Está en:  » Inicio  » Conciertos  » Edición 2011

 

Edición 2011

Concierto


1212: Las Navas de Tolosa y Alfonso VIII de Castilla

Lugar


Santa Elena, Museo de la Batalla de Navas de Tolosa

Fecha


Domingo, 4 de diciembrede 2011, 12.00 h.

Director


Eduardo Paniagua

Intérprete


GRUPO DE MÚSICA ANTIGUA

Componentes


César Carazo, canto y viola de brazo

Jaime Muñoz, flauta de hueso travesera, ajabeba, cálamo, cornamusa y tamboril

Wafir Shaikheldine, laúd árabe

Eduardo Paniagua, salterio, flautas a bisel, fhal, darbuga y tar y dirección

 

 

Programa


Cantos de Cruzada occitanos y otras canciones de trovadores para Alfonso VIII de Castilla en sus batallas contra los almohades de Abu Yusuf Yaqub al-Mansur:

de Alarcos 1195 a las Navas de Tolosa 1212

 

 

PRIMERA PARTE

 

Anónimo almohade (siglos XI-XII)

Dios es magnífico (nuba Darch Ram al-Maya)

 

Peire d´Alvernha (fl. 1149-1168)

Verso para Sancho III, padre de Alfonso VIII

Bel m´es, quan la roza floris

 

Bernart de Ventadorn (1140-1200)

Can vei la lauzeta mover (instrumental)

 

Folquet de Marselha (fl. 1178/95-1231)

Canción de cruzada Hueimais no y conosc razo

(De ahora en adelante no conozco razón)

 

Anónimo almohade (siglos XI-XII)

El Profeta es la perla del collar (nuba Basit Ram al-Maya)

 

Bertran de Born (fl. 1159/95-1215)

Elogio para Alfonso VIII en 1194

Miei sirventes vuolh far dels reis amdos

(Medio sirventés quiero hacer sobre los dos reyes)

 

 

SEGUNDA PARTE

 

Anónimo almohade (siglos XI-XII)

Todos los amantes (nuba Betayhi Ram al Maya)

 

Peire Vidal (fl. 1183-1204)

Sirventés de elogios a España

Mout es bona terr´Espanha

(Muy buena tierra es España)

 

Anónimo almohade (siglos XI-XII)

Saluda en voz alta (nuba Qaim ua nisf Ram al-Maya)

 

Gavaudan (fl. 1195-1211)

Canción de cruzada Senhor, per los nostres peccatz

(Señores, por nuestros pecados)

 

Anónimo almohade (siglos XI-XII)

La luz sube al trono de Dios (nuba Quddam Ram al-Maya)

 

Guiraut de Calanson (fl. 1202-1212)

Planto a la muerte del infante Fernando, hijo de Alfonso VIII

Belh senher Dieus, quo pot esser sufritz

(Buen señor Dios, ¡cómo puede soportarse!)

 

Anónimo almohade (siglos XI-XII)

Tu ausencia (nuba Quddam Hidyaz Mcharqi)

 

Textos originales y traducciones:

Martín de Riquer, "Los Trovadores", Historia literaria y textos (Madrid: Editorial Planeta 1975)

 

Transcripción, adaptación y contrafactas:

Eduardo Paniagua (a partir de las melodías publicadas por Ismael Fernández de la Cuesta en Las Cançons dels trobadors, Tolosa: Institut d´Estudis Occitans, Tolosa 1979)

 

Música andalusí (almohade) de las nubas de la tradición marroquí (publicada por Sidi Driss Cherradi (Marruecos, 1968 y 1974)

 

CONMEMORACIÓN ANTICIPADA DEL VIII ANIVERSARIO DE LA BATALLA DE NAVAS DE TOLOSA (1212)

 

Notas programa


1212 y la música profana

 

Eduardo Paniagua

 

Castilla se aficiona a la poesía occitana provenzal en el reinado de Alfonso VII el emperador, hijo del borgoñón Raimundo y de Urraca, hija de Alfonso VI el conquistador de Toledo. Alfonso VII casa con Berenguela, hermana de Ramón Berenguer IV de Barcelona y gran amante de la música y la poesía, capaz de defender las murallas de Toledo con sus vestiduras imperiales, y también con sus damas cantando con cítaras y salterios. Su hijo Sancho III tan sólo reinó un año sucediéndole con tres años de edad, su hijo Alfonso.

 

Alfonso VIII de Castilla (1158-1214) casó en 1170 con Leonor de Inglaterra, hija de Leonor de Aquitania y Enrique II, y por tanto bisnieta de Guillermo IX de Aquitania, el primer trovador. Esto facilitó aun más la presencia de los cantos provenzales occitanos en Castilla y la amistad del rey con muchos trovadores contemporáneos. Algunos de estos trovadores cantaron sus poemas en Castilla o en su tierra natal animando, tras el desastre de Alarcos en 1195, las batallas de Alfonso VIII contra los almohades, recientes invasores de la Península Ibérica, que amenazaban también el sur de Francia y que fueron derrotados en 1212 en la Batalla de las Navas de Tolosa (Jaén). Entre estos trovadores y sus obras podemos citar: Bertran de Born con Miei sirventes vuolh far dels reis amdos, Folquet de Marselha con Hueimais no·y conosc razo, Peire Vidal con Mout es bona terr´Espanha, Gavaudan con Senhor, per los nostres peccatz y Guiraut de Calanson con Belh senher Dieus, quo pot esser sufritz, obras grabadas en el CD titulado Batalla de Alarcos, 1195 de este mismo grupo y dirección.

