Está en:  » Inicio  » Conciertos  » Edición 2009

 

Edición 2009

Concierto


Música policoral en el Reyno de Jaén: Misa "Veni sponsa Christi" de Juan Manuel de la Puente (1692-1753)

Lugar


Baeza, Auditorio de las Ruinas de San Francisco

Fecha


Sábado, 21 de noviembre de 2009, 20.30 h.de 2010, 20.30 h.

Director


Lluís Vilamajó

Intérprete


CORO BARROCO DE ANDALUCÍA

Componentes


SOLISTAS
Yolanda Lázaro, tiple 1
Esmeralda Jiménez, tiple 2
Linde Van der Veken, alto
Joseph Ramón Olivé, tenor
 
CORO
Mónica Aguilar, Helena Amado y Verónica Plata, sopranos
Reyes González, Fátima Ortega, Rosa Plata, Nieves Zurita, altos
Emilio Gil, Pablo Millán, Israel Moreno, Joaquín Huéscar, tenores
Javier Jiménez, Miguel Rodríguez, Manuel Torrado, bajos
 
MINISTRILES
Manuel Vilas, arpa
Bárbara Sela, bajón
Alejandro Casal, órgano positivo
Miguel Rincón, tiorba
 
Lambert Climent y Lluís Vilamajó, dirección artística

EN COLABORACIÓN CON LA CONSEJERÍA DE CULTURA

CONCIERTO GRABADO POR RADIO CLÁSICA (RNE)

Programa


I. RECONSTRUCCIÓN DE LA MISA DEL COMÚN DE UNA VIRGEN MÁRTIR
Entrada: Tiento de quinto tono, F. Correa de Arauxo (órgano)

Introito Loquebar de testimoniis tuis (canto llano)

Kyrie de la Misa Veni Sponsa Christi (8vv)

Gloria de la Misa Veni Sponsa Christi (8vv)

Gradual Dilexisti justitiam (canto llano)

Tracto: motete Veni Sponsa Christi (8vv)

Credo de la Misa Veni Sponsa Christi (8vv)

Ofertorio Afferentur regi virgines (canto llano)

Sanctus de la Misa Veni Sponsa Christi (8vv)
Benedictus (canto llano)

Agnus Dei de la Misa Veni Sponsa Christi (8vv)

Comunión Confundantur superbi (canto llano)

Conclusión Ite missa est (canto llano)

Salida: Cuarto tiento de cuarto tono, F. Correa de Arauxo (órgano)


II. VARIA LATINA
Himno al Santísimo Nombre de Jesús Jesu dulcis memoria (4vv)
Salmo Dixit Dominus (8vv)

Transcripción y edición:
José A. Gutiérrez Álvarez y Javier Marín López
Archivo de Música de la Catedral de Jaén
Canto llano: Cantoral 23 - Polifonía: Libros de Música 4 y 9 de J. M. de la Puente

Notas programa


Perfiles inéditos de un conocido desconocido

José Antonio Gutiérrez Álvarez y Javier Marín López

Jaén, 5 de octubre de 1711. Reunidos en la Sala Capitular de la Catedral de Jaén, el Deán y demás Canónigos del Cabildo se disponen a escuchar el veredicto de los jueces sobre los opositores al magisterio de capilla de la catedral giennense. Han sido casi tres semanas de trabajos, tensiones y desafíos tanto para los tres miembros del tribunal -Agustín de Contreras, maestro de capilla de la Catedral de Córdoba, fray Pedro Rodríguez, maestro del convento de religiosos agustinos de la misma ciudad y Antonio Ramos, organista de la Catedral de Jaén- como para los siete opositores que concurrieron a la plaza, procedentes de lugares tan diversos como Toledo, Palencia, Guadix, Osuna y Baeza. Los aspirantes tuvieron que sortear los más diversos obstáculos, entre ellos componer dos villancicos sobre un texto dado -uno a 5 voces y otros a 8- y un salmo Laudate Dominum, cada uno de ellos en un plazo de 24 horas y estrenado en el propio coro de la catedral, así como diversas preguntas de teoría y contrapunto, composiciones sobre un canto llano y dirección de la capilla de músicos. Pero la suerte estaba echada. Contraviniendo la opinión de los propios jueces, que se habían decantado por Gregorio Portero o Pedro de Arteaga, el cabildo eligió a Juan Manuel de la Puente, un joven e inexperto de 19 años formado como seise en Toledo que, sin embargo, prometía.

