Está en:  » Inicio  » Conciertos  » Edición 2013

 

Edición 2013

Concierto


TESOROS DE AMÉRICA: CANTADAS DEL MADRILEÑO JOSÉ DE TORRES EN LA CATEDRAL DE GUATEMALA

Lugar


ÚBEDA, AUDITORIO DEL HOSPITAL DE SANTIAGO

Fecha


VIERNES, 6 DE DICIEMBRE DE 2013, 20.30 H.

Director


Eduardo López Banzo

Intérprete


AL AYRE ESPAÑOL

Componentes


 

Raquel Andueza, soprano

Raquel Andueza

 

Farran James, violín 1

Pedro Luis Arteche, violín 2

James Bush, violonchelo

Francisco Aguiló, violone

Juan Carlos de Mulder, archilaúd

Josep Domènech, oboe

Eduardo López Banzo, director & clave

Eduardo López Banzo

 

 

Al Ayre Español

Programa


 

PRIMERA PARTE

 

José de Torres (ca. 1670-1738)

Cantada al Santísimo Mortales venid a ver un misterio*

Area – Recitado – Area – Minuè – Grave

 

Arcangelo Corelli (1653 - 1713)

Sonata da Chiesa a trè, nº 12 op. 3 (Roma, 1689)

Grave/Allegro – Allegro/Adagio– Vivace – Allegro– Allegro– Allegro

 

José de Torres

Cantada al Santísimo Alienta mortal*

Area – Recitado – Area – Recitado – Area

 

 

SEGUNDA PARTE

 

José de Torres

Cantada a Nuestra Señora María en ese cielo (1723)*

Recitado – Area – Recitado – Area – Grave

 

Giovanni Zamboni Romano (ca. 1650 - ?)

Alemanda – Giga (de Sonate d'intavolatura di leuto, op. 1, Lucca 1718)

 

Joan Cabanillas (1644-1712)

Tiento de segundo tono

 

Pablo Bruna (1611-1679)

Tiento de 2º tono, por gesolreut, sobre la letanía de la Virgen

 

José de Torres

Cantada a Nuestra Señora A el abismo de gracia*

Estribillo – Area – Recitado – Area – Recitado – Coplas

 

* Transcripción y edición: Eduardo López Banzo

Archivo Musical de la Catedral de Guatemala

 

 

CONCIERTO EN COPRODUCCIÓN CON EL CENTRO NACIONAL DE DIFUSIÓN MUSICAL

 

Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música

 

Centro-Nacional-dfusion-musical

 

 

Orquesta patrocinada por: 

 

ibercaja IQE Ministerio de Cultura Gobierno de Aragón 

 

 

Orquesta residente en:

 

AUDITORIO - Palacio de Congresos de Zaragoza Ayuntamiento de Zaragoza

 

 

Colabora:

 

HERALDO DE ARAGÓN

Notas programa


 

Torres y la cantada

 

Álvaro Torrente

 

Si el fuego que destruyó el Alcázar de Madrid en la Nochebuena de 1734 no hubiera devorado también el inmenso archivo musical de la Capilla Real, es probable que José de Torres y Martínez Bravo (ca. 1670-1738) figurara entre los grandes compositores españoles de la historia, junto a nombres como Victoria, Soler o Falla. Aquella tragedia hizo desaparecer buena parte del legado de Torres, si bien un buen número de obras ha llegado hasta nosotros, mayormente compuestas en los últimos años de su vida. Afortunadamente, Torres gozó de un enorme prestigio entre sus contemporáneos, lo que hizo que su obra circulara y fuera conocida en todos los territorios españoles, tanto en la península como en Italia o América. La selección que recoge este programa es una buena prueba de ello, ya que sus manuscritos se conservan en la Catedral de Guatemala.