 

Conviene recordar que el trovador componía sus poesías destinadas a ser conocidas mediante el canto, es decir para ser escuchadas y no leídas. Acompañadas de su melodía eran divulgadas por los músicos cantores llamados juglares. Si un trovador dedicaba una canción a un rey, probablemente es porque tenía una relación estrecha y personal con él, y posiblemente realizara una visita a su corte. En ocasiones está atestiguada esta vinculación. Los trovadores galaicoportugueses y los occitanos se conocieron y mantuvieron relaciones literarias en la corte castellana, de manera particular bajo los reinados de Alfonso VIII y Alfonso X. Al-Ándalus tan sólo es citada por los trovadores en relación con los reyes de Castilla, que gozaron de su influjo literario y musical en el periodo de los reinos de taifas, quedando distanciados de los mismos bajo el dominio de los almohades, contemporáneos de Alfonso VIII. La fama de Alfonso VIII era notable por todas partes y se le cita en diversos poemas por diferentes motivos: amorosos, riquezas, virtudes guerreras y caballerescas, posesión y regalo de buenos caballos, liberalidad y llamamiento a la unidad de los reyes de España. Alfonso VIII murió el 6 de octubre de 1214, pero los trovadores siguieron recordándolo durante mucho tiempo después de muerto

 

Según la Vida, Peire D´Alvernha "fue hombre sabio y de muchas letras e hijo de un burgués. Agraciado y hermoso en su persona, fue el primer buen trovador que estuvo allende los montes y el que compuso las mejores tornadas de versos que se habían hecho hasta entonces. No hizo canciones porque no se llamaban así, sino que se denominaban versos, hasta que llegó Giraut de Bornelh. Tiene tal voz que canta notas altas y bajas y sus tornadas son dulces y agradables; y es maestro de todos, con tal de que aclare un poco sus palabras, porque apenas las entiende nadie". Se conservan veintiuna poesías de Peire, entre ellas una tensó con Bernart de Ventadorn. Es petulante y orgulloso en su saber sobre el viejo y el nuevo trovar, y seguidor de Marcabrú, enorgulleciéndose de trovar a su modo y de tener por sabio quien adivine el significado de sus palabras "cantaré, porque veo que debo hacerlo, de un cantar nuevo que me gruñe dentro de los labios". Estuvo en Castilla, donde compuso Su canción Bel m´es, quan la roza floris.  

 

Folquet de Marselha, hijo de un mercader de Génova llamado Anfós, fue un rico comerciante y ciudadano de Marsella con hogar estable. Más que cantar a una dama determinada hace con maestría disquisiciones intelectuales sobre el amor abstracto. Su amor cortés es de explicación lógica y de trabazón argumental, utilizando silogismos, paradojas, sentencias, aforismos y máximas. Dante lo coloca entre los espíritus amantes del cielo de Venus en el Paraíso. De Folquet se conservan diecinueve poesías de atribución segura; catorce canciones de amor, una tensó con Raimon de Miraval, una cobla, un planto a la muerte de Barral de Marsella y dos canciones de cruzada. Folquet celebra en sus poesías a Alfonso II de Aragón, a la princesa imperial Eudoxia Commena, esposa de Guilhem VIII de Montpeller, abuelos de Jaime I el Conquistador, al vizconde Barral de Marsella, a Ricardo Corazón de León y a Alfonso VIII de Castilla. En los últimos años de su vida ingresó con su mujer y sus dos hijos en la orden del Cister, fue abad de Lo Torondet (Le Thoronet de Var) y luego hecho obispo; el famoso Fulco de Tolosa, ciudad donde murió el día de Navidad de 1231. Fue el mentor espiritual de la cruzada contra los albigenses, protector y colaborador de Santo Domingo de Guzmán y consejero de Simón de Montfort.

 

Hijo de Bertran y Ermengarda, Bertran de Born nace en el castillo de Autafort (Peirigord) hacia 1140. Casó dos veces, primero con Raimonda de la que tuvo dos hijos y una hija, y con Felipa con otros dos hijos. Más tarde ingresó en la orden del Císter en la abadía de Dalon. Sus obras ofrecen muchas referencias históricas por versar de temas candentes de su tiempo. Arremete contra Felipe Augusto de Francia y contra Alfonso II de Aragón, apoyando al Joven Rey (Enrique de Plantagenet) y a su hermano Ricardo Corazón de León. Dante lo llamó "el cantor de las armas" debido a sus descripciones vivas de las batallas, situándole en el Infierno por favorecer las guerras con todos sus vecinos y cantar sirventés sanguinarios.

 

Peire Vidal nació en Tolosa. Hijo de un rico peletero, llegó a ser caballero con fama de fanfarrón. Se le atribuyen cuarenta y cinco poesías entre las que están las canciones para una dama llamada Na Vierna (Vierna de Ganges cerca de Marsella) y para Raimon V de Tolosa. A partir de 1185 rompe con Raimon y se acoge en las cortes españolas, la de Alfonso II de Aragón, Alfonso IX de León y Alfonso VIII de Castilla. La paz entre los reyes cristianos de España y la necesidad de que unan sus esfuerzos contra los moros es una cuestión que le preocupa y que expone en sus canciones tanto escritas en España como fuera de ella. Indignado después del desastre de Alarcos escribe "Me apesadumbra que los reyes de España quieran tanto la guerra entre sí, y que, por miedo, envíen a los moros corceles ruanos y bayos; porque han doblado el orgullo y han sido vencidos y superados; y sería mejor que les pluguiera que entre ellos hubiera paz, justicia y fe". Estuvo en Tierra Santa hacia 1187 como peregrino y más tarde compuso una canción para la cuarta cruzada. Es probable que entre 1198 y 1204, Peire Vidal hiciera otro viaje a Castilla, del que es consecuencia la canción "Car´amiga dols´e franca" dedicada a Na Guillamona, castellana de la familia de los Lara de Narbona.

