Está en:  » Inicio  » Conciertos  » Edición 2009

 

Edición 2009

Concierto


Un Nuevo Mundo: indios, criollos y mulatos en la música de la América Hispánica

Lugar


Baeza, Auditorio de las Ruinas de San Francisco

Fecha


Martes, 8 de diciembre de 2009, 12.30 h.

Director


Calia Álvarez, directora

Intérprete


MÚSICA LIBERATA

Componentes


Sara Rosique, soprano
Ariel Cruz, alto
Karim Díaz, tenor
Michael Jorge, barítono
Raúl Orellana, violín
Ramsés Puente, violín
Daniel Bernaza, flautas y corneto
Marta Calvo Fuentes, bajón
Aníbal Soriano, cuerda pulsada
Juan Pablo Valero, clave
Izaskun Cruz, percusión
Calia Álvarez, viola da gamba y dirección

CONCIERTO GRABADO POR RADIO CLÁSICA (RNE)

Programa


I. Anónimo (Cuzco)
Canzona a dos con acompañamiento (ca. 1680)1

Esteban Salas y Castro (La Habana, 1725-Santiago de Cuba, 1803)
Escuchen el Concento, villancico a cuatro con violines (1791)2

Pues logra ya, cantada a tres con violines2
Recitado "Pues logra ya" - Pastorela "Oye Niño mío"

Anónimo (Cuzco)
Negro a la Navidad Pasacualillo (1753)3

II. José de Orejón y Aparicio (Huacho, 1705-Lima, 1765)
Ah! Del Gozo, cantada a Nuestra Señora con violines3
Introducción "Ah del Gozo"
Recitado "Triunfa feliz"
Aria Alegreto "Que para ti"
Dúo "Qué gloria"
Recitado "Sube Reyna feliz"
Aria afectuosa "Si tu pureza"
Dúo "Vive, pues Sacra".

Anónimo (San Ignacio de Moxos, Bolivia)
Pastoreta Ychepe flauta, para flauta, violines y continuo4
Adagio - Allegro - Andante - Presto

Esteban Salas y Castro
Unos Pastores, cantada a dúo con violines (1793)2
Recitado "Unos pastores" - Pastorela "O Pastor Divino"

III. Anónimo (San Ignacio de Moxos, Bolivia)
Dulce Jesús mío (Elevación)4

Juan García de Zéspedes (Puebla de los Ángeles, ca.1619-1678)
Juguete de guaracha Convidando está la noche5

Juan de Herrera (Santa fé de Bogotá, ca.1665-1738)
A la Fuente de Bienes, villancico a Nuestra Señora del Topo (1698)5

Esteban Salas y Castro
Venga el mundo todo, villancico a cuatro con violines (1793)2


TRANSCRIPCIÓN Y FUENTES:
(1) Bernardo Illari, Archivo Seminario San Antonio Abad, Cuzco
(2) Miriam Escudero, Archivo Catedral Santiago de Cuba
(3) Samuel Claro Valdés, Archivos Catedrales Bogotá, Lima y Seminario de Cuzco
(4) Piotr Nawrot, Archivo San Ignacio de Moxos
(5) Robert Stevenson, Archivos Catedrales Puebla de los Ángeles y Santafé de Bogotá

Notas programa


Karim Díaz

El conjunto Música Liberata ha preparado para este concierto un recorrido musical por la América Colonial con obras de compositores nacidos en el Nuevo Mundo, escritas para Misiones y Catedrales de México, Perú, Bolivia, Colombia y Cuba.

