Está en:  » Inicio  » Conciertos  » Edición 2006

 

Edición 2006

Concierto


¡Al fuego! Cantadas y villancicos al Cristo sacramentado

Lugar


Baeza, Auditorio de las Ruinas de San Francisco

Fecha


Viernes, 8 de diciembre de 2006, 20.30 h.

Director


Bernardo García-Bernalt

Intérprete


ACADEMIA y CORO DE MÚSICA ANTIGUA, UNIV. SALAMANCA

Componentes


Foto de componentes

ACADEMIA DE MÚSICA DE SALAMANCA
Pedro Gandía y Andoni Mercero, violines
Itziar Atutxa, violonchelo - Antonio Pérez, contrabajo
Carlos García-Bernalt, clave-órgano

CORO DE CÁMARA
Ana M. Serrano, Carmen del Olmo, Elena Redondo,
Noemí Pellejero, Teresa Fraile, tiples I -
Cristina Alario, Concha Yáñez, Gloria Ramos, Mercedes Martín, tiples II -
Araceli Rodríguez, Concha Delgado, Irene Díez, Lourdes Diego, Raquel Nieto - altos
Carlos Fernández, Carmelo Hernández, Javier García,
Manuel Curiel, Pedro Fernández - tenores
Alberto Miniño, Álvaro de Dios, Andrés J. Torijano, Carlos Conde,
Jesús Plaza, J. José Diego - bajos

Raquel Andueza, soprano solista
Bernardo García-Bernalt, director

Transcripción y revisión: Bernardo García-Bernalt

Bernardo García-Bernalt, director
Raquel Andueza, soprano

Programa


PRIMERA PARTE

Juan Mir y Llusá (m. 1779)
Cantores venid
Quatro al Santímo Sacramento con violines (1741)*
Estribillo
Coplas

Juan Martín Ramos (1709-1789)
Luciente antorcha
Cantada al Santímo Sacramento con violines (1755)**

Anónimo
Jesús, qué milagro
Villancico al Santísimo Sacramento a 4 con violines (1755)*

Juan Antonio Aragüés (c.1710-1793)
Volad volad [a] atender
Villancico al Santísimo Sacramento a 4 con violines (1742)*


SEGUNDA PARTE

Juan Antonio Aragüés
Salve a 5 con violines (1745)*

Juan Martín Ramos
Si el amor flechas arroja
Cantada con violines al Santísimo (1755)**

Juan Mir y Llusá
¡Al fuego!
Villancico al Santísimo Sacramento a 8 con violines (1748)*

Juan Mir y Llusá
Resuenen los ecos
Villancico al Santísimo Sacramento a 4 con violines (1755)*

Fuentes:
Archivo de la capilla de música de la Universidad de Salamanca (*) y Archivo de la Catedral de Salamanca (**).

Notas programa


Bernardo García-Bernalt

En las décadas centrales del siglo XVIII la actual provincia de Salamanca contaba con tres activos focos "institucionales" de producción musical. A las capillas de las catedrales de Salamanca y Ciudad Rodrigo se unió la capilla de música de la Universidad, erigida en 1738 tras una larga serie de disputas entre las diversas instituciones salmantinas y sus músicos. Con ello, la cuarta década del setecientos (en la que se centra el programa de hoy) es un período de especial fecundidad. A pesar de que en esta época el viejo maestro Antonio Yanguas sigue vivo, serán sus sustitutos quienes desarrollen la mayor actividad en la capital. Tres autores son, así, los principales protagonistas: Juan Mir y Llusá, maestro de capilla de la catedral de Ciudad Rodrigo entre 1736 y 1749, Juan Martín, quien suple a Yanguas en la de Salamanca y Juan Antonio Aragüés, que rige la capilla universitaria y es sustituto en la cátedra de música. Esta época de "los tres Juanes" resulta especialmente interesante, pues mientras en lo político está ya en pleno ocaso el Antiguo Régimen, en lo musical nos sitúa en la franja de transición entre el Barroco y el Preclasicismo.

