Está en:  » Inicio  » Conciertos  » Edición 2011

 

Edición 2011

Concierto


‘Esa Dulzura amable’: las Cantatas al Santísimo de José de Nebra (1702-1768)

Lugar


Baeza, Auditorio de las Ruinas de San Francisco

Fecha


Sábado, 10 de diciembre de 2011, 20.30 h.

Director


Eduardo López Banzo

Intérprete


AL AYRE ESPAÑOL

Componentes


Farran James, violín 1

Kepa Artetxe, violín 2

James Bush, violonchelo

Xisco Aguiló, contrabajo

Juan Carlos de Múlder, archilaúd

María Espada, soprano

Eduardo López Banzo, clave y dirección

 

 

 

 

Orquesta Patrocinada por

 

 

Orquesta residente en

 

Programa


PRIMERA PARTE

 

José de Nebra (1702-1768)*

Cantada al Santísimo Llegad, llegad, creyentes

Recitado - Aria cantable - Recitado - Aria

 

Domenico Scarlatti (1685-1757)**

Andante moderato, K. 86

"Estas de Escarlati; las podra el Sr. Dn. Joseph [de Nebra] tocar donde gustare"

 

José de Nebra*

Cantada al Santísimo Que contrario, Señor

Recitado - Aria cantable - Recitado - Aria

 

 

SEGUNDA PARTE

 

José de Nebra*

Cantada al Santísimo Alienta fervorosa (1727)

Recitado - Aria - Recitado - Aria

 

Domenico Scarlatti**

Sonata K 18

Sonata K 41

Sonata K 45

 

José de Nebra*

Cantada al Santísimo Entre cándidos, bellos

Recitado - Aria - Recitado - Aria

 

 

Transcripción y edición:

Eduardo López Banzo

(*) Archivo Musical de la Catedral de Guatemala

(**) Archivo de Música de las Catedrales de Zaragoza

 

CONMEMORACIÓN DEL III ANIVERSARIO DEL NACIMIENTO DE MARÍA BÁRBARA DE BRAGANZA (1711)

Notas programa


Nebra y Scarlatti         

 

Eduardo López Banzo

 

"Estas de Escarlati; las podra el Sr. Dn. Joseph tocar donde gustare" (Manuscrito de tecla de José de Nebra, Archivo de Música de las Catedrales de Zaragoza)

 

Hace casi un año bajo una canícula agosteña feroz encontré Ambel. Recorría la provincia de Zaragoza buscando un emplazamiento idóneo para recrear la música del bilbilitano José Melchor Baltasar Gaspar de Nebra y Blasco. Por tratarse de música con textos piadosos, el lugar más apropiado era un templo. Pero no cualquier templo. Buscaba una iglesia impregnada del espíritu del arte barroco zaragozano; algo que fuera una inspiración añadida a nuestro trabajo. Naturalmente el recinto debía cumplir una calidad acústica suficiente, acorde al repertorio que iba a grabar y capaz de hacer justicia a unas obras tan llenas de pequeños detalles y sutiles matices. La Ermita de la Virgen del Rosario de Ambel, a los pies del Moncayo, me atrajo con su mezcla y contraste, tan aragonés, de sobriedad exterior y riqueza interior, con sus luces calladas y tornadizas, con la pureza de sus materiales y con el equilibrio, nada fácil de lograr, entre el espacio y su decoro. Pocos lugares como éste para revivir estas obras, varias de las cuales -las cantadas- han permanecido, por sorprendente que parezca, inéditas hasta que tuve la fortuna de hallarlas allende los mares.

