Está en:  » Inicio  » Conciertos  » Edición 2015

 

Edición 2015

Concierto


“SI DICES QUE MIS OJOS”: ARIETAS, CANCIONES Y SEGUIDILLAS PARA VOZ Y GUITARRA

Lugar


ÚBEDA, HOTEL-PALACIO DE ÚBEDA

Fecha


DOMINGO, 6 DE DICIEMBRE DE 2015, 12.30 H.

Director


Intérprete


VERÓNICA PLATA, soprano || ANTONIO DURO, guitarra romántica

Componentes


Programa


Mauro Giuliani (1781-1829) 

Quando sarà quel dì

Fra tutte le pene

(Sei ariette, op. 95)

 

Confuso, smarrito

Alle mie tante lagrime

(Sei cavatine, op. 39)

 

Ferdinando Carulli (1770-1841)

Ecco quel fiero istante, Romance 1, op. 3

Che fa il mio bene, Arietta I, op. 4

Frena le belle lagrime, Arietta I, op. 3

Deh, con me non vi sdegnate, Arietta II, op.4

 

Fernando Sor (1778-1839)

6 Aires de La flauta mágica, op. 19* 

 

Federico Moretti (1769-1839)

La irresolución

El descuido

La libertad

(Doce canciones1)

 

Boleras atiranadas En el mundo no hay ojos2

 

Fernando Sor (1778-1839)

Seguidillas

Cesa de atormentarme

Acuérdate bien mío

Cómo ha de resolverse

Muchacha y la vergüenza

Si dices que mis ojos

El que quisiera amando

Mis descuidados ojos

De amor en las prisiones

 

* Guitarra sola

 

Fuentes:

(1) Madrid, Biblioteca Nacional de España, M/ 3968

(2) Madrid, Biblioteca Nacional de España, M/ 241(18)

 

EN COLABORACIÓN CON EL HOTEL-PALACIO DE ÚBEDA

Notas programa


Arietas, canciones y seguidillas 

 

Fernando Pérez Valera

 

La música escrita para voz sola con acompañamiento instrumental forma parte de uno de esos géneros que nunca ha pasado de moda. Simplemente se va ajustando a la música e instrumentos que existen en cada período concreto, perviviendo hasta nuestros días. Algo atrás han quedado los tiempos en los que una misma persona podía cantar y acompañarse, práctica sobre todo usada durante el Renacimiento y parte del Barroco en España, que fue profusamente explotada primeramente por los maestros vihuelistas renacentistas (Milán, Narváez, Valderrábano, Pisador, Fuenllana, Mudarra, Daza, etc.), quienes compusieron y publicaron gran cantidad de piezas para voz con acompañamiento de vihuela, incluyendo arreglos de la música más famosa de su tiempo. Fantasías, pavanas, diferencias y todo género de música puramente instrumental se mezclaba con canciones, fragmentos de misas, motetes, himnos o villancicos para, con el concurso de una voz, extrapolar esos grandes éxitos a lugares más mundanos para el deleite de unas pocas personas afortunadas.

 

Siguiendo esta línea, durante el siglo XVII, la música para voz y acompañamiento cobra una nueva dimensión y se traslada principalmente al género del “tono humano”, una suerte de composición en lengua romance de carácter profano que comenzó siendo polifónica con autores de principios del XVII como Mateo Romero o Juan Blas de Castro, pero que en el devenir del siglo se fue destilando hacia composiciones a una sola voz con acompañamiento, con frecuencia de guitarra barroca. El género alcanzaría su máxima expresión con José Marín, compositor, cantante y guitarrista, al que seguirían Juan Hidalgo o el propio Sebastián Durón, ambos ligados a la Real Capilla. Sin embargo, el tono humano caería en desuso en su evolución, siendo reemplazado por la cantada, género de origen italiano introducido en la península en el cambio de siglo, alcanzando una gran popularidad durante el siglo XVIII.