Desde el Renacimiento la presencia de composiciones en lengua vernácula en las grandes celebraciones religiosas se había convertido en un hecho habitual. De nada sirvieron las sucesivas regulaciones y normativas (algunas de ellas impulsadas por el Santo Oficio o la propia monarquía) que trataron de restringir, e incluso prohibir el uso de los villancicos, por considerar que los múltiples vestigios profanos que albergan resultaban inadecuados para "la solemnidad del templo". El entusiasmo y emoción que provocaban en los fieles motivó que tomaran carta de naturaleza en los diversos ceremoniales, hasta el extremo de que la composición de villancicos ad hoc se convirtiera en una de las obligaciones fundamentales de los maestros de capilla: "Como género religioso en lengua vernácula más importante en la Península ibérica y el Nuevo Mundo, el villancico estuvo omnipresente en la cultura musical occidental durante los siglos XVII y XVIII", afirma Paul Laird. Un género que se convirtió en un elemento fundamental de la fiesta religiosa barroca hispana, alcanzando para el público un status que está frecuentemente por encima del hecho religioso, y que relegó a segundo término al predicador, natural y tradicional protagonista de la misma. Diego Torres Villarroel, catedrático de Matemáticas de la Universidad de Salamanca, satiriza sobre ello al final de sus Visiones y visitas de Torres con don Francisco de Quevedo por la corte (Salamanca 1743):

"Hasta en los carteles convocatorios a devoción que ponen por esas esquinas para señalar el día festivo, lo primero que advierten es que 'Predicará el padre Fulano', y este renglón es de letra bastardilla, y después, de letrones muy hidrópicos, 'Asistirá la Música de las Señoras Descalzas, o del Rey, con violines, etc.' porque temen que no asista la gente si no les dicen que hay también holgueta entre la devoción; y el templo en donde no suenan músicas festivas, y la iglesia que no tiene sabor a coliseo, está desierta lo más del año".


El ciclo de Navidad, y las celebraciones del Corpus Christi centraban de modo especial esta actividad, hasta el extremo de que en ocasiones se eximía temporalmente al maestro de capilla del resto de sus deberes para que se dedicara por entero a la composición de los correspondientes villancicos. El concierto que presentan la Academia de Música Antigua y el Coro de Cámara de la Universidad de Salamanca se centra precisamente en composiciones para las festividades del Santísimo.

Numerosos documentos dejan patente la fuerte presencia de la música en las celebraciones. Desde las vísperas del Jueves de Corpus hasta su octava, la participación de la capilla musical de la catedral de Salamanca es requerida una y otra vez, especificando con claridad qué y cómo ha de cantarse. Así, por ejemplo, para las vísperas de Corpus Christi el Libro de Ceremonias, compilado por Diego de Mora a comienzos del XVIII y "reorganizado" por Manuel Mayo un siglo más tarde especifica: "Estas Vísperas tienen tres salmos y la Magnificat a papeles, otro a canto llano y otro a versos; el himno a cuatro al facistol, todos con gran pausa y solemnidad. Y dicho el fidelium se canta un villancico en el coro". Aparte de otras muchas indicaciones, el mismo texto recoge la interpretación de cinco villancicos en la procesión del día octavo de corpus. Por su parte, "el día que zelebra la Universidad la fiesta de el Santísimo Sacramento es en la tercera Dominica después del Corpus", como aparece en el Ceremonial Sagrado y Político de la Universidad de Salamanca escrito por Bernardino Francos Valdés por encargo del claustro en 1720. La música está presente no sólo durante la misa, sino también tras ella: "La Música se queda ese día en el Coro, cantando y tocando que llaman siesta hasta la hora de las Completas". Respecto a éstas añade: "las canta la Música desde el Coro, y acabando, baja quedando una parte en él y las otras con el Maestro de Capilla [...] al tiempo de descender el Santísimo tienen siempre villancico de mucha composición que se canta a tres coros".

