Está en:  » Inicio  » Conciertos  » Edición 2008

 

Edición 2008

Concierto


Conciertos Didácticos: La Música de las Cruzadas

Lugar


Baeza, Auditorio de las Ruinas de San Francisco / Úbeda, Auditorio del Hospital de Santiago

Fecha


Miércoles, 3 (Baeza) y jueves 4 (Úbeda) de diciembre de 2008, 11.30 h.

Director


Intérprete


ARTEFACTUM

Componentes


Sara Rosique, soprano
Ignacio Gil. Flautas de pico, cornamusa, chirimía
José Manuel Vaquero, organetto
Juan Manuel Rubio, viola, zanfoña, arpa gótica
Álvaro Garrido, percusiones
Carmen Huete, actriz/narración
Virginia Sánchez López, coordinación

Programa


Thibaut IV de Champagne (1201-1253)
Estampida En mai la rousse (instrumental, forma AABB?)

Anónimo
Danza Ungaresca (instrumental, AABB)

Anónimo (Cantigas de Alfonso X el Sabio, s. XIII)
Cantiga 29 Como podem per sas culpas (vocal, forma virelai AbbaA)

Anónimo (s. XIII)
Danza Ductia (instrumental, forma ABCD)

Anónimo (Cantigas de Alfonso X el Sabio, s. XIII)
Cantigas 123 De Santa María sinal (instrumental, forma AABB?)

Anónimo (s. XIV)
Danza-canción Chansonetta tedesca (instrumental, forma rondó ABACADA)
Danza Saltarello (instrumental, forma AABB)

Raimbaut de Vaqueiras (1180-1207)
Danza Kalenda Maya (instrumental, forma abbc?cc?)

Anónimo (Carmina Burana, s. XIII)
Canción 200 Bacche bene venies (vocal, forma aba)

Notas programa


Carmen Huete

Cuando Europa era diez siglos más joven, todos los acontecimientos de la vida mostraban un contraste mucho mayor que hoy día. La riqueza se distinguía con más intensidad que ahora de la pobreza, el frío invierno y el verano contrastaban con más fuerza que en nuestra vida actual llena de confort. La diferencia entra la luz y la oscuridad, el silencio y el ruido era entonces más pronunciada que ahora.

La música mostrará también estos contrastes, fiel reflejo de la sociedad en la que nace. Acercarnos a la música de la Edad Media desde nuestro ruidoso y acelerado mundo actual nos exige olvidarnos de la radio, la televisión, el equipo de alta fidelidad o cualquier otro medio electrónico impensable para las gentes de una época en la que la música era, fundamentalmente, de transmisión oral. Los monjes aprendían de memoria un amplio repertorio de canciones de carácter religioso, en claro contraste con las canciones de amor de los trovadores o las alegres canciones burlescas de los músicos ambulantes.

Sin embargo, antes de considerar los aspectos concretos de la música de la Edad Media debemos definir este período o, al menos, establecer sus límites: se trata de la música comprendida entre la caída del Imperio Romano, a finales del siglo V, y el inicio del siglo XV. Este vasto espacio de tiempo, en el que se tuvieron lugar numerosas cruzadas o campañas militares para la conquista de Tierra Santa, no puede resumirse en pocas líneas, pues en él tienen lugar muchos y muy variados acontecimientos. Las piezas que componen el programa de este Concierto Didáctico abarcan los siglos XII, XIII y XIV, es decir, la Baja Edad Media, coincidiendo con el apogeo de las cruzadas.

Será una época de cambios importantes en la historia de Europa Occidental que comienza a dejar atrás los miedos y la oscuridad de siglos anteriores: las ciudades comienzan a renacer en torno a las nuevas catedrales góticas que se yerguen orgullosas apuntando hacia el cielo y abren vidrieras multicolores para dejar entrar la luz. El Monasterio, que hasta ahora guardó celosamente el saber, dará paso a las pujantes universidades que recuperan las fuentes clásicas del conocimiento. El poder se traslada del castillo aislado en el campo al palacio dentro de la ciudad. Los señores empiezan a refinarse vistiendo ligeros y adornados trajes cortesanos en lugar de la pesada armadura; la fiesta y el juego permiten evadirse de sus continuas actividades guerreras. En el juegote amor cortés, el caballero elige una dama y la sirve, sometiéndose al los caprichos o pruebas que ella decide imponerle.

Otro cambio importante de esta etapa es la evolución de la escritura musical. Las primeras fuentes musicales escritas surgieron en el siglo IX en forma de escritura neumática utilizada en el canto llano de la liturgia cristiana, conocido como gregoriano. Se trataba de una mera indicación de altura más o menos aproximada, sin especificar el ritmo, pero suponía un salto enorme en la historia de la música occidental. Hacia el siglo XI, Guido D?arezzo describió un sistema de cuatro líneas, el tetragrama, y dio nombre a los sonidos a partir del Himno a San Juan Bautista.

