Está en:  » Inicio  » Conciertos  » Edición 2012

 

Edición 2012

Concierto


MINISTRILES NOVOHISPANOS: OBRAS DEL MANUSCRITO 19 DE LA CATEDRAL DE PUEBLA (MÉXICO)

Lugar


LA GUARDIA, IGLESIA DE LA ASUNCIÓN (ANTIGUO CONVENTO DE DOMINICOS)

Fecha


VIERNES, 16 DE NOVIEMBRE DE 2012, 19.30 H.

Director


Fernando Pérez Valera

Intérprete


ENSEMBLE LA DANSERYE

Componentes


Fernando Pérez Valera, corneta, sacabuche, orlo y flautas dulces

Juan Alberto Pérez Valera, corneta, chirimías, bajoncillos, orlo y flautas dulces

Luis Alfonso Pérez Valera, sacabuche, orlo y flautas dulces

Eduardo Pérez Valera, bajón, bajoncillos, chirimías, orlo y flautas dulces

Manuel Quesada Benítez, sacabuche 

 

La Danserye 

 

Programa


 

I. Fabordones y obras litúrgicas

Gil de Ávila (fl. 1574-1597?)

Versos de sexto tono (5vv)

 

Rodrigo de Ceballos (ca. 1525-1581) 

Himno Nobis datus (5vv)

 

Francisco Guerrero (1528-1599) 

Motete Pie pater Hieronime (5vv)

Motete Gloriose confessor (4vv)

Motete Iste Sanctus (4vv)

 

II. Obras en romance: canciones y madrigales

Philippe Rogier (ca. 1561-1596) 

Canción [sin texto] (5vv)

Canción [sin texto] (5vv)

 

Orlando di Lasso (1532-1594) 

Canción [sin texto] (5vv)

Canción [sin texto] (5vv)

 

Pedro Ruimonte (1565-1627) 

Madrigal Mi ausencia (4vv)

Madrigal En este fértil monte (4vv)

 

Juan Navarro (ca. 1530-1580) 

Madrigal Sobre una peña (4vv)

 

Rodrigo de Ceballos (ca. 1525-1581) 

Madrigal Dime, manso viento (4vv)

 

Francisco Guerrero

Madrigal Adiós verde ribera (4vv)

 

Clément Janequin (ca.1485-1558) 

Canción Batalla (4vv)

 

Philippe Rogier

Canción [sin texto] (5vv)

 

 

Proyecto musicológico: Javier Marín López

 

EN COLABORACIÓN CON EL OBISPADO DE JAÉN 

 

Obispado de Jaén 

 

Notas programa


Javier Marín López

 

Ministriles novohispanos

 

La presencia de música para ministriles de origen europeo en el virreinato de Nueva España se remonta a la misma llegada de Hernán Cortés a México-Tenochtitlan. De la crónica de Cristóbal de Pedraza, obispo de Honduras, se infiere que Cortés solía llevar un grupo de instrumentistas de viento en sus expediciones. En una de ellas, realizada en territorio hondureño en 1524-26, Cortés iba acompañado de cinco ministriles que tañían chirimías, sacabuches y dulzainas. Entre ellos se incluía el célebre Bartolomé de Medrano, quien en 1531 fue uno de los primeros instrumentistas asalariados en la Catedral de Toledo y que se convirtió en el único superviviente de esa aciaga expedición en la que perecieron sus cuatro compañeros, todos ellos sevillanos. Estos primeros instrumentistas, secundados por otros llegados en sucesivas oleadas desde Castilla, enseñaron a los indígenas a tocar toda clase de instrumentos, en particular de viento (flautas, chirimías, cornetas y sacabuches). La habilidad y gusto de los naturales por la construcción e interpretación de instrumentos, testimoniada unánimemente por los cronistas, condujo a una rápida expansión de la práctica instrumental. Una consecuencia inmediata de este proceso fue la incorporación de grupos de ministriles estables a instituciones eclesiásticas, fundamentalmente catedrales. 1543 fue el año en que se documenta por primera vez un grupo de ministriles en la Catedral de México, aunque desde seis años antes encontramos instrumentistas pagados por el regidor del Ayuntamiento de México para participar en la procesión de San Hipólito, patrón de la ciudad.