 

La importancia de José de Torres como compositor está lejos de ser adecuadamente valorada. Primero como organista, y posteriormente como maestro de la Capilla Real de Madrid, fue el principal responsable de la composición de música sacra en la corte durante las primeras décadas del siglo XVIII, lo cual no le impidió cultivar igualmente los géneros profanos. A lo largo de ese período se produjo una importante transición estilística en España, con la incorporación sistemática de géneros, formas, estilos y modos interpretativos característicos de la música italiana. Este proceso había ya comenzado con la obra de compositores como Juan Hidalgo y Cristóbal Galán, en el tercer cuarto del siglo anterior, y se había intensificado con la llegada a Madrid de Sebastián Durón, quien habría de asumir el magisterio de la Capilla Real en 1701 hasta su destierro en Francia en 1706. No obstante, fue en la época de Torres, y en especial durante la segunda década del siglo, cuando se produce el desarrollo más sustancial de ese proceso de modernización. En contra de la interpretación tradicional, este proceso no fue protagonizado por músicos italianos favorecidos por la corona. Conviene recordar que no fue hasta alrededor de 1720 cuando el primer compositor italiano de cierto renombre, Giaccomo Facco, llegó a Madrid. Por aquellos años, José de Torres, con la ayuda de su colega Antonio Literes, ya habían dado un paso de gigante en la incorporación de elementos italianos en la música española, especialmente en relación del uso de los violines, el desarrollo de la cantata y la incorporación de recitativos y arias a todos los géneros en lengua vernácula, ya fueran villancicos, zarzuelas o serenatas.

 

La importancia de Torres se ve aumentada notablemente por otras facetas de su actividad profesional. Como maestro del Colegio de Niños Cantorcicos fue responsable de la formación de músicos de la talla de Juan Francés de Iribarren o José de Nebra, y su labor didáctica cristalizó también en el importantísimo tratado de bajo continuo Reglas generales de acompañar, que conoció dos ediciones en 1703 y 1736, así como en las versiones revisadas del Arte de Canto Llano de Francisco de Montanos (1712 y 1726). Pero sin duda, uno de los aspectos más originales de su personalidad es el hecho de haber fundado y dirigido la Imprenta de Música, la única que existió en España desde el segundo cuarto del s. XVII hasta comienzos del s. XIX. Ésta imprenta jugó un papel fundamental en la revitalización de la vida musical española, tanto por la edición de textos didácticos como por la labor de diseminación de las preferencias estilísticas madrileñas en los distintos territorios de la monarquía hispana.

 

Uno de los fenómenos musicales más fascinantes, y sin duda peor conocidos de la música española de este período es el desarrollo de la cantata, que va a adoptar el nombre hispanizado de "cantada". La recepción de este género típicamente italiano originó un proceso de sincretismo estílistico al integrarse en España con un género autóctono –el tono humano solístico– lo que dará lugar a una forma híbrida que combina magistralmente los elementos italianos (el recitativo y el aria) y los españoles (estribillo, coplas y seguidillas), con ocasional uso de secciones francesas (minuets). Paralelamente, esta influencia también alcanza el ámbito sagrado, y ya desde la primera década del siglo encontramos ejemplos de cantata religiosa, que no tardaría en integrarse perfectamente al lado del villancico en todas iglesias hispanas, del mismo modo que lo habían hecho en siglos anteriores la chanzoneta, el madrigal o el tono polifónico.

 

José de Torres fue uno de los más importantes compositores de cantatas, tanto religiosas como profanas, y sus obras ilustran perfectamente la integración de las distintas tradiciones estilísticas y la multifuncionalidad del género. La textura de estas obras suele utilizar la contraposición de la voz solista y el grupo instrumental. Es interesante señalar que la sección de cuerdas en la música española de este período reproduce la estructura de la sonata a trío (dos violines y continuo); no será hasta fines de los años treinta del siglo, con la llegada de Courcelle al magisterio de la Real Capilla, cuando la viola se incorpora a este grupo de manera regular, y aún tardaría varias décadas en imponerse en el resto del país. En estas cantatas hallamos frecuentes pasajes imitativos entre los instrumentos agudos, pero el contrapunto no suele alcanzar grandes complejidades, siendo mucho más importante el desarrollo melódico y temático. Más habitual es el diálogo entre los instrumentos y la voz, que suele ser el mecanismo articulador de las composiciones. En el aspecto formal, las cantadas de Torres y sus contemporáneos tienen mayor número y variedad de secciones mayor que sus parientes italianas.