 

Hace quince años mis investigaciones en torno al barroco español me pusieron sobre la pista de algunos archivos americanos donde -sospechaba- podían encontrarse interesantes colecciones de música procedentes de la península. Crucé el Atlántico y el resultado superó lo imaginado. No sólo encontré muchas e interesantes partituras, sino que al hilo del viaje fuí descubriendo que el espíritu de aquellos antiguos papeles permanecía inesperadamente vivo. El folclore mejicano, por ejemplo, es un vivo retrato, con las inevitables influencias y añadidos de los siglos posteriores, de la música que se hacía en la vieja Nueva España hasta el siglo XVIII. Los pueblos centroamericanos quedaron deslumbrados -lo cuentan las crónicas de los misioneros- ante la riqueza de la música española y la adoptaron de inmediato como propia. Tanto marcó aquel encuentro de dos culturas a aquellos pueblos, que adoptaron el lenguaje musical y los instrumentos de origen español: no sólo para crear e interpretar música culta (hay indios que interpretan y componen música a los pocos años del descubrimiento colombino), sino también para solazarse cantando y bailando al son de las músicas de moda del momento, añadiéndolas a su folclore. 

 

Si hoy en día uno viaja a Tlacotalpan (Estado de Veracruz), podrá encontrar en sus tabernas huellas de lo que pudo ser el folclore barroco español. En una tarde inolvidable junto al río Papaloapan, ví a una india bailando briosamente acompañada de arpa, jarana y requinto, instrumentos todos de raigambre española. Tocaban y bailaban lo que allí todavía conocen como zapateado. Porque aún siguen, desde el siglo XVII, disfrutando y entreteniéndose con un son de origen tan hispano, llamado también son jarocho (los jarochos son los naturales de aquella zona), que se baila en el transcurso de las fiestas que llaman fandangos. Precisamente aquel endiablado y moderno zapateado me recordó a nuestro Sr. D. Joseph de Nebra que, dos siglos y medio antes había escrito, en una de sus elegantes zarzuelas, un no menos brioso zapateado.

 

Luego de México me encontraba en Ciudad de Guatemala. Allí descubrí, entre centenares de partituras olvidadas que forman el riquísimo archivo musical de su Catedral, las cuatro cantadas que se incluyen en esta grabación. Pero, ¿cómo habían llegado a parar a la ultramarina Guatemala las obras escritas por un zaragozano de Calatayud que, hasta donde se sabe, nunca salió de su patria? Retrocedamos a la segunda década del siglo XVIII. Nebra trabaja ya por aquel entonces, ¡con solo veinte años de edad!, como organista y compositor en la Corte madrileña. Ha adquirido una gran fama como autor de música escénica y ha escrito también numerosas cantadas para los oficios religiosos de las Capillas Reales. Estas obras, propias de las solemnes ceremonias sacras palatinas, viajaron a América. Pero, ¿cómo? En Guatemala, entre los muchos documentos que escudriñé, leí el relato del viaje que un canónigo dieciochesco de la Catedral hizo por Europa: entre otros, con el encargo de reunir música moderna que sería luego interpretada por los músicos del primer templo guatemalteco. En los baúles de aquel canónigo viajaron a América, con toda probabilidad, estas cantadas que ahora presento, además de otras composiciones del propio Nebra y de los más famosos maestros de aquella época.

 

Nuestro Nebra era, eso lo explica todo, un compositor prestigioso. Su personalidad sobresale en una dinastía antigua de músicos, los Nebra, que trabajó fundamentalmente en la provincia de Zaragoza. Pero José (Calatayud 6-I-1702, Madrid 11-VII-1768) llegó más lejos en fama y prestigio. Su música, que podría calificarse de italianizante "al ayre español", surge en una época en que el estilo italiano conquistaba las cortes europeas en un proceso, iniciado en torno a 1700, que marcaría el futuro de la música occidental. Por lo que a España toca, la moda italiana encontró su abogada primera y más encumbrada en la mismísima reina Isabel de Farnesio, segunda esposa de Felipe V. La música estará dominada, durante todo su reinado, por maestros italianos: el más relevante, Domenico Scarlatti, llegado a España en 1729.