 

Son vagas e imprecisas las notas que se conservan de Gavaudan, oriundo del noroeste del Languedoc. Sólo se conservan diez poesías suyas con temática muy variada: sirventeses morales y políticos, canciones piadosas, pastorelas, un planto y la canción de cruzada, esta última de léxico singular y claros recursos expresivos para lograr la perfecta comprensión de su auditorio. Tal vez por motivo de este cantar estuvo en España. Guiraut de Calanson fue un juglar de Gascuña. Sus once poesías conservadas, entre ellas dos descorts y un planto, revelan que estuvo en relación con las cortes de Alfonso VIII de Castilla y Pedro II de Aragón. Según la Vida, "supo bien letras y fue sutil en trovar; e hizo canciones magistrales desagradables y descorts propios de aquella época".

 

 

TEXTOS

 

Bel m'es, quan la roza floris

Esta obra va dirigida a Sancho III de Castilla, padre de Alfonso VIII, incitándole a guerrear contra los moros, emulando los éxitos de su padre Alfonso VII el Emperador en la conquista de Calatrava y de Almería. Es un recuerdo de las canciones de Marcabrú, a quien cita, recordando cuando animaba a Alfonso VII en su cruzada contra los almorávides. El poema se fecha pues, entre agosto de 1157 y agosto de 1158, tiempo durante el que reinó Sancho III. Tiene seis coblas unisonantes de siete versos y su melodía, perdida, es sustituida por la de la canción Amics Bernards de Ventadorn, del propio Peire D´Alvernha, a la que incorporamos el ritmo darch de las nubas andalusíes.

 

1. Bel més quan la roza floris / e·l gens terminis s´enansa, /faz´un vers a ma ventura / don mos cors es en balansa; / pel dous chan del rossinhol, / c´aug chantar la nueit escura / per los verdiers e pels plais.

1. Me gusta, cuando florece la rosa y la dulce estación se adelanta, hacer un verso a mi ventura, por lo que estoy indeciso, a causa del dulce canto del ruiseñor que oigo cantar, de noche oscura, por los vergeles y los setos.

 

2. Reis, per Christ, jamais no·ns faillis, / quar masmutz nos faun sobransa: / coms ni dux non senh sentura / mieils de vos feira de lansa; / per l´emperador me dol, / c´a moutas gens fai fraitura: / tals en plora que n´a jais.

2. Rey, ¡por Cristo!, no nos faltéis, pues los almohades (masmudes) son superiores a nosotros. No hay conde ni duque que ciña el cinto mejor que vos herís con la lanza. Duéleme por el emperador [Alfonso VII de León y Castilla, muerto el 21 de agosto de 1157], que a tanta gente falta; (pero) hay algunos de los que lloran (su muerte) que se alegran de ella.

 

3. Vostre coratges s´esclarzis, / quar n´avetz bon´esperansa; / sobre paguans, gen tafura, / cavalguatz cenes duptansa; / premiers penretz Labadol, /e si anatz a dreitura / tro a Marroc, feiran lais.

3. Vuestro ánimo se ilumina porque tenéis buena esperanza; sobre paganos, gente villana, cabalgáis sin miedo. Seréis el primero en tomar Labadol (¿Badajoz?), y, si vais derechamente a Marruecos, lanzarán lamentos.

 

4. Sel que·l joi del setgle delis / vei que son pretz dezenansa; / fils es d´avol criatura, /que fai avol demostransa: / e per tan non baisa·l col! / Quar gitatz es a noncura, / estai mais entre·ls savais.

4. Veo que rebaja su mérito aquel al cual el placer del siglo disipa; hijo es de vil criatura quien hace viles demostraciones, y a pesar de ello no inclina la cerviz. Ya que se ha entregado a la indiferencia, está mejor entre los viles.

 

5. Per mi non dic, tan m´abelis, / quan vei molt gran alegransa: / amors vol c´a longias dura. / No pot hom aver fizansa, / sil carnal amar non vol; / quar vei que cors non a cura / mas de senhor que engrais.

5. Por mí no lo digo, pues mucho me gusta ver gran alegría: el amor quiere que dure mucho tiempo. El hombre no puede tener garantía si no quiere amor carnal, pues veo que el cuerpo sólo se preocupa de señor que lo cebe.

 

6. Chantador, lo vers vos fenis: / aprendetz la comensansa. / Marcabrus per gran dreitura / trobet d´altretal semblansa, / e tengon lo tug per fol / qui no conoissa natura / e no·ill membre per que·s nais.

6. Cantador, os acabo el verso: aprended el principio. Muy rectamente Marcabrú trovó en este estilo, y todos lo tienen por un necio que no conoce la naturaleza y no recuerda por qué se nace.

 

Hueimais no y conosc razo

Canción de cruzada escrita a raíz del desastre militar sufrido por Alfonso VIII de Castilla en Alarcos (19 de julio de 1195) con el fin de animar a éste y a Alfonso II de Aragón para que emprendan una nueva campaña contra los moros. Refleja el celo religioso del trovador que en poco tiempo entraría en la orden del Císter, llegando a ser obispo y que haría encendidos sermones a los cruzados contra la herejía albigense. En la segunda tornada anima a su amigo trovador Bertrán de Born para que se entregue a Dios, lo que hizo al ingresar también en el Císter. El poema tiene cinco coblas unisonantes de once versos y dos tornadas de seis versos. La música se ha perdido, adaptando como contrafacta la melodía de la canción "Sitot me soi atart aperceubutz" (Aunque me he dado cuenta tarde) del propio Folquet de Marselha. Se intercala instrumentalmente una melodía andalusí original de la tradición de Marruecos de ritmo basit de la nuba Ram al Maya. La razó (razón) que precede al poema contiene confusiones históricas entre las batallas de Alarcos y Las Navas. Su traducción dice:

 

"Cuando el buen rey don Alfonso de Castilla fue derrotado por el rey de Marruecos, el cual se llamaba Miramamolín (Yacub al Mansur), y le quitó Calatrava, Salvatierra y el castillo de Dueñas, hubo gran dolor y gran tristeza por toda España y en todas las buenas gentes que lo oyeron, porque la cristiandad había sido deshonrada y por el gran daño del buen rey, que había sido derrotado y había perdido sus tierras. Y a menudo entraba la gente del Miramamolín en el reino del buen rey don Alfonso, para robar y para saquear. El buen rey don Alfonso envió sus mensajeros al Papa, para que lo hiciera socorrer por los barones del reino de Francia y del reino de Inglaterra, y al rey de Aragón y al conde de Tolosa. Folquet de Marselha, que era muy amigo del buen rey de Castilla y aún no había entrado en la orden del Cister, hizo una prédica para animar a los barones y a la buena gente a fin de que socorrieran al buen rey don Alfonso, mostrándoles que les sería honor si socorrían al rey, y el perdón que alcanzarían de Dios. Y aquí está la canción que hizo en lugar de la prédica, que dice: De ahora en adelante no conozco razón".