Habiendo pasado tres siglos desde aquella concurrida oposición, podemos afirmar que la decisión del Cabildo resultó acertada a pesar de la "poca edad para obtener el magisterio": De la Puente desarrolló en Jaén uno de los más fructíferos magisterios de la catedral, que se prolongó ininterrumpidamente hasta su muerte en 1753, y dejó tras de sí un imponente legado musical de unas 900 composiciones, de las que, por avatares del destino, apenas conocemos un tercio. Precisamente, uno de los aspectos más originales de la obra de De la Puente es su formato de conservación. A excepción de unas pocas obras en papeles sueltos, la gran mayoría de su producción se conserva en tres libros encuadernados en pergamino de pequeño tamaño y en formato de partitura (es decir, con todas las voces en la misma página), frente a la más frecuente práctica de copiar cada voz en un papel independiente (particella). Se trata de los libros número cuatro, siete y nueve de una colección compuesta originalmente por nueve volúmenes y que estaba concebida a modo de opera omnia, es decir, como corpus unitario, homogéneo y ordenado de la totalidad de las obras del compositor. Hay razones suficientes para pensar que los volúmenes son autógrafos del propio De la Puente: los tres tomos conservados comparten características externas (tamaño, grosor, organización del repertorio por festividades, disposición de índices y portadas e inscripción en el lomo "Música Práctica de Puente, tº [tomo] [número]"); además, el grado de minuciosidad con el que se anotan determinados detalles sobre la partitura (distribución del texto, cifrados, ligaduras, añadidos y correcciones, etc.) apunta en esta misma dirección. Por el testamento del compositor sabemos que la música del maestro pasó a manos del Cabildo en 1753, aunque se desconoce si la donación incluyó estos libros o sólo los papeles sueltos. Los volúmenes estuvieron en poder de Francisco de Viedma, maestro de capilla en Alcaudete y copista de parte de su obra, quien a su muerte en 1786 legó a la Catedral los "nueve libros de música" de De la Puente, junto con algunos villancicos y una misa. Se desconoce el momento en el que se extraviaron los seis volúmenes faltantes.

La producción conservada de De la Puente en los libros suele estar fechada y cubre su primer período creativo (1712-1735). En su mayoría, se trata de obras religiosas en romance (villancicos, tonadas y cantadas sacras y profanas), que muestran el estilo "moderno" del compositor y que ya han sido estudiadas por investigadores como Pedro Jiménez Cavallé y Miguel Ángel Marín y presentadas tanto en formato de concierto como en grabación discográfica (Juan Manuel de la Puente. Cantatas y villancicos, Al Ayre Español, 1992). El objetivo del presente concierto es recuperar su faceta como compositor sobre textos latinos, una cara (y también una sonoridad) desconocida del maestro de Tomelloso. La producción que conservamos en latín es muy reducida: de las 282 obras copiadas en los tres libros sólo cinco contienen texto en esta lengua (dos salmos, un motete, una misa y una lamentación). No obstante, la documentación administrativa revela que De la Puente compuso un amplio corpus de obras policorales en latín, probablemente copiadas en alguno de los seis tomos extraviados; un inventario musical de 1760 recogía 58 composiciones en papeles sueltos, en su mayoría salmos, himnos, motetes y misas de 8 a 18 voces; entre ellas destaca una "misa con tres coros a 7 con violines que compuso para Madrid en el año de 1734 el señor Puente", lo que indica que su obra era demandada en la Corte.

