Está en:  » Inicio  » Conciertos  » Edición 2015

 

Edición 2015

Concierto


LA TONADILLA ESCÉNICA: TONADILLAS Y MÚSICA DE COMEDIAS DE INDIANOS, NEGROS Y CRIOLLOS EN LA ESPAÑA DE FINALES 

Lugar


BAEZA, AUDITORIO DE SAN FRANCISCO

Fecha


LUNES, 7 DE DICIEMBRE DE 2015, 20.30 H.

Director


Emilio Moreno

Intérprete


LA REAL CÁMARA

Componentes


Mariví Blasco, soprano

Jordi Ricart, barítono

 

Antonio Almela, violín

Mercedes Ruiz, violonchelo

Eduard Martínez, clave

Pablo Zapico, guitarra barroca

 

Emilio Moreno,

violín y maestro de concierto

Programa


PRIMERA PARTE

 

Luis Misón (1727-1766)                              

Tonadilla Nueva del Sacrificio de Indios (1761)

Andante con brio – Baylete. Allegretto mà Brillante – Rezitado. Maestoso – Andante poco

 

Blas de Laserna (1751-1816)

Músicas en la Comedia La Conquista del Perú

Baylete inca: Aplaudamos del Sol

Canción de los Sacrificios

 

Anónimo

Músicas en la Comedia Hernán Cortés sobre México (1768)

Baiyete de Uitzilipultzi: El mayor del Occidente

Andantino. Seguidillas: Corazón Afligido

Andante vivo: Al Grande Uitziliputzli

 

 

SEGUNDA PARTE

 

Luis Misón 

Tonadilla de los negros (1761)

Allegro stacato ma poco – Adagio – Allegro poco – Rezitado  Seguidillas. Allegro

 

Antonio Guerrero (¿-1776)

Tonadilla a dúo Una gitana y un indiano (1764)

Allegretto vivo – Andante – Seguidillas. Allegro

 

 

Recuperación histórica, estreno en tiempos modernos

 

Transcripciones: Emilio Moreno

 

Biblioteca Histórica Municipal de Madrid, Sección de Música 

 

CONCIERTO EN COPRODUCCIÓN CON EL CENTRO NACIONAL DE DIFUSIÓN MUSICAL

 

Notas programa


La tonadilla escénica

 

Emilio Moreno

 

La atracción por lo exótico ha sido una constante en la historia de la música y no faltan expresivas muestras de esa fascinación por lo lejano. En un mundo como el barroco, de difíciles y lentas comunicaciones y dubitativos claroscuros en el conocimiento de todo aquello que no es lo cotidiano, el influjo de lo inhabitual es irresistible, y si en el siglo XVII o el XVIII un alemán es para un español un ser casi selenita o un español para un flamenco un extraño espécimen incomprensible, razón de más para que una cultura de un lejano continente o un individuo de otra raza desatara imprevisibles resultados. Vivaldi se deja deslumbrar por la figura del legendario Gran Mogul y escribe un fabuloso concierto lleno de pretendidos aires orientales; también se apasiona, al igual que sus coetáneos Graun y Galuppi, con la figura de Moctezuma, fuente de inspiración para sus muy hermosas óperas. Al mismo tiempo Rameau, con su fabulosa ópera Les Indes Galantes de 1735, muestra un expresivo espejo de cómo se veía en la refinada Francia barroca el mundo persa, la Turquía, el universo inca y los “indios” norteamericanos. Incluso en la rancia Alemania del norte podemos detectar claros destellos de ese buscado exotismo oriental en el que Telemann se recrea a lo largo de sus suites con aires de naciones exóticas, de sus chinoiseries y de sus arabescos que no serían difíciles de oír en las frecuentes ferias que se celebraban en Leipzig, Dresde y Hamburgo, donde raras músicas e instrumentos importados por los comerciantes que traficaban con Oriente debían llamar poderosamente la atención a los curiosos que buscaban afanosamente sedas, especias, marfiles y todos aquellos exóticos objetos que la gentes, sobre todo las más pudientes, anhelaban poseer. Naciones como Inglaterra o los Países Bajos, que debían parte de su fortuna al comercio con lejanas tierras como Java, la India, China o África, tampoco permanecen ajenas a esa fascinación, sino todo lo contrario: autores como Purcell y hasta el serio, circunspecto y calvinista Sweelinck que, al parecer, lo más lejos que estuvo de Ámsterdam dicen que fue Amberes, son autores de músicas indisimuladamente inspiradas en tierras exóticas.

