Está en:  » Inicio  » Conciertos  » Edición 2008

 

Edición 2008

Concierto


Música española del siglo XVII: entre lo divino y lo humano

Lugar


Cazorla, Teatro de la Merced, 21.00 h. / Villacarrillo, Iglesia Parroquial de la Asunción, 12.30 h

Fecha


Sábado, 22 (Cazorla) y Domingo 23 (Villacarrillo) de noviembre de 2008

Director


Intérprete


Capilla Vandelvira & Conjunto Fabordón

Componentes


CAPILLA VANDELVIRA
Pilar Carretero, soprano
Josefa Mª Gámez, órgano

FABORDÓN
Juanjo Monroy, guitarra barroca
Mabel Ruiz, tiorba

Programa


Sebastián Durón (1660-1716)
Tercio al Santísimo Sacramento Bulliciosa fuentecilla

Gaspar Sanz (ca.1640-1710)
(Instrucción de Música Española, 1674)
Clarines y trompetas- Torneo- Batalla

José Español (ca.1690-1758)
Villancico al Santísimo Sacramento Avecilla canora
Dúo a la Asunción de Nuestra Señora Al monte

Sebastián Aguilera de Heredia (1561-1627)
Falsas de 6º tono

Francisco Valls (1665-1747)
(Mapa Armónico Práctico, 1742)
Villancico al Nacimiento Tú en un pesebre
Periodo de un villancico al nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo Alegres mudanzas

Andrea Falconiero (1586-1656)
Batalla de Barabaso, yerno de Satanás

Anónimo (s. XVII)
(Libro de tonos humanos, 1656)
Jácara No hay que decir el primor

CONCIERTO CON LA COLABORACIÓN DEL OBISPADO DE JAÉN

Notas programa


Pilar Carretero y Juanjo Monroy

Entre lo divino y lo humano, entre lo vocal y lo instrumental, se encuentra la propuesta musical que se presenta en este concierto. La música sacra latina comienza hacia el final del Renacimiento un lento declinar. En oposición a este fenómeno se revitaliza un género religioso en lengua romance que será muy importante en el Barroco español: el villancico. Este término ha designado a través de su larga historia una serie de géneros musicales diversos. En la España del siglo XVII alude a casi cualquier composición religiosa en lengua vulgar que se cantaba en las grandes festividades de la iglesia, como la Navidad y la Semana Santa y también en otras fiestas a lo largo del año, en las que aparecían villancicos dedicados al Santísimo Sacramento, a la Virgen o a los santos. Engloba formas musicales diversas, desde la habitual y más cercana a los orígenes (estribillo-coplas-estribillo) hasta otras más complejas y evolucionadas e incluso tipologías que prescinden de la forma recurrente (bailes, jácaras, historias u oratorios). Sus formas literario-musicales, estilos y plantillas vocales son muy variados y hay rasgos mucho más novedosos en ellos que en la música sacra latina del mismo periodo; en efecto, es en las iglesias donde, durante el s. XVII y aún en el XVIII, el villancico se desarrolla y evoluciona desde una forma cerrada hacia una forma abierta y receptiva de cualquier novedad.

La transformación del ritmo (síncopas, acentos desplazados y frecuentes cambios de compás como expresión rítmica del texto poético), la mentalidad armónica fomentada por la manera de tañer la guitarra, la búsqueda de un lenguaje propio en los villancicos religiosos, la modificación de la textura de los grupos corales (se abandona el cuarteto vocal clásico -soprano, alto, tenor y bajo- y se prefiere la disposición a tres voces o un cuarteto con distinta disposición vocal y, a partir del último tercio del s. XVII, la voz sola, en forma de monodia acompañada) son los principales cambios que nos permiten hablar de un estilo barroco propiamente español. La parte vocal del concierto está formada principalmente por villancicos religiosos cuyo nexo de unión es el empleo de la lengua española en su texto. Asimismo los autores de estas piezas están vinculados a diversas catedrales españolas donde ejercieron su magisterio.