 

Dos composiciones, Mortales venid a ver un misterio, y Alienta mortal, están dedicadas al Santísimo Sacramento. Las raíces de esta devoción al Cuerpo de Cristo se hunden en la Edad Media, pero recibió un enorme impulso en España a partir de la Contrarreforma, por su carácter emblemático del dogma católico. El momento culminante era la fiesta del Corpus Christi, pero en la corte española gozo de especial preferencia la celebración de la fiesta de las Cuarenta Horas, al menos desde 1639. A lo largo del siglo XVII la devoción al Santísimo Sacramento se adornó musicalmente de villancicos y tonos a lo divino, a los que se sumará la cantada en el siglo siguiente. De hecho, la cantada se integró perfectamente en esta tradición, posiblemente por su potencialidad para crear un ambiente estático y contemplativo frente a la dimensión más dinámica de los villancicos polifónicos. De la tradición musical de esta devoción, la cantada mantiene un lenguaje altamente alegórico, donde abundan las expresiones amorosas. El gran número de secciones de estas cantatas (en oposición a las dos secciones tradicionales del repertorio hispano, estribillo y coplas) permite presentar en una misma obra varios afectos de manera contrastada. El contexto interpretativo de las otras dos cantatas, María en ese cielo y A el abismo de gracia, es sustancialmente distinto a las obras anteriores, por estar dedicadas a María, si bien comparten las características ya descritas.

 

 

TEXTOS

 

Mortales venid à ver un misterio 

Aria

Mortales venid à ver

un misterio singular:

una Pura Zarza arder,

el Agua una Piedra dar,

una llama nieve ser,

abreviarse hoy el poder

y patente oculto estar.

 

Recitado

Todo enigma es, mortales, esse velo

de bienes celestiales, esse Cielo

en que breve se ostenta

Piedra y Zarza, Llama y Nieve,

atributos del Pan que misterioso

abrevia amante Dueño que glorioso

sacrificio, en el Ara hoy nos convida,

limpios, à que gocemos tal comida.

 

Aria

O què ventura!

ò què dulzura!

ò Sacro amor!

que ha sido gozo

de tu fineza,

fino confieso,

alta Pureza,

darte à los hombres

en el candor.

 

Recitado

Si logro en ese velo

el Cielo reducido,

aclame yo rendido

el haberme elevado à tanto Cielo.

 

Minué

Aplauda en esa Oblea Celestial,

Divino amante Dueño, tu poder,

si aunque supremo te has querido unir

à nuestra miserable pequeñez.

 

Exceso del amor pudo obligar,

à que ocupando breve Candidez,

el que no cabe en globos de Zafir

ocupe el pobre albergue de mi ser.

 

Grave

O Soberano Autor, quièn sabe, quièn,

obsequiar las finezas de tu amor,

su excelso y admirable proceder?  

 

Alienta mortal 

Area

Alienta mortal,

que el místico Sol

auyenta fatal

el misero horror;

mira su luz

misteriosa brillar,

haciendo ese Altar

su esfera mejor.

 

Recitado

El que común desmayo,

siempre infelice, culpa ocasionaba,

de tanta luz al explendor acaba,

siempre Cenit de Gloria donde miras,

un misterioso Cielo donde miras.

 

Area

Logra humano, Sacro aliento,

en el Sol del Sacramento,

que es contento, vida y gracia;

con dulzura, con fineza,

te asegura su Pureza,

de tu gozo el complemento,

con luz de tal eficacia.

 

Recitado

Sagrado amor Phebeo,

guarda Divina forma,

que Celestial al corazón informa,

de Sacra luz que alienta tu deseo,

porque logras gozar tan alto empleo.

 

Area

Ay què radiante,

Sol mas brillante,

luz Celestial!

Quièn no te sigue,

quièn no consigue,

de tal ardor ser inmortal?

Ay què glorioso,

què misterioso,

muestra su albor!

