Está en:  » Inicio  » Conciertos  » Edición 2005

 

Edición 2005

Concierto


Compositores andaluces en México en el siglo XVII

Lugar


Baeza, Auditorio de las Ruinas de San Francisco

Fecha


Viernes, 9 de diciembre de 2005, 20.30 h.

Director


Leonardo García Alarcón

Intérprete


ENSEMBLE ARGENTO

Componentes


Foto de componentes

Céline Scheen, soprano
Furio Zanazi, barítono
Girolamo Bottiglieri, violín
Rafael Bonavita, archilaúd y guitarra
Francisco Gato, archilaúd, guitarra y percusión
Marina Bonetti, arpa
Andrea De Carlo, viola de gamba
Leonardo García Alarcón, clavecín, órgano y dirección

Asesoramiento musicológico y transcripción musical : Aurelio Tello

Programa


Diego de Salazar (1659-1709)
Villancico al Santísimo Afuera Pompas humanas

Diego de Salazar
Villancico Ay, ay que me prende el amor

Sebastián Durón (1660-1716)
Villancico a dúo Al dormir el sol

Antonio de Salazar (ca. 1650-1715)
Negro a dúo de Navidad Tarará, que yo soy Antón

Sebastián Durón
Villancico Cielo de nieve (instrumental)

Maestro Abate de Rusi (ca. 1700)
Solo humano Zagales oíd las ansias

Francisco Sanz (ca. 1660-1732)
Villancico a San Joaquín Ah, de la vaga campaña

Matías Ruiz (?-?)
Solo a lo divino Muy poderoso Señor (instrumental)

Anónimo
Villancico Ves el sol, luna y estrellas

Miguel de Riva (?-?)
Villancico a sólo Ay, cómo llora, más cómo siente

Anónimo (1717)
Villancico Para qué los alados orfeos

Diego José de Salazar
Villancico a dúo A la estrella que borda los valles (instrumental)

Antonio Rodríguez de la Vega y Torizes (ca. 1690)
Dúo al Arcángel San Miguel Risueñas fuentes

Anónimo
Villancico No suspires, no llores

Felipe Madre de Deus (ca. 1630-1688)
Cantada a solo Retire su valentía (instrumental)

Francisco Correa de Arauxo (1584-1654)
Tiento y discurso de segundo tono

Juan Hidalgo (1614-1685)
Sólo al Santísimo Tortolilla que cantas

Antonio de Salazar (ca. 1650-1715)
Villancico a dúo a la Navidad Un ciego que con trabajo canta

Notas programa


Por Aurelio Tello

MÚSICA Y MÚSICOS ANDALUCES EN LA NUEVA ESPAÑA

Los vínculos musicales de la Nueva España con Andalucía se dieron desde los primeros tiempos del descubrimiento y la conquista. Seguramente aquel "maese Pedro, el del arpa", que señala Bernal Díaz del Castillo descendiendo en tierras americanas con las huestes de Hernán Cortés, formó parte del primer grupo de andaluces que vino a establecerse en la recién conquistada América. Pero al paso del tiempo, y sobre todo después de la fundación de diversas ciudades y la erección de sus correspondientes catedrales, los lazos con la música proveniente de Andalucía se hicieron mas estrechos. En la Nueva España se cantó la polifonía del insigne Francisco Guerrero, maestro de capilla en la Seo de Sevilla, o la de Rodrigo de Ceballos, que ocupó el mismo cargo en las catedrales de Córdoba y Granada, durante la segunda mitad del siglo XVI, cuando ambos músicos vivían el apogeo de su talento creativo. El círculo se cerró con la llegada de maestros procedentes de esa región a ocupar cargos importantes en la catedrales novohispanas: Antonio de Salazar, maestro de capilla en las catedrales de Puebla y México que, según un villancico conservado en Guatemala, había sido racionero en Sevilla, o Miguel Matheo de Dallo y Lana, que ocupó el magisterio de capilla en la Iglesia Colegial de San Salvador de Sevilla antes de partir para Honduras y avecindarse luego en Puebla, confirman que el hilo que unió a la música hispalense con la novohispana fue verdaderamente cercano.

