Está en:  » Inicio  » Conciertos  » Edición 2012

 

Edición 2012

Concierto


‘LA QUERELLE DES NATIONS’: FRANCIA-ITALIA-ALEMANIA 1700-1750

Lugar


BAEZA, AUDITORIO DE LAS RUINAS DE SAN FRANCISCO

Fecha


DOMINGO, 9 DE DICIEMBRE DE 2012, 13.00 H.

Director


Intérprete


SOLISTAS DE LA ORQUESTA BARROCA DE SEVILLA

Componentes


Orquesta Barroca de Sevilla

Rafael Ruibérriz, flauta

Guillermo Peñalver, flauta

Mercedes Ruiz, violonchelo

Alejandro Casal, clave

 

Orquesta-Barroca-de-Sevilla 

© Foto de: Íñigo Arizmendi.

Programa


 

PRIMERA PARTE

 

Jacques-Martin Hotteterre (1674-1763)

Sonata III en Si m. para dos flautas y bajo continuo

(Sonates en trio pour les flûtes traversières, flûtes a bec, violons, hautbois, &c, livre premier, 1712)

Prélude/Gravement - Fugue/Gay - Grave/Gracieussement - Vivement et croches égales

 

Jean-Baptiste Barrière (1707-1747)

Sonata IV en Fa Mayor

(Livre I para violonchelo y bajo, 1733)

Adagio - Allegro - Adagio - Allegro

 

Marin Marais (1656-1728)

Suite nº 5 en Mi m. para 2 flautas y bajo

Prélude - Fantaisie - Rondeau - Menuet - Sarabande - Passacaille

 

 

SEGUNDA PARTE


Giuseppe Sammartini (ca. 1693-1770)

Sonata nº VI en Re m. para dos flautas y bajo
Adagio - Allegro - Largo - Allegro

 

Johann Sebastian Bach (1685-1750)

Sonata nº I en Sol M. BWV 525 para dos flautas y bajo (original para órgano)
Vivace - Largo - Allegro

 

Georg Philip Telemann (1681-1767)

Trío en Re M. TWV 42 D 5 para 2 flautas y bajo

(Tafelmusik 3ª Producción, 1733)
Andante - Allegro  - Grave/Largo/Grave - Vivace

 

 

Notas programa


 

La Querelle des Nations

 

Juan Ramón Lara

 

El 9 de julio de 2006 Francia jugaba contra Italia en Berlín la final del Mundial de fútbol. Trescientos años antes, eran también italianos y franceses quienes se disputaban la supremacía cultural europea; siglo más brutal y al tiempo más refinado que el XXI, en el XVIII las querellas entre naciones no se dirimían en campos de deportes o reuniones del Banco Central Europeo, sino en el sangriento campo de batalla o en el sutil medio de las disputas artísticas, donde representantes de uno y otro bando demostraban la superioridad intelectual de su nación y el poder de sus respectivos próceres.

 

Muy cercanos al omnipotente Luis XIV, los Hotteterre y Marais hacían entonces en Versalles una música de corte rococó: sencillez formal en sus frases simétricas, delicadeza y sobreabundancia ornamental, pero sobre todo un conservadurismo extremo en el que la música instrumental se ceñía a danzas tradicionales estilizadas, de una rigidez externa sólo parangonable con su apasionado contenido, a veces rayano en lo bizarre: como en las pinturas de Chardin o Watteau, como entre los personajes de Les liaisons dangereuses, hay mucha vida detrás del boato grandilocuente y las formalidades íntimas del protocolo. Lo que aparenta ser siempre igual a sí mismo -una seria sarabande, un frívolo menuet- es siempre diferente.