El presente concierto, de riguroso estreno y fruto de un reciente e intenso trabajo de recuperación integral que va del archivo al atril, presenta una escogida selección del De la Puente latino a través de la reconstrucción litúrgica de la Misa "Veni sponsa Christi" a 8 voces. Para darle una mayor verosimilitud, y superando así la moderna mentalidad de la sala de conciertos, según la cual se sucederían consecutivamente los cinco movimientos del ordinario de la misa (Kyrie, Gloria, Credo, Sanctus y Agnus), se ha ideado una reconstrucción completa de la Misa del Común de una Virgen Mártir en la que se han intercalado las secciones polifónicas de De la Puente con canto llano y secciones instrumentales, tal y como se hacía en la época. El canto llano está extraído de un gradual de la propia catedral giennense copiado a mediados del siglo XVI, pero en uso durante el siglo XVIII, mientras que las piezas instrumentales son tientos para órgano del sevillano Francisco Correa de Arauxo, quien ejerció como organista de la Catedral de Jaén entre 1636 y 1640. Con esta propuesta no pretendemos ofrecer una imposible interpretación "auténtica" de esta música, pero sí acercar al espectador de hoy a un universo sonoro perdido en las funciones litúrgicas actuales: el latín reemplazaba a las lenguas romances, el austero canto llano y el omnipresente órgano se mezclaban con una brillante aunque contenida polifonía, interpretada por voces -siempre masculinas, y probablemente en menor número que las de hoy- e instrumentos contemporáneos de acompañamiento como el arpa, el bajón y la tiorba.

La Misa "Veni Sponsa Christi", única conservada de De la Puente, permite ejemplificar el acercamiento del compositor al uso de una técnica compositiva muy cultivada desde el primer Renacimiento y hasta el último Barroco, conocida con el nombre de "parodia" y que consiste en la composición de una obra musical (una misa a 8) utilizando un modelo polifónico preexistente (en este caso, un motete del propio autor a 8, que escucharemos hacia la mitad de la reconstrucción como tracto), que es citado, desarrollado y transformado constantemente a lo largo de toda la pieza. La manera en que De la Puente usa esta técnica en la Misa "Veni Sponsa Christi" es muy canónica y emplea las ideas musicales del motete casi en su forma original, aunque las adapta en cada caso al nuevo texto y utiliza las texturas como recurso expresivo para reforzar su significado retórico. El motete "Veni Sponsa Christi" está construido a partir de ocho materiales temáticos, contrastantes en carácter y textura que, combinados y elaborados, dan forma a los cinco movimientos de la Misa. El primero de ellos consiste en dos acordes (tónica-dominante) a tutti en notas largas que marcan enfáticamente la primera palabra del texto, "Veni" ("Ven"). Este sencillo pero expresivo comienzo es usado también al inicio del Credo y del Sanctus, remarcando así palabras de importante calado teológico como "Padre" ("Patrem") y "Santo" ("Sanctus"). Sobre la frase que da título al motete, De la Puente desarrolla algunas de las texturas y motivos omnipresentes a lo largo de la Misa. El segundo material temático lo presenta el primer coro, que canta el "Veni Sponsa Christi" simultáneamente con una melodía silábica que es repetida de inmediato por el segundo coro en forma de eco, y que aparecerá en la Misa en momentos donde se hace necesario aclarar el mensaje, como al comienzo del Kyrie eleison I. Una vez expuesto el texto, se presenta la tercera sección, un breve motivo descendente que es repetido imitativamente por cada una de las ocho voces y que será uno de los motores principales, tanto del motete como de la Misa. Justo después, sobre las palabras "accipe coronam" ("acepta la corona") aparece el cuarto material, basado en el anterior motivo imitativo, pero con mayor complejidad melódica y armónica; se utiliza en su forma casi original en el Kyrie eleison II y en varias partes del Gloria ("Domine Deus"), el Credo y el Agnus Dei.