 

España tiene unas muy particulares características que le pusieron más fácil que a sus vecinos del norte el acercamiento cultural a geografías remotas y extrañas: puerto europeo hacia las Américas, también fue la vecina más cercana a África de todo el continente, y heredera además de un pasado en el que culturas de las más diversas procedencias habían convivido en la Península en un abigarrado crisol de moros y cristianos, egipcios y judíos que acostumbraron al español a asombrarse menos que otros europeos ante la diversidad, lo exótico y lo raro; ante ese mundo americano, tan lejano y tan cercano a la vez, tan cotidiano y “español” como, simultáneamente, extraño y exótico; un arcano, sin embargo, casi inalcanzable para casi todos los que sueñan con las riquezas legendarias de unas tierras inimaginables en las que animales y plantas desconocidos, razas incomprensibles y paisajes fabulosos llenan la mente de propios y extraños con historias inverosímiles.

 

Nuestro programa quiere recoger la visión particular que esa España difícil, desgarrada y en crisis de la segunda mitad del XVIII tiene del mundo americano, de la “nueva” España de la otra orilla, lejana pero extrañamente cotidiana a la vez. Pero no se trata de la visión sesuda del ilustrado o del intelectual ávido de novedades científicas sino que, muy al contrario, son los ojos del pueblo llano, aquel cuya cultura está limitada a tópicos inocentes y frecuentemente distorsionados, los que van a describir en sus tonadillas populares y músicas de comedias aún más populares, una concepción y una imagen de esa América que nunca visitarán pero que es gratis imaginar: el mundo de los criollos y de los indios, de los negros esclavos y de los antiguos y orgullosos moradores de mundos perdidos y vencidos que no se pueden ni imaginar cómo fueron los de los “primitivos” (y a la vez nobles) aztecas e incas confrontados irremediablemente al conquistador español. Hemos elegido páginas efímeras de tonadillas y comedias que, como gacetillas, invitan a reconstruir unos mundos, unos personajes y actitudes que en la cotidianidad de la metrópoli, en Madrid y Sevilla, Barcelona, Valencia o Santander, resultan casi incomprensibles y, por tanto, risibles y caricaturizables. La inspiración efímera y olvidada de genios tan desconocidos hoy como incomprendidos por el espectador actual como Antonio Guerrero, Luis Misón y Blas de Laserna nos van a poner al día de esa óptica postbarroca del mundo americano desde la música más popular, desde las seguidillas, zorongos, tiranas y danzas de ida y vuelta, que van y vienen entre ambas orillas enriqueciéndose cada vez más, tan diferentes a la música seria que por esos días también absorbe el seso del melómano español que adora tanto la tradición nacional como las novedades de Haydn. Entremos en ese mundo durante unos minutos y dejémonos llevar por la evocación y la gracia de una música y unos textos que quieren remedar un mundo inverosímil para el español de a pie de los últimos decenios del siglo XVIII y a la vez tan real…

 

Tonadilla Nueva del

Sacrificio de Indios

Andante con brio 

¿Cielos, dónde me hallo?

¿Dónde me encuentro?

Hados: sea libertado

mi amado dueño.

¡Dioses, tantos rigores!

A suerte tal de consuelo

no sé de quién valerme

yo a mi muerte.

 

Baylete. Allegretto mà Brillante 

No siento mi fortuna,

verme abatido.

Siento no despedirme

de mi cariño

puesto que de mis malos 

no hallo consuelo.

¡Quién dijera a mi mona

que amante muero!

 

Una voz he escuchado,

¡valerme cielos!:

en un tronco está atado

mi cicatero, hermoso dueño:

Liberarte quiero.

 

Rezitado. Maestoso 

Júpiter soberano, 

admite afable 

este infeliz trofeo;

rinda en tus aras

la vida de este europeo.

 

¡Flecharle pues 

y muera en nuestras manos!

 

Andante poco 

¡No, teneos, aguardaos 

indios del alma mía!:

tened las manos,

escuchadme, queridos,

lo que yo canto.

