquecillo deleitoso espiritual, en el cual un alma amante de Dios, por medio de muchas nuevas cancioncillas espirituales compuestas en parte en estilo poético y en parte histórico, y ordenadas para cada época del año, levanta su corazón a Dios y a sus santos y se deleita espiritualmente con ellas), Colonia, Imprenta de Arnoldo Metternich frente a los Agustinos, 1696. Para este proyecto nos hemos servido del ejemplar conservado en la Biblioteca del Estado y la Ciudad de Augsburgo, disponible en Internet en el Centro de Digitalización de Munich (MDZ), de la Biblioteca del Estado de Baviera (BSB).

 

El libro se divide en dos partes: a) aproximadamente 160 textos poéticos en alemán o latín; b) 55 melodías para voz de soprano con acompañamiento de bajo continuo. En el encabezamiento de cada texto se señala la melodía que se le debe aplicar, aunque existe una tabla de concordancias entre las melodías, según la cual algunas son intercambiables al tener la misma estructura formal de frases. Aplicando esta tabla, un mismo texto puede cantarse con varias melodías. Consecuentemente, algunas melodías pueden usarse con varios textos. Las canciones comienzan distribuyéndose según el año litúrgico (Adviento, Navidad, etc.) y continúan con secciones dedicadas a la Virgen, los santos más importantes y otros asuntos de interés para los devotos usuarios. Naturalmente, Teresa de Jesús y Juan de la Cruz tienen más canciones que los demás santos, que cuentan con una cada uno. El repertorio se completa con 37 canciones agrupadas bajo el teresiano título de “Camino de perfección” (Weg der Vollkommenheit) y varios apéndices con textos complementarios procedentes de diversas fuentes.

 

La liturgia contrarreformista, al contrario que la reformada, no preveía el canto de los fieles en lengua vernácula durante las principales celebraciones religiosas, por lo que este repertorio solo podía tener lugar en momentos puramente devocionales dentro o fuera del templo. Las melodías de la colección son por lo general de diseño simple y fáciles de memorizar, aunque algunas presentan registros bastante amplios o intervalos de ejecución nada sencilla para gargantas comunes. Con todo, no hay detalles virtuosísticos que requieran la intervención de profesionales. En definitiva, se trata de una colección pensada para uso y disfrute de los fieles católicos de toda condición. Para conseguirlo, el bueno de fray Fulgencio echó mano de melodías procedentes de repertorios diversos, incluso de los himnos luteranos. En muchas de ellas se percibe la influencia de estilos de la música popular.

 

Poco se puede decir de la personalidad de fray Fulgencio de Santa María. En los catálogos de las bibliotecas su nombre aparece como autor de otra media docena de libros religiosos originales o traducidos. Hay que destacar uno de estos últimos por su relación con Sacrae Cordis Deliciae. Se trata de la traducción alemana del libro religioso de emblemas más famoso en el siglo XVII, Pia Desideria, del jesuita belga Herman Hugo (Amberes, 1624), que conoció más de dos centenares de reediciones y traducciones por toda Europa, España incluida. Fray Fulgencio imprimió en Colonia, 1697, una versión alemana con el título Nucleus Piorum Desideriorum, pero en lugar de traducir la explicación en prosa que en el original acompañaba a cada ilustración, añadió sendas canciones con la indicación de la melodía con que debían cantarse, remitiendo a las melodías publicadas el año anterior en sus Sacrae Cordis Deliciae. No resulta extraño en este caso ver a un carmelita reeditando un libro de un jesuita, porque se trata de una obra basada en los principios de la teología mística, tan querida en el Carmelo. En efecto, contiene 45 emblemas divididos en tres grupos de 15, dedicados a cada una de las tres vías o fases que conducen a la unión con la divinidad: vía purgativa, vía iluminativa y vía unitiva.

 

La difusión en Alemania de las obras de los místicos españoles tuvo otros cauces al margen de los conventos carmelitas. Las obras de Santa Teresa se publicaron por primera vez en 1626 en Colonia, pero en versión latina de Matthias Martínez, lo que excluía a posibles lectores sin suficiente formación cultural. Poco después, en 1630, aparecería la primera edición de las obras de Juan de la Cruz, también en latín. La traducción alemana de este llegará en 1640 y la de aquella en 1649.

 