La quinta sección presenta un carácter- cadencial, aunque su reiterado uso en la Misa le otorga entidad propia; se trata de un fragmento homofónico, silábico y de carácter ágil que aligera las secciones más densas contrapuntísticamente y que sirve de nuevo para remarcar partes concretas del texto como, por ejemplo, "Bonae voluntatis" ("de buena voluntad") del Gloria y los distintos "miserere nobis" ("ten piedad de nosotros") del Agnus Dei. A continuación (sexto material), un bloque en homofonía con valores largos repetidos en eco, acompañado de una escala ascendente del bajo, sirve a De la Puente para equilibrar y contrarrestar aún más el impulso motórico de las partes más contrapuntísticas, dando peso a expresiones como "Gratias agimus tibi" ("Te damos gracias") o "Cum Sancto Spiritu" ("Con el Espíritu Santo"). Tras la distensión que suponen estos dos últimos fragmentos, el penúltimo material retoma la textura imitativa, empleada en las secciones tres y cuatro, que en esta ocasión se intensifica con el uso de un recurso muy barroco como el stretto o entrada de las voces en un intervalo de tiempo más corto del empleado hasta ese momento, por ejemplo, en el "dona nobis pacem" del Agnus Dei. En la sección final se produce un inesperado cambio de ritmo (valores largos con puntuales fragmentos en eco) y armonía, al modular brevemente a una tonalidad mayor que resuelve ilusoria y momentáneamente la tensión armónica (construida por una alternancia casi obsesiva entre tónica y dominante); el final del Christe eleison es un buen ejemplo de ello. Es interesante destacar que Juan Manuel de la Puente se sirve a menudo de recursos musicales muy descriptivos para remarcar ciertos significados del texto litúrgico; quizá el más llamativo en la Misa es el que usa en la frase "cuius regni non erit finis", donde la última sílaba de la palabra "finis" es cantada por el tiple segundo del primer coro durante once interminables compases; así, la música expresa- en sonido un concepto tan espiritual como la infinitud del reino de Dios.

Casi a modo de coda, la segunda sección del programa ("Varia latina") nos sumerge en un De la Puente distinto, capaz de crear grandes estructuras con amplias secciones homofónicas, pero igualmente hábil en piezas de pequeña escala, como el himno al Santísimo Nombre de Jesús Jesu dulcis memoria, del cual sólo musicalizó la segunda estrofa. En esta obra se reduce la plantilla a cuatro voces; la soprano parece como ensimismada, llevando la melodía del canto llano en valores largos, mientras que las tres voces inferiores tejen una sencilla polifonía imitativa. Se trata de una miniatura que permite acercarse a una faceta más íntima de De la Puente. En la última pieza del programa, el salmo Dixit Dominus, de mayor envergadura, el compositor retoma la plantilla a 8 voces agrupadas en dos coros con acompañamiento continuo, tan frecuente en la música polifónica del periodo. Aunque los medios musicales son los mismos que en la Misa, De la Puente hace un uso distinto de ellos; mientras allí el compositor realiza un tratamiento polifónico riguroso a 8, intercambiando el protagonismo de los dos coros y dando la misma importancia a cada una de las voces en las secciones imitativas, aquí refuerza el contraste entre el coro primero de solistas, que lleva el peso musical de la obra con amplias secciones sólo a 4 voces, con la masa sonora que aporta el segundo coro en momentos puntuales; un ejemplo muy claro ocurre en la palabra "sede" ("siéntate"), ya al comienzo de la pieza. En ocasiones, De la Puente construye la armonía de las voces sobre la cuerda de recitado del salmo en canto llano, que es interpretado por una voz en particular, como ocurre en los versos 2 ("Donec ponam inimicos tuos", tiple 2 del coro 1) y 3 ("Virgan virtutis tuae", tiple 1 del coro 1). Al igual que en la Misa, el compositor busca en ocasiones el descriptivismo musical del texto, destacando el fragmento imitativo que construye a partir de un diseño melódico ondulado y ligero que se repite en todas las voces sobre la expresión "de torrente" ("del arroyo"). Hacia el final del verso 8 los dos coros se funden en un entramado textural a 8 voces que contrasta con el calmado inicio de la doxología menor ("Gloria Patri", versos 9 y 10), remarcando en valores largos cada una de las sílabas del texto; retoma el carácter imitativo en "et Spiritui Sancto" y enfrenta los dos coros simultáneamente hasta el final de la obra para acabar con una breve y delicada cadencia sobre la palabra "Amen".