Si permiten, señores,

le desataré 

y tonadas de España 

yo les cantaré.

 

Finjamos dueño mío

pues no aire me dio:

alegrémonos todos.

 

Como logréis alegrarnos

la libertad vengo de daros.

 

Bailen acordes 

que a empezar vamos,

y mis indios bellos:

¡cómo los amo,

cómo los quiero!

 

Váyanse luego: 

en la orillita

tienen barquitos 

 y remo.

 

Músicas en la Comedia  

La conquista del Perú

Baylete inca

Aplaudamos del sol y del Inca

sus glorias y dichas,

con júbilo y fiesta;

y al son de las voces

repitan los ecos

¡que viva, que reine

que triunfe, que venza!

Y aclamando a entrambas

deidades del sol en el cielo.

 

Canción de los Sacrificios

El enojo aplaquemos

del sol y la luna

con aires, con llantos

suspiros y quejas;

y al son de las voces

los ecos repitan:

Sagradas deidades

¡clemencia, clemencia!

 

Músicas en la Comedia

Hernán Cortés sobre México

Baiyete de Uitzilipultzi

El Mayor del occidente

hoy la corona se ciñe,

los dioses se la franquean

cuando él la consigue.

Venid mexicanos, 

las gracias daremos

a Uitzilipultzi

gran dios de este imperio.

 

Andantino. Seguidillas

Corazón afligido

da tiempo al tiempo,

que pesares y gozos

mueren muy presto.

 

Andante vivo

Al grande Uitziliputzli 

por su acertada elección,

al mayor de los monarcas 

que jamás el mundo vio,

el orbe venere

por su dignación

y aplauda el imperio 

con señas de amor.

 

Tonadilla de los Negros

Allegro stacato ma poco

Man mandado que vaya a na casa

poque queren rezebí.

Yo tengo muchas aberirares:

se que rare gusto a mi ama

e tambén sé tocá la guitarra

¡ay Jezú!

Gitana huachi,

que me robas el alma:

quiero ir a acompañarla.

¡Ay que negla, neglita tan guapa!

¡Ay Jezú!

 

Adagio

Ay amor halagüeño,

piensas que no te entiendo.

Si entiendes cautivarme

ya nos veremos.

 

Allegro poco

De azumel ze muy buenas tardes,

de uté risencia pala amentarse.

 

¿Qué es lo que quieres?

¿Qué es lo que traes?

 

Dezí a uté , mi ama

quer una chica muy zegula, muy honrada

que toca y baila,

lava, aplacha.

Nunca tendá uzté 

que decira nada.

 

¡Váyase luego

muy noramala,

o haré que le tiren 

por la ventana!

¡A mí con burlas,

a mí con chanzas!

¡Váyase luego, 

que me amostaza!

 

Rezitado

¿Ziollo, que haremo?

Chita, ¿me quielez?

yo te adoro, vente conmigo

colazón y tolo.

 

Seguidillas. Allegro

Cantemo zeguidilla 

como loz bancoz

poque també los negloz 

nos alegramos

¡Neglo, zamba

vaya, zumba!

 

Una gitana y un indiano

Allegretto vivo

Gitana

Hoy he llegado, chuscos,

a esta corte 

a cazar voluntades

de bote en bote.

Oigan qué sencillo,

miren el cebo,

que aunque soy gitanilla

muy bien los pesco.

 

Indiano

¿Qué me quieres, muchacha?

Hechizo hermoso,

yo te conozco.

Pues dime mi ventura

que ahora he llegado.

 

Gitana

Pues escucha y atiende.

¡Dame esa mano!

 

Andante

Gitana

Ésta es la buena ventura 

que te dice la verdad:

que aguardas mucho dinero 

y no tendrás un real. 

 

Indiano

Chula, no te conozco

ni yo nunca te he visto.

 

Seguidillas. Allegro

Gitana

Yo soy Pacorra, 

la de Benito.

 

Indiano

Yo soy de Méjico                                                       

dame los brazos

 

Gitana

Yo soy tu esposa.

 

Indiano

Yo tu marido.

 

Los dos

Ya acabe esto con regocijo

con seguidillas de nuevo estilo:

 

Cuando salen a cazar

van muy contentos

y empieza el alboroto

de los monteros.

 

¡Ay, que disparan!