 

En este contexto, el “resurgir” de la música para voz y acompañamiento, en este caso confiado de manera casi exclusiva a la guitarra, cobra especial importancia a lo largo de la segunda mitad del siglo XVIII y hasta bien entrado ya el siglo XIX. A esto hay que unir el hecho de que un instrumento como la guitarra, muy importante en la música española en tiempos anteriores –basta recordar las publicaciones sobre la guitarra de Gaspar Sanz, Francisco Guerau o Santiago de Murcia– había caído en decadencia y necesitaba evolucionar para poder estar al día debido a los constantes cambios estéticos y sociales. En este sentido, la guitarra incorpora un orden (o par de cuerdas) más, pasando de los cinco órdenes de la guitarra barroca a los seis, pero en vez de dobles, simples; se prepara así para vivir un nuevo momento álgido, hasta que se fue abandonando paulatinamente y ya en la década de 1830 prácticamente no se utilizaba.

 

El repertorio del presente concierto está constituido por una serie de ariettas, canciones y seguidillas que reflejan el maridaje perfecto entre el aire popular y la música culta, pues siendo textos y géneros de marcado carácter popular son compuestos por músicos de gran prestigio e interpretados en los más importantes centros culturales de esta época de transición, a caballo entre el Clasicismo y el Romanticismo musical. En este concierto están representados algunos de los autores más importantes de esta época que componen para el género de la voz con acompañamiento de guitarra, tanto en Italia como en España.

 

En primer lugar, se ofrecen composiciones de Mauro Giuliani, músico virtuoso de la guitarra, violonchelo y violín, gran viajero y probablemente el más dotado técnicamente de todos cuantos componen el programa. Sin embargo, en sus arietas y cavatinas huye de audacias instrumentales para conservar una línea limpia en la voz con un acompañamiento efectivo y directo. Por su parte, el otro compositor italiano del programa, Ferdinando Carulli, fue un gran docente de la guitarra y entre sus inquietudes siempre estuvo el de la formación y aprendizaje del instrumento. Como otros muchos músicos de la época, estuvo un largo período en París, siendo el más importante guitarrista hasta la llegada de Fernando Sor. Para el concierto se han seleccionado cuatro piezas que nos reflejan el estilo particular de Carulli, basadas en textos de Pietro Metastasio, donde el tema recurrente es la nostalgia del amor y la melancolía cuando una pareja se separa.

 

El segundo gran bloque comienza con una página para guitarra sola del catalán Fernando Sor, apodado como “el Beethoven de la guitarra”, quien demuestra hasta dónde pueden llegar las posibilidades de la guitarra romántica a partir del material preexistente de la ópera La flauta mágica de W.A. Mozart. Seguidamente entra en escena otro músico de origen italiano aunque afincado en España desde 1795, Federico Moretti. De este músico, guitarrista, que además fue militar, se han seleccionado tres canciones de su colección más importante: Doce canciones con acompañamiento de guitarra… publicada en Londres en 1812 y conservada en la Biblioteca Nacional de España, donde también se conserva la pieza suelta En el mundo no hay ojos, presentada como boleras atiranadas con acompañamiento de pianoforte y guitarra.

 

Finaliza el recital con una selección de las seguidillas de Fernando Sor, género que ilustra perfectamente la simbiosis entre lo culto y lo popular y que Sor elevó a su máxima expresión. Este género toma melodías muy conocidas que se podían escuchar con diferentes letras en la España de principios del siglo XIX, a las que Fernando Sor dota de un tratamiento armónico más ligero y equilibrado, proporcionando así un ropaje elegante a tales canciones populares. Los textos, finamente irónicos, picantes, de amor y humor, contribuyen a generar un producto digno de la ilustración de la época. En definitiva, Fernando Sor pone el colofón a esta selección de músicas que aúnan lo culto con lo popular haciendo universales, todavía más si cabe, esas melodías recurrentes que viajaron por toda la península y que, de esta manera, también viajaron a salas de conciertos de toda Europa, engrandeciendo el propio nombre y el prestigio de tan importante músico.