Pero no será hasta el siglo XIII, con el tratado Ars Cantus Mensurabilis de Franco de Colonia, cuando surja la notación mensural que daba un valor concreto a cada nota permitiendo así conocer la altura y duración de los sonidos.

La enorme creatividad que se muestra en el repertorio del canto gregoriano es, fundamentalmente anónima. Se trata de un canto monódico (una sola voz), a capella (sin acompañamiento instrumental), de temática religiosa y en latín, con un ritmo dependiente del texto y una línea melódica, libre, fluida y modal. Con la llegada del movimiento trovadoresco a las cortes del siglo XII, sale a la luz el autor de las composiciones poético-musicales. El nombre viene del verbo provenzal trobar, que significa "encontrar" o "componer en verso". El primer trovador conocido fue Guillermo IX de Aquitania (1071-1127). Los trovadores eran poetas-compositores que florecieron en Provenza, una rica comarca del sur de Francia; escribían en lengua provenzal, la Langue d?oc, y florecieron en círculos generalmente aristocráticos. Componían y cantaban canciones monódicas de carácter profano cuyo tema por excelencia era el amor cortés. Solían ser canciones estróficas de ritmo muy marcado y gran variedad de estructuras formales, tanto poéticas como musicales. También podemos encontrar piezas de danza, aunque en menor número. La más famosa, sin duda, es Kalenda Maya (primero de mayo), el trovador Raimbaut de Vaqueiras, que es una canción de amor y a la vez una manifestación de alegría por la llegada de la primavera.

La influencia del movimiento trovadoresco se extendió al norte de Francia. Los troveros surgieron en las regiones de Champagne y Artois, en los siglos XII y XIII, y compusieron sus canciones en una lengua distinta: la Langue d?Oil, que más tarde daría origen a la lengua distinta: la Langue d?Oil, que más tarde daría origen ala lengua francesa. Como los trovadores, desarrollaron su actividad en las cortes, pero más tarde, con el nacimiento de las ciudades, se vincularon a la burguesía, estableciéndose en gremios. Entre los temas de sus canciones estaba también el del amor, pero destacaron sobre todo por sus cantares de gesta. El primer trovero fue Teobaldo, conde de Champagne y luego rey de Navarra (Thibaut IV de Champagne), del que hoy escucharemos la pieza instrumental En mai la rousee.

El arte de los trovadores constituyó el modelo para una escuela de poetas-músicos del amor cortés en lengua alemana, los Minnesinger. El amor (Minne) que cantaban era más abstracto aún que el amor trovadoresco y a veces tenía un tinte claramente religioso. Su música es, por tanto, más sobria. Podríamos citar entre los más famosos a Neidhart y a Walter von der Vogelweide.

Los trovadores y troveros podían cantar sus composiciones en público, pero nunca tañendo instrumentos. Esta labor era confiada a un instrumentista profesional o ministril. La difusión de las canciones trovadorescas estuvo muchas veces ligada a los juglares, músicos ambulantes de la clase social más baja que, aparte de cantar y tocar instrumentos, se dedicaban a la prestidigitación y la exhibición de animales amaestrados.

Pero la muestra más antigua de música profana monódica son las canciones de goliardos. Los goliardos eran estudiantes errantes o clérigos mendicantes que ya en los siglos XI y XII migraban de una escuela a otra. A ellos se atribuye el manuscrito de canciones profanas en latín llamado Camina Burana, del s. XIII, formado por canciones de amor algo obscenas. La que hoy nos frece el grupo Artefactum es Bache bene venies.

A la vez que las reglas de la cortesía se imponían a la caballería de Occidente, el culto de María invadía la cristiandad latina. La Virgen apareció como la dama por excelencia alrededor del siglo XIII. Los códices y la tradición presentan a Alfonso X el sabio, rey de Castilla y León como autor de las Cantigas de Santa María. El rey aparece también en diversas cantigas como trovador de la Virgen. Alfonso X participó intensamente en el movimiento trovadoresco, no sólo como mecenas sino como autor de canciones profanas incluidas en los cancioneros galaico-portugueses. En cambio, las Cantigas de Santa María son de contenido religioso no litúrgico, pues narran milagros o son canciones de loor a la Virgen. Hoy escucharemos dos Cantigas; una vocal, Como podem per sas culpas, y otra instrumental, De Santa María Sinal.

