Está en:  » Inicio  » Conciertos  » Edición 2012

 

Edición 2012

Concierto


1526: UN VIAJE MUSICAL DE VENEZIA A GRANADA

Lugar


BAEZA, SALÓN DE ACTOS (ANTIGUA CAPILLA) DE LA UNIA

Fecha


SÁBADO, 1 DE DICIEMBRE DE 2012, 13.00 H.

Director


Intérprete


MANUEL CASAS Y FLORIS STEHOUWER

Componentes


Manuel Casas, tenor y laúd

Floris Stehouwer, vihuela y laúd 

 

Manuel Casas y Floris Stehouwer

Programa


PRIMERA PARTE

 

Del humanismo…

Adrian Willaert (ca. 1490-1562) / Philippe Verdelot (ca. 1475-1552)

Madonna qual certeçça         

Ben che’l misero cor            

 

Francesco da Milano (1497-1543)

Canon            

 

Adrian Willaert / Philippe Verdelot

Quando amor i begli occhi   

(texto de Francesco Petrarca)           

 

Francesco da Milano

La Spagna

 

Philippe Verdelot

Italia mia                               

(texto de Francesco Petrarca)           

 

Francesco da Milano / Johannes Matelart (antes 1538-1607)

Riccercar Terzo                                

 

… a España

Alonso Mudarra (ca. 1510-1580) 

O gelosia d’amanti    

(texto de J. Sannazaro)

 

La vita fugge                          

(texto de F. Petrarca)

 

Diego Pisador (ca. 1509-desp. 1557) / Adrian Willaert

Madonna mia fa                    

 

 

SEGUNDA PARTE

 

y en España…

Anónimo (siglo XVI) 

Claros y frescos ríos

(texto de Juan Boscán) 

 

Alonso Mudarra

Por ásperos caminos

(texto de Garcilaso de la Vega)

 

Cristóbal de Morales (ca. 1500-1553) / Enríquez de Valderrábano (ca. 1500-ca. 1557)

Et in spiritum sanctum                      

 

…Granada

Miguel de Fuenllana (ca. 1500-1579) / Cristóbal de Morales

De Antequera sale el moro

 

Diego Pisador

La mañana de Sant Juan      

 

Luis de Narváez (ca. 1505-1550/60) 

Fantasía                                

Passeavase el Rey moro 

 

CONCIERTO DEL VIII ENCUENTRO DE LA SOCIEDAD DE LA VIHUELA

Sociedad de la Vihuela

Notas programa


1526: de Venecia a Granada

 

Manuel Casas y Floris Stehouwer

 

En 1526 paseando por los Jardines del Generalife en Granada, el caballero y poeta Juan Boscán fue animado por el embajador veneciano y humanista Andrea Navagiero a probar en lengua castellana sonetos y otras artes de trovas usadas por los buenos autores de Italia. Apoyado por su amigo Garcilaso de la Vega y junto a Diego Hurtado de Mendoza, Boscán introdujo en España una nueva forma de hacer poesía con estética italianizante que se convertiría en fuente de inspiración para tantos otros poetas y músicos de su país. En la Italia de comienzos del XVI, la obra de Francesco Petrarca sigue siendo el modelo de perfección poética para pensadores, poetas y músicos. Así lo confirmó el veneciano Pietro Bembo (1470-1547), noble y erudito mayormente responsable de la elevación de las normas literarias tanto entre escritores, como entre lectores y oyentes.

 

El entorno musical de este momento vio nacer la forma madrigal, una música pensada para acompañar un texto de calidad literaria que adoptaba una forma anti-estrófica para plasmar el contenido variable de las sucesivas estrofas.

 

Philippe Verdelot, junto a Constanzo Festa, es considerado padre de esta forma musical. De Verdelot pocos datos biográficos son conocidos. Con posible origen francés, trabajó en Venecia y en Florencia y pudo ver su obra publicada tanto en libros dedicados exclusivamente a sus madrigales como en recopilaciones de diversos autores que le hicieron popular en toda Europa. En 1536 Ottaviano Scotto publicó los arreglos para voz solista y laúd que el gran maestro y fundador de la Escuela Veneciana Adrian Willaert hizo de 22 de los madrigales de Verdelot. Entre ellos están Madonna qual certeza, cuyo texto está en la tradición poética de la Madonna idealizada, influencia del petrarquismo y del neoplatonismo, Ben che’l misero cor, cuyo tema es el amor no correspondido y Quando Amor i begli occhi, que contiene los dos cuartetos del soneto nº 167 del Cancionero de Petrarca. Siguiendo este tipo de arreglo, Italia mia contiene el poema nº 128 del Cancionero petrarquiano, una adaptación actual del madrigal de Verdelot. Esta misma obra junto con otros madrigales de Verdelot fueron adaptados por Enríquez de Valderrábano en su libro Silva de Sirenas.