Es peregrino,

es siempre fino,

Sacro panal del pecador!

 

María en ese Cielo 

Recitado

Maria en ese Cielo Soberano,

de Paz el arco es entre Dios y el hombre,

y gracias el humano

consiguiendo en su Nombre,

alto blasón de la Naturaleza,

es el lograr por Iris, tal Pureza.

 

Area

Pues ama y confía,

gozando en Maria

el hombre su Gloria,

no hay mas que lograr;

si es colmo al deseo

de un alto trofeo

de Sacra victoria,

su amable brillar.

 

Recitado

De los Cielos la Gloria se venera;

en el Orbe es brillante

el Iris de su esphera:

la delicia es amante

del que fino la llama

y con fervor la aclama.

 

Area

De Paz arco hermoso

en la esphera mexor

es delicia al mortal.

Favor mas piadoso

hallara su fervor

si la ensalza leal.

 

Grave

A su heroica Pureza,

su Celestial belleza,

ha de aplaudir la voz

con dulce acento,

el milagro de Gracia

y el Portento.

 

A el abismo de gracia 

Estribillo

A el abismo de gracia,           

à el centro de dulzura,           

me guia de esa antorcha la eficacia,

en cuya llama Pura

todo premio y fineza se asegura.

 

Area

Ya puedo alentar

à tanto favor,

guiando su albor

mi pecho à su Altar;

seguir logre fino,

aliento postrado,

el norte Divino

que cifra al Señor en luz singular.

 

Recitado

El conseguir espere,

mortal que al mundo muere,

ventura la mas alta,

que con el Serafín à ser le exalta.

 

Area

Ven mortal à sentir, à penar,

si es tu gozo, el penar y el sentir,

à vivir, ò mortal con morir;

pues el alentar

has de conseguir,

logrando acabar,

si solo es amar,

amoroso gemir.

 

Recitado

Logra, consigue, alcanza,

una luz que es el colmo a tu esperanza!

 

Coplas

Mariposa encendida

es Maria que amante

en el fuego sus alas

rompen el ayre.

 

Tiernamente se arroja

del Sol al fuego amable

donde sin sombras feas,

rinde beldades.

 

Arda victima dulce,

en sagrados Altares,

en que el humo que exala

brilla celages.

Curriculum Intérprete


 

Raquel Andueza, soprano. Nacida en Pamplona, inicia su formación musical a los seis años. Posteriormente, becada por el Gobierno de Navarra y el Ayuntamiento de Londres, amplía estudios en la Guildhall Shool of Music and Drama de Londres, donde obtiene el Bachelor of Music con mención honorífica y recibe el premio School Singing Prize. Poco más tarde conoce al maestro Richard Levitt, quien ha sido su referente hasta el presente. Colabora asiduamente con diversas formaciones: L'Arpeggiata, Orquesta Barroca de Sevilla, Gli Incogniti, La Tempestad, Al Ayre Español, El Concierto Español, Private Musicke, Conductus Ensemble, La Real Cámara, Hippocampus, B'Rock, Orphénica Lyra, etc. En 2003 pasa a formar parte del cuarteto vocal La Colombina; en ese mismo año funda junto al tiorbista Jesús Fernández Baena un dúo especializado en música italiana del siglo XVII y en 2010 el grupo La Galanía. Actúa como solista en los principales festivales y auditorios de toda Europa (París, Madrid, Barcelona, Bruselas, Utrecht, Praga, Frankfurt, Bucarest, Viena, México, Nápoles, Granada, Minneapolis, Berna, London, Hong Kong), y en marzo de 2012 hace su debut en el neoyorquino Carnegie Hall. Ha sido dirigida por directores como William Christie, Fabio Biondi, Emilio Moreno, Jacques Ogg, Monica Huggett, Eduardo López-Banzo, Christina Pluhar, Richard Egarr, Ottavio Dantone, Ernest Martínez-Izquierdo, Christian Curnyn, Pablo Heras, Sir Colin Davis, José Ramón Encinar, Jordi Casas, etc. Raquel es invitada para impartir cursos de canto en el Teatro Real de Madrid, así como en las universidades de Burgos y Alcalá de Henares. Ha realizado grabaciones para sellos discográficos como Virgin Classics, Glossa, K617, NB Musika, Accentus, OBS Prometeo y Zig-Zag Territoires. En 2010 crea su propio sello discográfico, Anima e Corpo, lanzando en febrero de 2011 el disco Yo soy la locura, que recibe las mejores críticas de la prensa especializada, así como el premio Festclásica 2011 por la Asociación de Festivales de Música Clásica de España.