San Ignacio de Moxos y San Rafael de Chiquitos, en el Alto Perú, hoy Bolivia, son dos de los más antiguos e importantes poblados de América, musicalmente hablando. Fundados como misiones jesuíticas, también llamadas reducciones, con el fin de reunir y evangelizar a la población aborigen esparcida por las selvas, estas aldeas constituyeron el marco de un movimiento artístico y musical sin comparación en el resto del continente. Los misioneros, además de la construcción, la agricultura y otros oficios desconocidos hasta entonces por los indígenas, les instruyeron en trabajos artesanales, fabricación de instrumentos musicales, y les iniciaron en la práctica de la música y la danza, utilizándolas como un efectivo método de catequización, visto el singular talento que mostraban los nativos en su aprendizaje e interpretación. Incluso, los hijos de los jefes incas recibían una cuidada educación siendo enviados al Colegio de San Andrés, en Quito. No cabe duda de que muchos de ellos desarrollaron habilidades para la composición, lo que quedó comprobado luego de la expulsión de la orden religiosa, cuando los pobladores de la región continuaron la costumbre de celebrar las fiestas religiosas con música, imitando el mismo estilo de composición que habían aprendido de 1os padres jesuitas. Así, la música producida en estas tierras tiene una indudable influencia europea, y en ocasiones se produce un sincretismo con las formas musicales, los dialectos vernáculos y los ritmos propios de América. De entre la gran cantidad de piezas de autor desconocido existente en los archivos americanos, las de extrema simplicidad y candor, son probablemente el testimonio musical de estos compositores indígenas anónimos y el legado más devoto de estos nuevos cristianos. Una pequeña muestra de música instrumental y vocal, generada quizás por la mano de aquellos nativos que aprendieron el arte de la composición en tiempos de la Colonia, estará presente en este programa.

De los géneros musicales del repertorio de celebraciones, el villancico era el más popular entre los asistentes al culto en los templos del Nuevo Mundo. Además del conocido villancico de Navidad, en América también fue requerido en las fiestas de la Santísima Virgen, el Corpus Christi o las fiestas patronales. Allí tomó un carácter más festivo, mezclándose con cantos y bailes populares, y adaptándose a la idiosincrasia de las distintas regiones. Junto al villancico de gallegos, de vizcaíno o el de gitanas, traídos de Europa, las variantes coloniales de esta tradición española vieron también los villancicos de mestizos, guineos y negrillas. Algunas de estas manifestaciones profanas animaban demasiado el recinto sagrado con su desenfado, sus vivos ritmos acompañados por instrumentos de percusión y sonidos onomatopéyicos, por lo que las autoridades eclesiásticas limitaron su práctica o la trasladaron a las plazas, conservando la solemnidad de los templos. Aun así, los villancicos de negros eran los preferidos, ya que imitaban graciosamente el castellano deformado de los esclavos negros, parodiaban su forma de hablar y utilizaban los pegadizos ritmos sincopados de los bailes africanos, haciendo las delicias del público asistente, en su mayoría español.

Pero existe también la música de los criollos coloniales o "españoles de Indias", de estilo ibérico pero distinta de la compuesta por los maestros del Viejo Continente, y que simbolizaba sus propios deseos de autoridad y reconocimiento. Uno de los primeros compositores novo-hispanos que obtuvo un puesto de importancia en los principales centros musicales del Virreinato de Nueva España, luego México, fue el músico de la escuela poblana Juan García de Zéspedes (1619-1678). Como cantor, ingresó en 1630 en el coro de la Catedral de su natal Puebla de los Ángeles, que por aquel entonces estaba al mando de Juan Gutiérrez de Padilla, del que recibió una esmerada educación, ejercitándose en las artes de la composición y la interpretación de la viola. En 1664, y a la muerte del maestro malagueño, García de Zéspedes asume de manera interina el magisterio de la Capilla Musical Poblana y de forma permanente a partir de 1670, hasta su muerte. Sus composiciones de carácter profano inspiradas en los bailes y ritmos populares son el reflejo de la genuina cultura americana. Destaca entre ellas el juguete de guaracha Convidando está la noche, que combina en un divertido juego la cadencia de esta característica danza folclórica con la alegría de la fiesta navideña, entre los suspiros producidos por el calor del contagioso baile.

En Santa Fe de Bogotá, capital de Nueva Granada, actual Colombia, nació Juan de Herrera (ca.1665-1738), el más prolífico de todos los compositores coloniales de este Virreinato. Proveniente de una familia acomodada, recibió una estricta educación hasta ingresar como sacerdote en el Seminario Conciliar de San Luís, donde continuaría su formación como músico. Luego de permanecer -desde 1690- como capellán y Maestro de Capilla del Convento de Santa Inés, en 1703 solicitó al Cabildo ocupar el puesto de Maestro de Capilla de la Catedral a la muerte de José Cascante, cargo que ejerció durante 35 años. Teniendo en cuenta la formación religiosa de Herrera, es innegable su preferencia por las formas de música sacra a las obras de carácter profano. Las composiciones con textos en latín conforman la mayor parte de su creación. A la fuente de bienes es su primera obra secular con texto en español, dedicada a Nuestra Señora del Topo, imagen de la Virgen venerada localmente y patrona del Capítulo Primado.

