Está en:  » Inicio  » Conciertos  » Edición 2013

 

Edición 2013

Concierto


‘CHRISTUS, REX MUNDI’: POLIFONÍA EUROPEA PARA LA PASIÓN Y NATIVIDAD DE CRISTO

Lugar


JAÉN, S. I. CATEDRAL

Fecha


SÁBADO, 30 DE NOVIEMBRE DE 2013, 20.00 H.

Director


Héctor Eliel Márquez

Intérprete


ORFEÓN DE GRANADA

Componentes


 

Nora Chraibi, Alejandra de Córdoba Serrano, Estrella Florido Navío, Elena López Wehrli, Mercedes Monteoliva Sánchez, Cristina de Pinedo Extremera, Rita Rivera, Mercedes Ruiz Santos, Mª Purificación Sánchez Sánchez, Pilar Santiago, Mª José Vallejo Villegas, Edwige Vanackére, Dolores Villar Fernández, sopranos

Marga Fontova Jordana, Rosa Trini González Pérez, Remedios Hernández Mediero, Caridad López Molina Griselda Marina Ialea, Mª Carmen Momblant Martínez, Encarnación Moreno González, Pasionaria Páez, Marisol Ramírez González, Mercedes Sánchez Fernández, contraltos

Juan Eduardo Carranza Hidalgo, Manuel Hernández Cruz, Christoph Hornung, David Leiva Alonso, Rafael Palma Moyano, Juan Francisco Palma Valenzuela, Juan Pedro Resina Usero, Víctor Manuel Varela Sánchez, tenores

Nicolás Bueno Antequera, Eduardo Fernández de Pinedo Landa, José Emilio López  Álvarez, Manuel Marín Román, José Enrique Pons Frías, José Ángel Reyes Marín, Antonio Manuel Rivas Fernández, Óscar Silvestre Calabro, bajos

Alberto de las Heras, órgano

Héctor Eliel Márquez, director

 

Héctor Eliel Márquez

 

 

 Orfeón de Granada

Programa


 

PRIMERA PARTE

 

Anónimo (siglo XVII)

(Juan Pérez Bocanegra, Ritual formulario, Lima, 1631)

Himno Hanaq pachap kusikuynin (4vv) 

 

Juan Gutiérrez de Padilla (1590-1664)

Secuencia Stabat Mater (4vv)*

 

Tomás Luis de Victoria (1548-1611)

Responsorio Tenebrae factae sunt (4vv)

(‘Feria sexta in Passione Domini’,

versión expresiva de Manuel de Falla)

 

Josef Rheinberger (1839-1901)

Secuencia Stabat Mater op. 138 (4vv)

I. Stabat Mater - Cuius animam - O quam tristis - Quae moerebat

II. Quis est homo - Quis non posset - Pro peccatis - Vidit suum

III. Eia Mater - Fac ut te - Sancta Mater - Tui nati - Fac me vere - Iuxta crucem

IV. Virgo Virginum - Fac ut portem - Fac me plagis - Flammis ne - Fac me cruce - Christe, cum sit - Quando corpus

 

 

SEGUNDA PARTE

 

Manuel de Sumaya (1678-1755)

Villancico de Navidad Corred, corred zagales, 1728 (4vv)**

Villancico a San Pedro Al empeño, a la lucha, 1729 (4vv)**

 

Tomás Luis de Victoria

Motete O magnum mysterium, 1572 (4vv)

 (‘In Circuncisione Domine’,

versión expresiva de Manuel de Falla)

 

Juan Gutiérrez de Padilla

Romance y estribillo de calenda De carámbanos el día viste, 1653 (4-6vv)*

Villancico de Navidad No hay zagal como Gilillo, 1653 (3-6vv)*

 

Juan García de Zéspedes (1619-1678)

(Biblioteca privada de Gabriel Saldívar, México D.F.)