Para nuestros intereses en este momento tiene gran relevancia la figura de Georg Philipp Harsdörffer (1607-1658), poeta, traductor y figura clave en la literatura alemana y en la difusión de los autores españoles. Aunque no conocía el castellano a la perfección, su excelente manejo de latín, francés e italiano, además de otras lenguas, le facilitaba bastante la tarea. Pudo así publicar traducciones de Quevedo, Cervantes o Jorge de Montemayor. En el medio centenar de libros que produjo abundan las menciones a literatos españoles. También es importante para la historia de la música por ser el autor del libreto y editor de la ópera alemana más antigua que se conserva, Seelewig (1644), con música de Sigmund Theophil Staden. Sus obras son de un barroquismo exuberante, con inclusión de grabados, emblemas, partituras y fragmentos de obras ajenas. En un libro acumulativo de esta especie, Nathan und Jotham (Núremberg, 1650-51), Harsdörffer añadió como apéndice de la Primera Parte “Cien pensamientos ingeniosos sacados de los escritos de la monja española Teresa”. En relación con el asunto que ahora nos ocupa, el capítulo LVII de la Segunda Parte lleva el título Gottes Liebe (“Amor de Dios”) con la siguiente explicación: “Del cántico de Salomón en forma de diálogo según la interpretación de la canción española: Adónde te ascondiste, etc. de Iuan de la Cruz”. Y añade a continuación: Nach der Stimme: Jesu, du mein liebstes Leben, etc. Herrn Risten im V. Theil am 19. Blat. O sea: “Según la melodía Jesu, du mein liebstes Leben, del Sr. Rist en su V Parte, fol. 19.” Es una cita fácil de entender por cualquier lector protestante de la época. Se trata de un himno luterano bien conocido por todos, con texto de Johann Rist (1607-1667) y música de Johann Schop (1590-1667), incluido en la V Parte de su colección de Himmlische Lieder (1541). El trabajo de Harsdörffer sobre el Cántico espiritual muestra claramente la desprejuiciada amplitud de espíritu con que se movían los escritores protestantes en contraste con las rígidas censuras que coartaban a los católicos.

 

En ese mismo año de 1651 Harsdörffer decidió volver a publicar su traducción o, más bien, paráfrasis del Cántico espiritual, como prefacio de un libro de su buen amigo Johann Michael Dilherr (1604-1669), prestigioso predicador en Núremberg, titulado Göttliche Liebesflamme. (“Divina llama de amor”). La inclusión del Cántico estaba justificada, porque el libro de Dilherr consiste en veinte meditaciones sobre el Cantar de los cantares, de Salomón. Cada meditación va acompañada de una canción, de cuya música se encargó el compositor Johann Erasmus Kindermann (1616-1655), que también creó una para los versos de Juan de la Cruz traducidos al alemán.

 

El programa se completa con dos elaboraciones para viola da gamba de sendos corales luteranos, colocadas como interludio entre los bloques cantados. Además de la proximidad geográfica y temporal con el resto del programa, otras razones justifican su presencia aquí. La música religiosa alemana católica, tras un primer rechazo, acabó aceptando no pocas melodías corales luteranas e, incluso, sus textos. El propio fray Fulgencio incluyó en su libro más o menos retocados corales tan conocidos como O Ewigkeit, du Donnerwort (eje de la cantata 60, de J. S. Bach) o Wie soll ich dich empfangen (conocidísimo por aparecer varias veces en la Pasión según san Mateo, del mismo autor).

 

 

TEXTOS

 

Der H. Theresiae Jugend und

Zunehmen an Jahren und Weissheit

Theresam lobt und singet auff

Ihr Carmeliter alle,

Damit ihr Lob die Welt durchlauff,

Und allenthalb erschalle.

Weil sie die Welt gelehret hat

Gott dienen und bekennen,

So, dass ein G’fáss der Ehr und Gnad

Ganz füglich sie zu nennen.

 

Sie ware von Hoch-Edler Art

In Spanien gebohren,

Ein Jungfräulein ganz schön un zart

Aus tausenden erkoren.

Kein Kinder-Spiel, kein Eitelkeit

Sah’ man an ihrem Leben,

War der geslissnen Einsamkeit

Von Kindheit an ergeben.

 

Theresia, ja wol die Tritt,

So du lieffs in der Jugend,

Voll Zierde seind, und überschütt’

Mit Weissheit und mit Tugend!

Ach, hilff mir, dass ich folge dir,

Und schreirr in deine Schritte,

Dass mich kein Leid noch Freude irr’,

Stäts trett’ in deine Tritte.

 

Juventud, crecimiento y pureza de Santa Teresa

Alabad y cantad a Teresa,

carmelitas todos.

Que vuestra alabanza recorra el mundo

y resuene por doquier.

Porque ella ha enseñado al mundo

a servir y reconocer a Dios,

de modo que bien puede ser comparada

a un tarro de honor y gracia.

 

Nació de familia noble

en España;

era una doncella hermosa y delicada,

escogida entre miles.

Ningún juego infantil, ninguna vanidad

se vio en su vida.

Era dada a la soledad

desde la infancia.

 

Teresa, los pasos

que diste en tu juventud

están llenos de gloria y cubiertos

de pureza y virtud.

Ah!, ayúdame a seguirte

y a imitar tu camino,

de modo que ninguna pena ni alegría me aparte

de seguir tus pasos.

 

Ferners Leben und Zunehmen und Thaten und Gnaden

Ein schöner Rebstock steigt hervor

Voll Blüh’ und Frücht der Ehren,

Wachst an und schwingt sich hoch empor

Nach Wunsch und nach Begehren.

Theresae edler Jugend-Safft,

Ist diese schöne Reben,

So ihrem Orden gibt die Krafft,

Dass er erneut sein Leben.

 

Ein Seraphin schoss’ ab zur Stund

Den Pfeil von seinem Bogen.

Ihr Herz ward drauf noch mehr verwundt

Und Gott ihr so gewogen,

Dass er ganz freundlich sagt zu ihr:

“Wenn gar kein Himmel wären,

So schaffte ich sie alle dir

Allein zu Lieb und Ehren”.