Respecto a los instrumentos, la Edad Media recoge algunos heredados de la Antigüedad clásica (Grecia y Roma), como la flauta, la lira, el arpa, la trompeta o el órgano; algunos, como la gaita, eran instrumentos europeos de origen remoto. De árabes y turcos se adoptaron muchos instrumentos a través de la España musulmana y de las Cruzadas; entre ellos, el laúd, el salterio y el rebab o rabel. Muchos se hacían fabricar instrumentos para su uso personal, modificando sus características tradicionales. De ahí la abigarrada multiplicidad y las diferentes formas en que aparecen los distintos tipos de instrumentos, y la falta de uniformidad en su denominación.

La iglesia de la Europa medieval consideraba que, a excepción del órgano, los instrumentos musicales eran un símbolo pagano. Sin embargo, en el ámbito de la música profana se utilizaba una amplia variedad de instrumentos de cuerda, viento y percusión. No existe una orquesta de gran volumen sonoro, sino pequeñas agrupaciones individuales de solistas que improvisaban partiendo de modelos. La música instrumental pura se da rara vez.

La danza, pasatiempo favorito de la Edad Media, requería claramente alguna forma de acompañamiento instrumental. Las canciones de danza proporcionaban gran parte de este acompañamiento y a veces pueden haber sido tocadas sólo por instrumentos. Una danza, la estampie o estampida, se da como pieza instrumental y también como forma poética. Por desgracia, los poemas identificados como estampidas están sin música, a excepción del famoso Kalenda Maya, comentado anteriormente.

Con el progreso de los instrumentos las danzas serían acompañadas por ellos, creándose un repertorio para ser danzado, sin necesidad de ser cantado. Así, si en un principio eran sólo tamboriles y flautillas, finalizando en el siglo XIV las danzas irán acompañadas de grandes resonancias instrumentales: instrumentos altos como trompas, tambores, cornamusas o chirimías iban bien a las danzas altas, las violas, laúdes y flautas acompañarían alas bajas danzas o deslizadas, más lentas, donde los pies apenas abandonaban el suelo. Poco a poco van apareciendo los primeros términos propios de danza: carole, estampie, saltarello, tresche, ductia? Mientras la carole era una danza plural en fila abierta, la estampie, saltarello y ductia se refieren todas a danzas instrumentales con secciones cortas repetidas -puncta- con finales abiertos y cerrados. El número de puncta varía de 3 a 7. Hoy tendremos la oportunidad de escuchar tres piezas anónimas con estas características: Chansoneta Tedesca, Saltarello y Ductia. El siglo XIV introdujo el emparejamiento de danzas relacionadas que sería corriente en el Renacimiento y creó un núcleo para la evolución de la suite de danza barroca.

Sirvan estos breves párrafos para mostrar los rasgos esenciales de la música monódica profana en tiempos de las cruzadas, época germinal de la música occidental.



TEXTOS

Bacche bene venies
Bacche bene venies gratus et optatus
Per quam noster animus fit letificatus.

Istud vinum, bonum vinum, vinum generosum
Reddit virum curialem probum animosum.
(a coro)

Iste cyphus concavus de bono mero profluus
Siquis bibit sepius satur fit et ebrius.

Hec sunt vasa regia quibus spoliatur
Ierusalem et regalis babilon ditatur.

Ex hoc cypho conscu bibent sui domini
Bibent sui socii bibent et amici.

Bachus forte superans pectora vivorum
In amorem concitat animos eorum.

Bachus sepe visitans mulierum genus
Facit eas subditas tibi, o tu Venus.

Bachus venas penetrans calido liquore
Facit eas igneas veneris ardore.

Bachus lenis leniens curas et dolores
Confert iocum, gaudia, risus et amores.

Bachus mentem femine solet hic lenire
Cogit eam citius viro consentire.

A qua prorsus coitum nequit impetrare
Bachus illam facile solet expugnare.

Bachus numen faciens hominem iocundum
Reddit eum partier doctum et facundum.

Bache, deus inclite, omnes hic astantes
Leti sumus munera tua prelibantes.

Omnes tibi canimus maxima preconia
Te laudantes mento tempora per omina.