En el material musical conservado en los archivos salmantinos hay una presencia abrumadora de obras con texto en castellano, que adoptan o bien la forma del villancico (con estructura de estribillo-coplas-respuesta o estribillo-recitativo-aria) o bien de "cantada", con la de recitativo-aria da capo. En alguna medida estas formas venían siendo, junto a la música escénica, la "punta de lanza" donde se fraguaban las novedades en la composición musical, frente al cierto "inmovilismo" de que adolecía la composición litúrgica en latín, más vinculada a la tradición de siglos anteriores, en "estilo antiguo". Como afirma Álvaro Torrente: "En el siglo XVIII, coincidiendo con la llegada de los Borbones al trono español, el estilo musical de los villancicos se incorpora a las corrientes europeas: donde antes había coplas y seguidillas, alcaldes y sacristanes, arpas y chirimías, se empiezan a encontrar recitativos y arias, violines y trompas, mientras que los personajes burlescos desaparecen paulatinamente". Nos encontramos así con una música de transición, barroca en muchos sentidos, pero con una nada desdeñable presencia de elementos preclásicos. Enraizada aún en la retórica como elemento vertebrador, o en los juegos de texturas policorales, en la música que se escuchará hoy se percibe el anhelo de una mayor transparencia y simplificación de líneas o la preponderancia (a veces tiranía) de la inventiva melódica.


TEXTOS

Cantores venid

Estribillo
¡Cantores venid, músicos llegad,
corred y volad al templo, a la fiesta, al altar,
corred, volad, venid, llegad!
¡Jesús, qué concurso, qué celebridad!
Pues oy os convida el maestro más sabio,
que rige capilla al pan celestial.
Corred, volad, cantando la dicha de la libertad
que os da de este día la solemnidad.
¡Jesús, qué concurso, qué celebridad,
pues vamos unidos echando el compás!
Sacris solemnis juncta sint gaudia.
(¡Ay mi Dios y qué bueno, qué lindo va!)
Et es praecordiis sonent praeconia;
recedent vetera nova sint omnia,
cordis voces et opera.
(¡Ay mi Dios y qué bueno, qué lindo va!)

Coplas
De amor divino abrasado
arde Christo, hermosa ofrenda
y con los fuegos de Amor
logra ardores sin pavesas.
Noctis recolitur coena novissima
qua Chrsitus creditur Agnum et azima.
(¡Ay mi Dios y qué bueno, qué lindo va!)
¡Pues vamos unidos echando el compás!

Para morir ciegamente
amor le presta la benda
y aun para ofrecerse pronto
fogosas alas le presta.
Panis angelicus fir panis hominum
dat panis celicus figuris terminum.
(¡Ay mi Dios y qué bueno, qué lindo va!)
¡Pues vamos unidos echando el compás!


Luciente antorcha

Recitado
El cordero de Dios, que en corte santa,
Jerusalén celeste, sacrosanta,
resplandores despliega rutilantes,
de tan bellos cambiantes
que otra luz no mendiga su hermosura,
es el que en esas Aras de fee pura confiesa reverente.
¡O[h] gran Dios, qué milagro tan patente!

Aria
Luciente antorcha,
fuego flamante
que rutilante
flechas ardores
al corazón,
ven a mi pecho,
fuego sagrado,
logre abrasado
en esa hoguera
sacra mansión.


¡Jesús, qué milagro!

Estribillo
¡Jesús, qué milagro!
¡Jesús, qué portento!
Venid al combite
que baja del cielo;
maná soberano,
divino recreo
el hombre recibe
que llega dispuesto.
¡Jesús, qué milagro!
¡Jesús, qué portento!
Combite del alma,
combite de empeño,
combite de gracia,
combite de cuerpo.
¡Jesús, qué milagro!
¡Jesús, qué portento!
Venid al combite
que baja del cielo.