Una de las colecciones de música más ricamente dotada de música andaluza es la que perteneció al convento de la Santísima Trinidad de Puebla. Fundado en 1593, dio paso en 1619 a un segundo convento de la orden para albergar a la niñas y señoritas de la familia de Alonso de Ribera Barrientos. Ambos conventos eran gobernados por una abadesa. Entre aproximadamente 1660 y 1720, hubo un extraordinario florecimiento de la vida musical que se manifiestó en la recolección de misas, motetes, villancicos, cantadas a solo y a dúo, tonos humanos, etc. de los cuales han quedado como testimonio más de 400 piezas de autores anónimos, de diferentes maestros de capilla de la catedral de Puebla como Juan Gutiérrez de Padilla, Juan García de Céspedes, Antonio de Salazar, Miguel Matheo de Dallo y Lana, Francisco de Atienza y Pineda, Miguel de Riva y Nicolás Ximénez de Cisneros; de músicos locales que vivían en Puebla como Juan de Florentín, José María Herrera, José Laso Valero, Simón Martínez, Miguel Thadeo de Ochoa, Francisco Vidales, Juan de Vaeza Saavedra o José Mariano Placeres Santos; también de maestros de capilla de otras ciudades como Francisco López y Capillas, Fabián Pérez Ximeno y José de Agurto y Loaysa de la catedral de México, Fray Martín de Cruzelaegui, organista del Colegio de San Fernando y José Mariano Mora de Valladolid de Michoacán. No están ausentes los nombres de algunos compositores peninsulares como Pedro Ardanaz, maestro de capilla en Pamplona y Toledo; Diego de Cáseda, que lo fue del Pilar de Zaragoza; Cristóbal Galán, Juan Hidalgo y Carlos Patiño, maestros de la Capilla Real; Vicente García, maestro de capilla de la catedral de Valencia; Francisco Marcos Navas, compositor de zarzuelas y arpista y salmista real; fray Gerónimo González, compositor activo en Madrid y Sevilla; Pedro Rabassa, maestro de las catedrales de Valencia y Sevilla; fray Francisco de Santiago, el portugués que dirigió la música en Sevilla, Alonso Xuárez; maestro de las catedrales de Cuenca y Sevilla, Mathías Ruiz, compositor madrileño; José de Torres, director de la orquesta de la corte Real a comienzos del s. XVIII. Están presentes en la colección algunos italianos que sirvieron en las cortes de Felipe V y Fernando VI como Francesco Corradini y Giacomo Facco. Y no falta uno que otro compositor absolutamente desconocido como aquel Abate de Rusi, autor de una de los pocas piezas profanas de la época colonial novohispana.

Para el programa de este concierto se han escogido obras que marcan la presencia andaluza en este convento de la Nueva España: El dúo Al dormir el sol en la cuna del alba de Sebastián Durón (1660-1716), organista en Zaragoza, Sevilla (en 1680) y Palencia y maestro de la Corte Real, un delicado villancico navideño que expresa claramente el espíritu del barroco español del siglo XVII; el villancico al arcángel San Miguel, para dos tiples y bajo continuo, Risueñas fuentes de Antonio Rodríguez de Vega y Torices, maestro de capilla en la iglesia colegial de San Salvador de Sevilla hacia 1690-1692; el Solo amatorio Ay que me prende el amor de Diego José de Salazar (m. 1709), titular de la Seo de Sevilla entre 1685 y 1709. Esta canción está copiada en el mismo manuscrito donde se halla el solo Ves el sol, luna y estrellas, también de tono amatorio, ésta de autor anónimo, aunque los rasgos estilísticos la emparientan con la de Diego José de Salazar, probable autor de ambas canciones. Del mismo maestro se incluye el villancico al Santísimo Afuera pompas humanas, a cuatro voces, expresión acabada del género que ya, en los años iniciales del siglo XVIII, cedía a las influencias del estilo napolitano. De Francisco Sanz (m. 1732), originario de Montilla (Córdoba) y maestro de capilla en la catedral de Málaga entre 1684 y 1732, tenemos el villancico a San Joaquín, a tres voces, Ah de la vaga campaña.

Mucho se ha discutido sobre el origen de Antonio de Salazar (ca. 1650-1715), maestro de capilla en las catedrales de Puebla y México. La portada del villancico Primores amantes, conservado en la catedral de Guatemala, indica que era racionero en Sevilla. Afincado en Puebla a partir de 1679, ocupó el magisterio de capilla en la ciudad angelopolitana entre ese año y 1688, optando luego por irse a la de México donde ejerció el mismo cargo hasta su muerte en 1715. Toda su obra se apega a las características generales de la música española de su tiempo y es cercana en técnica y en espíritu a la de los más conspicuos maestros hispanos de la segunda mitad del siglo XVII: Galán, Durón, Hidalgo, Babán, Xuárez, Patiño, etc. El negro a dúo Tarará qui yo soy Antón es uno de sus villancicos más difundidos y de los que mejor expresa la fusión de las culturas española y africana en la música novohispana, con el abundante juego de hemiolas y la consecuente superposición de metros binarios y ternarios, además de recrear el habla coloquial de las comunidades negras conversas al cristianismo. Del mismo Salazar es el villancico de navidad Un ciego que con trabajo canta para tenor solista y dúo mixto, cuya estructura de Introducción, Estribillo, Coplas y Respuesta a las coplas rompe las convenciones del género y apunta al desarrollo del villancico hacia la pequeña cantata.