 

Eduardo López Banzo, director. Nacido en Zaragoza en 1961, es uno de los directores europeos que con más convicción ha hecho del historicismo su propia filosofía musical, con el propósito de aproximar a los músicos que dirige a las fuentes y espíritu de cada composición, y que hace que la música, siglos después, aparezca otra vez como fresca y novedosa para el oyente contemporáneo. Clavecinista de formación, estudió en Ámsterdam con Gustav Leonhardt, quien le animó a trabajar en pro de la música barroca española. En el 2004 logró que el grupo fundado por él en 1988, Al Ayre Español, consiguiera el Premio Nacional de Música, concedido por el Ministerio de Cultura del Gobierno de España, por más de veinte años de rigor musicológico y de excelencia en la interpretación, que ha dado lugar a que Al Ayre Español se convierta en un referente de interpretación historicista en toda Europa. En 2002 recibió la medalla de honor del Conservatorio Superior de Música de las Islas Baleares por su labor a favor de la música de Antonio de Literes. Ha sido invitado a dirigir las Orquestas Sinfónicas de Tenerife, Galicia, Madrid y de la Comunidad Valenciana y conjuntos de instrumentos originales como las orquestas norteamericanas New York Collegium y Philarmonia Baroque Orchestra de San Francisco, actuando en salas tan prestigiosas como el Jordan Hall de Boston y Herbst Theatre de San Francisco, entre otras. También ha dirigido a la orquesta belga B'Rock o la polaca Arte dei Suonatori. Eduardo López Banzo ha dirigido en el Musikverein y Konzerthaus de Viena, Concertgebouw de Amsterdam, Konzerthaus de Berlín, Opera Comique, Théâtre des Champs-Élysées y Cité de la Musique de París, Leiszhalle de Hamburgo, Teatro Real de Madrid, Palau de la Música de Barcelona, Palau de les Arts de Valencia, Palacio Euskalduna de Bilbao, Palais des Beaux Arts de Bruselas, Fundación Calouste Gulbenkian de Lisboa, Teatro Olimpico de Roma, entre otros. En 2012 debutará en la Filarmónica de Berlín, el Festival de Schwetzingen y volverá al Festival de Música Antigua de Brujas. En el terreno de la ópera Eduardo López Banzo es uno de los principales especialistas actuales en la producción dramática de Handel. También ha participado en producciones escénicas en la Asociación de Amigos de la Ópera de Bilbao (ABAO/OLBE) con Al Ayre Epañol, y en el Palau de les Arts de Valencia con la Orquesta de la Comunidad Valenciana y de la Ópera de Kiel (Alemania) con la Philarmonisches Orchester Kiel. Asimismo, ha impartido clases magistrales y cursos de especialización para las Universidades de Salamanca, Alcalá de Henares y Zaragoza. Eduardo López Banzo es Hijo Predilecto de Zaragoza desde octubre de 2010.

 

