Está en:  » Inicio  » Conciertos  » Edición 2006

 

Edición 2006

Concierto


Las sinfonías de Garay en la Catedral de Jaén y sus contemporáneos.

Lugar


Úbeda, Auditorio del Hospital de Santiago

Fecha


Sábado, 9 de diciembre de 2006, 20.30 h.

Director


Christoph Stöcker

Intérprete


CONCERTO BRANDEMBURG DE BERLÍN

Componentes


Foto de componentes

Programa


PRIMERA PARTE

Franz Joseph Haydn (1732-1809)
Sinfonía nº 16 en Si bemol Mayor


Luigi Boccherini (1743-1809)
Sinfonía nº 10 en Mi bemol Mayor

SEGUNDA PARTE

Ramón Garay (1761-1823)
Sinfonía nº 6 en Do Mayor (estreno absoluto en tiempos modernos)

Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791)
Sinfonía en La Mayor KV 201

Notas programa


Pedro Jiménez Cavallé

El presente programa, aunque variado en sus protagonistas, muestra un carácter monográfico en su obra: la sinfonía. Los autores van entrelazados por un hilo conductor más o menos sólido que no sólo se refleja en aspectos de la obra, sino de la época y de la propia vida. Según G. Carpani "el estilo de Mozart procede de Haydn y Bocccherini" mientras que para G. Puppo "Boccherini es la esposa de Haydn" por su proximidad estética. Conocidas son las mutuas influencias entre Franz Joseph Haydn y Wolfgang Amadeus Mozart, tanto en el cuarteto como en la sinfonía. Y la llegada de Ramón Garay a Madrid en 1785 para ampliar estudios con José Lidón coincidió con el regreso de Luigi Boccherini, el cual sustituyó a dicho maestro en la dirección de la orquesta de la Condesa-Duquesa de Benavente.

Todos estuvieron bajo algún tipo de mecenazgo: Boccherini al servicio del infante don Luis Antonio de Borbón, hermano del rey Carlos III; Haydn al de los príncipes Esterházy, de la nobleza húngara; Mozart con el príncipe arzobispo de Salzburgo, Hieronymus Colloredo; y Garay al servicio del cabildo de la catedral de Jaén. Esta relación les obligaba a componer música para una determinada plantilla orquestal, la de la orquesta o capilla musical de turno, y asimismo a interpretarla bajo su dirección. Cada una de las obras del programa, pues, responde a esta circunstancia y, en lugar de estar pensadas para una sala de conciertos, nacieron para interpretarse en el marco de la corte o iglesia correspondiente.

Aunque las fechas de composición son diversas la estética que las rige es la misma, la del clasicismo musical, con su sumisión a una norma, a una razón, la de la forma sonata. Sin embargo, entre los compositores se observa cierta disparidad que no escapa al aficionado. ¿Quién era Garay y cómo es que escribió música sinfónica? A ello habrá que responder y más si tenemos en cuenta que su obra es inédita. Estamos, por tanto, ante el estreno de una música escrita en 1791 mientras ejercía como maestro de capilla de la catedral de Jaén.

La contribución de Boccherini, compositor toscano residente en España, al Clasicismo, consiste en el desarrollo de algunos géneros musicales (cuarteto, sinfonía) y a la técnica del violonchelo a quien independiza de su función de mero bajo de la orquesta. Boccherini, según Philip G. Downs, hace gala de un gran progresismo al separar las partes destinadas a los violonchelos y aquéllas destinadas a los contrabajos. En 1769 logró ser nombrado en Aranjuez violonchelista y compositor de la capilla musical del infante don Luis Antonio de Borbón y desde su llegada la música recibió en Madrid un cultivo extraordinario. Él es uno de los adelantados del sinfonismo clásico y en sus obras se concilian lo clásico y lo castizo, "el racionalismo ilustrado y la manolería madrileña", como dice A. Ruiz Tarazona.