Junto a la obra de todos estos maestros, vinculados de una manera u otra al mundo andaluz, se han incorporado al repertorio las piezas anónimas No suspires, no llores, un Tono al nacimiento para voz sola y bajo continuo, y Para qué los alados Orfeos, una tonada de Navidad de 1717, que incluye una parte de bajón obligado para reforzar el carácter bélico de la pieza. Ambas están munidas del mismo sello que las canciones, villancicos y tonos que conforman la selección musical de este disco: piezas que concediendo lugar al juego polifónico no prescinden del bajo continuo, que apelan al constante uso del ritmo sesquiáltero, al empleo de una rítmica aditiva, y al uso de una armonía ambivalente que oscila entre lo modal y lo tonal.

El necesario contraste lo otorgan las piezas puramente instrumentales, o aquellas realizadas como tales aunque sean de procedencia vocal, como el Tiento y discurso del 1° Tono, uno de los más complejos tientos de Francisco Correa de Araujo (1584-1654), máximo representante de la música para teclado de la escuela española, al lado de Cabezón y Cabanilles. Su Facultad orgánica compuesta en Sevilla en 1626 y publicada en Alcalá de Henares ese mismo año es uno de los monumentos de la literatura para órgano del Siglo de Oro. De Sebastián Durón se ha escogido el solo Cielo de nieve que interpretan dos violas solas. Esta pieza se halla en la misma hoja manuscrita que contiene Ay que me prende el amor de Diego José de Salazar y la pieza anónima Ves el sol, luna y estrellas, lo que remarca su filiación sevillana, quizá escrita cuando Durón era organista en la Seo de Sevilla. A la estrella que borda los valles de Diego José de Salazar, ejecutada por dos violas y cémbalo, y Muy poderoso Señor de Matías Ruiz, tocada por una viola solista, viola bajo y órgano, son villancicos compuestos originalmente para la Virgen María, el primero, y "a lo divino", el otro, que comparten los mismos rasgos de época de la música hispana de finales del siglo XVII o la jácara a la Concepción Retire su valentía del portugués Felipe da Madre de Deus (ca. 1630-ca.1688), que se basa en el característico aire de las danzas y canciones de valentones.


TEXTOS


Afuera pompas humanas,
engaños del mundo afuera,
toda la gloria se abrevia.

La luces que aquí se logran,
son sabiduría eterna,
son las que más se recrean.

Del exceso del amor,
todos mueren o enferman,
hace las vidas eternas .

Gustad al más éste amor,
Y veréis lo que os consuela.
Por qué ignorar la experiencia.


Ay, Ay que me prende el Amor,
en la cárcel del favor,
y en mis suspiros logran acierto
los tiros de su disparado arpón .

Coplas

Disparó el arco divino
Una flecha de su ardor,
Y al encuentro de mi llanto
Fue su juego tan veloz.

Puso en su dorada punta
memoria de su pasión,
con que hizo sólo fineza,
el golpe con que me hirió.

Para lograr el acierto
su rostro me retiró,
lo que niega a los ojos
lo descubre el corazón.
Voluntariamente ligo
a que ésta dulce prisión,
pues consigue en la cadena
hoy la libertad mayor


Al dormir el sol, en la cuna del alba,
con arrullos, con halagos, con olores,
le mecen, le aplauden, le cantan,
los ángeles puros, los céfiros gratos,
las fértiles flores, las líquidas fuentes,
las rápidas aves, las débiles auras,
y todos humildes dicen a una voz,
rorro, rorro, dormid, dormid niño Dios.

Coplas

Los ángeles puros con dulce canción,
la cuna le mecen al dormido amor,
no le dispertéis, no, no, no
pues su amante voz el aire repite con leve rumor
rorro, rorro,dormid,dormid, niño Dios.

Los céfiros gratos con huella veloz,
moviendo las platas no pisa la flor,
no le disperteis, no, no, no,
pues su acorde unión se inflama y entona con tierno favor,
rorro, rorro, dormid, dormid niño Dios.

Los fértiles gratos con salvas de olor,
perfumes exhalan en suave prisión,
no le dispertéis no, no, no,
pues su inspiración el catre le mullen cantando a una voz,
rorro, rorro, dormid, dormid niño Dios.

Las líquidas fuentes con músico son,
de blandos murmuros le adormecen hoy,
no le dispertéis,no, no, no,
pues en su región con quiebros repiten trinando el loor,
rorro, rorro, rorro, dormid, dormid niño Dios.

Las débiles auras templando el ardor,
Le halagan, le arrullan con vital moción,
No le dispertéis, no, no, no,
Pues su resplandor el sueño le inspira cantando en unión,
rorro, rorro, dormid, dormid niño Dios.


Tarará qui yo soy Antón
Ninglito li nacimiento
Qui lo canto lo mas y mijo
Tarara tarara qui lo mas y mijo

Coplas

Yo soy Antón Molinela
Y ese niño que nació
Hijo es liunos la blalola
Litula mi estimación.