 

 

TEXTOS

 

Quando sarà quel dì

Quando sarà quel dì,

Ch'io non ti senta in sen

Sempre tremar così,

Povero core?

 

Stelle, che crudeltà!

un sol piacer non v'è,

che quando mio si fa

non sia dolore.

 

Que no te sienta en el pecho

Temblar siempre así,

Pobre corazón?

¡Estrellas, qué crueldad!

Un solo placer no existe

Que, cuando mío se hace,

No sea dolor.

 

Fra tutte le pene

Fra tutte le pene

V’é pena maggiore?

Son presso al mio bene,

Sospiro d’amore

E dirgli non oso:

 

Sospiro per te.

Mi manca il valore

Per tanto soffrire.

Mi manca l’ardire

 

Entre todas las penas,

¿Hay alguna pena mayor?

Estoy cerca de mi bien,

Suspiro de amor

Y decirle no me atrevo:

 

Suspiro por ti.

Me falta el valor

Por tanto sufrir.

Me falta el coraje

Para pedir piedad.

 

Confuso, smarrito

Confuso, smarrito

Spiegarti vorrei

Che fosti, che sei

Intendimi oh Dio!

Parlar non poss’ io;

Mi sento morir.

 

Lontano se mai

Di me ti rammenta

Io voglio tu sai

Sì, tu sai

Che pena gli accendi

Confonde il mártir

 

Confundido, perdido 

Explicarte quisiera

Qué fuiste, qué eres.

¡Escúchame, oh Dios!

Hablar no puedo yo;

Me siento morir.

 

Lejos si tal vez

De mí te acuerdas

Quiero que sepas

Sí, tú sabes

Que las penas que enciendes

Confunden al mártir.

 

Alle mie tante lagrime         

Alle mie tante lagrime

Al mio crudel dolore

Se non ti muove amore

Hai di macigno il cor

Pianger farebbe un sasso

Uno si lungo affanno

Se tu non sei tiranno

Pianger dovresti ancor.

 

A mis tantas lágrimas 

A mi cruel dolor

Si no te conmueves, amor

Tienes de piedra el corazón.

Llorar haría a una piedra

Un tormento así de largo

Si tú no eres tirano

También deberías llorar.

Ecco quel fiero istante
Ecco quel fiero istante:
Nice, mia Nice, addio!
Come vivrò, ben mio,
Così lontan da te?

Io vivrò sempre in pene,
Io non avrò più bene;
E tu, chi sa se mai
Ti sovverrai di me!

Ecco quel fiero istante:
Nice, mia Nice, addio!
Come vivrò, ben mio,
Così lontan da te?

 

He aquí el cruel momento
Nice, mi Nice, adios,
¿cómo vivirè, mi amor
así lejos de vos?


Viviré siempre apenado
ya no podré estar bien
y vos, quién sabe si alguna vez
te vas a acordar de mí.


Siempre en tu camino
me tendrás muy cerca
y vos, ¿quien sabe si alguna vez
te vas a acordar de mí?

 

Che fa il moi bene? 

Che fa, che fa il mio bene?

Perchè, perchè non viene?

Vedermi vuole languir

Così, così, così!

 

Oh come è lento nel corso il sole!

Ogni momento mi sembra un dì,

Che fa, che fa il mio bene?

Perchè, perchè non viene?

Vedermi vuole languir

Così, così, così!

 

¿Qué está haciendo mi amor?
¿Tal vez ella no vendrá?
A ella le gusta verme llorar
Así, así, así...


Cómo el sol sigue su curso lentamente,
Cada segundo es como un día.
¿Qué está haciendo mi amor?
¿Tal vez ella no vendrá?
A ella le gusta verme llorar
Así, así, así...

 

Frena le belle lagrime

Frena la belle lagrime,

idolo del mio cor.

No, per vederti piangere,

cara non ho valor.

 

Ah! Non destarmi almeno

nuovi tumulti in seno,

bastano i dolci palpiti

che mi cagion’amor.

 

Frena las hermosas lágrimas,

ídolo de mi corazón.