 

Bald er ein Nagel durch die Hand

Ihr stach’ zum Pfandt der Liebe,

Und machte ihr darzu bekannt,

Dass sie sich stätig übe

In Creuz auff diesem Jammer–Meer,

Weil er sie hab erwehlet,

Durch sie zu schuzen seine Ehr,

Als die er sich vermählet.

 

Vida posterior, crecimiento, sucesos y gracias

Una hermosa cepa arraiga

llena de flores y frutos de honor,

crece y se desarrolla impulsada

por el deseo y el afán.

La noble savia juvenil de Teresa

es esta hermosa cepa,

y da fuerzas a su Orden

para renovar su vida.

 

Al momento un serafín disparó

la flecha de su arco.

Entonces su corazón fue herido aún más

y a Dios le pareció tan bien,

que muy alegremente le dijo:

“Si no hubiera cielo alguno,

los crearía todos para ti,

solo por amor y honor”.

 

Luego clavó un clavo en su mano

como prenda de su amor,

y así le hizo saber

que siempre estaría unida

a la cruz en este valle de lágrimas,

pues la había elegido

para guardar su honra

como si estuviera casado con ella.

 

Theresia amore vulnerata

Veni, Jesu, et mirare

Quam amarae sicut mare

Meae fluant lachrymae.

Veni, veni me complecti

Et cor meum tuo necti

Fac amantis animae.

 

Te, mi Jesu, te inquiro.

Jesum spiro, cum respiro.

Tu meum suavium!

Abs te mihi omnis hora

Longa est et omnis mora

Oraque exilium.

 

Tota, ah! jam sum innexa,

Tota quanta circumplexa

Ab amoris vinculo!

Sum Teresa, sed ter-esa,

Ter confixa, terque laesa

Seraphini spiculo.

 

Teresa, herida de amor

Ven, Jesús, y mira

cuán amargas, como el mar,

fluyen mis lágrimas.

Ven, ven a abrazarme

y haz que mi corazón amante

se una al tuyo.

 

A ti, Jesús mío, te busco.

Cuando respiro, a Jesús respiro.

Eres un beso para mí.

Sin ti todas las horas

se me hacen largas y toda tardanza

es como un destierro.

 

Ay, estoy completamente atada

y completamente rodeada

por los lazos del amor.

Soy Teresa, tres veces consumida,

tres veces atravesada, tres veces herida

por el dardo del serafín.

 

Der H. Theresiae hefftige Liebes-Seuffzer

Thu sich auff die Wolken-Bünne

Einer dürr-verdürster Au.

Regne auff die Herzens-Zinne

Ein gewünschter Himmel-Thau.

Wehe in mir kühler Windt.

Komme er heran zu saufen

Auss den kalten Norder-Klausen,

Dann ich bin von Lieb entzündt.

 

Deine Funcken meiner Bruste

Haben zugesezet sehr,

Lebe zwar, doch dich, mein Luste,

Liebe ich dennoch vielmehr.

Ey, so komm’ nun selbst herein.

Komme mich her zu beschatten,

Solle ich nicht gar ermatten,

Soll’ ich liebend lebend sein.

 

Reiche deine kühle Hände,

Jesu, meiner Seelen zu.

Mein Herz bei dem deinem lände,

So sonst nirgend findet Ruh’.

Weilen du nun dies entzündt,

Weilen drinnen hoch zusammen

Schlagen beyder Liebes-Flammen,

Nim’ und kühl’ es ab geschwindt.

 

Vehementes suspiros de amor de Santa Teresa

Sobre las nubes hay

un prado seco y sediento.

En las almenas del corazón llueve

un anhelado rocío celestial.

Sopla en mí un viento helado.

Él viene a beber aquí

desde las frías grutas del norte,

pues estoy inflamada de amor.

 

Tus centellas han caído

sobre mis pechos.

Vivo todavía y te amo mucho más aún

a ti, mi deleite.

Ay, entra ahora tú mismo,

ven a protegerme.

No debo cansarme,

sino vivir amorosamente.

 

Posa tus frescas manos,

Jesús, sobre mi alma.

Apodérate de mi corazón con ellas,

si no, en ningún sitio hallaré descanso.

Déjalo encendido,

deja que las dos llamas de amor

ardan juntas.

Tómalo y refréscalo rápidamente.

 

Der H. Theresiae heiliges Liebs-Schissen

Macht euch auff ihr Liebes-Schüzen

In dem Himmel auff der Erd.

Ein schöns Kleinod ist zu nützen

Von sehr hoch- und theuren Werth.

Spizt die Pfeil, spant auff den Bogen,

Euch Theresa heut gewogen

Sezet auff ihr Herz zum Ziel,

Wers best trifft, der g’wint das Spiel.

 

Schon Cupido hat verfehlet,

Weil unrein sein Liebes-Feur.

Schon die Hoffart sich erwehlet

In der Flucht ihr Abentheur.

Die Begierlichkeit der Erden

Muss schon auch zuschanden werden.

Alle Schüzen eytler Welt

Seind zum Spott schon aussgestelt.

 

Ey, so schreyt nun auff Victory

Auss verliebtem Herzens–Mund.

Wünscht auch Glück zur Himmels–Glory

Dieser Heroin zur Stund,

Weil sie wie ein Taub sich schwinget,

Und ihr heut’ dahin gelinget

Ganz verliebt vom Berg Carmeel

Zu versezen ihre Seel. Amen.