Puleso mi sonajiya cascabela y a tambo
Voz y baybela y a tambo
Voy a bayla yo a Belena
Pultilica y camalón.

Milalo quanto pasto
La buscando a la niño Dios
Van curriendo a las pultable
Pala daya la adolación.

La Sagala chilubina
Visti la li risplandor
Las conta su viyancica
Gluria cun compás y son .


Zagales oíd las ansias mías
Al compás del albogue que rudo anima
La voz que alienta lo que mal suspira,
Haciendo mis ayres triste compañia,
Al sonoro murmúreo a la dulce armonía
Que forma en la Selva el ave que trina
La fuente que corre la flor que respira.

Coplas

Me quejo de amor pues dio a mí fatiga
Ay. Ay.ay de mi un ansia que muero
Sin perder la vida, un ansia en que muero sin perder la vida.
Ay, Ay, Ay de mí que nada me alivia
Sino el eco suav de la armonía.

Me quejo que airada su flecha venga
Ay,ay, ay demi en sólo el impulso
Librase la ira, en sólo el impulso librase la ira.
Ay, ay, ay de mí que nada me alivia
Sino el eco suave de la armonía.

Amante padezco rigor que acredita
Ay, ay, ay de mi del dueño que adoro
La fe no creída, del dueño que adoro la fe no creída.
Ay, ay, ay de mí que nada me alivia
Sino el eco suave de la armonía.

Fenisa es zagales la bella homicida
Ay, ay, ay de mi a quien la mía muerte
Le debo la vidad, a quien de mi muerte le debo la vida
Ay, ay, ay demi que nada me alivia
Sino el eco suave de la armonía.


Ah de la vaga campaña, ah del cristalino imperio,
Los elementos, el cielo que busca una concha en su nácar
El gozo que pide a suaves acentos
El día que ser hoy de flores desea
Mis aras ofrezco y en dulce armonía, de Joaquín con alegría
Pues tanta parte éste día tenemos, las flores, misterios
Loemos, veamos, digamos, cantemos sus glorias blasones,
Prodigios, misterios, loemos, veamos, digamos, cantemos.

Ah del luminoso incendio, ah del cristalino imperio,
Los elementos, quine busca el agua, quien pide el fuego,
Quien va a la tierra mis flores presento
Y en dulce armonía, de JoaquÍn con alegría,
Pues tanta parte éste día tenemos sus glorias, misterios,
Loemos, veamos, digamos, cantemos sus glorias blasones,
Prodigios, misterios, loemos veamos, digamos, cantemos.

Ah de la región florida, ah del cristalino imperio,
Aquí están obedientes los elementos
El cielo que busca una concha en su nácar,
El gozo que pide a suaves acentos,
El día que ser hoy de flores desea,
Yo rindo mis luces, mis flores presento,
Y en dulce armonía, de Joaquín con alegría
Pues tanta parte éste día tenemos, prodigios, misterios,
Loemos, veamos, digamos, cantemos sus glorias, blazones,
Prodigios, misterios, loemos, veamos, digamos, cantemos.

Coplas

El primer blasón que admiro en Joaquín
Es que proceda de sí la que admiran todos
Un mar de gracias inmensas,
Ella las aguas de gracia al formarla se juntan,
El agua le tocan sus glorias primeras .

A éste mar para cimientos le dió la naturaleza a Joaquín
Sin hallarse entonces ni dar indicio de tormenta
Ella las velas de gracia triunfante caminan
Del aire le tocan sus glorias excelsas.
En llamas de amor divino ardió Joaquín
Pues en ellas dio un caritativo incendio
Manifestó, la grandeza, presta la luz que es divina,
Éste incendio a Joaquín el fuego le tocan
Sus glorias supremas.

Divino fruto consagra a su Creador
Porque sea de su santidad el fruto la seña más verdadera
Tanta grandeza de ésto en el fruto divino,
Su gloria mas alta le toca la tierra .


Ves el sol, luna y estrellas, tierra.
Aire, agua, fuego, flores, espejos,
Diamantes, pues qué tenemos con éso.

Coplas

No diré que eres el sol,
Que en verano le temo
Y si en invierno es tratable,
No siempre es el invierno.

No diré que eres la luna
Ni que lo seas pretendo
Por no rondarte de noche,
Que me hace mal el sereno.

Compararte a las estrellas,
No, que envidia tus reflejos,
Y si de envidia murieren,
Téngalos Dios en el cielo.

No eres el fuego aunque abrazas
Ni el agua que es su mareo
La tierra que no eres barro
Y el aire es cosa de viento.

Que eres mi espejo no digo,
Porque sería indiscreto,
Pudiendo mirarte a tí,
Quien no se mira en si mismo.

