Está en:  » Inicio  » Conciertos  » Edición 2013

 

Edición 2013

Concierto


POLIFONÍA ANDALUZA DEL SIGLO XVIII: IRIBARREN, DE LA PUENTE Y CÍA.

Lugar


ALCAUDETE, IGLESIA PARROQUIAL DE SANTA MARÍA

Fecha


SÁBADO, 23 DE NOVIEMBRE DE 2013, 20.30 H.

Director


Antonio del Pino

Intérprete


ENSEMBLE MTRO. IRIBARREN

Componentes


 

Mercedes Sánchez, Antonia Pérez, Cristina Claros,

Isabel Catalán, Carmen Colmena, sopranos

Margarita Macho, Ana Ángeles Retamero,

Paloma Murciano, contraltos

Diego Vicaria, Alberto Díaz, tenores

Nancho Álvarez, Juan Manuel Montiel, bajos

Manuel Valero, fagot barroco

Antonio del Pino, dirección y órgano

 

Ensemble Maestro Iribarren

 

 

Programa


 

Juan Francés de Iribarren (1699-1767)

Motete Sancta et inmaculada, 1752 (4vv ac)*

Motete Ave Maria (4vv ac)*

Antífona Regina Coeli, 1762 (4vv ac)*

Motete Missus est, 1734 (4vv ac)*

 

Juan Manuel de la Puente (1692-1753)

Lamentación de Sábado Santo

De lamentatione Jeremiae Prophetae (5vv ac)**

 

Juan Francés de Iribarren

Motete Te invocamos, 1738 (4vv ac)*

Secuencia Stabat Mater, 1766 (5vv ac)*

Motete Petite et accipietis (4vv)*

 

Tomás Luis de Victoria (1548-1611) 

(atrib. a Juan Manuel de la Puente)

Himno Jesu dulcis memoria (4vv alternatim)**

 

 

Transcripción y edición:

* Antonio del Pino

Archivo Capitular de Música de la Catedral de Málaga

 

** José A. Gutiérrez Álvarez y Javier Marín López 

Archivo capitular de Música de la Catedral de Jaén

 

 

EN COLABORACIÓN CON EL OBISPADO DE JAÉN

 

Obispado de Jaén

 

Notas programa


 

Polifonía andaluza del siglo XVIII

 

Antonio del Pino

 

Confluyen en este concierto dos compositores, Juan Francés de Iribarren y Juan Manuel de la Puente, activos en dos puntos de Andalucía, Málaga y Jaén, a lo largo del siglo XVIII. La presencia en el programa del maestro de capilla jiennense está propiciada no sólo por tratarse de un concierto inserto en el Festival de Música Antigua de Úbeda y Baeza (Jaén), sino porque además un discípulo de De la Puente, Francisco de Viedma, fue maestro de capilla en esta iglesia de Alcaudete. Además, De la Puente optó al magisterio de capilla de la Catedral de Málaga en 1733 cuando fallece sin haber tomado posesión de la prebenda Manuel Martínez Delgado, según consta en las actas capitulares del cabildo malacitano, que se hacen eco del memorial presentado por este maestro y disponen de colocarlo junto a los demás que se venían ofreciendo por tan inesperada y repentina circunstancia.

 

Como explicaremos más adelante, hemos querido ofrecer una perspectiva de estos autores, bastante conocidos ya por su esmerado cultivo de otras formas como el villancico y la cantada. Para dar una idea de la trabazón litúrgica de las piezas, en el caso del himno Jesu dulcis memoria (cuya única estrofa polifónica, "Nil canitur", se atribuye en el Archivo de Jaén a De la Puente, aunque en realidad se trata de una versión retextualizada de la última estrofa del himno Veni Creator de Tomás Luis de Victoria), hemos decidido alternarlo con el canto llano mensural, como era práctica habitual de la época. Para la utilización de esta monodia, nos hemos servido de un cantoral malagueño, el número 40 datado en el siglo XVI, que ofrece una versión diversa a la romana, por tanto presumiblemente de origen hispano, que encaja con la polifonía desde el punto de vista modal.