 

El santo temor amoroso de Santa Teresa

Despertad, soldados del amor,

que estáis en el cielo sobre la tierra.

Ha aparecido una hermosa joya

de muy alto y caro valor.

Aguzad la flecha, tensad los arcos.

Teresa os ofrece hoy

su corazón como diana.

Quien acierte, ganará el juego.

 

Cupido ya ha fracasado,

porque su fuego amoroso es impuro.

Ya ha dejado su orgullo

en el transcurso de su aventura.

La concupiscencia terrena

también fracasará.

Todos los guerreros del vano Mundo

han sido burlados.

 

Vamos, gritad ahora victoria

con la boca enamorada del corazón.

Desead la felicidad de la gloria celestial

a esta Heroína inmediatamente,

porque ella calla como una paloma

y hoy consigue,

totalmente enamorada del Monte Carmelo,

trasladar hasta aquí su alma. Amén.

 

Aus dem Hohenlied Salomonis Gesprächsweis nach dem Spanischen Lied: Adonde te ascondiste, etc. Iuan de la Cruz. Gedolmetscht.

 

Sulamithin oder die Seele suchet ihren Bräutigam.

 

Wo hast du dich hin verborgen,

meines Lebens Aufenthalt?

Mit viel Seuffzen, Angst und Sorgen

such' ich dich im dicken Wald.

Wie die Reh’ und Hirschen fliehen,

also fliehest du für mir:

Mein Herz, mein Herz folget dir,

das sich nicht lässt von dir ziehen.

Meine Liebe rufft dir nach,

hör mein Klagen, Weh’ und Ach!

 

Wann ihr Hirten in der Nähen

den so meine Seele liebt,

werdet hören oder sehen,

so sagt, dass ich bin betrübt:

Sagt ihm dass ich müsse steigen

über hohe Berg’ und Thal,

da viel Fluten ohne Zahl

mich bis zu der Erden neigen,

und dass meiner Liebe Lauf

keine Furcht kan halten auf.

 

Keine Blumen will ich brechen,

keinen Mörder scheu ich nicht:

Ob mich manche Dörner stechen

in mein threnend Angesicht.

Wann erlang’ ich mein Verlangen,

sagt ihr Bäumen auf dem Weg,

ist er nicht den schmalen Steg,

dem ich folge, vor gegangen?

Sag mir, O du grünes Feld,

wo ist der, den ich erwehlt?

 

Del poema de Salomón a modo de diálogo, interpretado según el cántico español Adonde te ascondiste, etc., de Juan de la Cruz

 

La Sulamita (o el Alma) busca a su Esposo

¿Adónde te escondiste,

reposo de mi vida?

Con muchos suspiros, angustia y cuidados

te busco en el bosque.

Como los ciervos y corzos huyen,

así has huído para mí:

Mi corazón, mi corazón te sigue,

que no puede separarse de ti.

Mi amor te anhela,

¡escucha mis quejas, gemidos y ayes!

 

Vosotros los pastores de la comarca

si habéis oído o visto

al que quiere mi alma,

decidle que estoy triste:

decidle que escalaré

altas montañas y valles,

con numerosos torrentes

hasta recorrer la tierra

y que mi carrera amorosa

ningún temor la detendrá.

 

No cortaré ninguna flor,

ni temeré a ningún asesino,

aunque se claven muchas espinas

en mi rostro temeroso.

¿Cuándo lograré mi anhelo?

Decidme, árboles del camino,

¿no hay un estrecho puente,

por el que él haya pasado?

Decidme, verdes campos,

¿dónde está el que he escogido?

 

Die Ziehrt Carmeli. Der S. Vatter Joannes vom Creuz

Saufft ihr wüst- und stille Felder

Heut’ ein schönes Lob-Gesang.

Braust darzu ihr Berg und Wälder

Einen süssen Freuden-Klang.

Dann auff dem Carmelo neulich

G’wachsen ist ein Blum hervor,

Die sezt euch ganz ausserbäulich

Wieder in den alten Flor.

 

Sieht! Joannes ist die Blume,

Die euch schönst von dannen ziehrt.

Die vom Creuz nicht ohne Ruhme,

Ihren g’wünschten Nahmen führt.

Einer Granadillen warlich

Gleichet sie auffs edelich,

Dessen Frucht sehr wunderbarlich

Ein Figur dess Creuzes ist.

 

Nehmt zu Hülff die Nachtigallen,

Singen sie das Liedelein.

Last die Lerchen drunter schallen

Ihre süsse Stimmelein.

Lobt Joannem, sprecht: “Es leben

Soll diss schöne Blümelein!”

Macht, dass es uns komm zu geben

Sein’s Geruchs ein Lüsstelein. Amen.

 

El glorioso Padre Juan de la Cruz, adorno del Carmelo

Campos yermos y silenciosos,

cantad hoy una hermosa canción de alabanza.

Montes y bosques,

entonad un dulce y alegre canto.

Pues en el Carmelo ha crecido

una nueva flor,

que os supera totalmente

en el viejo reino de las flores.

 

¡Mirad! Juan es la flor

más bella que os adorna.

Y de la Cruz, no sin razón,

ha elegido tomar el nombre.

Verdaderamente se asemeja

en su nobleza a un granadillo,

cuyo fruto por maravilla

tiene la figura de una cruz.