Coplas
Oi se celebra un combite
tan abundante y excelso
que por lucirse, se traen
los abastos desde el cielo.
[...]
Quando a su cándida hoguera
enamorado me llego
a trueque de que me encienda
el que me abrase agradezco.


Volad, volad [a] atender

Estribillo
Volad, volad [a] atender,
corred, corred a escuchar,
que a sacramentarse
hoy Cristo se va.
Volad, corred, venid,
Pero tened, parad,.

Recitado
Cristal inmenso,
piélago insondable,
qué golfo de misterios prodigioso
incluyes en océano entrañable,
cuando el pecho amoroso
busca en ti norte y guía.
Logre en ti el alma mía
la celestial bonanza,
en donde es posesión
toda esperanza.

Aria
Así como nave
surcando ligera
del mar en la esfera
buscar sólo sabe,
el puerto que es cierto
descanso a su afán;
así mi desvelo
amante navega,
y a ver sino llega
en golfo que es cielo,
ventura, asegura
que en él sólo están.


Salve Regina

Salve Regina, mater misericordiae,
vita dulcedo, spes nostra,
ad te clamamus exsules filii Hevae,
ad te suspiramus gementes et flentes
in hac lacrimarum valle.

Salve, Reina, madre de misericordia,
vida, dulzura, esperanza nuestra;
a ti clamamos los desterrados hijos de Eva,
a ti suspiramos gimiendo y llorando
en este valle de lágrimas.

Eia ergo advocata nostra
illos tuos misericordes oculos
ad nos converte,
et Jesum benedictum
fructum ventris tui
nobis post hoc exsilium ostende.
O clemens, o pia, o dulcis Virgo Maria.

¡Oh!, abogada nuestra,
vuelve a nosotros tus misericordiosos ojos
y después de este destierro
muéstranos a Jesús,
fruto bendito de tu vientre.
¡Oh clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María!


Si el amor flechas arroja

Recitado
Echó el resto el poder en un bocado,
pues el amor, en flecha disfrazado
otras tantas dispara
quantos más beneficios prepara,
hasta que dispara a nuestro pecho
para vencerme al verme satisfecho.

Aria
Si el amor flechas arroja
pero no se satisfaze
hasta que él mismo se haze
flecha para el corazón,
Dios sus flechas nos dispara
quantas gracias nos prepara,
y por fin se flecha él mismo
por vencer mi obstinación.


¡Al fuego!

Estribillo
¡Al fuego que arde en las aras
siendo motivo de anta llama,
sacro fiel celo que amor abraza!
Pues el yncendio que oy se declara
cultos se muestra de vivas ansias
que las virtudes finas ensalzan.
Venga el respeto, llegue la grazia,
que en tanto empeño son propias armas
para que el fuego con más fe arda.
¡Al fuego que arde en las aras!

Coplas
Es un bolcán amoroso
que arde encendiendo las almas;
y es cada chispa que prende
una llama lo que inflama.
¡Al fuego que arde en las aras!

Es hoguera misteriosa
que ilustra con tanta gracia
y al comunicarse al hombre
hace milagros su llama.
¡Al fuego que arde en las aras!


Resuenen los ecos

Estribillo
Resuenen los ecos por toda la esfera
y liras y cajas en dulces cadencias
hagan salva, salva,salva,
al señor de los cielos y tierra.

Pues enamorado, contento y hallado,
con nuestra miseria disfraza su ser,
su amor manifiesta
por quien cajas y liras suaves alternan.

Coplas
Arda el corazón el fuego
que le escita y alimenta.
Y en amorosos deliquios
se eterniza fina hoguera.

Suba en cenizas al cielo,
víctima de amor perfecta,
pues a elevarse, desciende
el pan del cielo a la tierra.