 

1. Hueimais no·y conosc razo / ab que nos puscam cobrir, / si ja Dieu volem servir, / pos tant enquer nostre pro / que son dan en volc sufrir: / que·l Sepulcre perdet premeiramen / et ar sufre qu´Espanha·s vai perden; / per so quar lai trobavam ochaiso mas sai sivals no temem mar ni ven; / las! quom nos pot plus fort aver somos, / si doncx no fos tornatz murir per nos.

1. De ahora en adelante no conozco razón con la que nos podamos excusar si queremos servir a Dios, pues tanto busca nuestro provecho que por ello quiso padecer daño: primeramente perdió el Sepulcro [Saladino en el verano de 1187] y ahora soporta que España se vaya perdiendo. Por lo que allí se refiere encontrábamos pretexto, pero aquí ni tan sólo hemos de temer mar ni viento. ¡Ay de mí!, no nos podría incitar más fuertemente aunque hubiese vuelto a morir por nosotros.

 

2. De si mezeis nos fes do / quant venc nostres tortz delir, / e fes no say a grazir / quant si·ns det per rezenso; / donx qui vol viur´ab morir / er don per Dieu sa vid´e la prezen /

qu´el la donet e la rendet moren; / c´atressi deu hom morir no sap quo; / ay! quan mal viu qui non a espaven! / Quel nostre viures don em cobeitos / sabem qu´es mals et aquel murir bos.

2. De sí mismo nos hizo donación cuando vino a borrar nuestros pecados, y aquí se hizo digno de agradecimiento cuando se nos dio por rescate. Así pues, el que quiera vivir a cambio de morir dé y ofrezca ahora su vida por Dios, pues Él se la dio y se la entregó muriendo; porque igualmente uno ha de morir (y) no sabe cómo. ¡Ay! ¡Qué mal vive quien no tiene temor! Porque sabemos que nuestro vivir, del que somos (tan) codiciosos, es malo y aquel morir (es) bueno.

 

3. Aujatz en qual error so / las gens ni que poiran dir! / Que·l cors, qu´om no pot gandir / de mort per aver que·y do, / vol quex gardar e blandir / e de l´arma non a nulh espaven, / qu´om pot gardar de mort e de turmen; / pes quex de cor s´ieu dic vertat o no

e pueys aura d´anar mellor talen; / e ja no·i gart paubreira nuls hom pros: / sol que comens, que Dieus es piatos.

3. Oíd en qué error está la gente y qué podría decir: cada uno quiere reservar y halagar el cuerpo, que no puede esquivar la muerte por dinero que dé, y (en cambio) no experimenta ningún temor respecto al alma, que puede ser preservada de muerte y de tormento. Piense cada uno de corazón si yo digo verdad o no, y luego tendrá mejor deseo de ir (a la cruzada). Ningún hombre digno se preocupe más de la pobreza: basta con que empiece, que Dios es piadoso.

 

4. Cor sivals pot n´aver bo: / d´aitan poira s´en garnir / que l´als pot Dieus tot cumplir / e nostre reys d´Arago; / qu´el no crey saubes fallir / a nulh home que·y an ab cor valen, / tant pauc vezem que falh´a l´autra gen; / non deu a Dieu ges far pejurazo, / qu´elh l´onrara si·l serv honradamen, / qu´ogan, si·s vol, n´er coronatz sa jos / ho sus el cel: l´us no·yll falh d´aquestz dos.

4. Por lo menos puede tener buena intención: con ello podrá armarse suficientemente, porque el resto lo puede llevar a cabo Dios y nuestro rey de Aragón (Alfonso II), pues no creo que éste decepcione a ningún hombre que vaya con corazón valeroso, ya que vemos que tampoco decepciona a otra gente. No debe causar menoscabo a Dios, porque Él lo honrará si lo sirve honradamente; pues, si quiere, este año será coronado aquí abajo o arriba en el cielo: no le faltará una de estas dos cosas.

 

5. E ja non pretz fol resso / lo reys castellas, ni·s vir / per perdre, qu´anz deu grazir / a Dieu que·lh mostr´e·l somo / qu´en lui si vol enantir; / et autr´esfortz ses Dieu torn´e nien; / qu´aissi valra sos rics pretz per un cen / si acuelh Dieu hueimais a companho; / qu´elh no vol re mas reconoyssemen: / sol que vas Dieu no sia ergulhos, / mout er sos pretz honratz et enveios.

5. Y el rey castellano (Alfonso VIII) no tenga en consideración necias habladurías (reticencias en la creencia de que la derrota de Alarcos se debió a un castigo divino por los amores del rey con la judía de Toledo), y no se desvíe por (su) pérdida, porque, al contrario, debe agradecer a Dios que le muestre y le indica que Él quiere enaltecerse por medio suyo; y cualquier otro esfuerzo, sin Dios, se convierte en nada. Su rico mérito ganará el ciento por uno si de ahora en adelante acepta a Dios como compañero, pues Él no pide otra cosa sino agradecimiento: con tal que no sea orgullosos con Dios, mucho será su mérito honrado y envidiable.