 

En función de la datación de alguna de las cantadas, y por tener muchas particularidades estilísticas que nos hacen sospechar que fueron el fruto de un determinado período de trabajo de Nebra, cabe fecharlas en torno a los últimos años de la década de 1720. Serían así prácticamente contemporáneas de la llegada de Scarlatti a España, como maestro de clave en el séquito de la portuguesa María Bárbara de Braganza, con motivo de su matrimonio con Fernando, hijo de Felipe V e Isabel de Farnesio, Príncipe de Asturias, y futuro rey Fernando VI. Fernando y María Bárbara tenían una extremada pasión por la música. Escritores posteriores recordarían su tiempo como un reinado de melómanos, dominado por músicos y cantantes de ópera como el celebérrimo Farinelli. Fue en tal paraíso de músicos donde Nebra conoció a Scarlatti. Sería interesante conocer al detalle las relaciones que pudieron mantener en su día José-Joseph de Nebra y Domingo-Domenico Scarlatti con detalles que la historia, lástima, se reserva. Pero hete aquí que un día, en una de mis visitas a los archivos, encontré las enigmáticas palabras que a modo de exordio abren estas notas y que encabezan tres obras de Scarlatti incorporadas a un manuscrito autógrafo, de música para teclado de Nebra, que custodia el Cabildo de las Catedrales de Zaragoza. 

 

Las tres obras son, formalmente, dos fugas y una sonata. Para Scarlatti, como luego para Nebra, una fuga no es una estructura polifónica severa, sino más bien una manera de escribir; un movimiento imitativo libre de carácter serio. Como contrapunto a estas dos piezas, la sonata es un movimiento dotado de un intenso e íntimo lirismo. Parece obvio que Nebra tomó las fugas del napolitano como modelo para elaborar las suyas, que no obstante revelan una personalidad propia y característica. Los otros movimientos de su sonata en mi menor no poseen los rasgos del estilo scarlattiano y su filiación resulta bastante incierta. Pero es posible preguntarse: ¿es realmente Nebra ese Sr. D. Joseph al que se autoriza para tocar donde gustare esas sonatas? Uno quiere creer que las tres sonatas despertaron la curiosidad del zaragozano, quien por este motivo pediría a Scarlatti autorización para poder estudiarlas e interpretarlas en sus compromisos profesionales, fuera del marco cortesano para el que fueron concebidas. Permiso que el italiano, consciente de la valía de su colega español más joven, gustosamente concedería. Y no si fuera así, è ben trovato.

 

 

TEXTOS

 

Llegad, llegad, creyentes

Recitado         

Llegad, llegad creyentes

a saciar vuestra sed de amor divino

en las sacras corrientes

de aquel costado abierto que previno

el autor de la vida

y amoroso os convida

a que gustéis la espiritual dulzura

que la gracia y su gloria os asegura.

 

Aria cantable

Alma, bebe del costado,

que tu Dios enamorado

tiene abierto, para puerto

de la gloria y salvación.

 

Goza, goza su dulzura

si deseas tu ventura

pues patente ves la fuente

de la gracia y perfección.

 

Recitado

Esta dulzura amable

se comunica a todo afecto ardiente

que a la ara inefable

llega con esperanza reverente

y temor, sin perder la confianza

que estriba en el temor y la esperanza.

 

Aria

Espera fervorosa

gozar, alma dichosa,

la palma y el laurel

de la victoria,

llegando a ver el puerto

de aquel costado abierto

que Dios te ofrece en él

su eterna gloria.

 

Que contrario, Señor

Recitado

Que contrario, Señor, el hombre es tuyo

pues cuando tú con más primor le llamas

que él de ti se desvía es lo que arguyo.

Con divinos auxilios tú le inflamas

y él, como tan ingrato,

hace alarde cruel del desacato.

 

Aria cantable

Con la paz tu amor convida,

si en la lid quiere hallar vida

el que llega, reverente,

a ese campo celestial,

 

Mas tremendo el desvarío

toca al arma con desvío

pues presenta lo imprudente

la batalla desleal.

 

Recitado

Camine pues en orden todo aliento.

Deje ya su descuido,

mire que en ese campo hay prevenido

un premio sin igual, un Sacramento,

pues misterioso cifra en esa oblea

una vida sin fin al que pelea.

 

Aria

Salga el hombre feliz a campaña

venza en sí su desdén y su saña

si pretende victoria cantar.