 

Ruiseñores, ayudad

a cantar la cancioncilla.

Alondras, entonad

vuestra dulce melodía.

Alabad a Juan, decid: “!Viva

esta hermosa florecilla!”

Dejad que nos dé

el deleite de su aroma. Amén.

 

Gespräch über die Wort des seel. Vatters Joannis a Cruce: Leyden und veracht seyn

Gott

Hör auff! Hör auff! Mein trewer Knech,

Joannes von dem Creuze.

Du hast mein Herz getroffen recht,

Zum schlagen nicht mehr reisse.

Dich nim ich auff zu einem Sohn,

Du recht für mich gestritten.

Was wilst du nun für einen Lohn?

Du recht für mich gelitten.

 

Joannes

Ach, guter Gott! Ach, milter Herr!

Eins Würmleins du gedenckest,

Wo komt mir diese Gnade her,

Dass dich zum Vatter schenckest?

Was ich verdienet weiss du schon,

Noch wenig ich gestritten.

Creuz und Verachtung sei mein Lohn,

Noch wenig ich gelitten.

 

Gott

Mein Kind, schwer ist ein solche Bitt,

Verachtet sein und leiden.

Warumben doch begehrst du nicht

Vielmehr die Geistes Freuden?

Wie auch dich Wunder wircken lass?

In Weissheit dich erneue?

Dir gebt ich alles ohne Mass,

Schaw zu, dass dichs nit reue. 

 

Diálogo sobre las palabras del glorioso Padre Juan de la Cruz: “Padecer y ser despreciado”

Dios

Escucha, mi fiel siervo,

Juan de la Cruz,

has complacido a mi corazón,

y no quiero lastimarte más.

Te considero como un hijo.

Has luchado bien por mí.

¿Qué quieres en recompensa?

Has sufrido mucho por mí..

 

Juan

¡Ay, buen Dios! ¡Ay, dulce Señor!

Sabes que soy un gusanejo.

¿De dónde me viene esta gracia

de que te comportes como mi padre?

Ya sabes lo que te he servido

y lo poco que he luchado.

Sea mi paga cruz y desprecio,

aún he sufrido poco.

 

Dios

Hijo mío, es dura tal petición:

Ser despreciado y padecer.

¿Por qué no deseas más

las alegrías espirituales

o poder obrar milagros?

¿Te renuevo en la pureza?

Te daré todo sin tasa,

vamos, que no te arrepentirás.

 

Décor Carmeli. B. Joannes a Cruce

Eja montes, antra, fontes

Jubilate plausibus:

Festis Nemus et Eremus

Personate laudibus.

In Carmelo ter amoeno

Novus flos effloruit,

Qui honori, qui decori

Pristina restituit.

 

Virent fata, rident prata,

Flore tellus sternitur,

Dum a Cruce, fausta luce,

Flos Joannes oritur.

Crucis nomen praebet omen,

Dum Carmelo figitur,

Quod a Cruce, coelo duce,

Totus mons renascitur.

 

Cito crevit, adolevit

Novus iste Flosculus.

In hoc fundo tam foecundo

Crucis factus surculus.

Qui insertus, est repertus

Raris plenus floribus,

Inque plantam surgens altam

Raris foetus fructibus.

 

San Juan de la Cruz, adorno del Carmelo

Ea, montes, cuevas, fuentes,

aplaudid jubilosos.

Bosques y desiertos,

resonad con alabanzas festivas.

En el Carmelo, tres veces ameno,

ha florecido una nueva flor,

que con honor y belleza

lo ha rejuvenecido.

 

Las profecías reviven, los prados ríen,

la tierra se cubre de flores,

mientras de la Cruz, con luz feliz,

nace la flor Juan.

Como augurio adopta el nombre de la Cruz,

cuando ingresa en el Carmelo,

pues por la Cruz, bajo designio del cielo,

renace el monte entero.

 

Pronto creció y progresó

esta nueva florecilla.

En este terreno tan fértil

se hizo retoño de la Cruz.

Una vez plantado, se encontró

lleno de raras flores,

y levantando un alto tallo

se llenó de raros frutos.

 

Meister-Stuck der Gedult, der seel. Vatter Joannes à Cruce

Wer gedultig wünscht zu leiden,

Und verlangt dess Creuzes Ehr,

Lasse sich daher bescheiden

Zu dem Meister dieser Lehr,

Zu Joanne, der sich nennet

Von dem Creuze, und bekennet

Durch den Nahmen, dass er kan

Herzhafft leyden wie ein Mann.

 

O Joannes!, deine Weissheit

Weiss die ganze Welt beinah’.

Deine Jungfrawschafft und Keuschheit

Preiset uns Theresia.

Deine Demuth, deine Liebe

Wissen gar von keiner Trüber.

Doch ist dein Geduld, die zeigt

Dass sie alle übersteigt.

 

Ach! dich bitt ich, mich wolst lehren,

Gott zu lieb gedültig sein,

Wann mir Jesus mögt bescheren

Nun und dann ein Creuzelein.

Hilff mir solches Tasser tragen.

Geh’ voran, so wil ichs wagen,

Weil du Meister in der Kunst.

Halte mich in deiner Gunst. Amen.