 

Francesco Canova da Milano (1497-1543) fue reconocido en toda Europa como el mejor compositor de laúd de su tiempo. Figura clave en la historia de la música renacentista para cuerda pulsada, fue capaz de adaptar al laúd la gran polifonía vocal de su tiempo, creando una nueva manera de tocar este instrumento en la que era posible desarrollar el contrapunto imitativo de varias voces a lo largo de una obra. En 1559 se publicó el libro Intavolatura de leuto de Joannes Matelart, que pasó a formar parte de una serie abundante de libros editados en esta década dedicados a la forma de fantasía y recercar. Encontramos entre sus propias creaciones recercares y fantasías de Da Milano para los que Joannes compuso un segundo laúd afinado un tono más agudo que el de la composición original.

 

Ya en España, nos fijamos en la figura de Alonso Mudarra (ca. 1510-1580) quien pasó su juventud en Guadalajara, en casa de los Duques del Infantado, Diego Hurtado de Mendoza e Iñigo López, donde desarrolló su educación musical y su gusto por la poesía. En 1529 probablemente viajó con Íñigo López a Italia, acompañando al rey Carlos V. En su música, el estilo cultivado en Italia, a su vez de corte franco-flamenco, es una importante influencia. Entre la música para vihuela y voz que aparece en sus Tres libros de Música en cifras para vihuela (1546) encontramos composiciones para textos con métricas traídas de Italia. Entre otras O gelosia da’amanti con soneto de La Arcadia de Sannazaro, La vita fugge y Por ásperos caminos, sobre sonetos de Petrarca y Garcilaso. El soneto de Boscán Claros y frescos ríos, tal vez influido por Chiare, fresche, dolci acque de Petrarca, fue también puesto en música por Mudarra y otros compositores.

 

La tradición poética del romance fue motivo de inspiración para nuestros vihuelistas. Son varios los romances que nos acercan a la región de Granada y a la toma de una Al-Ándalus en decadencia bajo las fuerzas cristianas. Luys de Narváez nació en Granada en 1505. Músico profesional de gran formación académica estuvo probablemente al servicio del ubetense Francisco de los Cobos, secretario de Carlos I, quien ocupó varios cargos administrativos en Granada en 1526 y que pudo actuar como su mecenas. Es probable que Narváez acompañara a Cobos en los viajes que emprendió con la Corte, que entre otros destinos, le llevaron a Italia durante los años 1529 y 1530. Allí Narváez conoció el nuevo estilo musical. Aunque no hay fuentes que confirmen un encuentro personal entre Narváez y Da Milano, sí es cierto que Narváez conoció bien su música. El propio rey menciona en el privilegio que otorgó a Nárvaez para la publicación de sus Seys Libros del Delphin (1538) que Narváez había compilado muchas obras del milanés y hace referencia al nuevo estilo musical que adoptó Narváez diciendo que es "muy gencioso y claro y tan nuevo que fasta agora no se ha visto en España".

 

 

TEXTOS

 

Madonna, qual certeza

Madonna, qual certeza

Haver’ si può maggior del mio gran foco

Che veder’ consumarmi poco a poco?

Oimè, non conoscete, che per mirarvi fiso

Son col pensier da me tanto diviso

Che transformarmi sento in quel’ che sete?

Lasso, non v’accorigiete

Che poscia che io fu pres’al vostro laccio,

Arrosso, impaledisco, ardo et aghiaccio?

Dunque, se ciò vedete,

Madonna, qual certeza

Haver’ si può maggior del mio gran foco

Che veder’ consumarmi poco a poco?

 

Señora, ¿qué certeza podéis tener mayor de mi gran ardor

Que verme consumir poco a poco?

¡Ay de mí! ¿No sabéis que por miraros fijamente

tengo tan dividido el pensamiento que me siento transformar en aquel que añora ?

Ay, ¿no os dais cuenta que desde que fui preso en vuestro lazo

Enrojezco, empalidezco, ardo y me congelo?