Nativo de Huacho, en el Virreinato del Perú, el sacerdote José de Orejón y Aparicio (1705-1765) recibió su formación como organista y compositor en Lima, de la mano de Tomás de Torrejón y Velasco, y mas tarde de Roque Ceruti, llegando a ocupar, por sus excepcionales habilidades, la importante plaza de organista mayor de la Catedral de esta ciudad. En 1757, tras la enfermedad y posterior muerte de Ceruti, reemplaza a su maestro, siendo el primer músico de origen mestizo que ocupó el codiciado cargo de Maestro de Capilla en "la Ciudad de los Reyes". Su obra revela evidentemente la influencia del estilo italiano de composición, patente sobretodo en sus cantadas y villancicos. La cantada Ah, del gozo, de tintes napolitanos, donde se alaban las virtudes de la Virgen, refleja con rotundidad el talento del músico, dado el curioso hecho de que nunca salió de la capital del Virreinato.

Otro gran compositor nacido en tierras americanas es sin dudas el cubano Esteban Salas y Castro (1725-1803), quien de pequeño se formó como cantor en la Iglesia Parroquial Mayor de La Habana, que hacía oficio de Catedral, donde más tarde fue violinista y organista, al tiempo que cursaba estudios de Filosofía, Teología y Derecho Canónigo en la Universidad habanera. En 1764, las autoridades eclesiásticas lo envían a Santiago de Cuba, entonces capital de la isla, para renovar la Capilla de Música establecida en su Catedral, con el propósito de emular a aquella existente en México. Salas se mantuvo al frente de la Capilla hasta su muerte por casi 40 años, en los que procuró a la ciudad de Santiago de Cuba una vida musical nunca antes conseguida. Poseía una vastísima cultura humanística, y gran poder organizativo, pero por encima de todo fue un virtuoso de la música; muestra de lo cuál son las transcripciones de obras de importantes compositores europeos hechas por el músico criollo para ser interpretadas por los integrantes de su Capilla. Su arte musical, heredado de las raíces hispánicas presentes en Cuba, refleja también influencia italiana y francesa. Tal es el caso de muchas de sus composiciones, a las que el ritmo de pastorela confiere ternura, como en Pues logra ya, o auténtica solemnidad, como en Unos pastores. En sus villancicos se aprecia la claridad del barroco tardío y los indicios de un clasicismo temprano, como evidencia de las continuas fuentes de renovación que llegaban a la isla.

Todas estas culturas conviven hermanadas dentro de la nueva sociedad americana, como igual conviven dentro de su música, entremezclando ritmos, idiomas, razas, costumbres y religiones, descubriéndose un Nuevo Mundo mestizo y ancestral, que vive más allá de las Américas.


TEXTOS

Escuchen el concento
Escuchen el concento y la dulce armonía,
que forman los cielos cantando hoy día.
La Gloria del Señor que tanto luce y brilla
en haberse hecho hombre, para que el hombre viva.
A un tal portento es cierto debe su alta Capilla
cantar, pues que nos consta que lo hace a las Maravillas.
Emplee pues en esta sus voces mas subidas.

Coplas
1. Con razón celebra el Cielo esta Fiesta Natalicia,
pues de este Natal depende que sea colmada su dicha.

2. Por resultas del Misterio vera completas sus sillas
Y en lugar de Astros errantes le pondrán estrellas fijas.

3. Nuevo cántico aplauda Novedad tan nunca oída
que en una persona se hallen Naturalezas distintas.

Pues logra ya
Recitado
Pues logra ya el hombre miserable
que el sacro cielo se le demuestre afable
Pues consigue después de su caída
por fortuna volver de muerte a vida.
Siendo aquesto a esmeros del cuidado
del Divino Pastor que apiadado
Desciende presuroso a recoger
la Oveja que el engaño hizo perder.
Cantemos al Pastor que tanto anhela
esta dulce afectuosa pastorela.

Pastorela
Oye Niño mío, oye buen Pastor,
esta pastorela que ha inventado amor.
Óyenos mi Dueño, oye buen Pastor,
esta pastorela que ha inventado amor.
Pues a oírnos vienes y en nuestro favor
muestras un cariño que será pasión.
Suene festiva la voz del loor
y exprésele afectos a tan gran Señor.