No diré que eres diamante,
De sumo valor por cierto,
Que no por el precio adora,
Quien idolatra un desprecio.

Digo pues que eres Menguilla,
Mucho tu beldad pondero,
Que es compararte contigo,
Alto merecimiento.


¡Ay cómo llora¡ Mas ay, cómo siente¡
Del tiempo la escarcha
El hielo y la nieve,
¡Ay, que rigor pagar con agravios, fienzas de amor¡
Pene, llore, pues que quiere tan niño tratar de amores.
Llore, pues que quiere tan niño tratar de amores

Coplas

Helado el divino sol
En hebras de oro convierte
Las pajas de una cabaña
Y las mimbres de un pesebre.

Llorando olvidos del hombre
Entre las pajas parece
Sol que perlas desperdicia
Cielo que lucreos llueve.

Bello cazador del alma
Cual fiera cogerla quiere
Haciendo el pesebre lazo
Haciendo las pajas redes.

A el agua la está esperando
Que por eso hechos tiene
De su llanto los cristales
Y de sus ojos las fuentes.


Para qué los alados Orfeos le pregonan la paz a la tierra,
Si la noche la escarcha y el miedo tocan a guerra.
Con miedo los pastores la noche con horrores
La escarcha con rigores asustando la tierra tocan a guerra.

Coplas

Por caudillo de las luces marcha a Belén una estrella
Y la noche fugitiva se ampara en sus sombras mismas.
Tocan tocan a guerra tocan a guerra.

Los pastores que en el campo asisten de centinela,
De horror doblado embestidos, de susto y de hielo tiemblan.

Un portal es la muralla que el cierzo expuñar intenta,
Y en los copos que liquidan balas de cristal asestan.

Venció el amor de Dios niño sirviendo a la resistencia,
El abrigo de las pajas y el aliento de dos bestias.


Risueñas fuentes saltan
Pajarrillos gorjean
Porque a Miguel alegres
Todos festejan.

Coplas

Pisa Miguel divino, del monte la cenefa
Porque a tu planta invicta
Las aves, fuentes, flores reverencian .

Le devoción amante a tu venida espera,
Y en gratitud devota, alma, vida, tesoros, te franquea.

A tu venida alegres, sus amantes finezas,
En memorable culto,
altares, aras, templos, te presenta.

En ese monte hermoso, la devoción mas cuerda,
En todos su anhelos, dueño, patrón, amparo, te vocea.


No suspires, no llores, mi amor mi niño
Que tu llanto de perlas que tus suspiros
Ay, ay, me anegan, me abrasan genial peligro
Dice el alma que muero de lo que vivo
Pero llora suspira amante fino
Que en tus penas mis penas tienen alivio.

Coplas

Todo vuestro llanto es golfo
Llamas son vuestros suspiros
En vez de perlas dáis rayos
Tormenta en vez de gemidos.

Aunque cueste muchas penas
A que ese llanto Dios mío
No lo escuchen vuestros ojos
Pues en él es conocido.

Porque siendo Dios
Padece vuestro ser tanto martirio
Y a un alma dulce tormento
Le dáis en lo padecido.

Sufrid el rigor humano
Que vos os lo habéis querido
Mientras por feliz mi pecho
Dice con vuestros cariños.


Un ciego que, con trabajo,
Canta coplas por la calle,
Por alegrar hoy la fiesta
Es ciego a nativitate.

Oíganle, oíganle,
Que ya viene cantando
Ya canta del cielo
De tejas abajo.

Fue la santa Navidad,
De Adán hija de verdad
Por vía recta según su genealogía
Lo demuestra paso a paso.
Y fue el caso sucedido
Que Adán de Eva era marido
Como cierto autor lo prueba,
Y a ésta Eva le dió gana
De morder una manzana,
Y mordióla,
Que fué culpa golpe en bola
Y pecado garrafal, y fue tal,
Que alcanzó a feas y lindas
Pero no la dieron guindas ni ensalada
Pués quedó ella condenada
Y todo el mundo común.

Viendo el sumo consistorio,
Como dice el repertorio,
Por un bocado todo el mundo condenado,
Dijo el padre puesto en medio,
Buen remedio que el segundo,
Vaya a redimir el mundo
Y Él dará un remedio fijo,
Que es un buen hijo, y si no,
Verá para que nació, nazca y muera,
No faltara quien quiera
Darle muerte como digo
Ni a un amigo que le venda aunque se ahorque
Pero llevará buen por qué su pecado,
Pues reventará el cuidado
Por donde es bueno el atún.


Tortolilla que cantas en tu lenguaje al Sol
Canta que tus arrullos y gemidos
Lazones tus suspiros los escucha el amor.

Coplas

Tórtola canta llorando,
Suaviza amante el dolor
Sea de amor la fineza
Suavidad del corazón

Llora y llorar sería
Del penar superstición
Porque ha de dar algún gozo
El mismo llorar por amor.