Curriculum Intérprete


Artefactum. Artefactum sabedor de que ni el aburrimiento ni la solemnidad cuasi litúrgica que envuelven los conciertos son características de la música antigua, y de que ningún jugar ni ministril usó jamás chaqué, se propone devolver al repertorio medieval la frescura y la espontaneidad de las composiciones que interpreta, sin renunciar por ello al rigor ni a las conquistas de la moderna investigación musicológica. A través de una concepción abiertamente plástica de la puesta en escena que se suma al atractivo visual y sonoro de los instrumentos, siempre fieles copias de originales de la época, la propuesta de Artefactum es, en definitiva, un viaje a través de la Edad Media: por sus bulliciosas tabernas y por el recogimiento de sus monasterios, por fétidas y heladas calles y por cocinas cálidas y aromáticas... desde luego, sin los riesgos de contraer la peste negra o sufrir un proceso inquisitorial por herejía. Creado en 1994 para la recuperación y difusión del repertorio musical de la Edad Media, Artefactum se ha convertido en uno de los grupos más representativos dentro del panorama de la Música Medieval en España, como lo muestra su participación en los más prestigiosos festivales de Música Antigua y auditorios de nuestro país como Cáceres, Badajoz, San Sebastián, Estella, San Sebastián, Sevilla, Cádiz y Barcelona, entre otros. También han actuado en Portugal, Italia y Eslovenia. Hasta la fecha han grabado tres discos compactos con música medieval: De la taberna a la Corte (Fonoruz), Tempus est iocundum (Lindoro) y En el Scriptorium (Pasarela, Premio CD Compact en la categoría de música medieval 2008). Artefactum es miembro fundador de AEGIVE (Asociación Española de Grupos Instrumentales y Vocales Especializados.

Carmen Huete, actriz/narración. Guionista y presentadora de conciertos didácticos organizados por diferentes instituciones, tales como: el Circuito Andaluz de Música, la Orquesta Sinfónica de Murcia, la Orquesta Ciudad de Granada o la Escuela Universitaria del Profesorado de Granada, trabajando junto a diversas formaciones musicales como el quinteto de cuerda "Al Andalus", "Kiko Aguado Trío", cuarteto de cuerda "Ars Nova", trío de guitarras "Parnaso", "Artefactum" o La "Granada Big Band", entre otras. Desde el año 2003 presenta habitualmente los Conciertos Didáctico-Familiares de la OCG. Ha impartido diversos cursos y conferencias sobre conciertos didácticos y formación musical para educadores. Desde el año 2003, ha participado en diferentes Seminarios Permanentes y Grupos de Trabajo de educativo-musicales. Es coordinadora de proyectos educativos como "Coro y Orquesta Escolar" (1996) y "Leo y me divierto" (2003). Desde el año 2005, es secretaria de la Coordinadora Provincial de Coros Infantiles y Juveniles de Granada. Pertenece a la asociación granadina Cultura 0.18, que ha desarrollado durante el curso 2006 el Primer Encuentro de las artes "Mimarte" dirigido a los niños de 0-3 años. Ha realizado en calidad de autora o coautora numerosas publicaciones de carácter educativo musical, entre las que se incluyen los cuadernos de actividades para los Conciertos Didácticos de la OCG: Historia de Babar, el pequeño elefante (1999), Las cuatro estaciones/ El arca de Noé (2000), Pedro y el lobo (2003), De la taberna a la corte y La hoguera de invierno (2003), El sastrecillo valiente (2004), Don Lindo de Almería (2004), Los colores del viento (2004), Mozart 250 (2005), Una orquesta en danza y Transatlántida (2006), Van de jazz (2007) y Una verbena y una rubia (2008).

Virginia Sánchez López, coordinación. Nacida en Almería, es Licenciada en Historia y Ciencias de la Música por la Universidad de Granada. En la actualidad es Profesora del Área de Didáctica de la Expresión Musical en la Universidad de Jaén. Ha realizado diversos cursos de formación relacionados con la musicología, la didáctica de la música y la práctica musical. Desde el año 2001 coodirige el Coro Universitario de Jaén junto a otras profesoras de su misma área. Ha participado como ponente en diferentes cursos y congresos organizados por las universidades de Jaén, Cádiz y La Laguna, la Universidad Abierta y el Centro de Profesorado de Jaén: Procesos de Enseñanza y Aprendizaje de la Audición Musical (Nivel II) (2001), el Curso de Especialización en Pedagogía Terapéutica para funcionarios del cuerpo de maestros (2001), El Coro Escolar: técnicas y estrategias para el trabajo en la educación primaria (2003) y Grandes manifestaciones musicales a lo largo de la historia (2003 y 2004). Ha participado en el proyecto de innovación docente Musurgia. Colaboración educativa Universidad-Escuela en la música, desarrollado durante el curso académico 2005-2006 y es una de las profesoras implicadas en la elaboración de la Guía Docente de la Experiencia Piloto de ECTS de la Titulación de Maestro, Especialidad de Educación Musical (2005-2007). Pertenece al Grupo de Investigación Aspectos multiculturales e interdisciplinares de la educación. Actividad física, Música y Bellas Artes (HUM-653). Actualmente realiza su tesis doctoral sobre la música en la prensa jiennense del siglo XIX. Desde 2005 actúa como presentadora y coordinadora de los Conciertos Didácticos del Festival de Música Antigua de Úbeda y Baeza.

Volver atrás

           logotipo facebook   logotipo twitter

logo úbeda y baeza patrimonio de la humanidad

logo rema

logo fest clásica

logo premio publico

CSIC