Al Ayre Español. Fue fundado en 1988 con el propósito de recuperar y poner en valor la música barroca española y hacer frente a los tópicos que por aquel entonces la rodeaban. Desde entonces la ingente labor de recuperación de este patrimonio, que ha llevado a cabo Eduardo López Banzo, y sus coloristas interpretaciones, que aúnan rigor y excelencia, han sido internacionalmente reconocidas y el Gobierno de España lo refrendó concediendo al conjunto el Premio Nacional de Música en el año 2004. No haberse conformado con llegar a la excelencia de un ensemble especializado en música antigua, sino haber hecho una filosofía musical "al ayre español" ha permitido que el proyecto sea flexible y se haya adaptado a la perfección a diferentes formatos, tales como la orquesta barroca, reconocida internacionalmente por sus interpretaciones de Handel y Bach, y últimamente como orquesta clásico-romántica que ha abordado tanto en concierto como en los escenarios de ópera obras de Boccherini, Haydn y Mozart. Al Ayre Español ha actuado en los escenarios más prestigiosos: Concertgebouw de Amsterdam, Musikverein y Konzerthaus de Viena, Tonhalle de Düsseldorf, Konzerthaus de Berlín, Théâtre des Champs Elysées y Cité de la Musique de París, Teatro Real y Auditorio Nacional de Madrid, Palau de la Música Catalana y Gran Teatro del Liceu de Barcelona, Palau de la Música de Valencia, Leiszhalle de Hamburgo, Library of Congress de Washington, Palais des Beaux Arts de Bruselas, Arsenal de Metz, International Performing Arts Center de Moscú, Fundación Calouste Gulbenkian de Lisboa, Palacio Euskalduna de Bilbao, Teatro Olímpico de Roma, etc. Al Ayre Español ha sido invitado también a los más importantes festivales: Festival de Pascua de Baden Baden, Festival Bach de Leipzig, Festival de Música Antigua de Utrecht, Internationale Festtage Alter Musik de Stuttgart, Schleswig-Holstein Musik Festival, Dresdner Musikfestpiele, Toulouse les Orgues, Festival de Música Religiosa de Cuenca, Festival de Música Antigua de Aranjuez, Festival de Ambronay, Festival Handel de Halle, Festival International d'ópera baroque de Beaune, Festival de Saintes, Festival Internacional Cervantino (México), Festival Monteverdi de Cremona, Authentica de Israel, Festival Via Stellae de Santiago de Compostela, Festival Antiquarium de Moscú, etc. Entre las últimas actuaciones cabe destacar las realizadas en la Filarmónica de Berlín, con un programa de música española y J. S. Bach, y la Temporada de Ibermúsica de Madrid, con las Sinfonías 40 & 41 de W. A. Mozart. En 2012, dentro de su programa de recuperación de partituras emblemáticas del repertorio europeo, estrenaron en primera audición mundial con instrumentos de época el oratorio Il martirio di Santa Teodosia de A. Scarlatti. La última interpretación de la obra, en el imponente marco de la Laeiszhalle de Hamburgo, obtuvo un resonante éxito. Por otra parte su última grabación discográfica, una selección de los Grand Concertos Op. 6 de G.F.Handel, fue acogida con gran entusiasmo por la crítica de todo el mundo, que ha destacado la novedosa visión que Al Ayre Español ha aportado a esta célebre obra. Este año 2013 se cumplen 25 años de presencia de Al Ayre Español en los escenarios. Para celebrarlo estrenarán su versión de Le quattro stagioni de Vivaldi y realizarán una gira con la ópera Agrippina de G. F.Handel que les llevará al Palais de Beaux Arts de Bruselas, el Théâtre des Champs Elysées y el Auditorio Nacional de Madrid. En el verano acometerán la integral de las Sonatas Op. 5 de Handel en una gira que les va a llevar a muchos escenarios europeos. El año culminará, como no podía ser de otra manera, con un proyecto de recuperación de música española para el Centro Nacional de Difusión Musical, en concreto una nueva entrega de las hermosas cantadas del madrileño José de Torres, que desde la fundación del conjunto ha sido, junto al aragonés José de Nebra, uno de sus compositores más apreciados y frecuentados. Al Ayre Español cuenta con el Patrocinio del Gobierno de Aragón, IberCaja, Industrias Químicas del Ebro y el Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM); la colaboración de Heraldo de Aragón, y mantiene un acuerdo de residencia con el Auditorio de Zaragoza. La orquesta es Embajador de Zaragoza desde el año 2011.

Volver atrás

           logotipo facebook   logotipo twitter

logo úbeda y baeza patrimonio de la humanidad

logo rema

logo fest clásica

logo premio publico

CSIC