Sebastián Durón (1660-1716), trabajó en diversas catedrales (Zaragoza, Sevilla, El Burgo de Osma y Palencia) hasta que en 1691 fue nombrado organista y más tarde maestro de la Real Capilla de Carlos II. El jesuita Antonio Eximeno lo acusó injustamente de ser el responsable de la decadencia de la música española por haber adoptado un estilo italianizante en sus obras. Su producción es muy extensa, con un tratamiento diferente según sean obras religiosas con texto en latín (en su mayoría policorales y de un estilo más escolástico y contrapuntístico) u obras con texto castellano donde utiliza más la homofonía, buscando reflejar el sentido del texto. Su obra teatral es enormemente importante. Buena parte de la producción musical de Durón se halla desperdigada por numerosas catedrales españolas e hispanoamericanas, prueba fehaciente de su éxito. Bulliciosa fuentecilla es un villancico para tres voces y acompañamiento, dedicado al Santísimo Sacramento.

La obra de Durón se encuentra en el archivo de Santo Tomás Apóstol en Haro (La Rioja), en forma de particellas manuscritas de José Español (ca.1690-1758), organista y maestro de capilla de la Iglesia de Santo Tomás de Haro desde, por lo menos, 1731 hasta su muerte en 1758. Nuestro conocimiento de la vida y entorno de José Español es muy escaso, desconociéndose incluso la fecha exacta y su lugar de nacimiento. El año 1730 es el de datación de las obras más antiguas de Español en Haro, donde hay unas 47 obras suyas, entre ellas las que se interpretarán en este concierto: Avecilla canora, un villancico para tres voces y acompañamiento, dedicado al Santísimo Sacramento y Al monte, dúo para dos tiples y acompañamiento, dedicado a la Asunción de Nuestra Señora. Las piezas destinadas al culto eucarístico (Avecilla canora y Bulliciosa fuentecilla) convierten el amor divino en algo mucho más cercano a los fieles mediante el empleo de metáforas y símiles tomados de la naturaleza como alegoría de la expresión mística, mientras que en la pieza dedicada a la Virgen María se emplea, concretamente en las coplas, un leguaje amoroso que parece recordar el utilizado en el Cantar de los Cantares.

Parece que Francisco Valls (1665-1747) fue maestro de capilla en la iglesia parroquial de Mataró y que en 1688 se encontraba en la Catedral de Gerona, siendo nombrado maestro de capilla de Santa María del Mar en 1696. En ese año, por jubilación del maestro de capilla de la catedral de Barcelona, el Cabildo nombró a Valls maestro coadjutor. En 1709 consiguió el propio nombramiento como maestro de capilla a perpetuidad, cargo que detentó hasta su jubilación en 1726. Valls escribió en 1742 un tratado de teoría armónica, el Mapa Armónico Práctico. En este libro reproduce gran cantidad de obras suyas como sustento de sus tesis innovadoras: Valls fue un compositor que no dudó a romper el inmovilismo formal de muchos autores de su tiempo. Las obras religiosas con textos en español contenidas en el Mapa se dividen en dos categorías: la primera consiste en una serie de villancicos (o extractos) a cuatro partes: de esta primera parte se incluyen dos piezas en este concierto: Tú en un pesebre y Alegres Mudanzas. Ambos son villancicos dedicados al Nacimiento de Jesús, escritos para 4 voces con acompañamiento.

De la existencia de la guitarra como acompañante de las voces tenemos testimonio desde la Edad Media (aunque las características organológicas de este instrumento difieran sustancialmente de lo que después fue llamado guitarra); en España su uso se popularizó sobre todo a lo largo del siglo XVII, siendo el instrumento preferido como acompañante de los tonos humanos que se dan a lo largo del mismo; uno de sus principales recursos técnicos es el rasgueo que se prodigó a lo largo de esta centuria y cuyo abuso dañó de manera considerable la reputación de los guitarristas frente a otros músicos. Ese tañer rasgueado se convierte en vehículo de la nueva mentalidad armónica que se basa en la utilización de acordes como entidades independientes y no como resultado del transcurrir polifónico de las distintas voces (esta nueva forma de tañer era ideal para la realización del entonces recién nacido bajo continuo). Sin embargo, el arte de la monodia acompañada, considerado uno de los cambios propios del estilo barroco, aparece en España desde mucho antes: en 1535, en el libro de Luis Milán ya se acompaña a la voz en la vihuela con acordes llenos, sin que intervenga la escritura polifónica. Es lógico suponer que este estilo antiguo se retomara a principios del siglo XVII, aunque no existen fuentes musicales prácticas españolas de ese arte durante la primera mitad del siglo. Los documentos de que se dispone son literarios exclusivamente, referencias teatrales o novelísticas, así como una serie de manuscritos en los que, junto con el texto poético, se designan los acordes de la guitarra que lo acompañaban, aunque sin la notación musical. Los primeros ejemplos prácticos y musicalmente completos de monodia acompañada española son ya muy tardíos, de aproximadamente 1660 ó 1670.