 

Hemos querido ofrecer en este concierto una perspectiva diversa a la habitualmente presentada para con estos autores, especialmente en el caso del maestro de la catedral malagueña. En efecto, la producción iribarreniana es sobradamente conocida merced sobre todo a la obra en vernácula, villancicos, arias y cantadas, habiéndose relegado la realizada sobre la lengua latina. De ésta, descuella un considerable número de misas, lamentaciones y salmos, así como un nada desdeñable lote de motetes, 117 en el caso de los conservados exclusivamente en al archivo capitular malacitano, de los cuales ofrecemos una cuidada selección. Diversos han podido ser los factores que han propiciado la, hasta ahora, poca atención a esta forma (escasa duración, pertenecer al llamado estilo antiguo), pero su atento estudio desvela no pocas facetas de un maestro cuya prolífica obra, aun ante el riesgo de ser descontextualizada como en el caso de la obra en vernácula, está vinculada de forma ineludible con el ceremonial catedralicio, que en el caso de Málaga acumulaba dos siglos de vigencia con escasas modificaciones. Además, tan sólo tres años después del fallecimiento del compositor sanguesino en 1767, el cabildo mandó imprimir el Quaderno de las obligaciones que deben cumplir los Musicos de voz, ministriles, y demás instrumentistas de la Capilla de Musica de esta Santa Iglesia Catedral de Málaga, donde se puede rastrear en cada celebración bien del Propio del tiempo litúrgico bien del Propio de los Santos, el repertorio a interpretar enmarcado en un particular y específico nivel de solemnidad. Este Quaderno es un auténtico vademecum que recogía la práctica habitual de la capilla consolidada en una época de esplendor durante el tercio central del siglo bajo el magisterio de Iribarren, pero que amenazaba inestabilidad tras la vacante de tres años producida tras la muerte de éste. Gracias, por tanto, al Quaderno podemos conocer la verdadera razón de estos motetes, no sólo en el marco de las ceremonias, sino del propio espacio físico de la catedral, precisamente en el momento en el que terminada "la obra nueva" el templo pasó a ofrecer la imagen que ha llegado prácticamente inalterada hasta nuestros días.

 

El motete en Iribarren no se presenta bajo una única forma. En efecto, del total de los 117 conservados en Málaga, una veintena presentan una plantilla reducida únicamente a una sola voz (predomina el tenor, seguido del tiple y en último lugar el alto; en ningún caso para bajo) o a dúo (casi siempre tiple y tenor o alto y tenor, salvo un par de casos para dúo de tiples) con acompañamiento (a veces se consigna específicamente el bajón y el arpa, mientras que en el resto de los casos se puede entender que el acompañamiento era realizado sistemáticamente por el violón y el órgano; de este papel de acompañamiento suelen conservarse dos particellas idénticas, salvo cuando se especifica para bajón, en cuyo caso no aparece el cifrado). Alguno de estos motetes son de extrema sencillez en absoluto reñida con una delicada belleza. Otros, en cambio, parecen auténticas arias para cuya ejecución se requiere un cantante de acreditada solvencia. Otro grupo importante, treinta obras, obedecen a la plantilla vocal a cuatro SATB con acompañamiento en iguales circunstancias a las apenas explicadas. Es de este grupo del que se han escogido las obras a interpretar en este concierto. Características muy similares a estas treinta piezas son ofrecidas por otro lote, que también supera la veintena, para doble coro (las más de las veces SSAT-SATB y acompañamiento) Pertenecen todas ellas al llamado estilo antiguo o hispano.