Curriculum Intérprete


Raquel Andueza, soprano. Nacida en Pamplona, inicia su desarrollo musical a los seis años en la escolanía Niños Cantores de Navarra. A la edad de ocho comienza sus estudios de solfeo y violín, y a los catorce los de canto, todos ellos en el Conservatorio Superior de Música Pablo Sarasate de Pamplona. Becada por el Gobierno de Navarra y el Ayuntamiento de Londres, amplía estudios en la Guildhall School of Music and Drama de Londres, donde en al año 2000 obtiene el Bachelor of Music con mención honorífica y recibe el premio School Singing Prize en reconocimiento a su trayectoria académica. Acude a clases magistrales de Emma Kirkby, Graham Johnson, David Mason, Nancy Argenta, Sarah Walker, etc. En la actualidad, recibe clases del maestro Richard Levitt.

Colabora asiduamente con diversas formaciones: El Concierto Español, Orquesta Barroca de Sevilla, Lyra Baroque Orchestra of Minneapolis, Al Ayre Español, Vaghi Concenti, Academia de Música Antigua de la Universidad de Salamanca, More Hispano, Armoniosi Concerti, Los Músicos del Buen Retiro, etc. Miembro fundador del quinteto vocal La Trulla de Bozes, donde permanece hasta 2003, obtiene con ellos en 2000 el primer premio en el XXVI Festival Van Vlaanderen de Brujas (Bélgica), así como en la I Young Artists' Presentation del Festival Internacional de Música de Amberes. Asimismo pertenece al conjunto vocal e instrumental Los Mvsicos de Sv Alteza, con los que mantiene una intensa labor concertística. Desde 2003 es miembro del cuarteto vocal La Colombina, y desde 2004 del grupo Orphénica Lyra.

Actúa como solista en los principales festivales y auditorios de toda Europa. Ha sido dirigida por William Christie, Luis Antonio González Marín, Fabio Biondi, Emilio Moreno, Jacques Ogg, Monica Huggett, Ernest Martínez-Izquierdo, David Guindano, Bernardo García-Bernalt, Christian Curnyn, Eduardo López-Banzo, Sir Colin Davies, etc. Ha realizado grabaciones para la radio francesa, belga, alemana, suiza y española, y también para los sellos Glossa, Verso y Harmonia Mundi. Entre sus próximos proyectos figuran actuaciones en España, Austria, Suiza, México, Portugal, Italia, Bélgica, Holanda y Alemania.


Bernardo García-Bernalt, director. Miembro de una familia de músicos salmantinos, recibe la primera formación de su padre, catedrático de conjunto coral e instrumental del Conservatorio Superior de Música de Salamanca, complementándola posteriormente con numerosos cursos. Director asistente del Coro de la Universidad de Salamanca desde 1980, pasará a ser titular del mismo en 1990, desarrollando desde entonces una incesante actividad con este grupo, con el que interpreta, fundamentalmente repertorio del siglo XX.

En 1984 funda el Coro de Cámara de la Universidad de Salamanca, que sigue dirigiendo en la actualidad, y con el que realiza un extenso trabajo de recuperación de patrimonio musical renacentista y barroco español, transcribiendo y reestrenando numerosísimas obras. Entre sus últimos trabajos como transcriptor se pueden señalar su edición de la ópera Don Chisciotte en Sierra Morena, de Francesco Bartolomeo Conti o la recuperación de la obra de Juan Antonio de Aragüés, último catedrático de Música de la Universidad de Salamanca.

Ha dado conciertos en toda España, así como en buena parte de Europa y en Estados Unidos, participando en multitud de festivales de música antigua. Asimismo ha grabado discos para RTVE, Movieplay y Verso, recibiendo excelentes críticas (disco del mes en Ritmo, *****Goldberg, etc.). Como maestro de coro ha colaborado con directores como Wim ten Have, Jacques Ogg, Eduardo López Banzo, Juan José Mena, Gabriel Garrido, Omri Hadari, Manel Valdivieso, Luis. A. González Marín, Gerard Caussé o Paul Dombrecht. También ha dirigido formaciones como la Orquesta de cámara del Conservatorio de Salamanca, el Ensemble instrumental del Conservatorio profesional de música de Salamanca, o la orquesta barroca y el consort de violas de la Universidad de Salamanca, con los que colabora frecuentemente. Desde 1984 es profesor de la Universidad de Salamanca y dirige desde su fundación la Academia de Música Antigua de la Universidad de Salamanca, en la que trabaja con muchos de los más importantes especialistas en interpretación musical histórica europeos.


