Está en:  » Inicio  » Conciertos  » Edición 2008

 

Edición 2008

Concierto


Resuene el Orbe: una historia de tercios españoles

Lugar


Úbeda, Auditorio del Hospital de Santiago

Fecha


Sábado, 6 de diciembre de 2008, 20.30 h.

Director


Aarón Zapico

Intérprete


FORMA ANTIQVA

Componentes


Carlos Dávila, actor
Lluís Coll, corneta
Alejandro Villar, flautas de pico
Joaquim Guerra, bajones y chirimía
Lina Tur y Guadalupe del Moral, violines
Ruth Verona, violón
Pablo Zapico, Daniel Zapico y Enrique Solinís, guitarras, tiorba y archilaúd
Daniel Garay, percusiones
Aarón Zapico, clave y dirección

Programa


En el soberbio palacio
Prima pars musicalis

La francesa artillería
Secunda pars musicalis

Raya en el remoto oriente
Tertia pars musicalis


El gran marqués de Pescara
Qvarta pars musicalis

A pintar su gallardía
Quinta pars musicalis


Selección musical (orden cronológico)

Antonio Valente (s. XVI) y Giorgio Mainero (1535?-1578), improvisaciones
Tudesca - Baile de las Antorchas - Danza de las hachas

Samuel Scheidt (1587-1654)
Galliard Battaglia

Antonio de Cabezón (1510-1566)
Pavana italiana

Adriano Banchieri, Il Disonante (1568-1634)
La Battaglia

Sebastián Aguilera de Heredia (1561?-1627)
Obra de VIII tono alto, ensalada
Tiento de batalla (Anónimo atribuido)

Francisco Correa de Arauxo (1584-1654)
Tiento XXIII sobre la Batalla de Morales

Marco Uccellini (1603-1680)
Aria sopra la Bergamasca

Pablo Bruna (1611-1679)
Tiento sobre la letanía de la Virgen

Andrea Falconieri (1585/6-1656)
Batalla de Barabasso, yerno de Satanás
Ciacona L?Eroica
Folía hecha para mi Señora doña Tarolilla de Carillenos

Anónimo (1706)
Batalla famosa

Eugène Ysaÿe (1858-1931)
Malinconia (2º movimiento de la Sonata II para violín solo)



Idea original y selección musical: Aarón Zapico
Transcripción y edición: Pablo Zapico
Selección y adaptación de los textos: Pablo Zapico sobre los Romances Históricos de Ángel de Saavedra y Remírez de Baquedano, el Duque de Rivas (1791-1865)

Notas programa


Pablo Zapico

Era el 24 de febrero de 1525. El sempiterno eco de David y Goliat habría de resonar nuevamente magnánimo en la más alta cima del valle de la Historia. El general navarro Antonio de Leyva se encontraba encerrado en la ciudad fortificada de Pavía con dos mil españoles y cinco mil alemanes mercenarios. Parecía que los franceses habían vencido antes de combatir. Su victoria era cuestión de tiempo. Las arcas españolas estaban casi exhaustas y el cisma de sus soldados próximo por falta de pagas. El hambre parecía querer obligarles a engullir su propia rendición y entonces, sin otra opción, ocurrió. Era invierno, con el tiempo lluvioso, los caminos embarrados y las nieblas traicioneras ocultando celadas en valles y malos pasos cuando, alentados por un hidalgo español, el marqués de Pescara, Fernando de Ávalos si quieren su nombre, el ejército español y sus refuerzos dieron lección y desgracia a Francisco I, rey de Francia. Los tercios españoles, mal vestidos y peor pagados, aventureros de a pie con más brío que pertrechos, aniquilaron a los caballeros e impresionante artillería francesa, muy superiores en número. Modestos y sufridos, pero invencibles en la guerra e implacables en la victoria, defendieron el estandarte del emperador Carlos V en las proximidades de la sitiada ciudad italiana de Pavía en una asombrosa y heroica batalla que se alzaría paradigma de estrategia militar en todas las academias.

Concebido como una única obra, el programa que hoy les ofrecemos es el desarrollo explícito de la forma musical Batalla, un género que, originalmente, podía ser vocal o instrumental muy distintivo de los siglos XVI y XVII y que resultó fértil en todos los países europeos con especial predilección y relevancia en los compositores para tecla españoles y portugueses. Las Batallas se articulaban en diferentes partes. Memoraban con su texto, sus ritmos y sus melodías anuncios, galopes, estocadas, canciones, lamentos, fanfarrias, retiradas o victorias, siempre de grandiosos y afamados enfrentamientos bélicos.