 

6. Vida e pretz qu´om vol de folla gen / on plus aut son cazon leugeiramen; / bastiscam doncx en ferma peazo, / e·l pretz que·s te quan l´autre van cazen: / que totz sos pretz, sos gaugz e sos laus fos /en pensar fort quant a Dieus fait per nos.

6. Cuando se desean vida y mérito a gente necia, cuanto más altos están más fácilmente caen. Edifiquemos, pues, en firme cimiento y en el mérito que se mantiene cuando lo demás va cayendo: que todo su mérito, su gozo y su fama estén en pensar intensamente en cuánto ha hecho Dios por nosotros.

 

7. Belhs Azimans, Dieus vezem que·us aten / que·us volria gazanhar francamen; / qu´onrat vos te tan que a mi sap bo; / no·l fassatz doncx camjar son bon talen, / ans camjatz vos, que mais val per un cen / qu´om s´afranh´ans que forsatz caia jos.

7. Bello Aziman (Bertran de Born), vemos que Dios os espera, pues os quisiera ganar libremente, porque os mantiene tan honrado que a mí me complace. No le hagáis, pues, cambiar su buena intención, antes bien cambiad vos, que uno le vale más que ciento al que se somete antes que caer por tierra forzado.

 

Miei sirventes vuolh far dels reis amdos

Sirventés escrito entre 1190 y 1194, antes de la batalla de Alarcos (19 de julio de 1195), suponiendo que Alfonso VIII en alianza castellano-aquitana, había prometido ayudar a Ricardo Corazón de León contra Felipe Augusto de Francia. En la tercera estrofa se aprecia la animadversión del poeta, barón y guerrero, por los burgueses, mercaderes y usureros, considerando lícito asaltarles para robarles. Tres coblas unisonantes de ocho versos y dos tornadas de dos versos. La melodía, perdida, es adaptada a la de la canción Ai, Lemosins, francha térra cortesa del propio Bertran de Born, que a su vez parece ser una contrafacta de Conon de Bethune en su canción Mout me semont Amors que je m´envoise.

 

1. Miei sirventes vuolh far dels reis amdos, / qu´en brieu veirem qu´aura mais chavaliers / del valen rei de Castela, N´Anfos, / qu´auch dir que ve e volra soudadiers; / Richartz metra a muois et a sestiers / aur et argen, e te·s a benananza / metr´e donar, e no vol sa fiansa, / anz vol guerra mais que qualha esparviers.

1. Medio sirventés quiero hacer sobre los dos reyes (Ricardo y Felipe Augusto), pues en breve veremos que habrá más caballeros gracias a don Alfonso, el valiente rey de Castilla, de quien oigo decir que viene y que querrá mercenarios. Ricardo despilfarrará oro y plata a celemines y a arrobas, y tiene como un placer gastar y dar; y no admite su juramento, sino que más prefiere la guerra que el gavilán la codorniz.

 

2. S´amdui li rei son pro ni coratjos, / en brieu veirem champs jonchatz de quartiers / d´elms e d´escutz e de brans e d´arzos / e de fendutz per bustz tro als braiers; / et arratge veirem anar destriers / e per costatz e per pechs mainta lanza / e gauch e plor e dol et alegranza. / Lo perdr´er grans e·l gazanhs er sobriers.

2. Si ambos reyes son valientes y animosos, en breve veremos campos sembrados de pedazos de yelmos, de escudos, de espadas y de arzones y de (hombres) hendidos del busto hasta las bragas; y veremos caballos vagando errabundos, y muchas lanzas (clavadas) en los costados y en el pecho, y júbilo y llanto y pena y alegría. Grande será la pérdida, pero mayor la ganancia.

 

3. Trompas, tabors, senheras e penos / et entresenhs e chavals blancs e niers / veirem en brieu, que·l segles sera bos, / que om tolra l´aver als usuriers, / e per chamis non anara saumiers / jorn afiatz ni borges ses doptanza / ni merchadiers qui venha de ves Franza; / anz sera rics qui tolra volontiers.

3. Trompas, tambores, banderas, pendones, enseñas y caballos blancos y negros veremos en breve, y el tiempo será bueno porque se quitará la hacienda a los usureros y las acémilas no podrán ir seguras por los caminos, ni los burgueses sin sobresalto, ni (ningún) mercader que venga de Francia; antes bien quien robe a su placer será rico.

 

4. Mas sil reis ve, ieu ai en Dieu fianza, / qu´ieu serai vius, o serai per quartiers.

4. Pero si el rey (Alfonso de Castilla) viene, tengo puesta la confianza en Dios que viviré o que seré descuartizado.

 

5. E si sui vius, er mi grans benananza, / e si ieu muoir, er mi grans deliuriers.

5. Si vivo, será para mí gran dicha; si muero, una liberación muy grande.

 

Mout es bona terr´Espanha

Canción-sirventés que, precedida por un elogio a los reyes de España, especialmente Alfonso VIII de Castilla, está dedicada al amor de la dama Na Vierna. Parece estar escrita en la corte de Castilla con posterioridad al año 1185 en el que se produce la pelea entre Peire Vidal y Raimon V de Tolosa, y anterior al año 1187 en el que nace el príncipe Artús de Bretaña y deja de tener gracia la expresión "la muza del breto" (la espera del bretón). Tiene cinco coblas (estrofas) unisonantes de ocho versos. La música de esta canción se ha perdido. Adaptamos como contrafacta la melodía de la canción, anterior a 1192, Baron, de mon dan covit del propio Peire Vidal, y se inserta en esta obra una melodía original andalusí de la tradición de Marruecos en ritmo qaim ua nisf de la nuba Ram al Maya.

 

1. Mout es bona terr´Espanha / e·l rei, qui senhor en so, / dous e car e franc e bo / e de corteza companha; / e si i a d´autres baros, / mout avinens e mout pros, / de sen e de conoissensa / e de faitz e de parvensa.