Academia de Música Antigua de la Universidad de Salamanca. La Academia de Música Antigua de la Universidad de Salamanca fue creada en 1990 con el objeto de convertirse en un centro de formación y producción en el campo de la interpretación musical histórica. Desde entonces, contando como agrupaciones principales con una orquesta barroca, un consort de violas da gamba y un coro de cámara, ha ofrecido centenares de conciertos, cursos y seminarios de violín, viola y violonchelo barrocos, canto, viola da gamba, clave, instrumentos de cuerda pulsada, etc. Para ello cuenta con profesorado de la más alta cualificación. A Pedro Gandía e Itziar Atutxa se unen nombres como Enrico Gatti, Sigiswald Kuijken, Jaap ter Linde, Wieland Kuijken, Vitorio Ghielmi, Wim ten Have, Jacques Ogg, Wilbert Hazelzet, Juan Carlos de Mulder, Maggie Urqhaart, Marion Middenway, Richard Levitt, Carlos Mena, hasta más de un centenar de colaboradores.

Coro de Cámara de la Universidad de Salamanca. Pieza fundamental de la Academia de Música Antigua, fue fundado en 1984 con el objeto de especializarse en la polifonía ibérica de los siglos XV al XVIII. Desde entonces viene realizando un intenso trabajo de difusión y estudio de este repertorio, que se ha plasmado en centenares de conciertos, muchos de los cuales han supuesto el "reestreno" de partituras inéditas correspondientes a este periodo. Ha participado en numerosos ciclos de polifonía y música antigua, como son el Encuentro Nacional de Polifonía de 1987 el ciclo "Música da época das descobertas" (Lisboa 1988), la I Muestra de Polifonía Española (Würzburg 1987), la I Rassegna Polifonica Internazionale (Bolonia 1991), el XIV Ciclo de Música de Cámara y Polifonía (Auditorio Nacional de Madrid, 1992), la Semana de Música de Canarias (1992), "Música en la España de la expulsión" (Lincoln Center y Aaron Copland Auditorium de Nueva York, 1992), A Música na Catedral de Santiago de Compostela no século XVIII (1993), VI Ciclo "Coros del Mundo" organizado por Patrimonio Nacional (1995), Semanas de Música Religiosa de Salamanca (1997, 1998, 2000 y 2002), XVIII Jornadas Gulbenkian de Música Antigua (Lisboa 1997), Porto 2001, Los Siglos de Oro (2002), temporada de ópera barroca de Salamanca (2003), ciclo de conciertos de Navidad de Caja san Fernando (2004), ciclo "Plaza Sacra" (Salamanca 2005), Festival "Florilegio" (2006), etc., FEX del 55 Festival de Música y Danza de Granada (2006), etc. Ha actuado con grupos y orquestas como los Sacqueboutiers de Tolouse, Segreis de Lisboa, la orquesta barroca "Il Fondamento", la Orquesta Sinfónica de Bilbao, la Orquesta del Conservatorio de Ginebra, la Orquesta de Cámara y el Ensemble instrumental del Conservatorio Profesional de Música de Salamanca, el Ensemble Elyma, los Músicos de su Alteza, la Orquesta barroca de Sevilla etc. Asimismo, colabora periódicamente con la Orquesta barroca y el consort de violas de la Universidad de Salamanca.

Volver atrás

           logotipo facebook   logotipo twitter

logo úbeda y baeza patrimonio de la humanidad

logo rema

logo fest clásica

logo premio publico

CSIC