Las batallas musicales, cuyas primeras obras las podemos encontrar en los siglos XIV y XV, se desarrollaron sobre todo a partir del s. XVI. La Guerre de Clément Jannequin (publicada en 1528), que marcará un punto de partida que será imitado por otros compositores a lo largo de este siglo y que llegará hasta el siguiente, encontrando aquí, a diferencia de lo que ocurrió en su origen, un desarrollo instrumental en lugar del vocal original, durante el cual guitarristas, arpistas y organistas compondrán obras inspiradas en temas guerreros con desarrollos de carácter imitativo y programático.

Gaspar Sanz (1640-1710) incluyó en su Instrucción de Música Española (1674) algunas piezas con estas características de las que podremos escuchar tres ejemplos, acompañados aquí con la tiorba. Estas batallas que hemos querido introducir en el programa para simbolizar la lucha entre lo profano y lo divino se ven reflejadas de manera más clara en la trascripción realizada de la pieza del compositor, laudista y cantante italiano Andrea Falconiero (1586-1656), Batalla de Barabaso, yerno de Satanás.

Al órgano se interpretarán las Falsas de 6º tono, de Sebastián Aguilera de Heredia (1561-1627)), que comienza su carrera en 1585 como organista de la Catedral de Huesca y fue también organista de La Seo de Zaragoza desde 1603. La importancia de su obra organística estriba no sólo en la perfección y belleza de la misma, sino también en su vigencia en el repertorio organístico hispano durante más de cien años ininterrumpidos, siendo así que las innovaciones estilísticas introducidas por Aguilera con sus obras constituyeron el modelo a seguir por los grandes organistas españoles del siglo XVII.

Al final del concierto escucharemos la jácara anónima No hay que decir el primor, conservada en la Biblioteca Nacional de Madrid, en el manuscrito llamado Libro de tonos humanos, antología fechada en 1656 que contiene 222 piezas polifónicas profanas, y representa una de las fuentes más importantes de la música española de la primera mitad del siglo XVII.


TEXTOS

Bulliciosa fuentecilla
Bulliciosa fuentecilla
que te despeñas de un risco,
despacio, no tan ligera,
precipitada bajes al abismo,
que es morir y fallecer
en un suspiro.

Fuentecilla hermosa,
de la vista hechizo,
que en menudas perlas
eres de las flores el alivio.
Detén esos pasos,
suspende el destino.

Mira que a un valle
vas a dar rocío,
sólo el consumirte
ha de ser la paga al beneficio.
Detén esos pasos,
suspende el destino.

Avecilla canora
Avecilla canora
que a Dios ensalzas,
alabándole siempre
tus consonancias.
Canta, canta,
que el Amor en delicias
trueca las armas.
Canta, canta,
que ya es otra la flecha
y otra la aljaba.

Hoy Amor trueca fino
en ternezas las armas,
pues lo que era rigor,
ya no es sino flecha dorada.
Y es que a las almas
hieren más las saetas
cuanto más blandas.
Bien haya amor, bien haya,
que sólo con ternezas
lo delicado hiere de las almas.

Ya en caricias convierte
del duro arpón la saña,
pues lo que era furor
ya no es sino ardor que me inflama.
Y es que a la llama
la hace suave la nieve
que le recata.
Bien haya amor, bien haya,
que hace que aquel pan vivo
parezca pura nieve siendo llama.

Al monte
Al monte, a la cumbre,
corred, volad, zagales,
que se nos va María por los aires,
y llevando consigo nuestra dicha,
nos deja sin consuelo en este valle.

Aquella zagala
del mirar sereno,
hechizo del valle
y envidia del cielo.
Al monte, a la cumbre,
corred, volad ligeros.

A quien su querido,
liberal y tierno,
del Líbano llama
con dulces requiebros.

Por gozar los brazos
de su amante dueño
trueca el valle humilde
por el monte excelso.