La música en latín que conservamos de Juan Manuel de la Puente es muy escasa en comparación con la ingente producción en romance que nos ha llegado; pero este puñado de obras latinas nos muestra a un compositor con un conocimiento profundo de su oficio y que se nos revela cada vez más versátil. La distinta naturaleza de cada una de las piezas escuchadas reflejan a un De la Puente heterogéneo dentro de los géneros en latín, que dominaba el estilo riguroso de la polifonía imitativa (Misa "Veni Sponsa Christi" a 8), las prácticas musicales más tradicionales de la liturgia (sencillas texturas del himno a 4 Jesus dulcis memoria), y, por supuesto, el contraste policoral y la estética de los afectos, que utiliza en el Dixit Dominus y que lleva a su extremo en su pirotécnico Beatus vir a 10 voces en tres coros y el Miserere a 18 voces en siete coros, obras aún pendientes de recuperación. Esta circunstancia, unida al ya reconocido talento para la composición en el estilo "moderno" e italianizante de sus cantatas, nos sitúa ante un músico polifacético y pionero en su entorno, algo que probablemente ya intuyeron los canónigos de Jaén hace casi 300 años.


TEXTOS

Introito
Loquebar de testimoniis tuis
in conspectu regum et non confundebar:
et meditabar in mandatis tuis, quae dilexi nimis.
Ps. Beati immaculati in via:
qui ambulant in lege Domini. Loquebar...
V/. Gloria Patri, et Filio, et Spiritui Sancto.
Sicut erat in principio, et nunc, et semper,
et in saecula saeculorum. Amen.
Loquebar...

Hablaré de tus preceptos
ante los reyes y no me avergonzaré;
serán mi delicia tus mandatos que tanto amo.
Ps. Dichoso el que con vida intachable
camina en la voluntad del Señor. Hablaré...
V/. Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.
Hablaré...

Kyrie
Kyrie eleison.
Christe eleison.
Kyrie eleison.

Señor, ten piedad.
Cristo, ten piedad.
Señor, ten piedad.

Gloria
Gloria in excelsis Deo
Et in terra pax hominibus
bonae voluntatis.
Laudamus te, benedicimus te,
adoramus te, glorificamus te.
Gratias agimus tibi
propter magnam gloriam tuam.
Domine Deus, Rex coelestis,
Deus Pater Omnipotens,
Domine Fili unigenite Jesu Christe,
Domine Deus, Agnus Dei, Filius Patris,
Qui tollis peccata mundi
miserere nobis.
Qui tollis peccata mundi
suscipe deprecationem nostram
Qui sedes ad dexteram Patris
miserere nobis.
Quoniam tu solus sanctus,
tu solus Dominus, tu solus altissimus,
Jesu Christe.
Cum Sancto Spiritu,
in gloria Dei Patris.
Amen.

Gloria a Dios en las alturas,
y en la tierra, paz a los hombres
de buena voluntad.
Te alabamos, te bendecimos,
te adoramos, te glorificamos.
Te damos gracias
por tu infinita gloria.
Señor Dios, Rey de los cielos,
Dios Padre omnipotente,
Señor Jesucristo, Hijo único de Dios,
Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre,
Tú que quitas los pecados del mundo
ten piedad de nosotros.
Tú que quitas los pecados del mundo
acepta nuestra humilde plegaria.
Tú que estás sentado a la derecha del Padre
ten piedad de nosotros.
Porque sólo Tú eres santo,
Tú sólo, Señor, Tú sólo altísimo,
Jesucristo.
Con el Espíritu Santo
en la gloria de Dios Padre,
Amén.

Gradual
Dilexisti iustitiam, et odisti iniquitatem.
V/. Propterea unxit te Deus, Deus tuus, oleo laetitiae.