 

Pese a la imprescindible presencia de los ministriles en las distintas festividades celebradas dentro y fuera de las catedrales, el repertorio conservado es exiguo, debido en parte a que los libros para uso de los instrumentistas eran propiedad particular de los propios músicos, y no de los respectivos cabildos. No obstante, hay referencias ocasionales a estos volúmenes en las actas capitulares y los inventarios históricos. En este contexto de ausencia generalizada de fuentes instrumentales, reviste particular importancia el manuscrito 19 de la Catedral de Puebla (México), único libro para uso de ministriles localizado hasta la fecha en catedrales del Nuevo Mundo. El manuscrito no está fechado, pero distintas evidencias apuntan a que pudo ser copiado por el ministril José de Burgos en 1672. Esta tardía cronología hace del MS 19 el último eslabón de este tipo de fuentes y permite aproximarse al repertorio interpretado por ministriles antes de la incorporación a las capillas eclesiásticas de los violines, con quienes se produjeron importantes cambios estilísticos en el repertorio instrumental. 

 

Aunque el manuscrito ha perdido los 25 primeros folios, contiene 117 composiciones de autores de la segunda mitad del siglo XVI, a quienes se sumaron algunos maestros activos en el primer tercio del XVII. Junto a los grandes polifonistas del periodo, tanto nacionales (Francisco Guerrero, Rodrigo de Ceballos y Juan Navarro) como extranjeros (Orlando de Lasso, Philippe Rogier -flamenco activo en Madrid- o Pedro Ruimonte -aragonés que trabajó en la corte ducal de Bruselas, donde publicó sus obras-) encontramos otros maestros activos en instituciones del entorno andaluz hoy poco conocidos, pero que en su día gozaron de gran popularidad como Gil de Ávila (maestro de capilla en la Colegiata de Antequera, el Hospital de Santiago de Úbeda o la Santa Capilla de San Andrés de Jaén), Juan de Riscos (maestro en Antequera y la Catedral de Jaén) o Ginés Martínez de Gálvez (maestro en la parroquia de Huéscar y las colegiatas de Olivares y San Salvador de de Sevilla). Para estos últimos, las obras aquí presentadas son, además de inéditas, las únicas conservadas en archivos del Nuevo Mundo. Como ejemplo de producción local, se incluyen piezas de Hernando Franco, maestro de capilla en las catedrales de Santo Domingo, Cuba, Guatemala y México, donde murió en 1585.

 

Con suele ocurrir en los libros de ministriles, el repertorio del MS 19 se divide en dos grandes categorías: piezas litúrgicas para las Horas del Oficio (fabordones, motetes e himnos) y obras en vernácula, ya sean religiosas o profanas (madrigales, chansons y villanescas), de las que ocasionalmente se aporta el íncipit textual con dos o tres palabras. Puebla 19 probablemente sea una antología copiada a partir de una o varias fuentes instrumentales anteriores en uso en la catedral, de las que seleccionaron unas obras (arraigadas en el repertorio de la capilla), se descartaron otras (por su falta de su uso o de interés para los ministriles) y se incorporaron nuevas piezas tomadas de libros impresos o de otras antologías instrumentales, en un proceso de permanente renovación del repertorio. El presente programa pretende ofrecer una selección que consideramos representativa de la variedad y riqueza del contenido del manuscrito, tanto en autores, procedencias y cronologías como en géneros, funciones y estilos.

 

Este concierto presenta otras novedades que aspiran a conseguir una sonoridad no auténtica, pero sí históricamente informada. Los intérpretes tocarán directamente a partir de una reproducción facsimilar del manuscrito original, leyendo la antigua notación mensural para así recrear una práctica hoy perdida. Ello supone una forma totalmente distinta de concebir y escuchar el repertorio, con un fraseo más libre y no sujeto a las barras de compás, lo que requiere también de una mayor coordinación y dificultad para los ejecutantes. Por otro lado, las combinaciones instrumentales no son arbitrarias, sino que se basan en criterios históricos y beben directamente de las referencias documentales a la práctica instrumental en actas de cabildo y ceremoniales catedralicios de los siglos XVI y XVII y tratados teóricos que tocan el tema instrumental (Melopeo y Maestro de Pietro Cerone, 1613 o Escuela Música de Pablo Nasarre, que aunque publicado en 1723-24 refleja práctica anterior). Las combinaciones utilizadas por los instrumentistas son de dos tipos: puras, con un mismo tipo de instrumento tocado en consort (flautas dulces y orlos) y mixtas, es decir, mezclando distintas tímbricas (chirimías con sacabuches; chirimías, cornetas y sacabuches; cornetas, bajoncillo, bajón y sacabuche; y cornetas mudas y sacabuche). 