¡Pasacualillo!
- ¡Pasacualillo!
- ¡Júsguele, plimo!
- ¡Antoniyo!
- ¿Qué quele, plimo?
- ¡Flasiquiyo!
- ¿Qué quele, plimo?
- ¡Manueliyo!
- ¿Qué quele, plimo?
- ¡Benga turu lo negliyo!
- ¿Qué manda el señor alcalde?
- Que, pue? benimo a Belena
con la blanca la molena,
no comamo el pan de balde.
- ¡Dioso le gualde
al señol alcalde,
de lo plimo su plesona!
- Hagamo una plocesiona
a lo Dioso que ha nasiro,
donde baile lo negliyo,
y mándese a plegonal
polque benga a notisia
de turu el lugar.
- ¡Dioso le gualde
al siol alcalde!
- Y yo la plegonaré.
- Palésenos ve
a plegonal a su melsé.

Pregón
- Manda el alcalde Miguel
que turu Santu Tumé
en el poltal de Belén
a la plocesiona venga
y la dansa se plebenga
y mándese a plegonal
polque benga a notisia
de turu el lugar.
- Venga neglo y negla venga
y la dansa se plebenga.
A la plocesiona venga,
donde baile lo negliyo
a lon Dioso que a nasiro,
que seamo de contar.

Coplas
1. Pala hacel en un momento
una plocesión que espanta,
la de la Semana Santa
hagámo lo nasimiento,
y es a buen entendimiento
pues que el Niño de Belén
aún no acaba de nacer,
cuando comienza a penar.

2. Si lo neglo solicita,
deye gusto a zagalito:
al paso de huir de Egipto
benga con la borriquita.
¡Santa Bálbala bendita,
qué paso tan lindo es éste!
Benga, qu?aunque el neglo cueste
gota tan gorda a sudar.

3. Negla sela la pendona
y negla la trompetela
y negla la regidera,
qu?el gobierna plocesiona.
Negla seya la sayona,
neglo cucurucho y falda,
y negla sera la espalda
de quien quisiere azotar.

Ah! del Gozo
Introducción
Ah del Gozo, ah del aplauso,
ah de la sabia métrica, armonía,
cuya universidad, Amor dispone,
para darle a los meritos la silla.
Venid oy victoriosas,
doctoras, siempre invictas,
cuyo acertado voto sacô
la mejor cathedra de Prima.
Venid, qe oy toma Ylustre
para el aplauso pocesion festiva.

Recitado
Triunfa feliz, Aurora, soberana,
del Aspid cruel,
y la Culpa insana,
ven, donde ocupes, sin qe humilde, dudes,
el solio qe texieron tus Virtudes.
Pues, quando esquibadamente huir blazon as
es quanto mâs de triunfos te Coronas.

Aria Allegretto
Que para tî, el laurel florecêr, ya se viô,
pues, el mismo busco, la frente â tu docel,
por eso te dâ en êl, de vida pocesion,
donde la adoraciôn, suba a servirte fiêl.

Dúo
Que gloria, que empeño,
que gozo, que dicha
es mirar, qe domine en el trono,
la qe amante en los pechos, domina.

Recitado
Sube Reyna feliz sube gloriosa,
a regentâr la Cathedra qe exaltas,
al triunfo de palestra victoriosa,
en argumento, de virtudes tantas,
si el vencimiento â glorias de si mismos,
distes inmensos, yâ los silogismos.

Aria afectuosa
Si tu pureza, ha sido la Questión
con qe el Laurel te llegas a zeñir,
quien arguir, puede a la lûz, de tanta soluciôn,
pues, la virtud, en qe haces, distinsiôn
es, otra, nueba fuerza, del podêr
qe dexa vêr, indisoluble, el lazo de la unión.

Dúo
Vive, pues Sacra, Aurora,
Sabia, discreta, y linda,
si la Universidad de âmôr te ciñe,
sacro Laurel, qe el gozo te eternisa.
Prebengan, Atabales, Clarines, Chirimias,
gritando en eco, alegre,
cantando en voz festiva,
qe por tu gracia,
Tu esplendôr y afecto
te has llevado, la Cathedra, de Prima.
Y pues te dân, amantes, oy procesiôn festiva,
Vitor, entonen nuestros rendimientos,
A cuyo acento, todos canten, Viva.

