Está en:  » Inicio  » Conciertos  » Edición 2005

 

Edición 2005

Concierto


Música renacentista y barroca para cuerda pulsada

Lugar


Mancha Real, Casa de la Cultura. 20.30 H.

Fecha


Domingo, 4 de diciembre de 2005

Director


Intérprete


CONJUNTO FABORDÓN

Componentes


Foto de componentes

Juanjo Monroy, laúd renacentista y guitarra barroca.
Mabel Ruiz, vihuela y tiorba

Programa


PRIMERA PARTE: RENACIMIENTO

Cancionero Musical de Palacio
"Y ardet, coraçon"

Cancionero de Uppsala
"Con qué la lavaré"

Enríquez de Valderrábano (1500-1557)
"Assiste parata" de Gombert
"Et in spiritum sanctum" de Morales

Diego Ortiz (1510?-1570?)
Recercada seconda sopra "O felici occhi miei"
Recercada quarta sopra "La Spagna"

Adrian Willaert (ca. 1490-1562)
Ricercar

Anónimo
Une Jeune Fillete

Claude Gervaise (ca. 1557)
Pavana y Gallarda "Est-il conclud"


SEGUNDA PARTE: BARROCO

Gaspar Sanz (ca. 1640-1710)
Españoleta
Danza de las hachas
Folias
Rugero
Canarios

Girolamo Kapsberger (?- 1651)
Villan di Spagna
Bergamasca
Canarios

Notas programa


MÚSICA RENACENTISTA Y BARROCA PARA CUERDA PULSADA

Por Juanjo Monroy

El laúd renacentista, evolución del laúd medieval, fue el instrumento preferido de los compositores del siglo XVI y se utilizó tanto para tocar en solo como para acompañar canciones y danzas y en formaciones instrumentales junto a otros laúdes, claves, violas de gamba, flautas, harpas, etc. La vihuela fue el instrumento que sustituyó en nuestro país al laúd europeo, compartiendo con él afinación, número de órdenes y por supuesto repertorio.

Del escaso repertorio para vihuela que nos ha llegado, la única publicación que se ocupa de los dúos para este instrumento es la Silva de Sirenas compuesto por Enríquez de Vaderrábano y publicada en año 1547. Sin embargo, resulta curioso que dentro de esta escasez encontremos la utilización de vihuelas afinadas con diferente diapasón, además del unísono común. Por tanto, y para comprender mejor el panorama musical del siglo XVI, es necesario recurrir a una práctica muy común en esta época como es la trascripción a este instrumento de otras obras que en principio no han sido compuestas para él. De hecho la mayoría del repertorio que se conserva tanto para la vihuela como para el laúd son intabulaciones de música vocal polifónica. Esta práctica la encontramos en la mayoría de los instrumentos que se utilizaron en la época, especialmente en aquel que rivalizó con el laúd en las preferencias musicales del momento: la viola de arco, hoy comúnmente conocida como viola da gamba. Para este instrumento compuso Diego Ortiz su famoso Tratado de Glosas (1553) en el que siguiendo el uso antes comentado encontramos diversas variaciones sobre los temas de la música vocal e instrumental más representativos de este periodo.

Las tres piezas con las que cerramos la primera parte son transcripciones de obras instrumentales o vocales para tres, cuatro o cinco voces del S. XVI. Son arreglos para dos laúdes, pero en el más puro estilo de la época, ya que muchos de los dúos de laúd originales son transcripciones de canciones, madrigales, misas, motetes, fantasías.
En el Ricercar de Willaert podemos apreciar la estructura claramente contrapuntística de estilo franco-flamenco; "La jeune fillete" es uno de los grandes temas del renacimiento, que encontramos tanto en el repertorio de laúd y tiorba como en el de clave, canzonas y airs de cour, villancicos e incluso misas.

Terminamos esta primera parte con una muestra de música de danza, una de las funciones más solicitadas a los laudistas en todas las cortes europeas. La pavana tiene un carácter majestuoso que contrasta con el allegro ternario de la gallarda.