No, cuando te veo llorar,

querida no tengo valor.

 

Ah! No me despiertes

nuevos tormentos en mi interior,

que detienen los dulces pálpitos

producidos por el amor.

 

Deh, con me non vi sdegnate

Deh, con me non vi sdegnate,

care luci del mio bene.

Vostra colpa, o luci amate,

è la fiamma del mio sen.

Se lontan ben mio tu sei,

son eterni i dì per me,

son momenti i giorni miei,

idol mio, vicino a te.

 

Ah, no me desprecieis,

queridos ojos de mi amada.

Vosotros sois los culpables, amados ojos,

de la llama de mi corazón.

Cuando estás lejos de mí, mi amor,

los días son eternos,

un instante son mis días,

idolo mío, cuando estoy cerca de ti.

 

La irresolución

Si te veo, si te hablo
Si te miro, si te escucho
Siempre digo: he de dejarte
Y siempre te quiero mucho.
Fuerte cosa es para un corazón
El querer a una hermosa mujer
El quererla y no dejarla ver
Hasta dónde llega una pasión.
De este modo, callando me muero
Aunque el pecho se abrasa de amor
Ay, ay ay, de mi corazón
Ay ay ay, ay ay ay, qué dolor.
Ay, ay, ay (bis)
Ay, ay, ay qué dolor.

Un imposible me mata
Por un imposible muero
Imposible es conseguir
El imposible que quiero
Fuerte cosa…
Tengo de morir callando
Pues por imposible veo
Que de mujer tan hermosa
Pueda ser yo sólo el dueño.
Fuerte cosa…

 

El descuido

Yo me estaba quietecita,

metidita en mi rincón,

vióme el amor, descuidada,

y luego me sorpredió descuidada,

como estoy escarmentada,

le dixe Niño por Dios,

no tubes por un capricho

la paz de mi corazón,

pero el cruel se sonrió

me robó un beso

y me dexó abrasándome el pecho

en un insaciable ardor,

mal haya quien se descuida

sabiendo lo que es amor,

 

La libertad

De amor la pasión activa
Mi esclava al fin vino a ser (bis)
Y libre ya de sus lazos (bis)
Me río de su poder
Porque el amor es vencido
Cuando se quiere vencer
Quien no rompe las cadenas
De esclavitud tan cruel
Adormecido en su mal
No sabe gozar del bien.
Así yo a la libertad
Consagro desde hoy mi fe
Que no hay placer en amor
Que se iguale a su placer.
Amadores infelices,
Dejad ya de padecer
Y esos lazos insufribles
Con resolución romped.

Su bien dorado veneno
El pecho pudo beber (bis),
Mas también supo vengarse (bis)
De su dolo y mala fe.
Porque el amor es vencido
Cuando se quiere vencer.
Quien no rompe las cadenas
De esclavitud tan cruel
Adormecido en su mal
No sabe gozar del bien.
Así yo a la libertad
Consagro desde hoy mi fe
Que no hay placer en amor
Que se iguale a su placer.
Amadores infelices,
Dejad ya de padecer
Y esos lazos insufribles
Con resolución romped. 

 

En el mundo no hay ojos

En el mundo no hay ojos ¡Ay!

como los tuyos

Madre, yo quiero casarme

con su licencia de usté,

porque me ha salido un novio

con el cuerpo a la bombé.

 

Como los tuyos, y mas

cuando me miras con disimulo.

Tu querer yo no lo entiendo

ni hay uno que lo conozca;

que en metiéndome en honduras

al cabo me vuelvo loca.

 

Y si los pones un poquito dormidos

¡Jesús! entonces.

Todas las cosas del mundo

la que no tienen remedio

suelen venirse a la mano,

con las mudanzas del tiempo.

 

Cesa de atormentarme

Cesa de atormentarme,

cruel memoria,

acordándome un tiempo

que fui dichoso.

 

Y aún lo sería,

si olvidarme pudiera,

de aquellas dichas.