 

Curriculum Intérprete


Ensemble La Danserye. El Ensemble La Danserye surge de la inquietud de cuatro hermanos por recuperar los instrumentos de viento que existieron en la Edad Media, Renacimiento y Barroco con la finalidad de revivir los conjuntos de ministriles, grupos de instrumentistas de viento que tuvieron un papel fundamental en la vida musical de este período. Su primer concierto tuvo lugar en 1998 en Calasparra (Murcia), localidad origen de los componentes del grupo, y a partir de ese momento han sido muy numerosas las actividades del conjunto en diversos ámbitos, teniendo como base la investigación organológica de los instrumentos, su reconstrucción y su interpretación justificada con criterios históricos rigurosos. Sus miembros han realizado cursos especializados en diferentes campos de la música antigua, siendo grupo residente en los Cursos de la Universidad Internacional de Andalucía, en el marco del Festival de Música Antigua de Úbeda y Baeza y de los Cursos Manuel de Falla, asociados al Festival Internacional de Música y Danza de Granada. Entre sus profesores se cuentan especialistas como Jean Tubéry, Josep Borrás, Renate Hildebrand, Douglas Kirk, Jeremy West o Michael Noone, entre otros. Han actuado en festivales de prestigio por toda la geografía española (Tiana-Barcelona, Málaga, Calasparra-Murcia, La Guardia de Álava, Santander, Cuenca, Cáceres, Olivares-Sevilla, Boltaña-Huesca, La Puebla de Híjar-Teruel, Valencia, Alicante, Madrid, etc.) y en el ámbito internacional han realizado una gira por México y conciertos en París (Francia) y La Haya (Holanda). Entre sus actuaciones más destacadas en encuentran sus participaciones en el Festival de Música Antigua de Úbeda y Baeza (desde 2001) y su presencia en el Festival Internacional de Música y Danza de Granada, donde en 2012 han tenido un enorme éxito con un programa sobre la Misa Simile est regnum caelorum de Tomás Luis de Victoria, celebrado en el granadino Monasterio de San Jerónimo. Sus miembros muestran un gran interés por la investigación musicológica, desarrollando una investigación paralela con musicólogos como Juan Ruiz Jiménez, Javier Marín López o Mercedes Castillo. En este sentido, colaboran asiduamente con el Departamento de Música Antigua del Royal Conservatoire de La Haya (Holanda) en el ámbito de la interpretación "históricamente informada", ciudad donde han actuado llevando a cabo programas de polifonía española. En el campo de la ambientación musical histórica es uno de los escasos grupos que ofrecen una reconstrucción integral (con vestuario de época) de festividades sacras o profanas que permiten un acercamiento musical riguroso y coherente, efectuado a partir del estudio de las fuentes documentales e iconográficas. De esta forma han actuado en diversos festivales de Música Antigua (Madrid, Cáceres, Málaga, etc.). Fruto de su interés por ampliar repertorio, también colaboran con la Orquesta Barroca y Coral Polifónica de la Basílica de San Juan de Dios de Granada, con quienes han actuado en gran parte de la geografía española con diversos repertorios, destacando su participación en la ópera King Arthur, de Henry Purcell o en las Exequias Musicales de Schütz, presentadas en el FEX del Festival de Música y Danza de Granada en 2012. Han realizado grabaciones para Radio Nacional de España-Radio Clásica y han grabado seis discos compactos con diversos grupos de Madrid, Granada y Valencia, sobre música renacentista y del primer barroco. 

 

Volver atrás

           logotipo facebook   logotipo twitter

logo úbeda y baeza patrimonio de la humanidad

logo rema

logo fest clásica

logo premio publico

CSIC