La década 1760-70 es particularmente rica en la producción de sinfonías por parte de Haydn. Aunque la mayoría constan de cuatro movimientos, la nº 16, que abre el programa, sólo tiene tres, y el primero y último están escritos en forma sonata. Llamamos la atención de su primer tiempo Allegro, con sus tres períodos obligados, ya que en él destaca un tema cromático descendente, en las cuerdas graves primero y después en el viento, que años más tarde sería utilizado por Garay en el Minueto de su Quinta sinfonía.

Ramón Garay, natural de Avilés, recibió su primera formación de su padre, organista de Covadonga, entrando por ello directamente de salmista en la catedral de Oviedo, donde estudió con el organista Juan Andrés de Lombida y con el maestro de capilla Joaquín Lázaro, hasta que en 1785 se despide para ir a la corte a perfeccionarse en el órgano y en la composición con el maestro y organista de la Capilla Real, José Lidón. En 1787 fue nombrado, tras oposición, maestro de capilla de la catedral de Jaén, ciudad donde vivió hasta el año 1823 en que murió. En Madrid encontró el ambiente propicio para conocer la música de Haydn, ya que la obra del austríaco era habitual en las sesiones de música del Palacio Real y en el seno de las principales familias nobles; una de ellas la de la Condesa-Duquesa de Benavente estaba dotada de una orquesta dirigida por el maestro de Garay, José Lidón, e interpretaba obras de Haydn. Durante su magisterio jiennense compuso, además de la música religiosa a la que estaba obligado, diez sinfonías clásicas y una ópera, que le dieron cierta fama en su época hasta el punto de que Fernando VII le invitó a la Corte a dirigir su orquesta (1815).

Aunque la música instrumental tenía cabida en algún momento litúrgico, como el Ofertorio de la misa, creemos que las sinfonías lo harían fuera de este contexto, dada su duración. La obra de este maestro se va recuperando poco a poco desde que en el año 1985 se interpretara una de sus sinfonías, la nº 5, en el Festival Internacional de Granada. Se han editado cuatro de ellas (Madrid, ICCMU, 1996) y su música se ha interpretado por conjuntos como la Orquesta Barroca de Sevilla, la de la Comunidad de Madrid o la Orquesta de Cámara de Israel.

En las obras del maestro asturiano se puede estudiar la forma sonata tal y como la practicaba el músico vienés: su estructura formal, su plan tonal es idéntico. De los dos centros donde la forma clásica se practicaba en la Península, el de Cataluña y el de Madrid, a Garay hay que asignarlo, por formación, a este último. La presencia en una de sus sinfonías del tema de Haydn, como hemos mencionado, más la de varias de sus obras, halladas en el archivo de la catedral de Jaén, parecen indicar que nuestro músico estudió las obras de aquél. De todos los compositores españoles en practicar la forma clásica él fue el primero en emplear la forma de cuatro movimientos.

La Sexta sinfonía de Garay, que se recupera para este concierto, la escribió juntamente con otras cuatro (2ª, 3ª 4ª y 5ª) en 1791, año en que la ciudad de Jaén es víctima de "la desenfrenada pasión del luxo, la embriaguez y glotonería, los pleitos por temas y rencores, la pasión por el juego y por los toros", según afirmó el Deán Mazas. En esta sinfonía los tiempos segundo y tercero aparecen invertidos, respecto a lo que era habitual, pues el Minueto pasa al segundo lugar, algo que no era extraño en Haydn. La obra tiene carácter concertante, en el Andante hay hasta una pequeña cadenza, y en el último tiempo evoca temas asturianos. El primer tiempo va precedido de una introducción lenta que reaparece antes del desarrollo.

La sinfonía de Mozart, escrita en Salzburgo en 1774 para el príncipe Arzobispo, es una obra amplia en su ámbito expresivo. Para Philip G. Downs va de lo gracioso a lo sublime, de la seriedad a la frivolidad; crea unas texturas donde la integridad de las partes orquestales se enriquece gracias al contrapunto, y una encantadora elaboración de los detalles parece informar cada uno de los compases. En esta sinfonía la tensión del conjunto se mantiene y aunque las secciones de desarrollo sean cortas, adquieren un efecto poderoso a través del uso del contrapunto imitativo. Escrita en cuatro tiempos, los dos extremos siguen la forma sonata, y si, en el primero, destacamos el redundante tema inicial de los violines, en el segundo, llama la atención un apacible tema a modo de canción de cuna en los oboes.