Tú en un pesebre
Tú en un pesebre
siendo el sol mismo,
Niño agraciado,
obra de tu mano;
Desdenes sufres,
hielos te maltratan,
del cierzo airado,
de mi pecho ingrato.

¡Ay, Dueño mío!
¡Ay, bien amado!

Tú en un pesebre,
Niño agraciado,
desdenes sufres,
del cierzo airado.
Siendo el sol mismo,
obra de tu mano,
hielos te maltratan,
de mi pecho ingrato.

¿Para cuándo son los rayos,
son los rayos?

Alegres mudanzas
Alegres mudanzas
previenen festivas,
de Belén,
las zagalas pulidas.

Garbo, donaire, solaz y alegría.
Esta es la noche,
esto es el día,
que sale de Madre
la gracia y la dicha.

Mira, mira:
El clavel entre pajas y aristas.
Mira, mira:
En la nieve la rasa encendida.
Mira, mira:
Que el Amor entre rayos tirita.
Mira, mira:
El Aurora del llanto hace risa.

Esta es la noche,
esto es el día,
que sale de Madre
la gracia y la dicha.

No hay que decir el primor
No hay que decir del primor ni con el valor que sale,
que yo sé que es la zagala de las que rompen el aire.
Tan bizarra y presumida tan valiente y arrogante
que ha jurado que ella sola ha de vençer al dios Marte.
Si sabe que la festejan las florecillas y aves,
juzgará que son temores lo que hacéis por agradable.
Muera con la confusión de su arrogancia pues trae
por blasón de la victoria rayos con que ha de abrasarse.

Curriculum Intérprete


Capilla Vandelvira. Nace en el año 2006 por iniciativa de Rodrigo Checa y Pilar Carretero en el seno del Festival de Música Antigua Úbeda y Baeza. El grupo pretende ser un espacio abierto y flexible en el que, en virtud del programa a interpretar, tengan cabida diversidad de componentes y formas -desde música vocal a capella hasta música puramente instrumental- y en continua evolución, vinculado a estas dos ciudades y representando la abertura del Festival a otras localidades que albergan monumentos del arquitecto del cual toma su nombre el Ciclo de Conciertos y el propio grupo. La formación está dedicada al estudio e interpretación de la música vocal e instrumental del renacimiento y barroco, con especial preferencia por la música española y, en el caso de la música vocal, por el texto en castellano. Desde su creación ha intervenido con distintas formaciones y colaboradores en el Festival de Música Antigua de Úbeda y Baeza dentro del Ciclo Música en los Monumentos de Vandelvira interpretando obras religiosas, dado el marco en que se realizan los conciertos, de los siglos XV y XVI y de autores españoles, como Villanescas Espirituales a 3, 4 y 5 voces de Francisco Guerrero, piezas de los Cancioneros de Uppsala y La Colombina, la Missa Pro Defunctis a 4 voces de Cristóbal de Morales y la Missa Super Flumina Babylonis de Francisco Guerrero.

Pilar Carretero, soprano. Nacida en Úbeda, inicia sus primeros contactos con la música clásica en escolanías y coros juveniles de su ciudad natal. Posteriormente realiza sus estudios oficiales de contrabajo y canto en los Conservatorios de Jaén y Granada, compaginándolos con los de Arquitectura en la Universidad de Granada. Desde el año 2003 se hace cargo de su formación vocal la soprano leonesa Lola Arenas, con la que ha trabajado principalmente ópera y zarzuela. Su preferencia por la música antigua la llevan a realizar cursos de interpretación de música renacentista y barroca con especialistas en este campo como Carlos Mena, Raquel Andueza y Michael Noone. Como solista ha cantado oratorio y obras religiosas como Requiem y Misa de la Coronación de Mozart, Requiem de Faurè y Gloria de Vivaldi y como componente de coros ha interpretado además el Magnificat de Schubert, Mesías de Haendel, 9ª Sinfonía y Fantasía para piano, orquesta y coro de Beethoven, y ópera y zarzuela, con orquestas como la Orquesta Clásica de Granada, la Orquesta Joven de Andalucía, la Filarmónica de Andalucía y directores como Sánchez Ruzafa, Ovtav Calleya, Gregorio Gutiérrez y Pascual Osa. En el campo de la música escénica ha cantado entre otros los papeles de Rosina del Barbero de Sevilla, Adina de L´elisir d´amore, Susanna de Las Bodas de Fígaro y Cleopatra de la ópera Julio César. Ha actuado en los Cursos de Interpretación Musical de ?Juventudes Musicales? de León y en las Jornadas Internacionales de Música ?Eduardo del Pueyo? de Granada. Desde el año 2006 dirige el grupo Capilla Vandelvira, con el que ha intervenido en distintas ediciones del Festival de Música Antigua de Úbeda y Baeza. Colabora con diversos grupos vocales e instrumentales como el coro Ars Nova, Fabordón, Ensemble Renacimiento y el Grupo Músico Vocal Alborán.