 

Acuérdate, bien mío

Acuérdate, bien mío,

cuando solías

buscar las ocasiones

para las dichas.

 

Y ahora mudable

huyes antes

las mismas casualidades.

 

Cómo ha de resolverse

¿Cómo ha de resolverse

para embarcarse

aquél que desde lejos

ve tempestades?

 

Muchacha y la vergüenza

Muchacha, y la vergüenza,

¿Dónde se ha ido?

“Las cucarachas, madre,

se la han comido”

 

Muchacha, mientes,

Porque las cucarachas

no tienen dientes

 

Si dices que mis ojos

Si dices que mis ojos

te dan la muerte,

confiésate y comulga,

que voy a verte.

 

Porque yo creo

me suceda lo mismo

si no te veo.

 

El que quisiera amando

El que quisiera amando

vivir sin pena,

Ha de tomar el tiempo

conforme venga.

 

Quiera querido;

y si te aborrecieren,

haga lo mismo.

 

Mis descuidados ojos

Mis descuidados ojos

vieron tu cara

¡Oh, qué cara me ha sido

esa mirada!

 

Me cautivaste,

y encontrar no he podido

quien me rescate.

 

Ya tornaran mis ojos

a buen partido,

para no verte siempre,

no haberte visto.

 

Pues tienes cosas

que solo debe verlas

el que las goza.

 

De mi parte a tus ojos

diles que callen,

porque si les respondo

quieren matarme.

 

Y es fuerte cosa

que ha de callar un hombre

si le provocan.

 

De amor en las prisiones

De amor en las prisiones

gozosa vivo ¡Ay!

y sus dulces cadenas

beso y bendigo ¡Ay!

 

Y el verme libre

mas que morir me fuera

duro y sensible ¡Ay!

Curriculum Intérprete


Verónica PlataVerónica Plata, soprano. Natural de Granada, obtiene el título superior de canto en el Real Conservatorio Superior “Victoria Eugenia” de Granada con la máxima calificación. Para completar su formación ha recibido clases de técnica vocal y repertorio con Teresa Berganza, Ana Luisa Chova y Rubén Fernández Aguirre. Además es Licenciada en Historia y Ciencias de la Música por la Universidad de Granada. Como solista ha actuado junto a la Orquesta Ciudad de Granada en varios conciertos como “Bach y la influencia de su música en Mendelsohn”, el oratorio Dixit Dominus de Händel y ha interpretando a diversos personajes de la ópera mozartiana en el espectáculo “Papageno busca esposa”. Con la Orquesta Barroca de San Juan de Dios ha interpretado roles de solista en la ópera King Arthur de Purcell, Membra Jesu Nostri de Buxtehude, Musikalische Exequien de Schütz y Magnificat de J. S. Bach en varias ediciones del Festival Internacional de Música y Danza de Granada. Además ha interpretado a Elle en La Voix Humaine de Poulenc, y Belinda en Dido y Aeneas de Purcell. En febrero de 2014 fue invitada por la Fundación Juan March para ofrecer un recital en el auditorio de la sede de dicha fundación en Madrid. Verónica muestra un especial interés por la música antigua y ha realizado cursos de especialización con profesores como Carlos Mena, Gerd Türk, Lambert Climent y Eduardo López Banzo, entre otros. Ha trabajado con grupos como la Capilla Reial de Catalunya (dir. Jordi Savall), Música Ficta (dir. Raúl Mallavibarrena), Nova Lux Ensemble (dir. David Gálvez), Ensemble La Chimera (dir. Eduardo Egüez) Vozes de Al Ayre Español (dir. Eduardo López Banzo) y Ensemble La Danserye, con quienes ha actuado en festivales de España, Francia y Alemania. Además ha sido miembro del Coro Barroco de Andalucía (dir. Lluís Vilamajó), con quien ha realizado numerosos conciertos destacando la ópera Dido y Aeneas de Purcell junto con Forma Antiqva en el Círculo de Bellas Artes de Madrid en 2009 y Vespro de la Beata Virgine de Claudio Monteverdi en el Festival de Música Antigua de Sevilla en marzo de 2010. Con la Compañía Claroscuro trabaja como soprano y actriz, actuando en 2012 en la 61ª edición del Festival Internacional de Música y Danza de Granada, en el 35 Festival de Teatro Clásico de Almagro, y en 2013 en el Real Coliseo de Carlos III de El Escorial, en el Corral de Comedias de Alcalá de Henares y en el Teatro la Fundición dentro del XXX Festival de Música Antigua de Sevilla. 