Juguete y guaracha Convidando está la noche (2-5vv)

(versión con tenor añadido de Joel Coen)

 

Gaspar Fernández (1563/71-1629)

Guineo Eso rigor e repente, 1615 (5vv)**

                                                           

Transcripción y edición:

Robert Stevenson (García de Céspedes), Aurelio Tello (Fernández y Sumaya) y Nelson Hurtado (Gutiérrez de Padilla)

(*) Archivo Musical de la Catedral de Puebla (México)

(**) Archivo Musical de la Catedral de Oaxaca (México)

 

 

EN COLABORACIÓN CON EL EXCMO. CABILDO CATEDRAL DE JAÉN

 

Cabildo Catedral de Jaén

Notas programa


 

Christus, Rex mundi

 

Manuel Marín Román

 

En consonancia con el lema de este XVII Festival de Música Antigua, hemos seleccionado un programa con obras de autores europeos e hispanoamericanos con el propósito ejemplificar las músicas de ida y vuelta y de aproximarnos al repertorio musical cultivado en la otra orilla del Atlántico. Dicho repertorio presenta algunos caracteres diferenciales con respecto al producido en la metrópoli, debido fundamentalmente a un proceso de mestizaje cultural y étnico que también se reflejó en la música. Para articular nuestro recorrido, dividiremos el concierto en dos partes, dedicadas a dos ciclos fundamentales de la liturgia católica: Pasión y Navidad.

 

Este mestizaje se evidencia en la obra inicial de este concierto, Hanaq pachap kusikuynin, himno de alabanza dedicado a la Virgen de la Concepción y destinado a cantarse durante las procesiones en los pueblos indios al entrar en la iglesia. Esta breve pieza, en lengua quechua, está considerada como la primera polifonía impresa en América, gracias a la labor de Juan Pérez de Bocanegra. Cantor y compositor franciscano, ya en 1592 aparece como cantor de la Catedral de Cuzco y en 1613 como párroco y cura de doctrina de Andahuaylillas, a 3122 metros de altitud, cerca de Cuzco. En su voluminoso Ritual formulario y de Instrucción de curas, para administrar a los naturales de este Reyno los Santos Sacramentos del Bautismo, Confirmación… con las advertencias necesarias (Lima, 1631) destaca con luz propia esta composición, plena de sencillez polifónica, que ha alcanzado amplia difusión y notoriedad a partir de las últimas décadas del siglo pasado hasta hoy.

 

Como segunda obra figura el Stabat Mater del malagueño Juan Gutiérrez de Padilla (1590-1664). Maestro de capilla de la Colegiata de Jerez de la Frontera en 1612 y en 1616 de la Catedral de Cádiz, se sabe que en 1622 fue nombrado cantor y maestro de capilla auxiliar de la Catedral de Puebla (asistiendo a Gaspar Fernández), hasta que éste muere en 1629 y le sucede en el cargo. Durante su magisterio entran al servicio de la catedral otros dos destacados compositores: Juan García de Zéspedes (niño de coro desde 1631 y futuro maestro) y Francisco López Capillas (organista de 1641 a 1648). La música de Gutiérrez de Padilla ha sido estudiada, publicada y ejecutada más que ninguna otra de la época barroca mexicana. A sus 60 obras en latín hay que sumar unas 25 series de villancicos para Navidad y otras festividades (cuyos textos se imprimieron en pliegos), y que incluyen ejemplares de varios géneros étnicos y descriptivos: tocotines, guastecos, negrillas, calendas, ensaladillas, batallas, jácaras y juguetes. La secuencia latina Stabat Mater, integrada por diez sextillas con rima consonante (a, a, b-c, c, b) se atribuida a Inocencio III y al franciscano Jacopone da Todi (s. XIII) y recoge una plegaria que gira alrededor del sufrimiento de María junto a la cruz en la crucifixión de su Hijo. Paradójicamente, el Concilio de Trento y su posterior aplicación relegó su uso en la liturgia católica, alegando que la compleja e intrincada polifonía renacentista impedía reconocer el texto, no bíblico, por otra parte, y que, con el tiempo, sufrió algunas variaciones. ¿Sería arriesgado pensar que composiciones similares a esta de Gutiérrez de Padilla, muy sincopada, (aunque anteriores en el tiempo, claro) podrían haberle servido de argumento al Concilio? El uso secular de esta secuencia (poema litúrgico rítmico y rimado) nos demuestra su perennidad y le hace ser una de las composiciones a la que más veces se le ha puesto música: cerca de 200 compositores, de distintas épocas, géneros y estilo. De entre ellas hemos seleccionado, precisamente, el Stabat Mater, op. 138, del alemán J. G. Rheinberger (1839-1901), cuya versión para cuatro voces y órgano nos permitirá constatar la adecuación del texto –completo– con la polifonía de cada una de las cuatro partes en que el autor lo divide, amén de enriquecer nuestra perspectiva musical al poder apreciar el contraste histórico, formal y armónico de esta obra respecto a la de Gutiérrez de Padilla.