Para nuestro singular programa hemos querido ilustrar la famosa Batalla de Pavía completando este quodlibet de música instrumental con una ensalada de versos seleccionados y adaptados al caso del volumen Romances históricos del Duque de Rivas, publicado en 1841 en Madrid y París simultáneamente.

El Duque de Rivas, o Ángel de Saavedra y Ramírez de Baquedano, nació en Córdoba el 10 de marzo de 1791 y vivió hasta el 22 de junio de 1865, muriendo en Madrid. Sus datos biográficos nos lo muestran como soldado valeroso frente al invasor y, por educación e inclinación propia, partidario del trono, de la iglesia y de las instituciones vigentes. Demostró su patriotismo en la guerra primero, en la política después y siempre con la pluma en la mano. Por el contrario, ha de atribuírsele ese liberalismo de primera hora que llegó a convertirle en prohombre del Trienio y, en lógica consecuencia, en emigrado por mor de la libertad a esa ductilidad de carácter, inquietud juvenil y amistad con Alcalá Galiano. Aunque su amistad con éste último continuaría siendo entrañable, sus ideas experimentaron un cambio harto radical visible ya en su exilio a Malta en 1825.

Históricamente, los periodos que más le interesaron para sus Romances históricos fueron la Edad Media, las guerras contra los franceses en Italia, la corte de los Austrias, centro de intrigas, y las prodigiosas hazañas americanas de Cristóbal Colón y de Hernán Cortés. Su ímpetu fue devolver el orgullo y el espíritu nacional a sus compatriotas contemporáneos mostrándoles aquellos escogidos episodios y figuras pasados como esperanzadores ejemplos tras siglos de decadencia. Sus páginas van tintadas de versos hermosos y sonoros, descripciones brillantes, personajes briosos e inolvidables, finales certeros, ambientes grotescos y terroríficos y situaciones melodramáticas que se transmutan en verdaderos cuadros de emoción, reflejos inequívocos de su pasión por la pintura. Por todo ello, el romance que será aquí contado es mucho más propio de ser llevado al escenario que de objeto de lectura. Disfruten del concierto.


Aarón Zapico

La música (por orden cronológico)

Improvisaciones según Antonio Valente (s. XVI) y Giorgio Mainero (1535?-1578)
Tedesca
Baile de las Antorchas
Danza de las hachas
Tomando como base el bajo y alguno de los recursos melódicos de estas tres danzas, fuertemente rítmicas y en compás binario, se construirán ruedas de improvisaciones para todos los instrumentos, ilustrando las canciones populares que, en un momento dado, podían cantar los tercios españoles mientras descansaban en los campamentos.

Samuel Scheidt (1587-1654)
Galliard Battaglia
Organista y uno de los más importantes compositores de la primera generación barroca en Alemania. Su importante obra vocal sacra combina de manera sublime la tradición contrapuntística con el nuevo estilo concertato italiano. Alumno de Sweelinck en Ámsterdam, en 1609 retorna a Halle como organista de la corte, donde tiene la oportunidad de trabajar con Praetorius y Schütz. En 1619-20 es nombrado Kapellmeister y comienzan los años más fructíferos de su carrera, hasta 1625. La Guerra de los Treinta Años pondrá trágico fin a esta época de esplendor en la vida de Scheidt, quien permaneció leal en Halle, a pesar de que muchos de sus músicos y colegas buscaron fortuna en otros lugares. Entre 1628 y 1630 ocupa el cargo de Director Musices de la Marktkirche, puesto creado especialmente para él. Finalmente, cuando la paz vuelve a Halle en 1638, Scheidt recupera su cargo de Kapellmeister. Esta Gallarda en forma de Batalla, o mejor dicho, con los rasgos típicos de una batalla, emplea de manera muy eficiente virtuosos efectos de eco. Está dedicada al cornetista de la corte de Halle.

Antonio de Cabezón (1510-1566)
(Obras de música para tecla, arpa y vihuela, Madrid, 1578)
Pavana italiana
"Músico de Cámara del Rey don Felipe nuestro señor", así se describía a sí mismo Antonio de Cabezón, auténtico aristócrata de la tecla. Ciego desde la niñez, fue probablemente alumno del organista García de Baeza en la Catedral de Palencia, pero pronto entra al servicio de la Corte, primero con Isabel de Portugal y más tarde con Carlos V y Felipe II, con quien viajaría por buena parte de Europa, conociendo a algunos los músicos más importantes de su generación. Cimentada en un bajo obstinado, esta Pavana Italiana, llamada así por sus diferencias en estilo italiano, se revela como una auténtica obra de arte en miniatura con un elaborado contrapunto que surge sin aparente esfuerzo a un ritmo triste y repetido, casi fúnebre.