Has amado la justicia y odiado la impiedad.
V/. Por eso el Señor tu Dios te ha ungido con aceite de júbilo.

Tracto
Veni sponsa Christi,
accipe coronam
quam tibi Dominus praeparavit in aeternum.

Ven, esposa de Cristo,
y acepta la corona
que el Señor ha preparado para ti por siempre.

Credo
Credo in unum Deum
Patrem omnipotentem,
factorem coeli et terrae,
Visibilium omnium et invisibilium.
Credo in unum Dominum Jesus Christum,
Filium Dei unigenitum
et ex Patre natum
ante omnia saecula.
Deum de Deo, lumen de lumine,
Deum verum de Deo vero,
genitum, non factum,
consubstantialem Patris,
per quem omnia facta sunt.
Qui propter nos homines
et propter nostram salutem
descendit de coelis.
Et incarnatus est de Spiritu Sancto
ex Maria virgine,
et homo factus est.
Crucifixus etiam pro nobis,
sub Pontio Pilatus passus
et sepultus est.
Et resurrexit tertia die,
secundum scripturas.
Et ascendit in coelum,
sedet ad dexteram Patris,
et iterum venturus est cum gloria,
judicare vivos et mortuos,
cujus regni non erit finis.
Credo in Spiritum Sanctum,
Dominum et vivificantem,
qui ex Patre Filioque procedit,
qui cum Patre et Filio
simul adoratur et conglorificatur,
qui locutus est per prophetas.
Credo in unam sanctam,
catholicam et apostolicam ecclesiam,
confiteor unum baptisma
in remissionem peccatorum.
Et expecto resurrectionem mortuorum
et vitam venturi saeculi.
Amen.

Creo en un solo Dios,
Padre todopoderoso,
creador del cielo y de la tierra,
de todas las cosas visibles e invisibles.
Y en un solo Señor, Jesucristo,
Hijo único de Dios
y nacido del Padre
antes de todos los siglos.
Dios de Dios, luz de la luz,
Dios verdadero del Dios verdadero,
engendrado, no creado,
consustancial al Padre,
por quien todas las cosas fueron hechas.
El cual por nosotros los hombres
y por nuestra salvación
bajó de los cielos.
Y se encarnó por obra del Espíritu Santo,
en la Virgen María,
y se hizo hombre.
Por nosotros fue crucificado,
padeció bajo Poncio Pilatos
y fue sepultado.
Al tercer día resucitó,
conforme a las Escrituras.
Y subió al cielo,
se halla sentado a la derecha del Padre,
y otra vez ha de venir con gloria
para juzgar a los vivos y a los muertos,
y su reino no tendrá fin.
Creo en el Espíritu Santo,
Señor y fuente de vida,
que procede del Padre y del Hijo,
quien con el Padre y el Hijo
es igualmente adorado y glorificado,
y que habló a través de los profetas.
Creo en la santa Iglesia,
católica y apostólica,
confieso un solo bautismo
para el perdón de los pecados,
y espero la resurrección de los muertos
y la vida de los siglos venideros.
Amén.

Ofertorio
Afferentur regi virgines:
proximae eius afferentur tibi in laetitia et exultatione:
adducentur in templum regi domino.

La llevan ante el rey con séquito de vírgenes:
las traen entre alegría y algazara.
Van entrando en el templo que reina el Señor

Sanctus
Sanctus, Sanctus, Sanctus,
Dominus Deus Sabaoth.
Pleni sunt coeli et terra gloria tua.
Hosanna in excelsis.
Benedictus qui venit
in nomine Domini.
Hosanna in excelsis.

Santo, Santo, Santo,
Señor Dios de los ejércitos.
Llenos están los cielos y la tierra de tu gloria.
Hosanna en el cielo.
Bendito el que viene
en el nombre del Señor.
Hosanna en el cielo.

Agnus Dei
Agnus Dei
Agnus Dei
qui tollis peccata mundi,
miserere nobis.
Agnus Dei
qui tollis peccata mundi,
miserere nobis.
Agnus Dei
qui tollis peccata mundi,
dona nobis pacem.