Así pues, si esto podéis ver,

Señora, ¿qué certeza podéis tener mayor de mi gran ardor

Que verme consumir poco a poco?

 

Ben che’l misero cor

Ben che’l misero cor lasso tal hora

Porga breve riposo

Nutrito di speranz’a longi affanni,

Cotal risurge in me poscia l’ardore,

Che per maggiore mei danni,

Ritorna al mio grave stato penoso.

Perche si forte fù il laccio amoroso,

Nel qual ni mei primi anni

Mi legó amor, madonna, e la mia sorte,

Che scioglier non mi po se non la norte.

 

Bien mi pobre corazón, ay,

a veces ofrece un breve descanso

alimentado de esperanza en sus largas preocupaciones.

Renacen en mí las pasiones

y con mayores daños retorno a mi profundo estado penoso,

en el que en mis primeros años, señora, tanto me ató el amor a mi destino

que liberarme no puede sino la muerte.

 

Quando amor i begli occhi 

Quando amor i begli occhi a terra inchina

E i vaghi spirti in un sospiro accoglie

Con le soe mani, et poi in voce gli scioglie

Chiara, soave, ancgelica, divina.

 

Sento far del mio cor dolce rapina.

Et si dentro cangiar et voglie

Ch’i dio "hor fien di me l’ultime spoglie

Se’l ciel si honesta norte mi destina.

 

Cuando Amor su mirada al suelo inclina
y el bello aliento en un suspiro acoge
con las manos, y en voz después lo escoge
clara, suave, angélica, divina,

siento en el corazón que se confina
y tanto dentro de él me sobrecoge,
que pienso que hoy de vida lo despoje,
si el cielo a honesta muerte me destina.

 

Italia mia

Italia mia, benché ’l parlar siaindarno
a le piaghemortali
che nel bel corpotuo sí spesseveggio,
piacemialmenche ’mieisospir’ sianquali
spera ’l Tevero et l’Arno,
e ’l Po, dovedoglioso et grave orseggio.
Rettor del cielo, iocheggio
che la pietà che Ti condusse in terra
Ti volga al Tuo dilecto almo paese.
Vedi, Segnorcortese,
di che lievicagion’ che crudel guerra;
e i cor’, che ’ndura et serra
Marte superbo et fero,
apri Tu, Padre, e ’ntenerisci et snoda;
ivi fa che ’l Tuo vero,
qualio mi sia, per la mialinguas’oda.

 

Italia mía, aunque el hablar sea vano
a las llagas mortales
que veo en tu bello cuerpo dolorido,
quiero al menos que sean mis quejas tales
cual pide Arno toscano,
y Tíber y Po, donde hoy lloroso anido,
Señor cortés, te pido
que la piedad que te condujo a tierra
te vuelva aquí a tu amado y almo suelo;
verás, Rector del cielo,
por qué liviana causa hay cruda guerra.
Los corazones que arde y cierra
fiero y soberbio Marte,
ábralos tu Piedad, Señor, y apague;
y en ellos, aun sin arte,
haz que mi lengua tu Verdad propague.

 

La vita fugge

La vita fugge, et no se arresta un hora;

Et la morte vien dietro a gran giornate

Et le cose presente et le passate

Mi danno guerra et le future ancchora.

 

El rimembrar, et la aspetar m’acchora;

Hor quince, hor quindi si che’n veritate.

Se no chi ho di me stesso pietate,

I sarei già di quiesti pensier fora.

 

Tornami avanti se alcun dolce mai

Hebbe’l cor tristo, et poi dal’altra parte

Veggio al mio navigar turbati i venti:

 

Veggio fortuna in porto et stancho homai

Il mio nocchier, e rotte arbore et sarte;

E i bei lumi, che mirar scioglio, spenti.

 

La vida huye sin frenar su apuro,
la muerte viene a paso apresurado,
y todo lo presente y lo pasado
me hace guerra, y aun todo lo futuro.

Y de esperar y recordar abjuro,
pues tal me son pasado y esperado,
que no habiéndome yo de mí apiadado,
me habría de ambos puesto ya a seguro.

Traigo a memoria alguna cosa amiga
(si alguna vez la tuve y se me acuerda)
y veo el viento al navegar turbado;

veo en tormenta el puerto, y con fatiga
mi timonel, y rotos palo y cuerda,
y el faro que mi lumbre fue, apagado.