 

Pues la empresa por suya la tiene

si esforzado llegarse pretende

donde el triunfo su Fe le ha de dar.

 

Alienta fervorosa (1727)

Recitado

Alienta fervorosa,

alma, si quieres gracia suficiente

para volar al cielo que te espera.

Repara en esa esfera que miras,

donde amor omnipotente

quiere darte su gracia generosa.

Procura temerosa

recibir ese cándido alimento

que es manjar de la vida, y Sacramento.

 

Aria

Vuela, vuela fervorosa

a la esfera misteriosa

con las alas del amor,

pues el triunfo y la victoria

le consigue en alta gloria

quien asciende con fervor.

 

Recitado

En su mesa divina

te ofrece, sacro amor, gracia y consuelo,

que alivien la dolencia de tus males,

auxilios celestiales

para que vivas en amante anhelo

hoy te franquea forma peregrina,

y aun veo que se inclina a llamarte

el esposo por fineza

para gozar su amor y su fineza.

 

Aria

Ven, ven del Líbano

esposa bella,

recibe el parabién

y la corona.

Líbrate del afán

y la querella

ya que el divino pan

te perfecciona.

 

Entre cándidos, bellos

Recitado

Entre cándidos, bellos accidentes

quien hasta el fin amó se oculta fino

salud siendo a las gentes

que a comer llegan el manjar Divino.

Mas, ay! de quien errante peregrino

al recibirte vago, se divierte

pues si a la vida anhela, hallará muerte.

 

Aria

Al tierno esposo amante

tu pecho enamorado

adórele constante

pues quiere ser amado

con grato corazón.

 

Tu espíritu le admita

con fiel amor sincero,

que aunque le ves cordero

a veces es león.

 

Recitado

Del mar del mundo horrible y alterado

Iris es apacible y favorable

que guiando a un contento perdurable

de escollos mil te evita enamorado.

Sol es que te conduce con bonanza

al puerto de la bienaventuranza.

 

Aria

Del piélago violento

no temas la tormenta

si estrella que te alienta

te guía a salvamento

donde hay seguridad.

 

Su influjo favorable

 

feliz te hará y dichoso

 

pues sabe al golfo undoso

 

calmar la tempestad.

 

Curriculum Intérprete


María Espada, soprano. Nacida en Mérida (Badajoz), ha estudiado canto con Mariana You Chi y con Alfredo Kraus, entre otros. Ha cantado con directores como Mariss Jansons, Frühbeck de Burgos, Jesús López Cobos, Carlos Kalmar, Antoni Ros-Marbá, Aldo Ceccato, Juanjo Mena, Howard Griffiths, Josep Pons, Víctor Pablo Pérez, Salvador Mas, Diego Fasolis, Andrea Marcon, Fabio Biondi, Giovanni Antonini, Tamás Vásáry, Frans Brüggen, Christophe Coin, Adrian Leaper, etc. Ha actuado con orquestas y grupos como Royal Concertgebouw Orchestra, Netherlands Radio Chamber Philharmonic, Orquesta Nacional de España, Orquesta Sinfónica de Euskadi, Orquesta Sinfónica de Bilbao, Orquesta Sinfónica de Barcelona y Nacional de Cataluña (OBC), Orquesta de RTVE, Orquesta Sinfónica de Madrid, Orquesta de la Radio Húngara, Orquesta Sinfónica de Galicia, Il Giardino Armonico, Venice Baroque Orchester, Orchestra of the 18th century, I Barocchisti, L’Orfeo Barockorchester, Orquesta Barroca de Sevilla, Al Ayre Español, La Risonanza, Zefiro, Forma Antiqva, Ricercar Consort, Orquesta Barroca de Helsinki, entre otros. Se ha presentado en salas como Philharmonie de Berlín, Konzerthaus de Viena, Théâtre des Champs Élysées de París, Teatro Real de Madrid, Concertgebouw de Amsterdam, Palais des Beaux Arts de Bruselas, Auditorio Nacional de Madrid, Santa Cecilia de Roma, Vredenburg de Utrecht, Teatro del Liceo de Barcelona, Palau de la Música Catalana de Barcelona, L’Auditori de Barcelona, Maestranza de Sevilla, Teatro de la Zarzuela de Madrid, Kursaal de San Sebastián, Auditorio de Zaragoza, Euskalduna de Bilbao, Auditorio de Galicia, Baluarte de Pamplona, Auditorio Príncipe Felipe de Oviedo, etc. Ha grabado para los sellos Harmonia Mundi, Naxos, Challenge Prometeo y Glossa, entre otros.