Cordero de Dios
que quitas el pecado del mundo,
ten piedad de nosotros.
Cordero de Dios
que quitas el pecado del mundo,
ten piedad de nosotros.
Cordero de Dios
que quitas el pecado del mundo,
danos la paz.

Comunión
Confundantur superbi
quia iniuste iniquitatem fecerunt in me
ego autem in mandatis tuis exercebor
in tuis iustificationibus ut non confundar.

Queden confundidos
los soberbios que me calumnian
Pero yo medito en tus mandatos.
Vuélvanse hacia mí los que te temen,
Los que conocen tus dictámenes.

Conclusión
Ite missa est

Podéis id en paz.

Jesu dulcis memoria
[1] Jesu dulcis memoria
Dans vera cordis gaudia:
Sed super mel et omnia
Ejus dulcis præsentia.

[2] Nil canitur suavius,
Nil auditur jucundius
Nil cogitatur dulcius
Quam Jesus Dei filius.

[3] Jesu spes pænitentibus,
Quam pius es petentibus!
Quam bonus te quærentibus!
Sed quid invenientibus?

[4] Nec lingua valet dicere,
Nec littera exprimere:
Expertus potest credere,
Quid sit Jesum diligere.

[5] Sis Jesu nostrum gaudium
Qui es futurus Premium:
Sit nostra in te gloria
Per cuncta semper sæcula.
Amen.

[1] Es dulce el recuerdo de Jesús,
que da verdaderos gozos del corazón:
pero cuya presencia es dulce
sobre la miel y todas las cosas.

[2] Nada se canta más suave,
nada se oye más alegre,
nada se piensa más dulce
que Jesús el Hijo de Dios.

[3] ¡Oh Jesús!, esperanza para los penitentes,
qué piadoso eres con quienes piden,
qué bueno con quienes te buscan,
pero ¿qué con quienes te encuentran?

[4] Ni la lengua es capaz de decir
ni la letra expresar.
El experto puede creer
que Jesús sea amado.

[5] Sé nuestro gozo, Jesús,
que eres el futuro premio:
sea nuestra en ti la gloria
por todos los siglos siempre. Amén.

Dixit Dominus
[1] Dixit Dominus Domino meo: sede a dextris meis.
[2] Donec ponam inimicos tuos, scabéllum pedum tuórum.
[3] Virgam virtutis tuae emittet Dominus ex Sion: dominare in medio inimicorum tuorum.
[4] Tecum principium in die virtutis tuae: in splendoribus sanctorum ex utero ante lucíferum genui te.
[5] Juravit Dominus et non paenitebit eum: tu es sacerdos in aeternum secundum ordinem Melchisedech.
[6] Dominus a dextris tuis: confregit in die irae suae reges.
[7] Judicabit in nationibus implebit ruinas: conquassabit capita in terra multorum.
[8] De torrente in via bibet: propterea exaltabit caput.
[9] Gloria Patri et Filio et Spiritui Sancto.
[10] Sicut erat in principio, et nunc et semper, et in saecula saeculorum. Amen.

[1] Yahvé dijo a mi Señor: siéntate a mi diestra
[2] En tanto que pongo tus enemigos por estrado de tus pies.
[3] La vara de tu fortaleza enviará Yahvé desde Sión: domina en medio de tus enemigos.
[4] Ya te pertenecía el principado el día de tu nacimiento; un esplendor sagrado llevas desde el seno materno, desde la aurora de tu juventud.
[5] Juró Yahvé, y no se arrepentirá: tú eres sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec.
[6] El Señor a tu diestra quebranta a los reyes en el día de su cólera.
[7] Juzgará en las gentes, amontanará cadáveres: herirá las cabezas en muchas tierras.
[8] Del arroyo beberá en el camino: por lo cual levantará cabeza.
[9] Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.
[10] Como era en un principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén.