 

O gelosia d’amanti

O gelosia d’amanti horribil freno,

Che in un punto mi tiri et tien si forte;

O sorella di le empia et cruda norte,

Che cin tua vista turbi il ciel sereno.

 

O serpenti nascosto in dolce seno,

Che con tue voglie mie speranze hai morte;

Tra felice successi adversa sorte,

Tra soavi vivande aspro veneno.

 

Di qual boca infernal nel mondo uscisti,

O crudel mostro, o peste dei mortali,

Per far gli giorni miei si oscuri et tristi?

Tornati in giù, non aumentar miei mali;

Infelice paura ad quid venisti?

Hor non bastaba amor con li suoi strali?

 

Oh celos, de los amantes terrible freno,

Que en un punto me tenéis y tiráis fuerte,

Oh hermana de la impía y cruel muerte,

Que con tu vista tornas el cielo sereno.

 

Oh serpiente nacida en dulce seno,

Que con tu querer mi esperanza encuentra muerte;

Tras felices sucesos adversa suerte,

Tras suaves manjares recio veneno.

 

¿Desde qué boca infernal a este mundo llegaste,

Oh cruel monstruo, oh peste de los mortales,

Para hacer mis días más oscuros y tristes?

¡Vuelve sobre tus pasos!, no aumentes mis males,

Desdichado miedo, ¿a qué viniste?,

¿Es que no bastaba el amor con sus flechas?.

 

Madonna mia fa

Madonna mia fa, famme bon offerta,
Ch'io porto per presente sto galuccio,

Che sempre canta quand'è di,
Alle galline e dice:
chi chirchi chi chirchi,
chi chirchi chi chirchi.

E tanto calca forte la gallina,
Che li fa nascer l'ov'ogni mattina.

 

Quisto mio galo sempre sta a la lerta,
Quando il di dorme sotto la coperta,

Che sempre canta, ...

 

Presto, madonna, se lo voi vedere,
Ca te lo facio mo quisto piacere,

Che sempre canta...

 

Señora mía, hágame una buena oferta,

Porque le traigo como regalo este gallito,

Que siempre canta

a las gallinas y dice:

qui quirqui qui quirqui,
qui quirqui qui quirqui.
Y aprieta tan fuerte a la gallina,

Que pone un huevo fresco cada mañana.

 

Mi gallito siempre está alerta,

Hasta cuando duerme bajo la sábana,

Siempre canta….

 

Apúrese, Señora, si lo quiere ver,

Porque le daré este placer

Y siempre canta…

 

Claros y frescos ríos

Claros y frescos ríos

que mansamente vays

siguiendo vuestro natural camino.

Desiertos montes míos

que en un estado estays

de soledad muy triste de contino.

Aves en quien hay tino

de estar siempre cantando;

árboles que vivís,

y que al fin también morís,

perdiendo a veces tiempos y ganando,

oydme, oydme iuntamente,

mi voz amarga, ronca y tan doliente.

 

Pues quiso mi ventura

que hubiera de apartarme

de quien jamás osé pensar partirme.

En tanta desventura

conviene consolarme

que no es agora tiempo de partirme.

El alma ha de estar firme

que en un tan alto estado

vergonzosa es la muerte

si acaba en mal tan fuerte.

Todos dirán que voy desconsolado

y quien tan, y quien tan bien amé

no es bien que digan que tan mal murió.

 

Por ásperos caminos

Por ásperos caminos he llegado

a parte que de miedo no me muevo;

y si a mudarme o dar un paso pruebo,

allí por los cabellos soy tornado.

 

Mas tal estoy, que con la muerte al lado

busco de mi vivir consejo nuevo;

y conozco el mejor y el peor apruebo,

o por costumbre mala o por mi hado.

 

Por otra parte, el breve tiempo mío,

y el errado proceso de mis años,

en su primer principio y en su medio,

 

mi inclinación, con quien ya no porfío,

la cierta muerte, fin de tantos daños,

me hacen descuidar de mi remedio.

 

De Antequera sale el moro

De Antequera sale el moro,

de Antequera se salía,

cartas llevaba en su mano,

cartas de mensajería.

 

Encontrado ha con el rey,

que del Alhambra salía,

¿qué nuevas me traes, al moro,

de Antequera esa mi villa?

 

De día le dan combate,

de noche hacen la mina,

si no socorres al rey,

tu villa se perdería.