 

El Tenebrae factae sunt de Tomás Luis de Victoria (1548-1611) es el quinto responsorio de los 23 que compuso el maestro abulense y que, por la profunda correlación de letra y música, mereció –al igual que otras obras– una especial atención del maestro Falla, quien realizó la versión ‘expresiva’ que aquí presentamos y que acentúa –aún más, si cabe– su espiritualidad. La obra y la figura de Victoria siempre fue un referente para los compositores de todas las épocas, incluidos los de la América hispana, en cuyos archivos se conservan buen número de sus obras. Sin pretender abundar en la exaltación de su figura, es obligado mencionar, además del ya citado Stevenson, al agustino Samuel Rubio, eximio editor de su obra, quien señala que en las piezas compuestas para la liturgia de Semana Santa "brilla la admirable unidad estética, técnica y expresiva, sobresaliendo del conjunto el grupo de las lamentaciones y el de los responsorios, considerando estos como ‘la piedra más preciosa y de mayor valor de este ‘retablo’ de la Pasión de Cristo". El motete O magnum mysterium, uno de los más conocidos e interpretados de Victoria, fue compuesto para la festividad de la Circuncisión y editado, junto a otros 38, en 1572. La versión que presentamos es –de nuevo– la ‘interpretación expresiva’ de Falla. Como ocurre en otros motetes en dos partes, la genialidad de Victoria está en conjuntar las voces de forma variada en cada una de ellas, siendo el ritmo ternario el que apoya la diferenciación de los estilos homófono y contrapuntístico.

 

La segunda parte, dedicada al ciclo de la Natividad de Jesús, se compone de siete obras de cinco autores, dos de ellos ya representados en la primera. Los textos y la música se adecúan, lógicamente, al hecho gozoso del nacimiento del Niño Dios, expresados con una serena alegría, más o menos contenida. Comienza con dos villancicos –Corred, corred zagales y Al empeño, a la lucha– de Manuel de Sumaya (1678-1755). Organista mayor de la catedral, primero, y maestro de capilla, después, Sumaya es uno de los más sobresaliente casos de músico formado totalmente en el ámbito de la música catedralicia de la ciudad de México. En estas dos piezas y en la mayoría de su producción litúrgica, Sumaya se ciñó a los preceptos de la escritura polifónica del XVII, siguiendo el estilo de sus predecesores, López Capillas y Salazar: con una música que oscila entre lo tonal y lo modal, comienzan con un estribillo, continúan con 4 ó 5 coplas que recogen el tema al que se dedica el villancico y finalizan con el estribillo. En el primero, las coplas urgen con premura la presencia de pastores y zagales en el portal para consolar y adorar al Niño; y en el segundo, cabe interpretar las referencias al león como una alabanza al santo Papa León I, Magno (440-461) declarado Doctor de la Iglesia en 1754 por Benedicto XIV (1740-1758). Ambos villancicos presentan un lenguaje de forzada sintaxis y un tanto retórico, propio del barroco.

 

De la serie de villancicos que el ya citado Gutiérrez de Padilla compuso para la Navidad de 1653 presentamos dos. El primero, De carámbanos el día viste, es el séptimo de la serie y es un villancico de los denominados ‘calenda’, donde la forma se invierte y las coplas a 4 voces preceden al estribillo a 6. El título nos inicia en las referencias al invierno y, en un tono cortés y refinado, el compositor malagueño desarrolla con juegos rítmicos de gran vehemencia en todas las voces el verso final "a un Dios magnánimo". El segundo villancico, tercero de la serie, No hay zagal como Gilillo, está compuesto para dos coros, a 3 y 6 voces y nos ofrece la curiosa particularidad del uso exagerado de palabras esdrújulas (concretamente 16), lo que permite al autor una sugerente acentuación rítmica constante que varía melódicamente con cada verso. El resultado es una música de inmediato impacto sensual y que permite apreciar los finos retruécanos del texto.