 

Muy otra era la forma de entender el arte y la música en la barroca Italia: la innovación era obligatoria, la sorpresa y el contraste las marcas de la casa, la imaginación, gustosa obligación. Los autores italianos investigaron nuevas fórmulas armónicas (progresiones, nuevas modulaciones) y abrieron las formas hasta inventar la sonata, la sinfonía y el concierto. A partir de Corelli la sonata en trío se convirtió en el prototipo de la música de cámara, y su influjo cruzó los Alpes hacia Alemania -terreno también entonces del enfrentamiento entre galos y transalpinos-. Poco tardaron los Bach y Telemann en apreciar las inmensas posibilidades de la forma y adaptarla a los usos polifónicos locales, dando al bajo (en nuestro caso, el cello y el clave) un papel melódico tan importante como el de los solistas. Bach incluso adaptó esa textura de trío concertante al órgano, y dedicó a Friedemann, su hijo más talentoso, una colección de exquisitas sonatas que hoy adaptaremos -como cien veces hizo el propio autor- a su medio natural. La flute allemande, instrumento inmejorable para pronunciar las sutilezas melódicas y articulatorias de unos y otros, será el árbitro del enfrentamiento.

 

Como aquel día de verano de 2006, en el que Zidane pasó del refinado panenka al cabezazo a Materazzi, los delicados músicos franceses autodestruyeron su estilo y abrazaron el estilo italiano, no sin antes enfrascarse en una verdadera guerra civil musical, la querelle des bouffons -trasunto de una lucha intelectual entre los tradicionalistas monárquicos y los enciclopedistas que poco tardaría en resolverse a guillotinazos-. Como en 2006, ganó Italia, y los franceses se pasaron, con flautas y bagajes, de su ensimismado manierismo a la rendición incondicional.

 

¿O ganó Bach?

 

Curriculum Intérprete


Solistas de la Orquesta Barroca de Sevilla. La Orquesta Barroca de Sevilla, creada en 1995 por Barry Sargent y Ventura Rico, se sitúa, in­cuestionablemente, en el primer nivel de las agrupaciones españo­las que se dedican a la interpretación de la música antigua con criterios historicis­tas. De ello da cuenta la respuesta del público y de la crítica especializada a sus prestaciones en conciertos y grabaciones. Entre los directores que se han puesto a su frente, podemos destacar: Gustav Leonhardt, Sigiswald Kuijken, Christophe Coin, Jordi Savall, Christophe Rousset, Rinaldo Alessandrini, Monica Huggett, Harry Christophers, Eduardo López Banzo, Andreas Spering, Diego Fasolis, Juanjo Mena y Enrico Onofri, entre otros. Desde 2001, Pedro Gandía Martín desempeña la labor de Director Artístico de la Orquesta Barroca de Sevilla. La Orquesta Barroca de Sevilla, además de la intensa actividad que desarrolla en Sevilla y Andalucía se presenta en importantes festivales y escenarios españoles y europeos (Alemania, Francia, Italia, Suiza...). Tras haber grabado para sellos discográficos como Lindoro, Almaviva y Harmo­nia Mundi, la Orquesta Barroca de Sevilla ha creado el suyo propio OBS-Prometeo, a través del que pretende dar un impulso a su actividad, tanto de difusión como de investigación. Las últimas referencias de este sello son: Sinfonías con ″violoncello obbligato″ de Franz Joseph Haydn, con Christophe Coin y Et in terra pax. Música para la Catedral de Sevilla: Pedro Rabassa (1683-1767), con la soprano Raquel Andueza, La Hispanoflamenca y dirección de Enrico Onofri. Este trabajo ha sido galardonado recientemente con el ″Premio de Interpretación y recuperación de la música española e Iberoamericana durante el año 2011″ por FestClásica. A finales de 2012 será presentado un nuevo disco dedicado a Juan Manuel de la Puente y, en el primer trimestre de 2013, otro con música de Gaetano Brunetti. La Orquesta Barroca de Sevilla ha sido galardonada con el ″Premio Ma­nuel de Falla″ que concede la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía y con el ″Premio Se­villanos en la Onda″ de la emisora sevillana de Onda Cero. En octu­bre de 2011, la or­questa ha obtenido el Premio Nacional de Música 2011, otorgado por el Ministerio de Cul­tura de España. La OBS cuenta con el apoyo y la colaboración del Ministerio de Cultura, Junta de Andalucía, Ayuntamiento de Sevilla, Universidad de Sevilla y de la Fundación José Manuel Lara.

 

Volver atrás

           logotipo facebook   logotipo twitter

logo úbeda y baeza patrimonio de la humanidad

logo rema

logo fest clásica

logo premio publico

CSIC