 

La mañana de Sant Juan

La mañana de Sant Juan,

Al tiempo que alboreaba,

Gran fiesta hacen los moros,

Por la vega de Granada.

Revolviendo sus caballos,

Jugando van de las lanzas,

Ricos pendones en ellas,

Labrados por sus amadas,

Ricas aljubas vestidas,

De oro y sedas labradas.

 

El moro que amores tiene,

Allí bien se señalaba,

Y el moro que no los tiene,

De tenerlos procuraba,

Mirando las damas moras,

Desde las torres de Alhambra,

Entre las cuales había

Dos de amor muy lastimadas.

La una se llama Jarifa,

La otra Fátima se llama.

 

Solían ser muy amigas,

Aunque ahora no se hablan.

Jarifa llena de celos

A Fátima le hablaba:

Ay, Fátima, hermana mía,

Cómo estás de amor tocada;

Solías tener colores,

Veo que ahora te faltan;

Solías tener amores, ahora obras y callas.

 

Paseábase el rey moro

Paseábase el rey moro, por la ciudad de Granada
desde la puerta de Elvira, hasta la de Vivarrambla.
¡Ay de mi Alhama!

Cartas le fueron venidas, que Alhama era ganada.
Las cartas echó en el fuego, y al mensajero matara,
¡Ay de mi Alhama!

Descabalga de una mula, y en un caballo cabalga;
por el Zacatín arriba, subido se había al Alhambra.
¡Ay de mi Alhama!

Como en el Alhambra estuvo, al mismo punto mandaba
que se toquen sus trompetas, sus añafiles de plata.
¡Ay de mi Alhama!

Y que las cajas de guerra, apriesa toquen el arma,
porque lo oigan sus moros, los de la vega y Granada.
¡Ay de mi Alhama!

Los moros que el son oyeron, que al sangriento Marte llama,
uno a uno y dos a dos, juntado se ha gran batalla.
¡Ay de mi Alhama!

Allí fabló un moro viejo, de esta manera fablara:
"¿Para qué nos llamas, rey, para qué es esta llamada?"
¡Ay de mi Alhama!

"Habéis de saber, amigos, una nueva desdichada:
que cristianos de braveza, ya nos han ganado Alhama".

 
¡Ay de mi Alhama!

Curriculum Intérprete


Manuel Casas, tenor y laúd. Realizó estudios de canto en la Escuela de Canto de Madrid con Julián Molina y asistió a clases con el profesor británico Peter Harrison. Realizó distintos recitales prestando especial interés por el repertorio barroco e intervino en diferentes agrupaciones corales centradas en el repertorio del siglo XVI. En paralelo desarrolló sus estudios guitarrísticos de la mano de Paco Torres y al finalizarlos comenzó a especializarse en instrumentos antiguos con el profesor Jesús Sánchez en el Conservatorio "Arturo Soria" de Madrid, donde este curso obtendrá su titulación profesional. En su interés por los instrumentos antiguos ha asistido a numerosos cursos con eminentes profesores e intérpretes de este campo como Paul O’Dette, Eduardo Egüez, Konrad Junghänel, Eligio Quinteiro, etc. En este terreno ha participado en numerosos proyectos y conciertos por la geografía española. Recientemente, tras un muy largo paréntesis en su carrera vocal, ha decidido reencontrarse con la voz en el estudio del repertorio renacentista tanto a nivel solista como en agrupación.

 

Floris Stehouwer, vihuela y laúd. Se graduó como ingeniero de alimentos en la Universidad de Wageningen en Holanda y después trabajó durante once años en la industria láctea holandesa. Desde su niñez siempre se ha interesado por la música renacentista. En el 1988 empezó a tomar clases particulares de laúd con Henriëtte Gorthuis y Willem Mook en Holanda. Desde el 1999 también toca la vihuela. Vivió en Argentina durante cuatro años, donde continuó sus clases con Gabriel Schebor. Desde el 2010 reside en Madrid. Ha asistido a numerosos cursos con eminentes profesores como Paul O’Dette, Juan Carlos Rivera, Juan Carlos de Mulder, Ariel Abramovich, Evangelina Mascardi, Jesús Sánchez y Manuel Minguillón. Recientemente ha formado un dúo de canto y vihuela con Manuel Casas. 

 

Volver atrás

           logotipo facebook   logotipo twitter

logo úbeda y baeza patrimonio de la humanidad

logo rema

logo fest clásica

logo premio publico

CSIC