 

Del poblano Juan García de Zéspedes (1619?-1678), sucesor de Gutiérrez de Padilla como maestro de capilla (1664-1678), hemos seleccionado una de sus piezas más conocidas: el ‘juguete’ (= composición de tono festivo) Convidando está la noche, conservado en la colección del musicólogo mexicano Gabriel Saldívar. Este villancico presenta el interés de que el estribillo, llamado guaracha (canción y/o baile popular en parejas, generalmente picaresco o satírico), se alterna como respuesta al ‘juguete’, y constituye el primer ejemplo existente de este género musical afrocubano, tan rítmicamente gozoso, incorporado a composiciones religiosas en las que texto y música se funden con alegría para cantar alabanzas al divino Infante.

 

Como final de concierto presentamos una obra de Gaspar Fernández (1563/71-1629), compositor de gran interés que ejerció como maestro de capilla en Puebla entre 1606 y 1629, aunque su música –en su mayoría villancicos– se conserva en la Catedral de Oaxaca. Estas obras son de indudable valor por la variedad de idiomas que utilizan: castellano, portugués, ‘byscaino’, en ‘negro’, en ‘indio’, lo que nos permite observar y comprender la presencia de la cultura africana en América a principios del siglo XVII, con representaciones dentro y fuera del templo, combinando sabiamente lo religioso y lo profano, lo divino y lo humano, lo severo y lo humanístico. Prueba de ello es el ‘guineo’ (= baile de movimientos violentos y gestos cómicos, propio de la gente de raza negra) titulado Eso rigor e’repente, datado en 1615. El texto alude a la visita que unos negros hacen al Niño Jesús, con varios caracteres dignos de mención como onomatopeyas y rasgos léxicos propios, omisiones del plural tanto en verbos como en nombres y adjetivos, lo que produce abundantes discordancias.

 

 

TEXTOS

 

Hanaq pachap kusikuynin

Hanaq pachap kusikuynin
Waranqakta much'asqayki
Yupay ruru puquq mallki
Runakunap suyakuynin
Kallpannaqpa q'imikuynin
Waqyasqayta.

 

Uyariway much'asqayta
Diospa rampan Diospa maman
Yuraq tuqtu hamanq'ayman
Yupasqalla, qullpasqayta
Wawaykiman suyusqayta
Rikuchillay.

 

Alegría del cielo
te adoro mil veces
fruta preciosa de árbol fructífero,
esperanza que anima
y da soporte a los hombres,
oye mi oración,

 

Atiende nuestras súplicas
oh, columna de marfil, madre de Dios
de iris hermoso, amarillo y blanco,
recibe esta canción que te ofrecemos,
ven a nuestra ayuda,
muéstranos el fruto de tu vientre.

 

Tenebrae factae sunt

Tenebrae factae sunt,
dum crucifixissent Jesum Judaei:
et circa horam nonam

exclamavit Jesus voce magna:
Deus meus, ut quid me dereliquisti?
Et inclinato capite, emisit spiritum.
Exclamans Iesus voce magna ait:
Pater, in manus tuas commendo spiritum meum.

Et inclinato capite, emisit spiritum.

 

Se hizo la oscuridad
cuando los judíos crucificaron a Jesús:
y hacia la hora novena

Jesús exclamó en voz alta:
Dios mío, ¿por qué me has abandonado?
E inclinando la cabeza, exhaló su espíritu.
Exclamando en voz alta, Jesús dijo:
"Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu".
E inclinando la cabeza, exhaló su espíritu.

 

Stabat Mater dolorosa

1. Stabat Mater dolorosa

iuxta crucem lacrimosa

dum pendebat Filius.

 

2. Cuius animam gementem,

contristatam et dolentem

per transivit gladius.