 

El glorioso Padre Juan de la Cruz, obra maestra de la paciencia

Quien desee sufrir con paciencia

y pretenda el honor de la Cruz,

dispóngase a seguir

al Maestro de esta enseñanza,

Juan, que se llama

de la Cruz, y muestra

en su nombre que puede

sufrir con valentía como un hombre.

 

¡Oh, Juan! Tu blancura

casi blanquea todo el mundo.

Tu virginidad y castidad

nos pondera Teresa.

Tu humildad y tu amor

conocemos sin duda alguna.

Pero es tu paciencia la que

supera a las otras virtudes.

 

¡Ay!, te pido que me enseñes

a amar a Dios con paciencia,

cuando Jesús quiera regalarme

ahora o luego una crucecita.

Ayúdame a llevar ese cáliz.

Precédeme y yo iré tras ti,

porque eres Maestro en este arte.

Tenme en tu favor. Amén.

 

[Cántico espiritual. Final]

Der Bräutigam.

Sulamithin ist gekommen

in dess Gartens grüne Schos,

und hat von mir abgenohmmen

die Granaten Blüt und Ros:

alles was sie kan verlangen,

ist ihr nun mehr ungewehrt,

ich hab mich ihr selbst verehrt,

sie geherzet und ümfangen:

Ich hab mich mit meiner Braut,

in vereinter Lieb getraut.

 

Hört ihr Vögel auf den Baumen,

Löwen, Hirschen, Gemsen, Reh,

ihr solt euch hierüm nicht saumen

bei dem grünen Gartenklee!

Lasset meine Liebste schlaffen,

trettet ferne, halt euch still,

bis sie selbst erwachen will,

und mir neue Freude schaffen:

weil sie liget in der Ruh,

nahe keiner nicht herzu!

 

Die Braut.

Ich bin eine veste Mauren,

meine Brüste Thürne hoch.

Dass ich werd beständig dauren,

wider Abinadabs Joch.

Weil du meinen Garten liebest,

ist er, Schönster, nicht mehr mein,

Er und ich verbleiben dein,

dass du ihm viel Früchte gibest:

wann du fliehen wilst von hier,

so nim deine Braut mit dir.

 

Cántico espiritual. Final

El Esposo

La Sulamita ha entrado

en el verde interior del huerto

y me ha tomado

las flores granates y rosas:

todo lo que ella puede pedir

le es ahora indiferente,

yo me he ofrecido a ella,

ella me acaricia y abraza:

Yo estoy con mi Esposa

casado en un amor estrecho.

 

Oíd, pájaros de los árboles,

leones, ciervos, gamos, corzos,

no retozéis por aquí

en el verde trébol del huerto.

Dejad dormir a mi Amada,

quedaos lejos y callados

hasta que ella quiera despertarse

y darme nuevas alegrías:

puesto que duerme tranquila,

no estéis ninguno por aquí cerca.

 

La Esposa

Soy una firme mora,

mis pechos altas torres.

Duraré largamente

pese a los esfuerzos de Abinadab.

Pues tú, el más bello, amas mi huerto,

ya no es mío.

Él y yo seremos tuyos

de modo que le des muchos frutos.

Cuando quieras huir de aquí,

lleva a tu Esposa contigo.

 

Theresia a Christo Sponso ad nuptias coelestes invitata

Surge Sponsa, gressus strue,

In amplexus Sponsi rue

Ad coronam gloriae.

Tuus Jesus te exspectat

Flagrans, ut in coelo nectat

Suae se Theresiae.

 

Veni ergo, mea Rosa,

Tota pulchra et formosa,

Pascere in liliis.

Subi hortum tui Sponsi

Et amplexibus desponsi

Felix sis perpetuis.

 

Perge, o Theresa!, perge,

Coelis gaudiis te merge!

Sponsi vocem sequere.

Sed et Mater filiorum

Hic in terra afflictorum

Perge causam agere. Amen.

 

Teresa invitada a las bodas celestiales por Cristo, su Esposo

Levántate, Esposa, emprende el camino,

corre a abrazar a tu Esposo

para recibir la corona de gloria.

Tu Jesús te espera

ardiente, para unirse en el cielo

a su Teresa.

 

Ven, pues, mi rosa,

bella y hermosa,

a vivir entre los lirios.

Entra en el huerto de tu Esposo

y serás feliz

con sus perpetuos abrazos.

 

Prosigue, Teresa,

húndete en los gozos celestiales!

Sigue la voz de tu Esposo.

Pero también, como Madre,

sigue defendiendo en esta tierra

a tus afligidos hijos. Amen.

 

Die H. Theresia wird von Christo dem Herrn zur Himmlischen Hochzeit eingeladen

Komm’ Theresa ohn Verweylen,

Dann dein Jesus ruffet dir:

Komm’ mein Täubin her zu eilen,

Nach dir stehet mein Begier.

Komm’ mein Freundin, komm’ mein Schwester,

Komm’ mein Braut vom Berg Carmeel.

Trett’ hervor du schöne Esther

Damit ich mich dir vermähl’.

 

Stelle ein jezt deine Klagen,

Dann der Winter ist vorbei.

Heilen will ich deine Plagen,

Weil du bist geblieben treu.

G’nug has du an jetzt gestritten

Für mich in dem Liebes-Streit,

G’nug has du drinn’ jetzt erlitten /

Drumb geh’ ein in meine Freud.