La guitarra Barroca, que en su tiempo era conocida generalmente con el nombre de guitarra española, comenzó su andadura probablemente a mediados del XVI, y mantuvo su vigencia hasta bien entrado el siglo XVIII. Dependiendo del gusto personal de cada autor, del país y del perÍodo en el que nos ubiquemos, su afinación puede ser reentrante (la nota más grave no está en las cuerdas extremas), lo que le da un carácter idiomático propio, siendo además su principal signo de identidad, haciéndola tan peculiar y diferente a los demás instrumentos de cuerda pulsada, y la aleja tanto de la que actualmente llamamos "guitarra clásica".

Las numerosas piezas que con nombre propio (españoletas, folias, rujeros, canarios, paradetas, etc.) surgieron durante este período estaban conformadas en general por una estructura armónica determinada, sobre la cual cada autor utilizaba su ingenio para inventar diferentes variaciones, pudiendo de esta manera, encontrar en casi todos ellos los mismos títulos.

Pese a su nombre de "española", este instrumento gozó de una amplia difusión, además de en España, en Francia e Italia principalmente, lugares donde encontramos un vasto repertorio escrito específicamente para él. Un claro exponente de esto lo encontramos en Gaspar Sanz, que publica su método de guitarra en 1674, y que tendrá numerosas reediciones. Sanz, quien quizás sea en la actualidad el guitarrista de este período más interpretado, nos muestra las formas más típicas del repertorio que antes mencionábamos, y nos introduce en un mundo en el que la guitarra con todos sus recursos técnicos plenamente desarrollados ya posee un lenguaje propio. Las obras de Sanz son originales para guitarra a solo pero la presencia de instrumentos de continuo (en este caso la tiorba) está justificada por la carencia de registros graves en la guitarra barroca y era práctica habitual en la época. Con Kapsberger tenemos el caso opuesto: las obras son originales para tiorba y la guitarra barroca añade los elementos armónicos y rítmicos.

Curriculum Intérprete


El Conjunto Fabordón nace en el año 2000 con la intención por parte de los laudistas Mabel Ruiz y Juanjo Monroy de recuperar y difundir el vasto repertorio europeo para instrumentos de cuerda pulsada de los siglos XVI al XVIII. Desde entonces el dúo ha desarrollado una amplia actividad concertística y de investigación. Dentro de este último campo han llevado a cabo enriquecedoras colaboraciones con el Coro Ziryab, en las que han rescatado música religiosa de los SS. XVII y XVIII de la Catedral de Córdoba, y con el Ensemble Ad Libitum, con el que han profundizado en el repertorio polifónico español del Siglo de Oro.

Su repertorio instrumental incluye dúos originales para Laúd renacentista, Tiorba, Guitarra Barroca y Vihuela, así como transcripciones y arreglos de piezas vocales e instrumentales del Renacimiento y Barroco procedentes de España, Inglaterra, Francia e Italia y sus más destacados compositores que tan bella música nos han legado. En el año 2002 amplia su repertorio a la música vocal, completando así su programa con obras para voz e instrumentos de cuerda pulsada del mismo periodo. Para ello se unen a la formación los tenores José Manuel López-Monreal y Juan Alonso.

Desde el año 2004 colaboran regularmente con la orquesta barroca: "La Dispersione", especializada en la interpretación del repertorio musical barroco para orquesta, con instrumentos y criterios históricos.

Han dado conciertos por toda la geografía española, Francia, Portugal y Marruecos, colaborando con entidades como la Diputación Provincial de Córdoba, la Comunidad de Madrid y el Circuito Andaluz de Música, y participando en el II Festival de Música Antigua de Córdoba, la VI Semana de Música Antigua de Gijón, el Festival de Música Antigua de Úbeda y Baeza 2003, el Festival de la Guitarra de Córdoba 2004, II Semana de Música Antigua de Guadassuar y el Festival de Música Antigua de Sigüenza 2005.

Volver atrás

           logotipo facebook   logotipo twitter

logo úbeda y baeza patrimonio de la humanidad

logo rema

logo fest clásica

logo premio publico

CSIC