¡Ay, que hacen fuego!

Quedan los conejitos

toditos muertos.

 

Agur queridos

y la tonadillita

ya ha fenezido.

 

Curriculum Intérprete


Mariví BlascoMariví Blasco, soprano. Estudió piano, canto y oboe en el Conservatorio de Valencia. Colabora con Europa Galante (Fabio Biondi), L’arpeggiata (Christina Pluhar), B'Rock (Frank Agsteribbe), La Fenice (Jean Tubèry), Ensemble Elyma (Gabriel Garrido), Juan Carlos Rivera, Yago Mahúgo, La Real Cámara (Emilio Moreno), Forma Antiqva y Accademia del Piacere, de la que es fundadora junto a Fahmi Alqhai. Colabora asiduamente con el famoso clavecinista Jory Vinikour. Destaca su colaboración en la ópera Philemon und Baucis de Haydn con Europa Galante en el rol principal de Baucis. Debuta en el Teatro Arenal de Madrid con el rol de Despina del Così fan tutte de Mozart así como el rol de La Reina de la Noche de La Flauta Mágica y ha participado en la producción del Teatro Real, Diálogos de Carmelitas dirigida por Jesús López Cobos. Próximamente colaborará con La Risonanza en la ópera Semele de John Eccles en el Festival Internacional de Utrecht.

 

Jordi Ricart

Jordi Ricart, barítono. Nació en Barcelona e ingresó en la Escolanía de Montserrat donde empezó sus estudios musicales, terminándolos en Barcelona bajo la guía de Montserrat Pueyo. Habiendo cantado los más variados estilos, se especializa en música antigua colaborando con Hespèrion XX, La Capella Reial de Catalunya, Al Ayre Español, El Concierto Español y multitud de agrupaciones corales y orquestales de toda la geografía patria. Ha cantado la práctica totalidad del oratorio de Bach, Händel, Mozart, Haydn, Schubert, etc. y en el apartado lírico ha interpretado, entre otras obras, La Flauta Mágica y Don Giovanni de Mozart, El barbero de Sevilla de Rossini, El maestro de música de Telemann y de Cimarosa y La tabernera del puerto de Sorozábal. Ha participado en la grabación de unos 80 CDs y de conciertos para la mayoría de emisoras de música clásica de Europa occidental. Actualmente combina la actividad concertista con la docente en Tarragona.

 

 

Emilio MorenoEmilio Moreno, director. Está considerado como uno de los músicos españoles de más proyección internacional en el mundo de la música antigua y uno de los mejores especialistas en la música hispánica. Alumno de Jaap Schröder en la Schola Cantorum Basiliensis, es director de La Real Cámara y El Concierto Español, actúa regularmente como solista y director por todo el mundo, es concertino invitado de numerosas orquestas barrocas internacionales y es, además, viola principal y fundador de la Orquesta del Siglo XVIII de Ámsterdam, a la vez que ha grabado innumerables discos pluripremiados para, entre otras, la casa discográfica Glossa, de la que es fundador. Emilio Moreno es profesor de violín y viola históricos en la Escola Superior de Música de Catalunya (ESMUC) y director de su Departamento de Música Antigua, y ha sido profesor asociado invitado de la Geidai University of Arts de Tokio a la vez que da regularmente clases magistrales por todo el mundo.

 

La Real CámaraLa Real Cámara. Fundada por Emilio Moreno, cuenta con un importante grupo de músicos nacionales, todos ellos reconocidos individualmente por su prestigio internacional y su gran experiencia en la práctica histórica, para difundir como objetivo prioritario el importante patrimonio musical hispano de los siglos XVII, XVIII y XIX. La Real Cámara ha actuado en festivales y salas del más alto nivel nacionales y extranjeros, tanto en Europa como en América y Japón y grabado una importante discografía en Glossa jalonada de premios (“Premio Internazionale Antonio Vivaldi” en Italia, el “Premio Cecilia” en Bélgica, el “Festclásica 2012” o diversos “Diapasons d’Or”), consagrada fundamentalmente a la música española y especialmente a la figura de Luigi Boccherini.

Volver atrás

           logotipo facebook   logotipo twitter

logo úbeda y baeza patrimonio de la humanidad

logo rema

logo fest clásica

logo premio publico

CSIC