Adriano Banchieri, Il Disonante (1568-1634)
(Canzoni alla francese, 1596)
La Battaglia
Monje benedictino, fue alumno de Guami con quien desarrolló sus habilidades como compositor y organista, su trabajo durante los primeros años en Imola, Gubbio (donde conoce a Diruta), Venecia y Verona. En 1607 se traslada durante un breve tiempo a Milán para, en 1609 volver a Bologna, donde ayuda a fundar la Accademia dei Floridi, visitada por Monteverdi entre otros. La Battaglia de Banchieri, tristemente como la mayoría, no especifica el acontecimiento en cuestión. Compuesta para dos coros en una sola sección y, acorde con el título, esta obra puede ser cantada o tocada, como en esta ocasión.

Sebastián Aguilera de Heredia (1561?-1627)
Obra de VIII tono alto, ensalada
Anónimo atribuido
Tiento de batalla
Tras un breve periplo como organista en la catedral de Huesca, en 1603 sucede como primer organista de La Seo de Zaragoza al que, junto con Melchor Robledo, fuera probablemente uno de sus maestros: Juan Oriz. Una prueba de su excelsa categoría como músico es que en este destino reservarán sus servicios única y exclusivamente para las fiestas solemnes. Al igual que muchos de sus contemporáneos, Aguilera de Heredia escribió solamente para la Iglesia, equilibrando de manera muy efectiva tradición y modernidad. El Tiento y la Ensalada son obras donde destaca sobremanera uno de sus rasgos compositivos más destacados: figuración virtuosística donde la animación nunca degenera en brillantez superficial.

Francisco Correa de Arauxo (1584-1654)
(Facultad orgánica, Alcalá, 1626)
Tiento XXIII sobre la Batalla de Morales
Compositor, teórico y organista, ocupa esta plaza en la Catedral de Segovia los últimos años de su vida, tras intentar sin éxito ocupar un puesto en las catedrales de Sevilla, Málaga o Toledo y servir en Jaén y Madrid. Su Libro de Tientos y Discursos de Música Práctica y Theorica de Órgano intitulado Facultad Orgánica, que es lo único que de este autor se conserva, y donde se encuentra este Tiento, es uno de los monumentos pedagógicos de tecla más importantes de los que disponemos. Ordenadas en cinco volúmenes según su dificultad, las obras que aquí se encuentran abordan absolutamente todos los retos técnicos para el intérprete, además de ofrecer rudimentos en el arte de la tablatura o la ornamentación.

Marco Uccellini (1603-1680)
Aria sopra la Bergamasca
Tras estudiar en Assisi, se asienta en Módena, donde en 1641 se convertirá en el líder musical de la Corte de Este y, en 1647, en Maestro de Capilla de la Catedral hasta 1665. Desde este año hasta su muerte, ocupa el mismo cargo en la Corte de Parma. Lamentablemente ninguna de sus óperas o ballets ha sobrevivido. Este aria sobre el bajo binario de la Bergamasca es un ejemplo claro de composición sin más objetivo que el de entretener y dejar dibujada una sonrisa al espectador. Estos objetivos los consigue de manera muy efectiva a través de dos ingredientes muy típicos del seicento italiano: bajo breve y simple más dos instrumentos melódicos con diseños rítmicos y virtuosos.

Pablo Bruna (1611-1679)
Tiento sobre la letanía de la Virgen
Apodado "el Ciego de Daroca", pues contrajo la ceguera en su niñez, fue organista y más tarde Maestro de Capilla de la Colegiata de Santa María de Daroca, siendo uno de los más destacados organistas y pedagogos de su tiempo. Tal y como corrobora este Tiento, la música de Bruna es de sonoridad magnífica, óptimamente adaptada al teclado y de figuraciones densas con numerosas imitaciones y variaciones, rítmicas y melódicas.