 

3. O quam tristis et afflicta

fuit illa benedicta

Mater Unigeniti.

 

4. Quae moerebat et dolebat

Pia Mater dum videbat

nati poenas incliti.

 

5. Quis est homo qui non fleret

Matrem Christi si videbat

in tanto supplicio?

 

6. Quis non posset contristari

Christi Matrem contemplari

dolentem cum Filio?

 

7. Pro peccatis suae gentis

vidit Jesum in tormentis

et flagellis subditum.

 

8. Vidit suum dulcem natum,

moriendo desolatum

dum emisit spiritum.

 

9. Eia Mater, fons amoris,

me sentire vim doloris

fac, ut te cum lugeam.

 

10. Fac ut te ardeat cor meum

in amando Christum Deum

ut sibi complaceam.

 

11. Sancta Mater istud agas

crucifixi fige plagas

cordi meo valide.

 

12. Tui nati vulnerati

tam dignati pro me pati

poenas mecum divide.

 

13. Fac me vere tecum pie flere

crucifixo condolere,

donec ego vixero.

 

14. Iuxta crucem tecum stare,

te libenter sociare

in planctu desidero.

 

15. Virgo Virginum praeclara

mihi iam non sis amara:

fac me tecum plangere.

 

16. Fac ut portem Christi mortem

pasionis fac consortem

et plagas recolere.

 

17. Fac me plagis vulnerari,

fac me cruce inebriari

et cruore Filii.

 

18. Flammis ne urar succensus

per te Virgo, sim defensus

in die juditii.

 

19. Fac me cruce custodiri

morte Christi praemuniri

confoveri gratia.

 

20. Christe, cum sit hinc exire,

da per matrem me venire

ad palmam victoriae.

 

21. Quando corpus morietur,

fac ut animae donetur

paradisi gloria.

 

1. Estaba la Madre dolorosa

junto a la Cruz, llorosa,

mientras pendía el Hijo.

 

2. Cuya ánima gimiente,

entristecida y doliente

atravesó la espada.

 

3. ¡Oh cuán triste y afligida

estuvo aquella bendita

Madre del Unigénito!

 

4. Languidecía y se dolía

la piadosa Madre que veía

las penas de su excelso Hijo.

 

5. ¿Qué hombre no lloraría

si a la Madre de Cristo viera

en tanto suplicio?

 

6. ¿Quién no se entristecería

a la Madre contemplando

con su doliente Hijo?

 

7. Por los pecados de su pueblo

vio a Jesús en los tormentos

y doblegado por los azotes.

 

8. Vio a su dulce Hijo

muriendo desolado

al entregar su espíritu.

 

9. Ea, Madre, fuente de amor,

hazme sentir tu dolor,

contigo quiero llorar.

 

10. Haz que mi corazón arda

en el amor de Cristo Dios

para complacerle.

 

11. Santa Madre, yo te ruego

que me traspases las llagas

del Crucificado en el corazón.

 

12. De tu Hijo malherido

que por mí tanto sufrió

reparte conmigo las penas.

 

13. Déjame llorar contigo

condolerme por tu Hijo

mientras yo esté vivo.

 

14. Junto a la Cruz contigo estar

y unirme a tu llano

es mi deseo.

 

15. Virgen de Vírgenes preclara

no te amargues ya conmigo,

déjame llorar contigo.

 

16. Haz que llore la muerte de Cristo,

hazme partícipe de su pasión,

haz que me quede con sus llagas.

 

17. Haz que me hieran sus llagas,

haz que con la Cruz me embriague,

y con la sangre de tu Hijo.

 

18. Para que no me queme en las llamas,

defiéndeme tú, Virgen santa,

en el día del juicio.

 

19. Haz que sea protegido por la cruz,

defendido por la muerte de Cristo

y confortado por su gracia.

 

20. Cristo, cuando de aquí deba irme,

Concédeme por tu Mare llegar

A la palma de la victoria.

 

21. Cuando el cuerpo sea muerto,

haz que al ánima sea dada

la gloria del Paraíso.