 

Antonio DuroAntonio Duro, guitarra romántica. Recibió su formación musical en los Conservatorios Superiores de Córdoba y Sevilla con los profesores Miguel Barberá, Manuel Abella y José M.ª Pichardo, y posteriormente realizó estudios de perfeccionamiento con maestros como Leo Brouwer, Alirio Díaz, Alberto Ponce, José Miguel Moreno, Eliot Fisk, Manuel Barrueco y David Russell. Interesado además por criterios de interpretación historicista asistió a numerosos cursos de música antigua con Gerardo Arriaga, Hopkinson Smith, Pat O´Brien y Juan Carlos Rivera. Ha sido galardonado en concursos de interpretación como Juventudes Musicales de España (1994), XVI Festival Internacional de Normandía (1985), II Certamen Internacional “Alhambra” (Alcoy, 1994), Concurso Internacional de Vélez-Málaga (1993-94), Festival Internacional de Cantabria (Comillas, 1995), Certamen Internacional “Andrés Segovia” (La Herradura, 1997), Concurso Internacional para Dúos de Guitarra de Bubenreuth (Alemania, 2000) y Concurso Internacional de Guitarra en dúo de Montelimar (Francia, 2001). Definido por la crítica como intérprete de “extraordinarios medios musicales, sensibilidad exquisita, visión culturalmente profunda y técnicamente irreprochable...” (Scherzo), Antonio Duro compagina su carrera como solista y activo músico de cámara, habiéndose presentado en numerosas salas y festivales en países como Francia, Alemania, Austria, Italia, Dinamarca, Suecia, Eslovaquia, Noruega, Estonia, Finlandia, entre otros. Ha colaborado con la Orquesta Mouvement 12 de Normandía (Francia), Orquesta “Manuel de Falla” de Cádiz, Orquesta Sinfónica de Sevilla y Bratislava Symphony Orchestra. Ha grabado un CD con música de compositores españoles del siglo XIX para el sello Lindoro que recibido con elogios por parte de la crítica especializada y colaborado en el disco “Música para voz” con música de compositores contemporáneos andaluces y editado por el Centro de Documentación Musical de Andalucía. Recientemente ha colaborado con la Orquesta Nacional de España y la soprano Patricia Petibon en un disco de música española para la prestigiosa Deustche Grammophon. Asimismo ha realizado diferentes actuaciones en directo para RNE – Radio Clásica y participado en diferentes proyectos escénicos de teatro (Las Tres Gracias, Centro Andaluz de Teatro), cine (Sangre de Mayo de José Luis Garci), danza contemporánea (Música callada) y Flamenco (Goyescas). En la actualidad es profesor de Guitarra del Conservatorio Superior de Música “Manuel Castillo” de Sevilla, completando su actividad docente como profesor invitado de guitarra y música de cámara en distintos conservatorios y escuelas superiores de música (Universidad Internacional de Andalucía, Centro Superior de Música del País Vasco-Musikene, Academy of Music de Malmö y Royal School of Music de Estocolmo, Academy of Music de Oslo, Kunstuniversitat and Dramatic Arts de Graz, Royal Academic of Music de Aarhus, Academy of Music de Tallin, Helsinki Polytecnia Stadia, etc.), y es invitado habitualmente a formar parte como jurado de números concursos de interpretación de ámbito nacional e internacional.

Volver atrás

           logotipo facebook   logotipo twitter

logo úbeda y baeza patrimonio de la humanidad

logo rema

logo fest clásica

logo premio publico

CSIC