Andrea Falconieri (1585/6-1656)
(Il primo libro di Canzone, Sinfonie, Fantasie, Capricci, Brandi, Correnti, Gagliarde,
Alemane, Volte per Violini, e Viole, overo altro Stromento a uno, due, e tre con il
Basso Continuo, Nápoles 1650)
Batalla de Barabasso, yerno de Satanás
Ciacona L?Eroica
Folia hecha para mi Señora doña Tarolilla de Carillenos
Laudista y guitarrista de espíritu inquieto, Falconieri trabaja como laudista oficial de la corte de Parma y guitarrista en Módena antes de partir, en 1621, a España y Francia, dejando atrás mujer, hijo y varios libros de composiciones propias. Tras su vuelta a Italia en 1628, trabaja en Florencia, Parma y Génova, antes de ser nombrado laudista oficial de La Real Capilla de Nápoles primero (1639) y, Maestro de Capilla después (1647). A pesar de ser hoy en día conocido casi exclusivamente por su producción instrumental, Falconieri fue un prolífico compositor vocal, aunque solo se conserven 3 de sus 6 (o más) libros de música secular. Las tres obras que aquí presentamos siguen el mismo esquema compositivo de dos cantos (instrumentos melódicos de cualquier género) y acompañamiento o bajo continuo. Tanto la Folía como la Ciacona (o chacona) responden a un patrón de bajo obstinado que sirve de sustento rítmico a unas figuraciones melódicas y virtuosas en los instrumentos superiores. En el caso de la Batalla, fugaz Batalla, las diferentes secciones se presentan con suma concreción, teniendo quizás un tono más humorístico que dramático.

Anónimo
(Flores de Música para Órgano de Antonio Martín y Coll, 1706)
Batalla famosa
Organista franciscano del Monasterio de San Francisco el Grande en Madrid, Martín y Coll estudió los rudimentos de musica y órgano con Andrés Lorente. Entre 1706 y 1709, recopila en cuatro importantes volúmenes, bajo el genérico título de Flores de Música, una importante colección de obras de tecla, en su mayoría anónimas, aunque piezas de Corelli, Gaultier, Frescobaldi o Cabezón han sido identificadas. Esta Batalla que aquí se interpreta y sirve de esquema e inspiración, destaca sobremanera por su longitud y claridad en las diferentes secciones que va presentando a lo largo de las cinco partes de las que consta. Escrita originalmente para un instrumento de tecla, sus variaciones ora virtuosísticas, ora más introvertidas, utilizan de manera inteligente todos los efectos propios de este género.

Eugène Ysaÿe (1858-1931)
Malinconia (2º movimiento de la Sonata II para violín solo)
Violinista, compositor y director de orquesta belga, Ysaÿe no pudo ocultar nunca su admiración y devoción por Johann Sebastian Bach. De sus seis sonatas para violín solo, escogemos en esta ocasión, y a modo de lamento, el segundo movimiento de la número II, Malinconia, dedicada a su amigo también violinista, Jacques Thibaud. Este movimiento: lento y con sordina refleja de inmejorable manera, a nuestro entender, un lamento.


TEXTOS

INTRODUCCIÓN
En el soberbio palacio
músicas acordes suenan
y de esa batalla famosa
memorias suyas comienzan:

De trompas y de atambores
retumba marcial estruendo
que en las torres de Pavía
repite gozoso el eco.
Porque ya silban las balas
y ya cruzan las saetas
y las trompas y atambores
dan de combatir la seña.

Entre nubes de humo y polvo
do arcabuces y cañones,
de rayos llenan el aire,
de truenos el horizonte.
Se ve en la horrenda batalla
en que disputan feroces
Francisco y Carlos el cetro
de Italia y de todo el orbe.

Dos veces más numerosos
los franceses escuadrones
son, que los que allí combaten
de Carlos quinto en el nombre.
Pero si en número escaso
a juzgarlo van de pobre,
también con la fama cuenta
de los tercios españoles.

Raudos, a sus capitanes
humildes obedeciendo,
forman un bosque de picas
cuyas puntas son luceros.
Delante, los arcabuces,
preñados de rayo y trueno,
van pronto a llenar el aire
de humo, plomo, muerte y miedo.
PRIMA PARS MUSICALIS
La francesa artillería,
cuyo número era enorme,
deshace apretadas filas,
espesas hileras rompe.
Y cual tempestad horrenda
llena de pavor el orbe,
borrando el son de las trompas
y de los cabos las voces.

Mas las imperiales huestes
desprecian el fuego, y corren
a que decida el combate
de la dura lanza el bote.

Si bien resisten constantes,
como murallas de bronce,
los imperiales jinetes,
al cabo, ¡al cabo eran hombres!