 

Corred corred zagales

Estribillo

Corred, corred zagales

corred, corred, pastores

que el Dios recién nacido,

llorando enternecido

sus ojos flechan

líquidos ardores,

Adorad zagales,

adorad pastores

sus bellos resplandores,

corred, corred zagales,

corred, corred pastores

que llora tierno

el Dios de los amores.

 

Coplas

1. Zagales que ha llorado,

el tierno Dios nacido,

pastores que ha gemido

el dulce amor sagrado.

De pocos adorado

y llora porque siente

del hombre la tibieza.

Y así con más viveza,

zagales y pastores,

adoremos al Dios de los amores.

 

2. Zagales que Dios llora

con ansias que respira.

pastores, que suspira,

y el Ángel se enamora.

Su llanto el suelo dora

llorando al hombre llama

que adore su hermosura.

Y así con fiel tersura,

zagales y pastores.

Adoremos al Dios de los amores.

 

3. Zagales que carece

de alivio y dolor tanto.

Pastores que su llanto

los riscos enternece.

Los montes, aun parece

a obsequios nos empeñan

dos brutos inclinados.

Y así también postrados

zagales y pastores.

adoremos al Dios de los amores.

 

4. Zagales que en sus ojos

incendio son las perlas.

Pastores que al verterlas

se fraguan rayos rojos.

Del llano son despojos

las almas amorosas

repiten dulces vuelos.

Y así con más desvelos

zagales y pastores.

Adoremos al Dios de los amores.

 

Al empeño, a la lucha

Estribillo

Al empeño, a la lucha

De la tierra, del agua,

Del aire, del fuego

Salió el lón

Por la tierra, alegando,

Como rey su justicia

Verdad y derecho.

 

Coplas

1. Que la Santidad de Pedro

toque a la tierra es preciso,

puesto que fue león primero,

por el cordero divino.

 

2. Como príncipe en la tierra,

león obstenta su dominio,

con la cuartana, que en llanto,

le causa antiguo delicto.

 

3. No menos león coronado

la tierra le jura invicto,

los ojos abriendo al mundo

aun cuando está más dormido.

 

4. Del gallo, león coronado,

teme el humor cristalino,

y el apóstol león al canto

tiembla de verse convicto.

 

5. Luego como león primero,

que los clementes y píos,

de su santidad la tierra

debe alegar el principio.

 

O magnum mysterium

O magnum mysterium,
et admirabile sacramentum,
ut animalia viderent Dominum natum,
jacentem in praesepio!
Beata Virgo, cujus viscera
meruerunt portare
Dominum Christum. Alleluia.


¡Oh gran misterio,
y maravilloso sacramento,
que los animales deben ver al recién nacido Señor,
acostado en un pesebre!
Bienaventurada la Virgen, cuyo vientre
fue digno de llevar
a Cristo el Señor. Aleluya.

 

De carámbanos el día viste

Romance

1. De carámbanos el día
viste y compone los campos,
desflorando la esmeralda
por que salga lo escarchado.

2. El cristal que se divide
recoge, a fuerza de embargos,
para que brille en sus ondas
uno y otro pasamano.

3. No es por lisonja la gala
divisa del color blanco,
sino por lo azul de un cielo
que lo va menospreciando.

4. Esta niña graciosa,
cuyo vientre soberano
nos ha de dar esta noche
a un Dios que va de encarnado.

5. Caminad, Virgen y Madre,
le dice el esposo casto,
que la carga es peregrina
y vuestro mayor descanso.

6. El oriente de Belén
no podrá llamarse ocaso,
que es el fin de este camino
y principio a un bien tan alto.

7. Moved el paso a una dicha.
No por gozar del regalo
que lleváis con vos, Señora,
caminéis tan paso a paso.

8. Obligada con el ruego
da nueva envidia a los prados,
y derretida la nieve
la rinden sus alabastros.

Estribillo
Y los cielos, al verla, benévolos,
con tiernos cánticos
la celebran, formando sus dísticos
perlas al tálamo
que Belén le dedica, honorífico,
a un Dios magnánimo.