Curriculum Intérprete


Christoph Stöcker, director. Christoph Stöcker cursa estudios de dirección y de música eclesiástica en Bayreuth, Esslingen y Würzburg. Después de ejercer la dirección musical de la Orquesta de Cámara de Bad Mergentheim hasta 1995, asume el cargo de correpetidor solista en el Teatro Estatal de Schwerin (Mecklenburgo). En 1998 inicia su etapa como correpetidor solista y director en el Teatro Municipal de Münster, donde dirige varias funciones de óperas y musicales como La Bohème, Don Giovanni, West Side Story, Orfeo en los infiernos y Evita. En 2000, Christoph Stöcker accede al cargo de Kapellmeister y asistente del director musical de dicho teatro. Durante esa época dirige varias funciones de ópera, entre otros en Verona y Roma, y dirige una nueva producción de Giulio Cesare de Händel en Münster.

Desde 2002 Christoph Stöcker es correpetidor solista en la Opera Estatal de Hamburgo, donde en ese año dirige la nueva producción de la obra Ein weltliches Bankett, basada en cantatas profanas de Bach. En el mismo año obtiene una beca del Richard-Wagner-Verband de Bayreuth. Además, mantiene una intensa colaboración con el Harvestehuder Sinfonieorchester Hamburg desde 2004, con la que entre otros ha dirigido la Symphonie Phantastique, el Concierto para Cello y la Sinfonía n° 9 de Dvorak, la Sinfonía n° 10 de Shostakovitch, Wunderhorn-Lieder de Mahler, la Suite On the Town de Bernstein y el Concierto para Violín de Barber en la Musikhalle de Hamburgo.

Más allá, Christoph Stöcker ha participado en renombrados festivales alemanes, como el Kissinger Sommer y el Musiksommer Sanssouci en Potsdam. En el verano de 2006 ha ejercido de asistente musical en la nueva producción del Anillo de los Nibelungos en el Festival de Bayreuth.

Concerto Brandenburg. Este conjunto fue fundado en 1998 en Berlín y utiliza instrumentos históricos en sus interpretaciones. Su repertorio incluye música desde el Barroco hasta el Romanticismo, con énfasis en las obras de compositores barrocos de la Escuela de Berlín, utilizando para cada interpretación los instrumentos clásicos de la época. Concerto Brandenburg rápidamente se ha establecido como institución en la rica vida musical de Berlín y Brandenburgo. La orquesta goza de una creciente reputación en Alemania y a nivel internacional, especialmente entre los amantes de la "música antigua". Concerto Brandenburg ha colaborado con renombrados intérpretes y directores como Robert Hill, Friedemann Immer, Ton Koopman y Stephan Mai. Actuaciones invitadas han llevado al conjunto a varias ciudades alemanas como Bad Lauchstädt, Bad Kissingen, Bayreuth, Bonn, Schwetzingen y Darmstadt, así como a Austria y a Siria. También han sido elegidos como embajadores musicales por parte del Presidente de la República de Alemania en dos ocasiones. Así, en noviembre de 2002 le acompañaron a Madrid en una visita de Estado, donde actuaron ante los Reyes de España. Concerto Brandenburg ha grabado varios discos compactos, entre ellos un CD con obras de C. Ph. E. Bach, C. H. Graun, Ch. Schaffrath, J. J. Quantz y Friedrich II con motivo del año prusiano 2001 y un CD dedicado a los maestros del barroco catalán con obras de Domènec Terradellas y Josep Fàbrega.

Volver atrás

           logotipo facebook   logotipo twitter

logo úbeda y baeza patrimonio de la humanidad

logo rema

logo fest clásica

logo premio publico

CSIC