1. Muy buena tierra es España, y los reyes que en ella son señores (son) dulces, amados, generosos y buenos y de cortés compañía; y hay otros barones muy amables y muy nobles en juicio y en conocimientos y tanto en hechos como en apariencia.

 

2. Per que·m platz qu´entr´els remanha / en l´emperial reyo, / quar ses tota contenso / mi rete gent e·m gazanha / reis emperaires N´Anfos, / per cui Jovens es joyos, / quez el mon non a valensa / que sa valors no la vensa.

2. Por lo cual me gusta quedarme entre ellos en la región imperial (Castilla y León), pues sin discusión alguna me retiene y me gana gentilmente el rey emperador don Alfonso, por quien juventud es feliz, ya que no hay en el mundo cualidad que su valor no supere.

 

3. Fach ai l´obra de l´aranha / e la muza del breto; / per qu´ieu mezeis no sai co / m´en rancur ni m´en complanha, / que·l ver dir m´es angoissos / e·l mentir no m´es nuls pros: / daus totas partz truep falhensa / en la sua benvolensa.

3. He hecho la obra de la araña y la espera del bretón; por lo que yo mismo no sé cómo me irrito y me lamento, porque me es angustioso decir la verdad, y mentir no me es de ningún provecho. Por todas partes encuentro mengua en su benevolencia.

 

4. Mout má tengut en gran lanha, / quar l´ai servid´en perdo; / e servirs ses gazardo / crei que chaptals en sofranha; / que vielhss, paubres, sofrachos, / venc entre·ls rics, vergonhos: / per qu´om deu sercar garensa, / ans que torn en decazensa.

4. Mucho (tiempo) me ha tenido en grave cuita porque la he servido de balde, y servir sin recompensa creo que merma la ganancia; pues viejo, pobre y necesitado me presento avergonzado ante los ricos, por lo que hay que buscar cura antes que volver a decaer.

 

5. E pus ma dona m´estranha / de so que no·l platz que·m do / s´amor, tatr veirai Orgo / ni·l rial castell d´Albanha. / E ja tan pauc orgulhos / amic ni tan amoros / non auran mais part Durensa / en la terra de Proensa.

5. Y pues mi señora me priva del amor que no le place concederme, tardaré en ver Orgon (localidad de Provenza) y el castillo de Albania (Aubagne). Más allá de Durensa (afluente del Ródano), en la tierra de Provenza, nunca más tendrá un amigo tan amoroso ni tan poco altanero.

 

Senhor, per los nostres peccatz

Canción de cruzada escrita para animar a los cristianos a participar en una campaña contra la invasión musulmana en España que podía extenderse por Europa. Se compuso tras la derrota de Alarcos (19 de julio de 1195) y el avance almohade de Abu Yusuf por la Península Ibérica. La cruzada preparaba lo que fue la Batalla de las Navas de Tolosa en 1212. Tiene siete estrofas unisonantes de 8 versos y una tornada de cuatro versos. La música de esta canción ha desaparecido y se utiliza como contrafacta dos melodías originarias de la tradición andalusí de Marruecos. Para la canción una en ritmo qaim ua nisf de la nuba Ram al Maya, la otra melodía en ritmo quddam de la misma nuba.

 

1. Senhor, per los nostres peccatz / seis la forsa dels sarrazis: / Jherusalem pres Saladis / et encaras non es cobratz; / perque manda·l reys de Marroc / qu´ab totz los reys de crestias / se combatra ab sos trefas / andolozitz ey arabitz / contra la fe de Crist garnitz.

1. Señores, por nuestros pecados crece la fuerza de los sarracenos: Saladino tomó a Jerusalén (en 1187) y aún no se ha recuperado. Porque hace saber el rey de Marruecos que combatirá a todos los reyes de cristianos con sus pérfidos andalusíes y árabes, armados contra la fe de Cristo.

 

2. Totz los alcavis a mandatz, / masmutz, maurs, goitz e barbaris, / e no·y reman gras ni mesquis / que totz no·ls ayon ajostatz. / Anc pus menut ayga non ploc / cum elhs passon e prendo·ls plas: / la caraunhada dels milas / geta·ls paysser, coma berbitz, / e no·y reman brotz ni razitz.

2. Ha convocado a todos los alcaides (gobernadores de fortalezas), almohades, moros, godos y beréberes, y no queda fuerte ni débil que no los haya reunido a todos. Nunca cayó lluvia tan torrencial como cuando ellos pasan y toman los llanos. Los deja alimentarse, como ovejas, de la carroña destinada a los milanos, y no queda brote ni raíz.

 

3. Tant an d´erguelh selhs qu´a triatz / qu´els cujo·l mons lor si´aclis; / marroquenas, marabetis / pauzon a mons, per mieg los pratz. / Mest lor gabon: "Franc, faiz nos loc! / Nostr´es Proensa e Tolzas, / entro al Puey totz lo mejas! " / Anc tan fers gaps no fon auzitz / dels falses cas, ses ley marritz.

3. Los que ha escogido tienen tanto orgullo que se figuran que (todo) el mundo se les someterá. Marroquíes y almorávides se instalan en los montes y en medio de los prados. Fanfarronean entre ellos: "¡Francos, dejadnos sitio! Nuestros son la Provenza y el Tolosanés y todo lo que media hasta el Puy". Nunca fue oída fanfarronada tan feroz en los falsos perros, malditos sin fe.

 

4. Emperaire, vos o aujatz / e·l reys de Frans´, a sos cozis, / e·l reys engres, coms peitavis: / qu´al rey d´Espanha secorratz! / Que anc mais negus mielhs no poc / a servir Dieu esser propdas: / ab luy venseretz totz los cas / cui Bafometz a escarnitz, / e·ls renegatz outrasalhitz.