Cantas que lloras siquiera
Pues no es posible en rigor,
Que no quedes consolado
De que lloras con razón.

Amando no hay diferencia
En éstos afectos dos,
Porque es de amor consonancia
El ser suspiro la voz.

Curriculum Intérprete


ENSEMBLE ARGENTO.
Fue fundado en el año 1999 y nace por la iniciativa de Leonardo García Alarcón y Andrea De Carlo, ambos apasionados con la idea de difundir el repertorio inédito español y latinoamericano, realizando un trabajo conjunto entre grandes musicólogos especialistas en el campo del barroco americano y reuniendo a los más grandes músicos del repertorio ibérico. El grupo ya se ha presentado en varios de los grandes Festivales de música antigua, Fundación Gulbenkian (Portugal), Festival de Clermont-Ferrand (Francia), Eglise D'Hermance (Suiza), Festival Cervantino (México) , Festival d'Ambronay (Francia), Catedral de Cádiz (concierto en homenaje a Manuel de Falla ) entre otros. En el año 2003, el grupo decide encontrar las raíces de la música andaluza, y para ello cuenta con el apoyo intelectual des musicólogo Aurelio Tello, quien ha trabajado sobre manuscritos andaluces inéditos encontrados en México recientemente. El primer disco del Ensamble Argento fue grabado en Suiza ese mismo año con una selección de las mejores piezas andaluzas encontradas en el Nuevo Mundo, y que hoy nos brinda en concierto.

CÉLINE SCHEEN, SOPRANO.
Céline Scheen débute le chant avec Annie Frantz au conservatoire de Verviers; obtient un premier prix en chant concert et chant opéra avec grande distinction ; et un diplôme supérieur de chant et méthodologie du chant avec grande distinction dans la classe de Marcel Vanaud dans les conservatoires royaux de Mons et Bruxelles.

Elle obtient en 1998 la bourse «Nany Philippart», et durant deux ans, se perfectionne en chant opéra dans la classe de Vera Rosza à la Guildhall School of Music and Drama à Londres ou elle obtient, en 1999, un Post Diploma Vocal Training. Elle continue à suivre des Master Classes avec entre autres ; Jean-Paul Fouchecourt, Monique Zanetti, Helmut Deutsch, ...

Elle fait partie du ch?ur Mondial des Jeunes (de 1994 à 96), est finaliste de plusieurs concours: Jeunes solistes (1993); Puccini-Mozart (1994); Dexia (1995); Voix d'or (France 1996); Voix Nouvelles (Paris 1997). En 1999, Céline enregistre, chez Deutsche Grammophone, la musique du film de Gérard Corbiau «Le Roi Danse». Sous la direction de Reinart Goebel et Musica Antiqua Köln; chante «Frasquita» dans Carmen au festival de Paphos.

En 2000, elle chante «Vespetta» dans Pimpinone de Telemann au festival de Lasne ; des Motets de Vivaldi avec L'Orchestre de Chambre de Wallonie; et participe au concert de gala au théâtre du château de Versailles pour la promotion du «Roi Danse» avec Musica Antiqua Köln. En 2001, elle se produit dans plusieurs festivals avec la pianiste Eliane Reyers; dans plusieurs récitals de musique baroque (St. Jean-Cap-Ferra France; festival du printemps Baroque); et Chante en duo avec José Van Dam entourée par L'Orchestre Philharmonique de Liège sous la direction de Louis Langrée sur la scène du Théâtre de la Monnaie à l'occasion du Festival de Wallonie.

Céline interprète «Grilletta» dans Lo Speziale de Haydn; chante des extraits de «Peer Gynt» de Grieg avec L'Orchestre Philharmonique de Liège et la cantate du Café de Bach avec «les agréments». Fin 2001, elle se produit dans la Messe en Ut de Mozart avec L'Orchestre Philharmonique de Liège sous la direction de Louis Langrée.

En 2002, elle part en tournée avec Musica Antiqua Köln dans un opéra de Telemann ; joue Lucy dans «The Telephone» de Menotti. Pendant quatre mois, elle joue Zerlina dans Don Giovanni de Mozart, mise en scène par Gérard Corbiau; et se produit dans plusieurs festivals baroques en France, en Allemagne et en Belgique. Elle chante aussi les passions de Bach, les oratorios de Noël, de Pâques, le magnificat et plusieurs cantates. Céline arpente les scènes de théâtre avec «les Menus Plaisirs du Roi», avec encore d'innombrables dates en 2003 & 2004. En mai, elle chante avec Musica Antiqua Köln «Le Messie» de Telemann. En juin 2003 elle se produit dans un «pasticcio» de Händel avec le Ricercar Consort à la Monnaie sous la direction de Philippe Pierlot. En 2004, elle chante au Théâtre Royal de la Monnaie dans «Alceste» de Gluck dans une mise en scène de Robert Wilson, sous la direction d'Ivor Bolton ; et enchaine avec «Eliogabalo» de Cavalli, sous la direction de René Jacobs, avec une reprise de cet opéra à Innsbruck en aout 2004. Elle sera Papagena dans «La flute enchantée» à la Monnaie.