Josefa Mª Gámez, órgano. Nace en Baeza, ciudad en la que inicia sus estudios musicales a la edad de ocho años en el Conservatorio Elemental de Música ?Ramos Pareja?. Continúa estudios de Piano de Grado Medio en el Conservatorio Profesional de Música ?Andrés Segovia? de Linares, con D. Juan Domingo Tejero. Ingresa en el Conservatorio Superior de Música ?Rafael Orozco? de Córdoba, donde cursa los estudios superiores de piano con el Catedrático D. Juan Miguel Moreno Calderón, obteniendo la doble licenciatura de Piano y solfeo. Ha completado su formación musical con los pianistas Fernando Puchol, Jorge Luis Prats, Gustavo Díaz, Pilar Valero y Guillermo González en España y en Viena (Austria) con la concertista Leticia Gómez Tagle. En su participación en el IV Certamen Provincial de Piano ?Ciudad de Baeza? obtiene el segundo premio. Realiza actuaciones como solista y en grupo de música de cámara en Baeza, Úbeda, Cazorla, Linares, Murcia, Viena y Montilla. Ha participado en el primer Encuentro de Organistas organizado por el conservatorio ?Manuel Carra? de Málaga, además de asistir a los cursos de Órgano de Medina de Rioseco impartidos por Dª Lucía Riaño. Actualmente compagina la labor docente con sus estudios de órgano en el conservatorio Profesional de Música de Córdoba con el profesor D. Jesús Sampedro. En 2007 es nombrada custodio del órgano de la Iglesia parroquial de San Andrés (Baeza), año en el que también inicia su andadura con el grupo Capilla Vandelvira.

Fabordón. Nace en el año 2000 con la intención por parte de los laudistas Mabel Ruiz y Juanjo Monroy de recuperar y difundir el vasto repertorio europeo para instrumentos de cuerda pulsada de los siglos XVI al XVIII. Desde entonces el dúo ha desarrollado una amplia actividad concertística y de investigación. Dentro de este último campo han llevado a cabo enriquecedoras colaboraciones con el Coro Ziryab, en las que han rescatado música religiosa de los SS. XVII y XVIII de la Catedral de Córdoba, y con el Ensemble Ad Libitum, con el que han profundizado en el repertorio polifónico español del Siglo de Oro. Su repertorio instrumental incluye dúos originales para Laúd renacentista, Tiorba, Guitarra Barroca y Vihuela, así como transcripciones y arreglos de piezas vocales e instrumentales del Renacimiento y Barroco procedentes de España, Inglaterra, Francia e Italia y sus más destacados compositores. En el año 2002 amplia su repertorio a la música vocal, completando así su programa con obras para voz e instrumentos de cuerda pulsada del mismo periodo. Para ello se unen a la formación los tenores José Manuel López Monreal y Juan Alonso. Desde el año 2004, colaboran regularmente con la Orquesta Barroca ?La Dispersione?, especializada en la interpretación del repertorio musical barroco para orquesta, con instrumentos y criterios históricos. Han dado conciertos por toda la geografía española, Portugal, Argelia, Marruecos y Francia, colaborando con entidades como la Diputación Provincial de Córdoba, la Comunidad de Madrid y el Circuito Andaluz de Música, y participando en el II Festival de Música Antigua de Córdoba, Ciclo de Música Antigua de Palma de Mallorca, el Festival de Úbeda-Baeza, el Festival de la Guitarra de Córdoba, Semana de Música Antigua de Guadassuar, el Festival de Música Antigua de Sigüenza, y en la Semana de Música Antigua de Gijón.

Volver atrás

           logotipo facebook   logotipo twitter

logo úbeda y baeza patrimonio de la humanidad

logo rema

logo fest clásica

logo premio publico

CSIC