Está en:  » Inicio  » Conciertos  » Edición 2006

 

Edición 2006

Concierto


Música para el Papa, el Rey y el Emperador

Lugar


Baeza, Auditorio de las Ruinas de San Francisco

Fecha


Sábado, 2 de diciembre de 2006, 20.30 h.

Director


Intérprete


PAUL O'DETTE

Componentes


Foto de componentes

Paul O'Dette, laúd

Programa


PRIMERA PARTE

Luis de Narváez (ca. 1505-desp. 1549)
(Los seys libros del Delphín de música, Valladolid, 1538)

La Cancion del Emperador: Mille regrets (Josquin des Prez)
Guárdame las vacas
Fantasía del quarto tono
Fantasía del primer tono
Conde claros
Una baxa de contrapunto

Pietro Paulo Borrono (1536)
Fantasía
Pavana chiamata la Gombertina
Saltarello della ditta
Saltarello chiamato el Mazolo
Tocha tocha La Canella

Albert de Rippe (c. 1500-1551)
Fantasie II
O Passi Sparsi (Constanzo Festa)
Fantasie IX Faulte d'argente
Or vien ça vien mamie Perrette (Clément Jannequin)

Francesco da Milano (c.1497-1543)
Fantasía 28
Fantasía 8
Fantasía 3
Fantasía (App. 31)
Vignon vignetta (Claudin de Sermisy)


SEGUNDA PARTE

Albert de Rippe
Fantasía XXII
L'eccho (Gentian)
Fantasía VIII

Luis de Narváez
Otras diferencias de Guárdame las vacas
Dos fantasías del quinto tono

Francesco da Milano
O bone Jesu (Antonio de Ribera)
Fantasía (38)
Fantasía (64)
Tu discois que je mourroye (Claudin de Sermisy)
Fantasía (33) e la sua compagna (34)

Notas programa


Paul O'Dette

En junio de 1538 el Emperador Carlos V, el Rey de Francia Francisco I y el Papa Pablo III se vieron en Niza para firmar un tratado. La unión de figuras tan poderosas requirió un nutrido séquito, incluyendo sus más ilustres músicos de corte. En esta ocasión, Francesco da Milano, el laudista del Papa, recibió el extraordinario regalo de 225 libras del rey Francisco I "en donación y favor por el placer que ha dado al rey tocando el laúd". Albert de Rippe, el laudista del Rey francés, recibió las bendiciones del Pontífice. En los documentos que han sobrevivido no hay ningún mención a Luis de Narváez, pero, puesto que era un prominente miembro del plantel musical de Carlos V en Valladolid, debió haber estado presente. Guillaume Morlaye, alumno de Rippe, publicó tres de las fantasías de Narváez que quizá habrían sido interpretadas en este encuentro. En cualquier caso, resulta tentador imaginar un encuentro cumbre de los principales laudistas en esta ocasión, interpretando música el uno para el otro.

Alberto da Ripa nació en Mantua, donde trabajó como laudista para Ercole Gonzaga hasta 1529, cuando se unió a la casa de Francisco I. Conocido en Francia como "Albert de Rippe", ocupó cargos musicales y honorarios durante el resto de su vida, remunerado con grandes salarios y abundantes regalos de tierras y dinero. Aunque prolífico compositor, Ripa fue, al parecer, reacio a compartir su música con otros. Sin embargo, un año después de su muerte, su protegido Guillaume Morlaye y los impresores reales de música Le Roy y Ballard comenzaron a editar lo que se convirtió en una serie de once volúmenes con las fantasías, tablaturas y danzas de Ripa. Las fantasías de Ripa son sorprendentes por el inusual uso de la disonancia y por las sonoridades extremadamente ricas, quasi corales, que produce en el laúd, utilizando una gama de acordes mayor que cualquier otro laudista. Además, fue pionero en numerosas técnicas nuevas para el instrumento. Por ejemplo, en L'Eccho, un arreglo de un canción de Gentian, los efectos de eco son imitados en el laúd y situados en una posición diferente, más arriba en el diapasón, produciendo un color más suave y oscuro.

Pietro Paolo Borrono parece haber estado al servicio de Francisco I entre 1531 y 1534 junto a Albert de Rippe, aunque esta interpretación de los documentos es disputada por algunos estudiosos. Alrededor de 1550 fue contratado por don Ferrante Gonzaga, Gobernador de Milán. Aunque no hay evidencia de que estuviera presente en Niza en 1538, su música de danza estuvo ampliamente diseminada, y probablemente representa el estilo de pavanas y gallardas improvisadas por Francesco da Milano y Albert de Rippe. Aunque algunas de las danzas de Borrono, como Tocha tocha la Canella, son arreglos de canciones populares bien conocidas, otras, como La Gombertina, son composiciones aparentemente originales. Las suites de Borrono fueron extremadamente famosas, habiendo sido reimpresas y copiadas en colecciones de laúd por toda Europa hasta finales del siglo XVI.