Curriculum Intérprete


Coro Barroco de Andalucía. Esta agrupación nace en 2002 como iniciativa de la Orquesta Barroca de Sevilla en un empeño por ampliar el alcance de su actividad musical con la creación de un coro de cámara especializado en la interpretación del repertorio histórico con sede andaluza con el que afrontar proyectos en común. Con el tiempo, y fruto del esfuerzo conjunto de los profesores encargados de la dirección artística y musical del proyecto, Lambert Climent y Lluís Vilamajó, y de los miembros del coro, junto con el apoyo económico de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, el Coro Barroco de Andalucía ha podido dar muestras de su trabajo por numerosas regiones del territorio andaluz, con la consiguiente satisfacción manifestada por público y crítica. Entre sus actuaciones más destacadas podemos mencionar su participación, entre otros, en el Circuito Andaluz de Música durante el año 2004, Muestra de Música Antigua Castillo de Aracena (2003, 2004 y 2006), Jornadas de Música Renacentista de Alájar (Huelva), II, IV y V Festival de Música Española de Cádiz (2004, 2006 y 2007).

El año 2006 presenta junto a la Orquesta Barroca de Sevilla el programa Serpiente Venenosa: Música en las Catedrales de Cádiz y Málaga en el siglo XVIII, bajo la dirección de Diego Fasolis, que culmina con la edición del disco Serpiente Venenosa, Música en las Catedrales de Málaga y Cádiz en el siglo XVIII perteneciente a la serie "Documentos Sonoros del Patrimonio Musical de Andalucía". Un año después, se estrena como coro de ópera en la producción Dido y Eneas de Henry Purcell, en el Teatro de la Maestranza de Sevilla, nuevamente junto a la OBS, y bajo la dirección de Mónica Huggett, y el Stabat Mater de Franz Joseph Haydn bajo la dirección de Christophe Coin. Asimismo, realiza el montaje escénico de la Barca de Venecia per Padova de Adriano Banchieri, e interviene en el Festival de Música Antigua de Úbeda y Baeza 2007 con el concierto a doble coro De la liturgia romana en el Cádiz de los siglos XVII y XVIII.

Participa de nuevo en 2008 en el Festival de Música Antigua de Sevilla, con el programa Polifonía en la Europa de los siglos XVI y XVII, así como en el Festival de Música Antigua de Málaga junto a la Orquesta Filarmónica de Málaga, con un programa compuesto por el Oratorio de la Ascensión y el Magnificat en re mayor de J. S. Bach, dirigidos por Aldo Ceccato. A finales de 2008 el Coro Barroco de Andalucía (CBA) decide iniciar dos nuevas líneas de actuación dentro de su proyecto global, dando lugar a dos nuevas iniciativas: la Escuela Joven y el grupo Solistas del Coro Barroco de Andalucía (SCBA). Se pretende así continuar nutriendo al proyecto con una base de formación de jóvenes que permitan asegurar en el futuro la continuidad de la labor del CBA como una institución perdurable en nuestra comunidad y, en el otro extremo, proporcionar un vehículo que facilite la inmersión en el mundo laboral de aquellos miembros del CBA que aspiren a profesionalizarse como cantantes. Fruto de esta nueva etapa es la participación de SCBA en el XIII Ciclo "Siglos de Oro" de la Fundación Caja Madrid con el programa "Non fecit taliter omni nationi. Música madrileña en la Colegiata de Nuestra Señora de Guadalupe (México)", así como en la Muestra de Música Antigua de Aracena 2009, en el ciclo de conciertos ofrecidos en Sevilla con motivo del Día Europeo de la Música, etc. En el Festival de Música Antigua de Sevilla 2009 participan conjuntamente el CBA y SCBA en el programa Membra Jesu Nostri de Dietrich Buxtehude, con gran acogida de público y crítica.

El Coro Barroco de Andalucía es un proyecto en colaboración con la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía.

Volver atrás

           logotipo facebook   logotipo twitter

logo úbeda y baeza patrimonio de la humanidad

logo rema

logo fest clásica

logo premio publico

CSIC