 

Bajo la denominación de motete, con texto en latín y una finalidad litúrgica que puede ser documentada con precisión, encontramos un singular grupo de unas treinta piezas que comparten las siguientes características: su plantilla vocal es para solista o dúo y el acompañamiento está basado, en el caso de diez de ellas, en dos violines más acompañamiento, mientras que en las veinte restantes hay presentes dos trompas. Pero sobretodo, debemos destacar que estilísticamente se alejan del estilo llamado antiguo o hispano para asemejarse más bien al italiano, cultivado sobre todo en las arias y cantadas, de las que a veces tan sólo se diferencian por la estructura (lógicamente carecen de introducción o de recitado), la duración (sensiblemente inferior) y la lengua utilizada (latín en lugar de vernácula). A modo de contraste, insertamos la única lamentación conocida de De la Puente, conservada en uno de los libros que en su día estuvieron en Alcaudete en propiedad de su discípulo Viedma. Se trata, en definitiva, de ofrecer como decíamos al principio una dimensión quizás descuidada de nuestros maestros de capilla andaluces del barroco tardío, aquella en estrecha relación con su quehacer diario como compositores al servicio de los cabildos eclesiásticos, si bien su capacidad e ingenio nos han deslumbrado con otras obras afortunadamente más y mejor conocidas.

 

 

TEXTOS

 

Sancta et inmaculata

Sancta et inmaculata virginitas.

Quibus te laudibus efferam nescio

quia quem coeli capere non poterant

tuo gremio contulisti.

Benedicta tu in mulieribus

et benedictus fructus ventris tui,

quia quem coeli capere non poterant

tuo gremio contulisti.

 

Virginidad santa y sin mancha.

No sé con qué alabanzas te exaltaré.

Porque acogiste en tu seno

a quien los cielos no pueden abarcar.

Bendita tú entre las mujeres

y bendito el fruto de tu vientre,

porque acogiste en tu seno a quien los cielos

no pueden abarcar.

 

Ave Maria

Ave Maria gratia plena,

Dominus tecum.

Benedicta tu in mulieribus

et benedictus fructus ventris tui.

 

Dios te salve María,

llena de gracia.

El Señor está contigo.

Bendita tu entre las mujeres

y bendito el fruto de tu vientre.

 

Regina coeli

Regina coeli laetare, alleluia,

quia quem meruisti portare, alleluia,

resurrexit sicut dixit, alleluia.

Ora pro nobis Deum, alleluia.

 

Alégrate Reina del cielo, aleluya,

porque quien mereciste llevar, aleluya,

resucitó según había dicho, aleluya.

Ruega por nosotros a Dios, aleluya.

 

Missus est angelus

Missus est angelus Gabriel

a Deo in civitatem Galileae

cui nomen Nazaret ad Virginem desponsatam

viro cui nomen erat Joseph

de domo Davit et nomen Virginis Maria.

 

El ángel Gabriel fue enviado

por Dios a una ciudad de Galilea

llamada Nazaret a una Virgen desposada

con un nombre llamado José

de la casa de David y era María

el nombre de la Virgen.

 

De lamentatione Jeremiae prophetae

De lamentatione Jeremiae prophetae.

Heth. Misericordiae Domini quia

non sumus consumpti:

quia non defecerunt miserationes eius.

Heth. Novi diluculo multa est fides tua.

Heth. Pars mea Dominus, dixit anima mea:

propterea exspectabo eum.

Teth. Bonus est Dominus sperantibus in eum,

animae quaerenti illum.

Teth. Bonum est praestolari

cum silentio salutare Dei.

Teth. Bonum est viro,

cum portaverit jugum ab adolescentia sua.

Jod. Sedebit solitarius,

et tacebit: quia levavit super se.

Jod. Ponet in pulvere os suum,

si forte sit spes.

Jod. Dabit percutienti se maxillam,

saturabitur opprobriis.

Jerusalem, Jerusalem, convertere

ad Dominum Deum tuum.

 

De las Lamentaciones del Profeta Jeremías

Heth. La misericordia del Señor no termina

y no se acaba su compasión.