Luis de Narváez dedicó su colección de 1538 Los seis libros del Delphín de Música al secretario de Carlos V, Francisco de los Cobos. Aunque no hay una evidencia escrita que pruebe que Narváez estuvo empleado por el Emperador, referencias a él de varios miembros de la corte imperial sugieren que debió haber estado conectado a Carlos con algún cargo. Un miembro de la corte afirmó que Narváez poseía "tal extraordinaria habilidad en música que sobre cuatro voces escritas en un libro de contrapunto era capaz de improvisar otras cuatro voces, una cosa que parecía milagrosa a aquellos que no sabían música, pero más milagrosa aún a aquellos que sí la conocían". Su profundamente bella versión del Mille regrets de Josquin des Prez estuvo dedicada a Carlos bajo el título Canción del Emperador. El Delphín de Música contiene, junto a fantasías y tablaturas, los más tempranos juegos de diferencias o variaciones españolas, en este caso sobre un bajo de romanesca llamado Guárdame las vacas, y el romance popular Conde claros. Aunque distintos aspectos de la colección son progresistas, la Baxa de contrapunto presenta una práctica común del siglo XV, consistente en una rápidos pasajes improvisatorias sobre un cantus firmus que se mueve en notas largas en la voz superior. Estuviera o no presente en Niza en 1538, Narváez influyó y estuvo influido de forma significativa por las escuelas de laúd francesa e italiana.

Francesco Canova da Milano fue el más celebrado instrumentista de su tiempo, un intérprete y compositor de renombre internacional a quien sus contemporáneos llamaban "il divino", un epíteto que sólo compartía con Michelangelo. Milano fue sucesivamente el laudista privado de tres papas: León X, Clemente VII y Pablo II. El astrólogo papa Pablo indicó que Canova da Milano era "el más eminente músico de todos, superior a Orfeo y Apolo al tocar la lira y cualquier otro instrumento".

El extraordinario impacto de Milano tuvo en sus oyentes se debió, al parecer, a su legendario toque, la secuencia de piezas que interpretaba y su expresiva manera de hacerlo, tal y como recoge una crónica de la época:

"Mientras estaba en Milán, Jacques Descartes fue invitado a un suntuoso y magnífico banquete en el que, entre otros placeres de raras cosas reunidos para felicidad de aquella selecta gente, apareció Francesco da Milano, un hombre que se considera había alcanzado el final (si eso es posible) de la perfección al tocar el laúd bien. Estando las mesas limpiadas, él escogía una, y mientras templaba sus cuerdas, se sentó al final de ella buscando una fantasía. Apenas había interrumpido el aire con tres acordes rasgueados cuando cesó la conversación que había comenzado entre los huéspedes. Habiéndolos constreñido para que lo mirasen, continuó con tal embelesadora pericia que, poco a poco, languideciendo las cuerdas bajo sus dedos de una forma sublime, transportó a todos aquellos que lo escuchaban a una melancolía tan agradable que uno inclinó la cabeza en su mano sobre el codo, y otro se tumbó con sus miembros en un porte descuidado, con la boca abierta y más que los ojos medio cerrados, pegados (uno juzgaría) a aquellas cuerdas, y su barbilla cayó en su pecho, encubriendo su semblante con la más triste taciturnidad nunca vista. Quedaron privados de todos los sentidos excepto del oído, y el espíritu, habiendo abandonado todos los asientos de los sentidos, se retiró a los oídos para disfrutar al máximo tan embelesadora armonía. Y creí (dijo M. de Ventemille) que estaríamos nosotros allí todavía; él mismo -yo no sé cómo- cambió su estilo de tocar con gentil fuerza, volvió el espíritu y los sentidos al lugar desde el que habían sido robados, no sin abandonar ese asombro en cada uno de nosotros como si hibiésemos sido elevados por un transporte extático de divino frenesí".

Construir de un programa que representa el encuentro de los principales instrumentistas del siglo XVI proporciona una oportunidad única de comparar y contrastar sus personalidades musicales. Aunque cada uno empleó diferentes medios para conseguir su efecto, el poder de sus interpretaciones fue elegantemente descrito por Francesco Marcolini sólo dos años antes del encuentro en Niza: "La delicadez del sonido que nace del laúd cuando es tocado por los divinos dedos de Francesco de Milano, Alberto da Mantua y Marco de L'Aquila lo hace caer en el alma y roba los sentidos de aquellos que lo escuchan".