Elle chantera «Le Messie» de Händel à Las Palmas avec Musica Antiqua Köln (décembre 2004), se produira dans des cantates Bach avec Ricercar Consort sous la direction de Philippe Pierlot , jouera dans «La flûte enchantée» à la Monnaie, à Lilles et à Caen sous la baguette de René Jacobs en 2005 et 2006.


FURIO ZANASI, BARÍTONO
The Italian baritone, Furio Zanasi, began his musical activities in Early Music, with a repertoire spanning from the madrigal to cantatas, from oratorio to Baroque opera.

He has collaborated with many ensembles and participated in the most prestigious festivals devoted to the Early Music, in Italy (Settembre Musica Torino, Festival Roma Europa, S. Maurizio in Milano, Autunno Musicale of Como, Perugia, Cremona, Festival del Clavicembalo in Rome, Feste Musicali Bolognesi, etc.), as well as Europe (Utrecht, Beaune, Bruges, Stuttgart, Versailles, Ambronay, Ascona, Locarno, Prague, Vienna, Innsbruck, Salzburg, Barcelona, Opéra Garnier of Paris, Amsterdam Concertgebouw, etc.), Europe, South and North America.

Furio Zanasi has sung under the baton of René Jacobs, Jordi Savall, Alan Curtis, Gabriel Garrido, Alessandro de Marchi and Andrew Parrott. After having debuted in the role of Marcello in La Bohème at the Battistini competition in 1987, he appeared with the Opera of Rome, with the Theatre Bellini of Catania, Massimo of Palermo, Messina, in Dresdner Semper Oper, Liceu of Barcelona, Zarzuela of Madrid, Theater Basel, Teatro Regio of Turin and Teatro di San Carlo, to mention only the most important.

A frequent soloist with Radio Swizzera-Italiana, Furio Zanasi has also recorded extensively for Radio and CD internationally, including works by Fauré for Classico.

In 1994, l'Academia Montis Regalis brought together musicians from all Europe playing on old instruments with an aim of extending the traditional repertory to the fascinating revival of the Early Music operated by the Italian "New Wave". L'Academia Montis Regalis works in residence with Mondovi, under the direction of famous conductors as Jordi Savall, Reinhard Goebel, Chiara Bianchini, Christopher Hogwood, Ton Koopman and Luigi Mongiocavallo. His tours, which led him in all Europe, conquered the public and the critic: by its youthful promptness, its virtuosi control and the clearness of its style, this ensemble renews the sonoric conception of a repertory which we the audience has believed to know. For a few years, l'Academia Montis Regalis has continued a profitable collaboration with the conductor Alessandro de Marchi.

LEONARDO GARCÍA ALARCIÓN, DIRECTOR.
Nació en el año 1976 en la Ciudad de La Plata (Bolivia). Comenzó sus estudios de piano a la edad de 6 años en su ciudad natal. A la edad de 15 años forma el conjunto en La Plata el conjunto «Toccata Instrumentale», con instrumentos originales, lo que le permitió familiarizarse con la práctica del bajo continuo al clave y al órgano. Luego de participar en un curso de clave organizado por la Universidad Católica de Buenos Aires, brindado por Jacques Ogg (Amsterdam) decide perfeccionar sus conocimientos de clave, órgano y música antigua en Europa. Estudiando en el Conservatorio de Ginebra desde el año 1997, obtiene su Diploma de Clave en junio del año 2000, en la clase de Christianne Jaccottet.

Su formación teórica fue enriquecida por los cursos del CMA (Centro de Música Antigua) de Ginebra, destacándose sus estudios de bajo continuo bajo la guía de Pierre-Alain Clerc (Lausanne) y de contrapunto con Jean-Ives Haymoz (Fribourg). Simultáneamente comenzó sus estudios de Órgano con Marinette Extermann y realiza "stages" de perfeccionamiento con Bob Van asperen, Jos Van Immersel, Gustav Leonhardt, Reinhard Göebel, Michael Radulescu, Barthold Kuikjen, entre otros.