 

Eduardo López Banzo, director. Nacido en Zaragoza en 1961, es uno de los directores europeos que con más convicción ha hecho del historicismo su propia filosofía musical, con el propósito de aproximar a los músicos que dirige a las fuentes y espíritu de cada composición, y que hace que la música, siglos después, aparezca otra vez como fresca y novedosa para el oyente contemporáneo. Clavecinista de formación, traslada a sus recreaciones la sutileza y ductilidad de la interpretación de este instrumento. Dirige a los músicos como si moviera sus manos y hace que respondan a las órdenes de su cerebro como un todo orgánico. Esta forma de dirigir, de espectaculares resultados, le ha convertido en un director invitado especialmente atractivo para orquestas de gran calidad técnica y llenas de energía. Ha sido invitado a dirigir las Orquestas Sinfónicas de Tenerife, Galicia, Madrid y de la Comunidad Valenciana y conjuntos de instrumentos originales como las orquestas norteamericanas New York Collegium y Philarmonia Baroque Orchestra de San Francisco, actuando en salas tan prestigiosas como el Jordan Hall de Boston y Herbst Theatre de San Francisco, entre otras. También ha dirigido a la orquesta belga B'Rock o la polaca Arte dei Suonatori. Eduardo López Banzo ha dirigido en el Laeiszhalle de Hamburgo, Tonhalle de Düsseldorf, Festspielhaus de Baden Baden, Bachfest de Lepizig, Musikverein y Konzerthaus de Viena, Concertgebouw de Amsterdam, Konzerthaus de Berlín, Opera Comique, Théâtre des Champs-Élysées y Cité de la Musique de París, Laeiszhalle de Hamburgo, Teatro Real de Madrid, Palau de la Música de Barcelona, Palau de les Arts de Valencia, Palacio Euskalduna de Bilbao, Palais des Beaux Arts de Bruselas, Fundación Calouste Gulbenkian de Lisboa, Teatro Olimpico de Roma, Jockey Amphiteatre de Hong Kong, Lutoslawsly Studio of the Polish Radio de Varsovia, entre otros. En el terreno de la ópera Eduardo López Banzo es uno de los principales especialistas actuales en la producción dramática de Handel. También ha participado en producciones escénicas en la Asociación de Amigos de la Ópera de Bilbao (ABAO/OLBE) con Al Ayre Epañol, y en el Palau de les Arts de Valencia con la Orquesta de la Comunidad Valenciana y de la Ópera de Kiel (Alemania) con la Philarmonisches Orchester Kiel. Asimismo, ha impartido clases magistrales y cursos de especialización para las Universidades de Alcalá de Henares, Zaragoza y Salamanca. En 2012 debutará en la Filarmónica de Berlín y en el Festival Misteria Paschalia de Cracovia (Polonia). Eduardo López Banzo consiguió que el grupo que fundó en 1988 Al Ayre Español consiguiera el Premio Nacional de Música 2004, concedido por el Ministerio de Cultura del Gobierno de España, por más de veinte años de rigor musicológico y de excelencia en la interpretación y ha dado lugar a que Al Ayre Español se convirtiera en un referente de interpretación historicista en toda Europa.