4. Escuchadlo vosotros, el emperador (Enrique IV, 1191-1197), el rey de Francia (Felipe Augusto, 1180-1223), con sus primos, y el rey inglés (Ricardo Corazón de León, 1189-1199), conde de Poitiers: socorred al rey de España. Que nunca nadie pudo estar tan cerca para servir mejor a Dios. Con Él venceréis a todos los perros que Mahoma ha embaucado y a los renegados tornadizos.

 

5. Jesús Cristz, que·ns a prezicatz / per que fos bona nostra fis, / nos demostra qu´es dregz camis: / qu´ab penedens´er perdonatz / lo peccatz que d´Adam se moc, /e vol nos far ferms e certas, / si·l crezem, qu´ab los sobiras / nos metra, e sera·ns la guitz / sobre·ls fals fellos descauzitz.

5. Jesucristo, que nos predicó para que nuestro final fuera bueno, nos enseña que (éste) es el camino recto: pues con la penitencia será perdonado el pecado que partió de Adán (bula de Inocencio III con indulgencias de cruzada en la campaña que terminó en Las Navas), y nos quiere dar firmeza y seguridad de que, si creemos en Él, nos pondrá entre los que están más arriba y será nuestra guía contra los falsos felones viles.

 

6. Non laissem nostras heretatz, / pus qu´a la gran fe em assis, / a cas negres outramaris; / qu´usquecx ne sia perpessatz / enans que·l dampnatge nos toc: / portogals, gallicx, castellas, / navars, aragones, serdas / lur avem en barra gequitz, / qu´els an rahuzatz et aunitz.

6. Ya que estamos aposentados en la gran fe, no dejemos nuestras heredades a perros negros ultramarinos. Cada uno reflexione antes de que nos alcance el daño: a portugueses, gallegos, castellanos, navarros, aragoneses y de Cerdeña los hemos dejado como barrera y los han rechazado y humillado.

 

7. Quan veyran lo baros crozaz: / alamans, frances, cambrezis, / engles, bretos et angevis, / biarns, gascos, ab nos mesclatz, / e·ls provensals, totz en un floc: / saber podetz qu´ab los espas / romprem la preyss´e·l cap e·ls mas, / tro·ls ajam mortz totz e delitz; / pueys er mest nos totz l´aurs partitz.

7. Cuando vean a los barones cruzados: alemanes, franceses, de Cambray, ingleses, bretones, angevinos, bearneses y gascones, mezclados con nosotros, y los provenzales todos en una muchedumbre, podréis estar seguros de que, con los hispanos romperemos la invasión y (les cortaremos) la cabeza y las manos hasta haberlos muerto y aniquilado a todos. Luego se repartirá entre nosotros todo el oro.

 

8. Profeta sera·N Gavaudas, / que·l digz er faitz. E mortz als cas! / e Dieus er honratz e servitz / on Bafometz era grazitz.

8. Gavaudan será profeta de que ocurrirá lo que ha dicho. ¡Mueran los perros! Y Dios será honrado y servido donde Mahoma era reverenciado.

 

Belh senher Dieus, quo pot esser sufritz

Planto por la muerte de don Fernando, hijo de Alfonso VIII de Castilla y de Leonor de Inglaterra. Nacido en Cuenca el 29 de noviembre de 1189, tras una expedición militar por Montánchez y Trujillo, murió de unas fiebres en Madrid el 14 de octubre de 1211. Este planto fue escrito después de la batalla de las Navas (16 de julio de 1212). Tiene cinco coblas unisonantes de diez versos y una tornada de dos versos. La música original está desaparecida y como contrafacta usamos la de la cantiga número 323 de Alfonso X el Sabio, 1270.

 

1. Belh senher Dieus, quo pot esser sufritz / tan estranhs dols cum es del jov´enfan, / del filh del rei de Castella prezan, / don anc nulhs oms jorn no·s parti marritz / ni ses cosselh ni dezacosselhatz; / qu´en lui era tot lo pretz restauratz / del rei Artus, qu´om sol dir e retraire, / on trobavan cosselh tug bezonhos. / Ar es mortz selh que degr´esser guizaire, / lo mielhs del mon de totz los joves bos!

1. Buen señor Dios, ¡cómo puede soportarse tan singular dolor como es el del joven infante, del hijo apreciado del rey de Castilla, de quien jamás nadie se separó entristecido ni sin consejo ni desaconsejado; porque en él se había restaurado todo el mérito del rey Artús, de quien se suele hablar y contar, en quien encontraban consejo todos los necesitados! ¡Ahora ha muerto el que debía ser el conductor, el mejor de todos los buenos jóvenes del mundo!

 

2. Anc filhs de rei no fon vistz ni auzitz / qu´en tan ric loc fos vengutz per semblan, / don man dolen n´iran tostemps ploran; / que plus es grans, quan degr´esser fenitz / lo dols de lui que quant es comensatz; / quar elh era en tan loc pauzatz / quánc non nasquet tan desastrucs de maire / que lai no fos astrucs totas sazos; / don paradis puesc dir, al mieu vejaire, / qués aitals cortz que no·i a sofraitos.

Tornada/- Ai! quals dols es! Quar elh es chastiaire / a tot lo mon, als valens e als pros.

2. Nunca fue visto ni oído hijo de rey que en verdad alcanzara tan rico lugar, por lo que muchos entristecidos irán siempre llorando; que su duelo es mayor cuando debería acabarse que cuando se comenzó. Pues él estaba situado en tan rico lugar que nunca nació de madre nadie tan desdichado que allí no fuera feliz en toda sazón, por lo que puedo decir, según mi parecer, que es paraíso corte tal en la que no hay necesitados.

Tornada: ¡Ay, que dolor!, pues él es modelo para todo el mundo, para los valientes y para los nobles.