Traducción de Javier Marín López

Curriculum Intérprete


Paul O'Dette, vihuela. Pocos instrumentistas establecen una autoridad tan firme como Paul O'Dette tiene en el laúd. Ha sido descrito como "el ejemplo más claro de genio en tocar su instrumento" (Toronto Globe and Mail). Uno de las figuras más influyentes en su campo, O'Dette ha ayudado a definir los estandars técnicos y estilísticos a los que aspiran los intérpretes del siglo XXI. Al hacerlo, ayudó a infundir al movimiento de la performance practice la idea de una perfecta combiación entre conciencia histórica, precisión idiomática y ambiciosa autoexpresión. Sus interpretación en los mejores festivales internaciones de Boston, Los ángeles, Vancouver, Berkeley, Londres, Bath, París, Montpellier, Amsterdam, Utrecht, Brujas, Amberes, Berlín, Munich, Bremen, Dresden, Viena, Innsbruck, Praga, Milán, Florencia, Ginebra, Madrid, Barcelona, Tenerife, Copenhage, Oslo, Córdoba, San Petersburgo, Moscú, Montevideo, Buenos Aires, Melbourne, Tokio, etc., han sido distinguidas a menudo como momentos culminantes de esos eventos. Aunque mejor conocido por sus recitales y grabaciones virtuosas de música para laúd solo, O'Dette también mantiene una activa carrera internacional como músico de grupo, tocando con muchos de los más importantes solistas y ensembles de música antigua. Es miembro de aclamado grupo de continuo Tragicomedia.

Paul O'Dette ha realizado más de cien grabaciones discográficas, muchas de las cuales han sido nominadas por Gramophone para el "Premio del Año". La obra completa para laúd de John Dowland (The Complete Lute Music of John Dowland) (un set de cinco discos compactos, Harmonia Mundi, Estados Unidos), fue premiado con el prestigioso "Diapason D'or de l'année", mientras que The Royal Lewters recibió el "Diapason D'or, a Choc du Monde de la Musique", un puesto de cinco estrellas en BBC Music Magazine, *****Goldberg y una puntuación de 10 de ClassicsToday.com.

Un disco compacto con las suites para laúd de Bach será lanzado a principios del 2007. O'Dette ha tocado e en emisiones para la ABC (Australia), Radio Argentina, BBC (Reino Unido), CBC (Canadá), Radio France, RAI (Italia), Westdeutscher Rundfunk (Colonia), Bayerischer Rundfunk (Munich), SFB (Berlín), NOS (Holanda), Radio Austria, Radio Televisión Española, TV Ankara, Televisión Húngara, Radio Noruega, Radio y Televisión Danesa, Television Sueca, Radio y Television Suiza, National Public Radio (Estados Unidos) y CBS Television (USA).

Recientemente, O'Dette ha sido un activo director de óperas barocas. En 1997 dirigió interpretados de L'Orfeo de Luigi Rossi en Tanglewood, el Festival de Música Antigua de Boston (BEMF) y el Drottningholm Court Theatre en Suecia con Stephen Stubbs. Desde 1999 han coodirigido interpretaciones de Ercole Amante de Cavalli en el Festival de Música Antigua de Boston, Tanglewood, y en el Festival de Música Antigua de Utrecht, La Stellidaura Vendicata de Provenzale en la Academia Vadsten en Suecia, Orfeo y L'Incoronazione di Poppea de Monteverdi para al Festival Vancouver, Thesée de Lully, Ariadne de Conradi (Hamburgo, 1691) and Boris Goudenow de Mattheson para el Festival de Música Antigua de Boston. La grabación de Ariadne, lanzada en CPO, fue nominada para un Grammy como "Mejor Grabación de ópera 2005". O'Dette acaba de dirigir la grabación de Thesée de Lully, que será lanza a principioos del 2007. Paul O'Dette ha sido director invitado en numerosas orquestas barrocas a ambos lados del Atlántico, incluyendo la Portland Baroque Orchestra, Tafelmusik, Apollo's Fire, Ensemble Arion, Chatham Baroque y Corona Artis.

Además de sus actividades como intérprete, O'Dette es un ávido investigador, habiendo trabajo intensamente en la interpretación y las fuentes de canciones solistas alemanas e italianas del siglo XVII, prácticas del continuo y técnica de laúd, del que será resultado un libro preparado junto con Patrick O'Brien. Ha publicado numerosos artículos en revistas de interpretación histórica y ha sido coautor de la entrada "Dowland" en el New Grove Dictionary of Music and Musicians. Paul O'Dette is Catedrático de Laúd y Director de Música Antigua en la Eastman School of Music, y Director del Festival de Música Antigua de Boston.

Volver atrás

           logotipo facebook   logotipo twitter

logo úbeda y baeza patrimonio de la humanidad

logo rema

logo fest clásica

logo premio publico

CSIC