Heth. Antes bien, se renuevan cada mañana:

grande es su lealtad.

Heth. Mi porción es el Señor, dice mi alma,

por eso espero en Él. 

Teth. Bueno es el Señor para los que esperan en Él,

para las almas que lo buscan.

Teth. Bueno es esperar en silencio

la salvación de Dios.

Teth. Bueno es para el hombre

soportar el yugo desde su juventud.

Jod. Que se siente solitario y silencioso:

cuando el Señor se lo impone.

Jod. Que ponga polvo en su boca,

quizás haya esperanza.

Jod. Que tienda la mejilla a quien lo hiere,

que se harte de oprobios.

Jerusalen, Jerusalen, conviértete

al Señor, tu Dios. 

 

Te invocamus

Te invocamus,

Te laudamus,

Te adoramus,

O beata Trinitas.

 

Te invocamos,

Te alabamos,

Te adoramos,

oh Trinidad dichosa.

 

Stabat Mater

1. Stabat Mater dolorosa

iuxta crucem lacrimosa

dum pendebat Filius.

 

2. Cuius animan gementem

contristatam et dolentem

per transivit gladius.

 

3. O quam tristis et afflicta

fuit illa benedicta

Mater Unigeniti.

 

4. Quae moerebat et dolebat

et tremebat cum videbat

Nati poenas inclyti.

 

5. Quis est homo qui non fleret,

piam matrem si videret

in tanto supplicio?

 

6. Quis posset non contristari

Piam Matrem contemplari

dolentem Filio?

 

7. Pro peccatis suae gentis

vidit Jesum in tormentis

et flagellis subditum.

 

8. Vidit suum dulcem natum

morientem desolatum

cum emisit spititum.

 

9. Eia Mater fons amoris

me sentire vim doloris

fac ut tecum lugeam.

 

10. Fac ut ardeat cor meum

in amando Christum Deum

ut sibi complaceam. Amen.

 

1. La Madre dolorosa

lloraba junto a la cruz

de la que pendía el Hijo.

 

2. Cuya alma triste y llorosa,

traspasada y dolorosa,

atravesó una espada.

 

3. Qué triste y afligida

fue la bendita

Madre del Unigénito.

 

4. Se entristecía, se afligía

y temblaba al ver

al Hijo abatido por las heridas.

 

5. Quién será el hombre

que no llore si viera la piadosa Madre

en tal tormento

 

6. Quién no podrá entristecerse

al ver a la Piadosa Madre

dolorida contemplando al Hijo

 

7. Por los pecados de su pueblo

vio a Jesús bajo los látigos

y los tormentos.

 

8. Vio a su dulce Hijo

morir desolado

cuando exhaló el espíritu.

 

9. Así pues, Madre fuente de amor

hazme sentir la fuerza de tu dolor

para que pueda llorar contigo.

 

10. Que arda mi corazón

de amor a Cristo, Dios,

para que pueda agradarle. Amén.

 

Petite et accipietis

Petite et accipietis.

Quaerite et invenietis.

Pulsate et aperietur vobis.

Omnis enim qui petit accipit,

et qui quaerit invenit et pulsanti aperietur.

Aleluya, aleluya, aleluya.

 

Pedid y recibiréis.

Buscad y encontraréis.

Llamad y se os abrirá.

Porque a todo aquel que pide, se le da;

y el que busca, encuentra y al que llama, se le abre.

Aleluya, aleluya, aleluya.

 

Nil canitur

Nil canitur suavius,

nil auditur jucundius,

nil cogitatur dulcius

quam Jesus, Dei Filius.

 

Nada se cante con más suavidad,

nada se escuche con más alegría

ni en nada se piense con más dulzura

que en Jesús, el Hijo de Dios.