Arrollando cuanto encuentran,
en ristre lanza nos corren,
y a los tercios españoles
vencen, deshacen y rompen.

Una hora después escombros
era el funesto castillo
y de la alevosa sangre
era su ancho foso un río.


SECUNDA PARS MUSICALIS
Raya en el remoto oriente
una luz parda y siniestra;
a mostrarse en vagas formas
ya los objetos empiezan.

Descúbrese en el arroyo,
cubierto de lodo y sangre,
el negro bulto tendido
de un derrotado almirante.

Terrible fue; parecía
que se encontraban los montes,
que se desplomaba el cielo
y que caducaba el orbe.
En vez de las claras trompas
que los festejos celebran,
se oyen sólo las campanas
que al cielo piedad impetran.
Caminó almirante a un cerro,
el más alto que veía:
desde allí mira su gente
cómo iba de vencida,
de allí mira sus banderas
y estandartes que tenía,
cómo están todos pisados
que la tierra los cubría.
Mira por los capitanes,
que ninguno aparecía;
mira el campo tinto en sangre,
la cual arroyos corría.

Tal alarido alzó al cielo
de dolor y de despecho,
que por los lejanos valles
resonó en fúnebres ecos.


TERTIA PARS MUSICALIS
El gran marqués de Pescara
que lo advierte, decidióse,
confiado en su fortuna,
a aventurar todo entonces.
Y con risueño semblante
a los tercios españoles
torna, y animoso dice:
-¡Ah de mis fuertes leones!
Vuestro debe ser el día;
Allí donde más feroces
los enemigos se agolpan,
¡allí que resuene el orbe!

Vivas que asordan el aire,
y seis mil bravos acordes
lanzan, sonoroso grito
de ansia, de gloria y renombre.

Fue la respuesta. Y al punto
con celeridad movióse
de picas y de arcabuces
un espesísimo bosque.

Y con tanto tino asestan
sus rayos atronadores,
que a los contrarios asombran
y en retirada los ponen.

Al momento la fortuna,
tan indecisa hasta entonces,
en las imperiales huestes
los mudables ojos pone.
Y del pendón de Castilla
los gloriosos resplandores
encantaron sus miradas
y en su favor declaróse.

QVARTA PARS MUSICALIS
A pintar su gallardía,
a contar sus altos hechos,
a encarecer sus hazañas
no basta el humano acento.
Heroicas obras lograron
aplausos y recompensas,
y en el clarín de la fama
nombre inmortal, gloria eterna.

A nuestro insigne Pescara
la fama guarde del tiempo,
y al pronunciarlo palpite
de todo español el pecho.

QVINTA PARS MUSICALIS
Valeroso general
victoria trajo consigo;
de los hombres la envidia,
de las damas el hechizo.

¡Improvisen briosas flautas
y alboroten las guitarras,
que como victoriosa hemos
celebrar su gran batalla!
Y para toda memoria
quede música festiva
que al destino eterno fije
ruidoso son de folía.

Curriculum Intérprete


Forma Antiqva. Centrado y dirigido por los hermanos Aarón, Pablo y Daniel Zapico, Forma Antiqva es un ensemble de música barroca de formación variable integrado por jóvenes intérpretes formados en prestigiosos conservatorios europeos y que atesoran una dilatada experiencia concertística en diversos ensembles y orquestas barrocas. Tras su exitosa presentación en el Fringe del XXVIII Festival de Música Antigua de Barcelona, realizan una fulgurante carrera de conciertos en los más prestigiosos festivales y ciclos de toda España (Teatro Real de Madrid, Quincena Musical de San Sebastián, L?Auditori de Barcelona, Auditorio de El Escorial, Pórtico de Zamora, Festival Internacional en el Camino de Santiago, Música y Patrimonio de la Fundación Caja Madrid, Ciclo de Cantatas de J. S. Bach en las Iglesias de Madrid, etc.), logrando siempre el reconocimiento unánime de público y crítica: "La sólida técnica de la que hicieron gala, su gusto interpretativo, su amplia sonoridad y la presentación de un monográfico sobre el primer barroco italiano interesó, convenció y cautivó a un público que respondió con desbordado entusiasmo" (La Nueva España).