 

3. Ben degr´esser Ferran capdels e guitz / -s´a Dieu plagues que est mon ames tan- / lo belhs e·l bos, a tot fag benestan, / lo larcs e·l francs, lo valens e·l grazitz, / don cujav´on qu´en elh fos esmendatz / lo Joves Reis e·N Richartz, lo prezatz, / e·l coms Jaufres, tug li trei valen Fraire / cui semblava de cors e de faissos, / e de ricor e de totz bes lo paire, / qu´er es dolors de proez´e de dos.

3. Si a Dios hubiese placido amar tanto a este mundo, Fernando debía haber sido caudillo y guía, el hermoso, el bueno, agradable a toda acción, el liberal, el franco, el valiente y el amable, con el que parecía que fuesen compensados el Joven Rey Enrique, Ricardo (Corazón de León) el famoso y el conde Jaufré (Godofredo de Bretaña), los tres valientes hermanos, a quienes se parecía en cuerpo y en facciones, y en magnanimidad y en (ser) padre de todos los bienes, que ahora es dolor de valentía y de generosidad.

 

4. Anc joves reis no fon natz ni noiritz / del flum Jordan tro al solelh colgan / don fos tals dols, pus neguero·l jagan; / quar li franses ne fan dol e grans critz / e li engles, tug silh d´ams los regnatz, / li alaman, totz sos rics parentatz, / senhor del mon, e·l valen emperaire / e Samsuenha, Espanh´e Aragos, / qu·el mon non es crestias de lunh aire

que sieus liges o dels parens no fos.

4. Nunca joven rey nació ni fue criado desde el río Jordán hasta el sol poniente por el que hubiera tanto duelo, desde que se ahogaron los gigantes (bíblicos). Pues los franceses hacen planto y dan grandes gritos, y los ingleses, todos los de ambos reinos (isla y continente), los alemanes, todos sus poderosos parientes, señores del mundo, y el valiente emperador (Otón IV, hijo de Matilde, hermana de Leonor de Inglaterra, madre del infante don Fernando), y de Sajonia (Enrique el León, duque de Sajonia, esposo de Matilde), España y Aragón, porque en el mundo no existe cristiano de ningún linaje que no fuera su vasallo o su pariente.

 

5. Mas elh era sobre totz elegitz / el melhor loc, si visques mais un an / servir a Dieu de cor e de talan, / fons de belhs dos, murs contra·ls arabitz, / solenhs de mars, abrils renovelatz, / miralhs del mon, ab cui pretz es renhatz. / Que·n dirai pus! Que nulhs no sap retraire / lo dampnatge que sest mons doloiros / a pres en lui; e Dieus, vers perdonaire, / perdon a lui, pus venjatz s´es de nos!

Tornada: Ai! quals dols es! / Quar elh es chastiaire / a tot lo mon, als valens e als pros.

5. Pero él, por encima de todos, estaba destinado al mejor lugar para servir a Dios de buen ánimo y de talante si hubiese vivido un año más, fuente de hermosas dádivas, muro contra los árabes, sol de marzo, abril renovado, espejo del mundo, en quien el mérito ha residido. ¡Qué más diré! Nadie puede relatar el daño que ha recibido este dolorido mundo por él; y Dios, verdadero perdonador, lo perdone, pues se ha vengado en nosotros.

Tornada: ¡Ay, que dolor!, pues él es modelo para todo el mundo, para los valientes y para los nobles.


Curriculum Intérprete


Eduardo Paniagua, director. Nacido en Madrid en 1952, es arquitecto y especialista de la música de la España medieval. A los 16 años graba sus primeros cuatro discos con el grupo Atrium Musicae, en el que trabaja entre 1966 y 1983 con los instrumentos de viento y percusión, realizando giras de conciertos por Europa y América, y participando en toda su discografía, entre la que destacan títulos como La Folía, La Spagna, Musica de la Grecia Antigua y la Antología de Música Antigua Española de Hispavox-Erato. Miembro fundador de los grupos Cálamus y Hoquetus, se especializa en la música arábigo-andaluza, participando en festivales españoles y del mundo árabe: Egipto, Líbano, Túnez, etc. En 1994 crea el Grupo de Música Antigua e Ibn Baya, este último codirigido con el laudista Omar Metioui, para el trabajo musical sobre las Cantigas de Alfonso X y la música andalusí, respectivamente. En paralelo funda y dirige el sello discográfico Pneuma, con el que comienza a editar sus producciones musicales. En 1995 es contratado por Sony Classical para iniciar la colección de música medieval hispánica, en la que ha editado con el Grupo de Música Antigua diez discos sobre las cantigas (como parte de un proyecto más amplio que incluye la grabación de las casi 300 cantigas) y con Iba Baya cuatro CDs sobre música andalusí. Por su trabajo y por la difusión de estas músicas inéditas está recibiendo excelentes críticas y premios internacionales, siendo nominado como Mejor Artista de Música Clásica en los Premios de la Música 1997.

 

Grupo de Música Antigua. El Grupo de Música Antigua, con Eduardo Paniagua, está considerado uno de los grupos españoles que más está haciendo por la recuperación del patrimonio musical de la Edad Media. Aglutina en sus diferentes formaciones a expertos artistas produciendo numerosos trabajos discográficos con excelente crítica y premios nacionales e internacionales, sobre las Cantigas de Alfonso X el Sabio y sobre el mundo hispano musulmán. Por su trabajo musical a favor de la convivencia de culturas ha recibido en octubre de 2004 la "Medalla de las Cuatro Sinagogas Sefardíes" de Jerusalén, y por la difusión de estas músicas inéditas está recibiendo excelentes acogida. Posee el Premio Música Clásica 2009 de la Academia de la Música de España y ha sido nominado en los "Premios UFI Música Clásica" de la Unión Fonográfica Independiente (2010 y 2011). En paralelo, funda y dirige el sello discográfico Pneuma, con el que comienza a editar sus producciones musicales.

Volver atrás

           logotipo facebook   logotipo twitter

logo úbeda y baeza patrimonio de la humanidad

logo rema

logo fest clásica

logo premio publico

CSIC