 

No hay zagal como Gilillo

No hay zagal como Gilillo

que de uno y otro tonillo

nos llena el portal glorioso,

y al Niño hermoso

le divierta con cantares

a docenas y a millares,

y en esta noche gentil

arrimando lo pastoril,

deja la rústica máscara,

toma política brújula

y a todo ruedo se esdrújula

de cuantas veces se enjácara,

oigan, oigan lo que ha cantado,

despuntando de entendido,

al pastorcico garrido,

al zagalejo chupado,

calle lo bélico,

cese lo jácaro,

cante armónicos

músicos pájaros,

hagan los céfiros,

entre los álamos,

a un rey pacífico

líricos cánticos.

 

Convidando está la noche

Juguete

Convidando está la noche
aquí de músicas varias
Al recién nacido infante
canten tiernas alabanzas
Alegres cuando festivas
unas hermosas zagales
Con novedad entonaron
juguetes por la guaracha.

Responsión (guaracha)
¡Ay, que me abraso, ay!

divino dueño, ¡ay!
en la hermosura, ¡ay!

de tus ojuelos, ¡ay!
¡Ay, cómo llueven, ¡ay!

ciento luceros, ¡ay!
rayos de gloria, ¡ay!

rayos de fuego, ¡ay!
¡Ay, que la gloria, ay!

del portaliño, ¡ay!
ya viste rayos, ¡ay!

si arroja hielos, ¡ay!
¡Ay, que su madre, ay!

como en su espero, ¡ay!
mira en su lucencia, ¡ay!

sus crecimientos, ¡ay!
¡En la guaracha, ay!

le festinemos, ¡ay!
mientras el niño, ¡ay!

se rinde al sueño, ¡ay!

¡Toquen y bailen, ay!

porque tenemos, ¡ay!
fuego en la nieve, ¡ay!

nieve en el fuego, ¡ay!
¡Pero el chicote, ay!

a un mismo tiempo, ¡ay!
llora y se ríe, ¡ay!

qué dos extremos, ¡ay!
¡Paz a los hombres, ay!

dan de los cielos, ¡ay!
a Dios las gracias, ¡ay!

porque callemos, ¡ay!

 

Eso rigor e repente

Eso rigor e repente
juro a qui se ni yo siquito
que aun que nace poco branquito turu
somo noso parente
no tenemo branco grande
- tenle primo, tenle calje
husie husia paracia
- toca negriyo tamboriiyo
Canta parente.

Sarabanda tenge que tenge
sumbacasu sucumbe.

Ese noche branco seremo
O Jesu que risa tenemo
o que risa Santo Tomé.

Vamo negro de Guinea
a lo pesebrito sola
no vamo negro de Angola
que saturu negla fea.

Queremo que niño vea
negro pulizo y galano
que como sanoso hermano
tenemo ya fantasia.

Toca viyano y follia
bailaremo alegremente.

Gargantiya le granate
yegamo a lo sequitiyo
manteyya rebosico
comfite curubacate.

Y le cura a te faxue
la guante camisa
capisayta de frisa
canutiyo de tabaco.

Toca preso pero beyaco
guitarria alegremente.

Sarabanda tenge que tenge
sumbacasu cucumbe
ese noche branco seremo.

O Jesu que risa tenemo
o que risa Santo Tomé. 

Curriculum Intérprete


 

Héctor Eliel Márquez, director. Ha sido director asistente del Coro de la OCG, y actualmente dirige también Numen Ensemble y la Schola Pueri Cantores de la Catedral de Granada, formaciones con las que ha grabado varios discos en el sello IBS Classical. Profesor Superior de piano, amplió su formación musical con un Máster de Especialización en Interpretación Histórica en la Schola Cantorum Basiliensis (Suiza). Además, acumula un corpus significativo de obras como compositor de música vocal y coral (Primer Premio en la VI edición del Concurso Internacional de Composición de la ACCP), e imparte clases de Repertorio en el Conservatorio Superior de Música de Granada.