 

Vormahls habe ich gesendet

Einen Seraph’ in dein Herz,

Der mein Liebs–Pfeil hingewendet,

Doch nicht ohne Pein und Schmerz.

Jezund aber solls geschehen,

Dass du ohne Schmerz geniest,

Was kein Sinn nicht kan veerstehen,

Und auff Erd nur Stuck–weiss ist.

 

Santa Teresa es invitada por Cristo, el Señor, a unas nupcias celestes

Ven, Teresa, sin tardanza,

pues tu Jesús te llama:

Ven, paloma mía, con presteza,

mi anhelo va hacia ti.

Ven, amiga mía; ven, hermana mía,

ven, Esposa mía, desde el monte Carmelo.

Ven aquí, hermosa Ester,

y me casaré contigo.

 

Suspende ahora tus lamentos,

pues el invierno se ha ido.

Sanaré tus llagas,

pues has permanecido fiel.

Bastante has luchado hasta ahora

por mí en la lucha amorosa,

bastante has sufrido por ello.

Ven, pues, a mi alegría.

 

Anteriormente he enviado

un serafín que en tu corazón

clavara mi dardo amoroso,

sin pena ni dolor.

Pero ahora tiene que suceder

que disfrutes sin dolor

lo que ningún sentido puede entender

y en la tierra solo es una muestra.

 

Der H. Theresiae Glückseeliges End

Recht nach der Arbeit man die Ruh’

Von Gott beschert besizet.

Darnacher seuffzet immer zu

Ein jeder der da schwizet.

Ein Mutter schöner Lieb fangt an

Auch dorthin zu verlangen,

Seuffzt offt und mehr als sagen kan:

Wann werd ich Ruh erlangen?

 

Theresa seuffzt als wie ein Schwan

Der sich zum sterben richtet,

Schawt süssiglich den Himmel an,

Der sich ihr langst verpflichtet.

Und wann ich frag’: Theresia,

Willst du dann uns verlassen?

Mit schwachem Thon sie antwort’: Ja,

Hier muss ich’s endlich lassen.

 

Glück zu, glück zu, Theresia,

Steig’ auff, empfang dein’ Crone.

Glück zu wied’rumb, Theresia,

Steig auff, empfang dein’ Lohne.

Glück zu noch eins, Theresia,

Fahr’ hin zur Ruh’, zum Leben.

Vergiss’ nicht deiner Kinder da,

Die noch im Elend schweben.

 

El gozoso fin de Santa Teresa

Tras el trabajo Dios ha ordenado

el descanso como regalo.

A ello aspira siempre

todo el que ha trabajado.

Una Madre del amor hermoso comienza

también a desearlo,

suspira a menudo y dice:

¿Cuándo lograré el descanso?

 

Teresa suspira como un cisne

que se dispone a morir,

mira dulcemente al cielo

que tanto le ha sido prometido.

Y cuando le pregunto: Teresa,

¿quieres entonces dejarnos?

Ella responde con voz débil: Sí,

aquí debo dejaros finalmente.

 

Felicidades, Teresa,

sube, recibe tu corona.

Felicidades de nuevo, Teresa,

sube, recibe tu salario.

Felicidades otra vez, Teresa,

ve a descansar, a vivir.

No olvides a tus hijos

que aún quedan en la desdicha.

 

Der H. Theresiae Lezte Lieds-Seuffzer vor ihrem Todt

Komm’ mein Jesu, komm’ zu schauen,

Wie mein Zähr herunter thauen

Ohne Auffhör manche Stundt.

Komm’ herab zu meinem Herzen,

Lass’ mich länger nicht in Schmerzen,

Weilen es gar sehr verwundt.

 

Jesu, dein und meine Flammen

Schlagen also starck zusammen,

Nehmen also überhand,

Dass ich offt schon hab gebetten,

Du mich woltest doch erreten

Von so süssem Liebes–Brandt.

 

Ach, da muss’ ich’s lassen bleiben!

Weiter kan ich’s nimmer treiben.

In der Lieb ich gar verzehr’.

Kein Todt zwar mein Leben endet,

Nur die Lieb ist die es wendet,

Dieses End ist meine Ehr.

 

Últimos suspiros cantados por Santa Teresa antes de su muerte

Ven, Jesús mío, ven a ver

cómo se derriten mis lágrimas

sin cesar en ningún momento.

Ven a mi corazón,

no me dejes más con dolores,

pues está muy herido.

 

Jesús, tu llama y la mía

arden juntas tan fuertemente.

Puede ser tan excesivo,

que muchas veces he pedido

que me quieras librar

de tan dulce incendio de amor.

 

Ay, tengo que dejarlo estar.

No puedo azuzarlo cada vez más.

Me consumo en el amor.

Pero ninguna muerte acabará mi vida,

Solo el amor me dirige.

Este fin es mi gloria.

 

Liebseuffzer der Heyligen Jungfrawen Theresae

Auss inniglichem Liebeszwang,

Der manches Herz thut üben,

Macht uns Theresa diss Gesang,

Von Jesu ihrem Lieben:

Ich Leb und Leb doch in mir nicht,

Weil sich so hoch mein Hoffnung richt,

Das ich stirb, weil ich stirbe nicht.