 

Al Ayre Español. Al Ayre Español fue fundado en 1988 por Eduardo López Banzo con el propósito de hacer frente a los tópicos que en aquel entonces rodeaban las interpretaciones de la música barroca española. El espíritu del grupo siempre fue combatir estos clichés con rigor, excelencia en la interpretación y con el propósito de insuflar nueva vida a las músicas del pasado, haciéndolas parecer recién escritas, para así ofrecerlas al público contemporáneo. El nombre del conjunto lo inspira el título de una fuga "al ayre español" para guitarra del compositor de Calanda (Aragón) Gaspar Sanz. Con el paso de los años Al Ayre Español se ha convertido no sólo en una formación prestigiosa, sino en una filosofía de interpretación, llenando de contenido la indicación de Gaspar Sanz por medio de mucho oficio, reflexión e interpretaciones. Al Ayre Español es una forma de hacer música y de disfrutar de ella que Eduardo López Banzo ha ido amasando y que ahora es reconocible, solicitada y aclamada en todo el mundo, además de reconocida con el Premio Nacional de Música 2004 otorgado por el Gobierno de España. No haberse conformado con llegar a la excelencia de un ensemble especializado en música antigua, sino haber hecho una filosofía musical "al ayre español" ha permitido que el proyecto sea flexible y se haya adaptado a la perfección a diferentes formatos, tales como la orquesta barroca, reconocida internacionalmente por sus interpretaciones de Handel y Bach, y últimamente como orquesta clásico-romántica que ha abordado tanto en concierto como en ópera obras de Haydn y Mozart. Al Ayre Español ha actuado en los escenarios más prestigiosos: Concertgebouw de Amsterdam, Musikverein y Konzerthaus de Viena, Tonhalle de Dusseldorf, Konzerthaus de Berlín, Théatre des Champs Elysées y Cite de la Musique de París, Teatro Real y Auditorio Nacional de Madrid, Palau de la Música Catalana y Gran Teatro del Liceu de Barcelona, Palau de la Música de Valencia, Laeiszhalle de Hamburgo, Library of Congress de Washington, Palais des Beaux Arts de Bruselas, Arsenal de Metz, International Performing Arts Center de Moscú, Fundación Calouste Gulbenkian de Lisboa, Palacio Euskalduna de Bilbao, Teatro Olímpico de Roma, Jockey Amphiteatre de Hong Kong, Yong Sieh Toh Hall de Singapur, Aula Nova de Poznan y Lutoslawsky Studio of the Polish Radio en Varsovia, etc. Al Ayre Español ha sido invitado también a los más importantes festivales: Festival de Pascua de Baden Baden, Festival Bach de Lepizig, Festival de Música Antigua de Utrecht, Internationale Festtage Alter Musik de Stuttgart, Schleswig-Holstein Musik Festival, Dresdner Musikfestpiele, Toulouse les Orgues, Festival de Música Religiosa de Cuenca, Festival de Música Antigua de Aranjuez, Festival de Ambronay, Festival Handel de Halle, Festival International d'Opera Baroque de Beaune, Festival de Saintes, Festival Internacional Cervantino (México), Festival Monteverdi de Cremona, Authentica de Israel, Festival Via Stellae de Santiago de Compostela, Festival Antiquarium de Moscú, etc. Al Ayre Español ha grabado para los sellos Almaviva, Fidelio, Deutsche Harmonia Muni, Harmonia Mundi, Naïve-Ambroisie y Challenge. Ha recibido los premios Choq anual de Le Monde de la Musique, Diapason d'Or, 10 Répertoire y Telerama (Francia); Editor's Choice (Gramophone, Londres), CD Compact Barcelona y Fono Forum (Alemania). En 2012 hará su debut en la Filarmónica de Berlín, la Temporada Ibermúsica (Auditorio Nacional) de Madrid y en el Festival Misteria Paschalia de Cracovia (Polonia). Al Ayre Español cuenta con el Patrocinio del Gobierno de Aragón, Telefónica e Industrias Químicas del Ebro y mantiene un acuerdo de residencia con el Auditorio de Zaragoza. El conjunto es Embajador de Zaragoza desde 2011.

Volver atrás

           logotipo facebook   logotipo twitter

logo úbeda y baeza patrimonio de la humanidad

logo rema

logo fest clásica

logo premio publico

CSIC