 

Curriculum Intérprete


 

Antonio del Pino, director y organista. Es licenciado por la Facultad de Teología de Granada y titulado en Viola y Órgano por el Conservatorio de Málaga, habiendo realizado numerosos cursos de especialización en interpretación organística, especialmente del repertorio español antiguo, con los más destacados especialistas tanto nacionales como internacionales: Monserrat Torrent (becado por la Fundación CEM de la Confederación de Empresarios de Málaga), Roberto Fresco, Andrés Cea, Enrico Viccardi, Paolo Crivellaro, Brett Leighton y Olivier Latry, entre otros. Desempeña el cargo de Director del Coro de la Catedral de Málaga al tiempo que el de Organista 2º de la misma, en cuyo Archivo realiza además una interesante labor de investigación siendo becado en varias ocasiones por la Junta de Andalucía para diversos Proyectos de Investigación Musical, fruto de los cuales ha puesto en valor la figura de Juan B. Cansino Antolínez, compositor y organista malagueño coetáneo de Eduardo Ocón, incomprensiblemente ignorado durante décadas. También, gracias a estas ayudas, ha estudiado el repertorio en uso durante el siglo XX en la seo malacitana, cuyo catálogo acaba de ser publicado por el Centro de Documentación Musical de Andalucía. Recientemente, ha perfeccionado sus estudios musicales en el Pontificio Instituto Ambrosiano de Música Sacra de Milán (Italia) donde realizó estudios de postgrado con un Máster en Canto Gregoriano y sus respectivas disciplinas de Paleografía, Semiología, Modalidad e Interpretación, habiendo recibido en este periodo además clases de Acompañamiento e Improvisación con Fausto Caporali, organista titular de la Catedral de Cremona. El pasado curso académico defendió su tesis magistral titulada Influencia aquitana en los cantorales de Canto Llano de la Catedral de Málaga, obteniendo por unanimidad la máxima calificación. Además, fruto de esta inquietud por la monodia litúrgica dirige el coro Voces Capituli, especializado en este tipo de repertorio. En cuanto a su actividad editorial, tiene publicados diversos trabajos relativos a la música instrumental malagueña del s. XVIII relacionada con los Órganos de la Catedral tanto en la casa Armelin de Padova en Italia, dentro de la serie Antiqui Magistri Musicae qui Adversam Fortunam Tulerunt como en la editorial Ars Hispana, con la que acaba de publicar los Conciertos para órgano y orquesta de José Barrera (1729-1788).

 

Ensemble Mtro. Iribarren. Fundada en 2006, esta agrupación nace con la vocación de investigar, interpretar y difundir el rico patrimonio que atesora el Archivo de Música de la Catedral de Málaga. Desde sus inicios, ha ofrecido múltiples conciertos de cámara bien instrumentales, conjugados con la voz solista o con coros de cámara. Gracias a la labor investigadora que desarrolla su director en el archivo capitular de música, ha recuperado mediante grabaciones en disco compacto obras inéditas de maestros de capilla del s. XVIII, como Juan Francés de Iribarren y Jaime Torrens, dando lugar a una colección titulada Monumentos sonoros de la Catedral de Málaga, de la que se han publicado hasta el momento dos discos compactos dedicados monográficamente al repertorio dedicado a los santos patronos de la ciudad, Ciriaco y Paula, en el primer caso, y el relativo a la Concepción de la Virgen María, en el segundo. En último lugar, es destacable su participación tanto en los actos conmemorativos del V centenario de la Catedral Nueva de Salamanca, ya que el autor que da nombre al grupo fue organista de aquella templo antes de venir a ocupar el magisterio a la sede malacitana, como en los celebrados el pasado septiembre con motivo del Año de la Fe en la diócesis de Málaga, ofreciendo nuevamente un repertorio inédito de Iribarren, uno de los más prolíficos compositores del barroco tardío español.

 

Volver atrás

           logotipo facebook   logotipo twitter

logo úbeda y baeza patrimonio de la humanidad

logo rema

logo fest clásica

logo premio publico

CSIC