Unos Pastores
Recitado
Unos Pastores, ¡o que afortunados!
de hallarse en Bethlem ya cerciorados,
al Pastor que apacienta todo el mundo
vienen, y con respecto muy profundo
lo adoran, y ofreciéndose del todo
Pastorela le cantan a su modo.

Pastorela
O Pastor Divino, tu eres mi camino,
mi vida y verdad.
Yo servirte quiero con devoto esmero
y fina lealtad.
Tu amor en mi viva
pues en ti estriba mi felicidad

Y si aqueste afecto merece en efecto
y algún premio implora,
no quiero este ahora, si en la eternidad.

Convidando está la noche
Juguete
Convidando está la noche
aquí de músicas varias,
al recién nacido infante
canten tiernas alabanzas.

Alegres cuando festivas
unas hermosas zagalas
con novedad entonaron
juguetes por la guaracha.

Guaracha
¡Ay, que me abraso, ay! divino dueño, ay!
en la hermosura, ay! de tus ojuelos, ¡ay!
¡Ay, cómo llueven, ay! siendo luceros, ay!
rayos de gloria, ay! rayos de fuego, ¡ay!

¡Ay, que la gloria, ay! del portaliño, ay!
ya viste rayos, ay! si arroja hielos, ¡ay!
¡Ay, que su madre, ay! como en su espero, ay!
mira en su lucencia, ay! sus crecimientos, ¡ay!

¡En la guaracha, ay! le festinemos, ay!
mientras el niño, ay! no rinde al sueño, ¡ay!
¡Toquen y bailen, ay! porque tenemos, ay!
fuego en la nieve, ay! nieve en el fuego, ¡ay!

¡Pero el chicote, ay! a un mismo tiempo, ay!
llora y se ríe, ay! qué dos extremos, ¡ay!
¡Paz a los hombres, ay! dan de los cielos, ay!
a Dios las gracias, ay! porque callemos, ¡ay!

A la fuente de bienes
A la fuente de bienes
al mar de Gracias
que al orbe todo junto
eleva, admira y pasma,
vengan las almas.

Coplas
1. A la imagen de María,
Honor, gloria, timbre guarda
que dibuja vivamente
quejas, dolor, llantos, ansias,
vengan las almas.

2. A la que con beneficios
prende, eleva, trae, arrastra,
digna de ser de los orbes
clarín, trompa, lengua, fama,
las almas vengan,
vengan las almas.

3. A la que en misericordias
brilla, luce, reyna, campa,
siendo en remediar miserias,
una sola especial vara,
las almas vengan,
vengan las almas.

Venga el mundo todo
Venga el mundo todo a ver el Portento
que nace en la tierra más viene del cielo:
Consiste en un Niño que es al mismo tiempo
Pequeñito y Grande, Antiguo y Moderno,
Finito e Infinito, Temporal y Eterno.
Yo noto otra cosa y es que el Niño bello
siendo antes extraño ya es nuestro Deudo.
Dígolo mas claro, es un Adán nuevo
que viene a enmendar del Otro los yerros.
Será pues por tanto nuevo Padre nuestro,
que el pan nuestro acaso vendrá a traernos.
No solo ha de darnos lo que es alimento
sino quantas dichas desear podemos.
Pues somos felices y así celebremos
el bien que nos nace con su Nacimiento.

Coplas
1. Por grande y pequeño el Niño pretende le tributemos
el respeto como Grande, como Pequeño el afecto.
2. El Amor que le ha traído de las alturas al suelo
por fino lo reconozco, mas finito no lo creo.
3. De las demás Perfecciones afirmar también me atrevo
que van por infinitivo en este Divino Verbo.