 

Ach wie ists Leben also lang,

Ein Elend, das mich strecket,

Ein Kercker der mich macht so bang,

Darinn mein Seel jetzt stecket:

Diss warten bis mein Leben bricht,

Mit Schmerzen mir mein Herz durchsticht

Das ich stirb, weil ich stirbe nicht.

 

Ich Leb allein in Hoffnung hoch,

Ich werd vom Todt getroffen,

Dann das ich leb und sterbe doch,

Macht sicher mir mein hoffen:

O Todt, dardurch mans Leben sicht,

Ich wart auff dich, mein Zuversicht,

Das ich stirb, weil ich stirbe nicht.

 

Suspiros de amor de la santa virgen Teresa

Movida por la fuerza amorosa interior

que sufre su corazón,

Teresa nos dejó esta canción

dedicada a Jesús, su Amado:

Vivo sin vivir en mí,

pues mi esperanza pica tan alto,

que muero porque no muero.

 

Ah, qué larga es esta vida,

una miseria que me oprime,

una prisión que me asusta tanto

que mi alma se encoge:

Esperar esto hasta que mi vida quiebre

y con dolores la corte mi corazón,

que muero porque no muero.

 

Vivo con la única esperanza

de que la Muerte me encuentre,

pues que vivo y muero

me asegura esperar la mía:

Oh Muerte, a través de la que viene vida,

te espero, firme esperanza mía,

que muero porque no muero.

 

 

Traducción: Pepe Rey

Curriculum Intérprete


Cordis Deliciae. El conjunto formado ex profeso para la realización de este proyecto ha querido llamarse Cordis Deliciae (Delicias del corazón) como homenaje al libro publicado por el carmelita alemán Fulgencio de Santa María, cuya música se disponen a interpretar. Componen el grupo tres músicos de evidente juventud, pero con una sólida formación académica no solo de índole musical, sino también en el campo universitario de las Humanidades. Los tres comparten un interés específico en la interpretación histórica, comprobable en sus ya interesantes currículos.

 

Ana ReyAna Rey, soprano. Licenciada en Filología Árabe (UAM), realizó estudios musicales en el conservatorio madrileño de Arturo Soria, completando su especialización en canto con la profesora Itziar Álvarez. Posteriormente se trasladó al Conservatorio de Rotterdam, donde obtuvo el título superior de canto con Carolyn Watkinson. Ha completado estudios de interpretación histórica con Jill Feldman, Lambert Climent y Natasha Tupin, entre otros profesores. Forma dúo junto al pianista Josep Buforn con un amplio repertorio de canción española y catalana. Ha colaborado con los grupos La Xantria y Ars Combinatoria, con los que ha grabado sendos discos con obras de Josep Mir i Llusá (siglo XVIII) y Tomás Luis de Victoria (siglo XVI). Recientemente ha intervenido como solista con la Orquesta de Cámara Catalana en obras de Joan Rosell y Francisco Javier García Fajer (siglo XVIII). También ha colaborado con La Fura dels Baus en un proyecto de Carlos Padrissa, Cants de la Dona d’Aigua.

 

Beatriz de la BandaBeatriz de la Banda, laúd y guitarra barroca. Licenciada en Filología Hispánica (UCM), lleva a cabo estudios de guitarra clásica en el RCSM de Madrid. Posteriormente se especializa en laúd y otros instrumentos históricos de cuerda pulsada estudiando en varios centros con los profesores Jesús Sánchez, Paul Odette, Hopkinson Smith, Juan Carlos de Mulder, Juan Carlos Rivera y Eligio Quinteiro, entre otros. Compagina la docencia con la realización de conciertos junto a grupos de música antigua como Angelicata Consort, Égloga, Locus Musicus, Hexacordo o Malebolge, llevando a cabo actuaciones en numerosos festivales y centros culturales: Madrid, Almagro, Gijón, Calasparra, Alcalá de Henares, Instituto Cervantes (Reino Unido), Palencia, Málaga, etc., además de grabaciones para TVE y Canal Historia. Ha colaborado con grupos de teatro clásico como “La Máquina Real”, interpretando en directo la música del espectáculo El esclavo del demonio en diversos escenarios nacionales. Con el grupo Hexacordo ha realizado varios espectáculos parateatrales de carácter histórico o literario como “La música del Quijote” o “La belleza y la locura”.

 

Óscar GallegoÓscar Gallego, viola da gamba. Estudió Filología Clásica (UCM) y obtuvo el título de viola da gamba en el RCSM de Madrid con el profesor Pere Ros. Posteriormente se trasladó a la Musikhochschule de Bremen (Alemania) para realizar estudios de postgrado con Hille Perl. Ha ampliado su formación con diversos profesores: Wieland Kuijken, Marianne Muller, Laurence Dreyfus, Han Tol, Richard Boothby, Olivier Baumont y François Fernández. Actualmente forma parte de las agrupaciones Angelicata Consort y Trío Peñalosa. Ha colaborado con la Compañía Nacional de Teatro Clásico, el Bremenbarockconsort y el Knabenchor Hannover, entre otros grupos teatrales o musicales. Es fundador de la Escuela de Música Canal, en Madrid, en la que lleva a cabo su labor docente.

Volver atrás

           logotipo facebook   logotipo twitter

logo úbeda y baeza patrimonio de la humanidad

logo rema

logo fest clásica

logo premio publico

CSIC