Su actividad internacional está en constante y rápido aumento. En septiembre de 2005, realizan su primera gira: nueve conciertos en Bolivia (Santa Cruz, El Alto, Cochabamba y La Paz) y Brasil (Río de Janeiro). En octubre y noviembre de 2007 acuden a Singapur (conciertos y Masterclass en el Yong Siew Toh Conservatory), Australia (III Melbourne Spring Early Music Festival) y Módena (Italia). Su primer CD, titulado Bizarro!!, con música italiana del Seicento, está acaparando los elogios de la crítica: "(?) la impresión que deja este paseo por los fulgores dinámicos del repertorio concertato en sus inicios es del todo favorable. Se trata de artistas que habrá que seguir muy de cerca" (Roger Tellart. Goldberg Magazine (4 estrellas). Ya está a la venta su segunda grabación con el sello discográfico Arsis: Insólito estupor. Villancicos, saynetes, cantadas? y una batalla en la España y América Latina de principios del siglo XVIII, conforman el programa de este proyecto. Estamos ante una aportación extraordinaria al conocimiento de nuestro barroco musical" (Andrés Ruiz Tarazona, Boletín Diverdi).

También en Arsis se presentó en julio de 2008 la grabación de las cantatas para soprano y bajo continuo de Domenico Scarlatti con María Espada como solista. "Casi sin tiempo para habernos repuesto de la inmejorable impresión que nos produjo su anterior disco, Insólito estupor, Forma Antiqva nos vuelve a asombrar, ahora con un trabajo dedicado a la faceta más desconocida de Domenico Scarlatti (?) Pese a la juventud de estos músicos, su preparación es prodigiosa, lo cual, unido a su natural talento, ofrece unos resultados explosivos" (Eduardo Torrico. Revista CD Compact).

Entre sus proyectos más inmediatos destaca: Dido & Aeneas de H. Purcell con Kenneth Weiss de director invitado (Madrid, noviembre de 2008), el ciclo Música Sacra en las Catedrales Españolas de la Fundación Caja Madrid (Octubre 2010) o L?Incoronazione di Poppea en la Temporada de Ópera de Oviedo (2010). Forma Antiqva ha sido el grupo elegido para representar a los festivales españoles de música antigua en el I REMA (Réseau Européen de Musique Ancienne) Showcase 2007. Actualmente Forma Antiqva lidera junto a María Sanhuesa y Adela Sánchez, un proyecto único de recuperación del Archivo de Música de la Catedral de Oviedo.

Aaron Zapico, clave y dirección. Nace en Langreo, Asturias, en 1978. Tras su Titulación Superior en Piano con las mejores calificaciones en el C. S. M. de Oviedo, comienza a interesarse por el clave y la música antigua, asistiendo a cursos y seminarios con los más renombrados especialistas. Finaliza su diploma solista de clave con la felicitación unánime del tribunal en el Real Conservatorio de La Haya bajo la dirección de Jacques Ogg y becado por diferentes instituciones.

Es el clavecinista y director de Forma Antiqva, declarado por la prensa especializada como "un ensemble de referencia y una de las grandes sorpresas en la interpretación de la música antigua en España por su frescura, pasión y rigor interpretativo". Con esta formación actúa en los festivales de mayor prestigio nacional y en Bolivia, Brasil, Singapur, Australia, Italia y Holanda. Hasta la fecha han grabado los discos Bizarro!!, Insólito estupor y un monográfico con la soprano María Espada dedicado a Domenico Scarlatti en el sello Arsis.

Además de sus conciertos a solo, colabora como solista o continuista en diferentes orquestas sinfónicas, barrocas y grupos de cámara, bajo la dirección de Frans Brüggen, Emilio Moreno o Fahmi Alqhai. Mantiene una estrecha relación con el cotratenor y actor Xavier Sabata, con quien el pasado 2007 ha estrenado Undercastration, revolucionario programa mezcla de cabaré, teatro y concierto. Ha sido profesor de interpretación histórica de la música antigua en el C. S. M. de Oviedo, profesor de clave y continuo en el C. P. M. y C. S. M. de Murcia y profesor colaborador de los cursos de música antigua de Aracena, Gijón, Universidad de Salamanca, Universidad de Extremadura o Daroca. Asimismo, ha impartido masterclasses en la Universidad de Melbourne o el Yong Siew Toh Conservatory de Singapur.

Ha grabado para Arsis, R. N. E., Columna Música, Catalunya Música, France Musique, Australian Broadcasting y T. V. E. Actualmente compagina su actividad concertística con la dirección de un ambicioso proyecto de recuperación del Archivo de Música de la Catedral de Oviedo.

Volver atrás

           logotipo facebook   logotipo twitter

logo úbeda y baeza patrimonio de la humanidad

logo rema

logo fest clásica

logo premio publico

CSIC