 

Orfeón de Granada. El Orfeón de Granada nace en abril de 2003 con una clara vocación de acercar al público en general las grandes obras del repertorio sinfónico-coral. Así, se han abordado obras maestras como el Requiem y la Misa de la Coronación de Mozart, el Carmina Burana de Carl Orff, el Te Deum de Charpentier, el Requiem de L. Cherubini, Beatus Vir de Vivaldi, o la Misa Brevis de Sancti Joannis de Dieo de Haydn, con favorables resultados de crítica y público. El primer director fue Ángel López Carreño al que siguió Francisco Ruiz. Actualmente dirige Héctor Eliel Márquez. Además, el Orfeón ha intervenido en las últimas ediciones de El Mesías de Haendel en el Auditorio Manuel de Falla de Granada, en los montajes del conocido "Mesías participativo" de la Fundación La Caixa, junto con la Orquesta Ciudad de Granada y bajo la dirección de batutas tan prestigiosas como Christoph Spering, Harry Cristopher, Jean-Jacques Kantorow o Andrea Marcon, así como otras participaciones en otros ciclos culturales, como "Música en los monumentos". Enfrentarse a estas grandes obras y actuar preferentemente junto a conjuntos orquestales es, precisamente, la filosofía principal del Orfeón y la razón de ser de su proyecto, si bien su repertorio se completa con piezas ‘a capella’ o con acompañamiento de piano u órgano, especialmente de la literatura romántica (Mendelssohn, Brahms...). En mayo de 2006 fue editado el primer CD del Orfeón con un programa lírico presentado en el Auditorio Manuel de Falla, que supuso una primera y exitosa incursión del Orfeón en el terreno de la ópera y la zarzuela, junto con la aclamada soprano granadina Mariola Cantarero. Durante el mes de mayo del año 2007, el Orfeón de Granada ingresa en la trayectoria de grandes agrupaciones corales realizando un intercambio internacional con el Gran Coro del Instituto Berthold, de la ciudad de Friburgo (Alemania). En ese mismo año (a mediados de noviembre), el Orfeón visita nuevamente la ciudad alemana, en esta ocasión invitado por la Orquesta y Coro Bach de Friburgo (ambas formaciones profesionales) y por parte de sus autoridades para participar en un Encuentro Internacional entre las ciudades hermanadas con la ciudad germana. Más de 200 voces (y de las que el Orfeón aportó el grupo más nutrido), cantaron la Novena Sinfonía y la Fantasía op. 80 para piano, orquesta y coro de L. van Beethoven. El Orfeón tuvo ocasión, igualmente, de ofrecer un concierto con piezas de la literatura musical española haciendo un recorrido por diferentes épocas de nuestra historia. En 2008 fue  editado el segundo CD del Orfeón con motivo del concierto interpretado en marzo de dicho año integrando obras de Vivaldi (Beatus Vir), Bach (Ich lasse dich nicht) y Haydn (Missa Brevis de Sti. Johannis de Deo). En julio del año 2009 interviene, junto al Coro de la OCG, en el Festival Internacional de Música y Danza de Granada con la obra Choros nº 10 de Heitor Villa-Lobos. En el año 2010, entre otras actuaciones, realizó la ópera Dido y Eneas de Purcell, intervino en el Festival Internacional de Música y Danza de Úbeda (Jaén) interpretando el Requiem de Fauré, y participó en el FEX con un concierto de música coral iberoamericana titulado "Musica entre dos orillas". En el año 2011 interpreta en la Capilla Real de Granada el Oficium Defunctorum de T. L. de Victoria y en el Auditorio Manuel de Falla Ein Deutsches Requiem (Un Réquiem Alemán) de Brahms, esta última en colaboración con el Coro Bach de Friburgo. En el año 2012 realiza un programa de música coral contemporánea y participa, nuevamente, en colaboración con el coro Bach de Friburgo, en el estreno de la original obra de Rainer Pachner Ludus Danielis, interpretándola tanto en Friburgo (Alemania) como en Padua (Italia). En el actual 2013 ha intervenido en el homenaje al granadino Maestro Alonso (1890-1948) y, finalmente, con motivo del  X Aniversario del Orfeón, ha interpretado el Réquiem de Mozart, ambas actuaciones en el Auditorio Manuel de Falla.

Volver atrás

           logotipo facebook   logotipo twitter

logo úbeda y baeza patrimonio de la humanidad

logo rema

logo fest clásica

logo premio publico

CSIC