Curriculum Intérprete


Calia Álvarez Dotres, viola da gamba y dirección. Nace en La Habana, ciudad donde cursa estudios de música en la especialidad de Violonchelo en el Conservatorio «Amadeo Roldán», donde se gradúa en 1995. Durante su etapa de estudiante obtiene diversos premios y galardones en importantes concursos nacionales, como el Amadeo Roldán o el García Caturla. Desde 1995 forma parte de la Orquesta Sinfónica Nacional de Cuba y de la Orquesta Sinfónica del Gran Teatro de La Habana, instituciones en las que trabaja con directores como Leo Brower (Cuba), Bernardo Adam Ferrero y Gorka Sierra (España), Jean Paul Penin (Francia), Yoshijaro Fukumura (Japón), entre otros. Comienza a estudiar Viola da Gamba en 1999 y ese mismo año integra el Conjunto de Música Antigua "Ars Longa" de la Habana, en el que trabajó bajo la dirección de Joseph Cabrè (España) y Gabriel Garrido (Argentina), y con el que realizó numerosas giras internacionales por Francia, España, Italia, México, Colombia, y otros países. Además, participó en numerosas grabaciones discográficas con dicho ensemble para la casa francesa K.617 entre las que destacan Nativité à Santiago de Cuba, Esteban Salas: Cantus in Honore Beatae Mariae Virginis y Fiesta Criolla, con el Ensemble Elyma, todos premiados por las más importantes publicaciones de Francia. Desde 2002 se traslada a España, cursando estudios de Viola da Gamba en el Conservatorio Superior de Música de Sevilla "Manuel Castillo" con Ventura Rico y obteniendo matrícula de honor en todos los cursos. También ha tomado clases con importantes gambistas como Fahmi Alqhai, Itziar Atutxa, Vittorio Ghielmi, Wieland Kuijken y Jordi Savall. Como solista también forma parte de agrupaciones como la Orquesta Barroca de Jerez, Il Parlamento, Qvinta Pars y Artilugium. Colabora como violagambista o chelista indistintamente en ensembles como Orquesta de Cámara de Ceuta, Folengo y Ensemble Buenayre, y con solistas como Juan Carlos de Mulder y José Carrión. En 2006 trabajó en un exitoso montaje de la ópera Dido y Eneas bajo la dirección del maestro Andrés Cea. En 2008 protagonizó una serie de conciertos en base a la Suite para viola da gamba y orquesta de Telemann interpretada con diferentes orquestas andaluzas en Sevilla, Granada, Córdoba y Aracena, recibiendo estupendas críticas. En 2009 participó como solista con la Orquesta Joven de Andalucía en el estreno en el Real Maestranza de Sevilla de la suite El Viaje a Simorgh de Jose Mª Sánchez-Verdú bajo la dirección del maestro Arturo Tamayo. También destaca su labor con el grupo Il Parnasso dell'Armonia del que es fundadora y directora.

Ensemble Música Liberata. Integrado en su mayoría por músicos cubanos radicados en España y otros países de Europa, el Ensemble Música Liberata se formó en 2004 con el objetivo de reunir a especialistas en la interpretación de la música antigua para realizar una inminente y necesaria labor en la investigación y difusión del amplio catálogo del Barroco Colonial Americano. El conjunto efectuó su primer concierto el 4 de enero de 2005 en la Iglesia Parroquial de Alfara del Patriarca, en Valencia, con excelente acogida de público, y desde entonces se ha convertido en un referente de esta música para toda Europa. Entre las presentaciones más relevantes de la última temporada destacan las ofrecidas durante el Festival Internacional de Música de Sarrebourg, Francia, en sus ediciones de 2005 y 2007, así como otras actuaciones en Torrent, Sagunto, Valencia, Catarroja, Cáceres, Metz, Estrasburgo y otras ciudades españolas y francesas. El pasado mes de agosto Música Liberata ha inaugurado la XVI Muestra de Música Antigua Castillo de Aracena. Los integrantes de esta agrupación musical han colaborado en formaciones tan prestigiosas como Ars Longa de La Habana, Ensemble Elyma dirigido por Gabriel Garrido, Capilla Peñaflorida dirigida por Josep Cabré, Turiae Camerata, Orquesta Barroca de Jerez, Estil Concertant, Capella de Ministrers, Orquesta Barroca de Sevilla, Música Ficta, Capilla Real de Madrid, Al Ayre Español dirigida por Eduardo López Banzo, Modo Antiquo de Federico Sardelli, Concerto Italiano de Rinaldo Alessandrini, entre otros. Música Liberata se propone explorar al máximo el repertorio del Barroco Latinoamericano, y especialmente la música creada en Cuba en la época de la Colonia, así como la interpretación de obras de las diferentes etapas históricas del mundo antiguo europeo, incorporando siempre en cada programa la herencia de sus raíces latinas como muestra de la fusión entre las diferentes culturas llegadas al Nuevo Mundo hace ya varios siglos.

Volver atrás

           logotipo facebook   logotipo twitter

logo úbeda y baeza patrimonio de la humanidad

logo rema

logo fest clásica

logo premio publico

CSIC