Apasionado por la música barroca, es llamado a formar parte sucesivamente de diversos ensambles de música antigua, con los cuales realiza numerosas giras en varios países europeos (Misa en si menor , Pasiones Según el Evangelio de San Juan y San Mateo y Cantatas de J. S. Bach, Oratorios de G. F. Häendel, Óperas de F. Caccini, de Monteverdi, Cavalli, J. A. Hasse, Requiem y Misas de W. A. Mozart, obras corales de maestros alemanes como Schütz, Schein, Scheidt, Buxtehude y música colonial americana. Como integrante del «Ensemble Elyma» y asistente del maestro Gabriel Garrido ha realizado varias giras y grabaciones en torno a la Música Barroca Latinoamericana («Villancicos sobre textos de Sor Juana Inés de la Cruz », «San Ignacio» ópera jesuítica latinoamericana, «La Púrpura de la Rosa » primer ópera escrita sobre el suelo americano) y a la ópera italiana del S.XVII ( «Orfeo» de Monteverdi , «Strali D´Amore» de Cavalli.

Ha tocado en importantes salas y festivales como lo son la Opera de Lyon, Konzerthaus de Wien, Teatro Colón de Buenos Aires, Grand Theatre de Geneve, Teatro « La Zarzuela de Madrid », Fundación Gulbenkian de Lisboa, Festival de La Chaisse-Dieu, Teatro Máximo de Palermo, Festival de Beaune entre otros. En 1999 funda en Europa el Ensamble «Cappella Mediterránea » especializado en la música del barroco español y latinoamericano, con el cual ya fue invitado por importantes festivales de música antigua y con el cual ha grabado su primer disco en 2003, dedicado a la música de maestros andaluces en México durante el s. XVII.


Dedicado a la investigación musicológica desde el año 1999 conviene destacar sus estudios sobre la Música en la Corte de Portugal en el siglo XVII , y especialmente su descubrimiento y estudio de varias óperas inéditas del compositor napolitano David Perez, bajo el auspicio de la «Fundación Gulbenkian» de Lisboa. Ha tenido acceso a la Biblioteca del Vaticano, lo que le permitió editar y estrenar música inédita de compositores romanos, entre ellos los Oratorios de Giovanni Giorgi .

En Junio del año 2000 obtiene por concurso el puesto de Organista titular de los Templos de Anières y Vesenaz (Ginebra). En junio 2003 obtiene el Diploma de «Maestro al cembalo» , especialmente creado para él, en el Conservatorio de Ginebra, clase de Alfonso Fedi (Florencia) con las Felicitaciones del Jurado , que además le otorga el Gran Premio del Conservatorio por el conjunto de sus estudios. Al mismo tiempo se asocia musicalmente al gambista Andrea De Carlo , con quien comienza una complicidad musical seguida de varios conciertos y un disco dedicado a las Piezas de Viola de Marin Marais en marzo 2004. También se produce en formaciones de cámara con Christophe Coin, Manfredo Kraemer y Sergio Azzolini entre otros.

En 2004 es nombrado profesor para las clases profesionales de Bajo Continuo e Improvisación del Conservatorio de Ginebra y «Chef de Chant» de las clases de canto del Conservatorio. Desde el año 2003 es invitado por el Festival de Ambronay para ofrecer sus conocimientos sobre música italiana para teclado en el siglo XVII italiano. En Enero 2005 fue nombrado Director Artístico de la Fundación «La Nouvelle Menestrandie» (Ginebra) dedicada a promover la música instrumental del siglo XVIII. Como director de ópera se destacan «Les Fêtes de Ramire» de Jean Phillipe Rameau en el castillo de Voltaire en Ferney (estreno mundial), «La Dirindina» de Domenico Scarlatti y el estreno de «Ulysse» de Zamponi, la primera ópera italiana representada en Bélgica en 1653.

Por Aurelio Tello

MÚSICA Y MÚSICOS ANDALUCES EN LA NUEVA ESPAÑA

Los vínculos musicales de la Nueva España con Andalucía se dieron desde los primeros tiempos del descubrimiento y la conquista. Seguramente aquel "maese Pedro, el del arpa", que señala Bernal Díaz del Castillo descendiendo en tierras americanas con las huestes de Hernán Cortés, formó parte del primer grupo de andaluces que vino a establecerse en la recién conquistada América. Pero al paso del tiempo, y sobre todo después de la fundación de diversas ciudades y la erección de sus correspondientes catedrales, los lazos con la música proveniente de Andalucía se hicieron mas estrechos. En la Nueva España se cantó la polifonía del insigne Francisco Guerrero, maestro de capilla en la Seo de Sevilla, o la de Rodrigo de Ceballos, que ocupó el mismo cargo en las catedrales de Córdoba y Granada, durante la segunda mitad del siglo XVI, cuando ambos músicos vivían el apogeo de su talento creativo. El círculo se cerró con la llegada de maestros procedentes de esa región a ocupar cargos importantes en la catedrales novohispanas: Antonio de Salazar, maestro de capilla en las catedrales de Puebla y México que, según un villancico conservado en Guatemala, había sido racionero en Sevilla, o Miguel Matheo de Dallo y Lana, que ocupó el magisterio de capilla en la Iglesia Colegial de San Salvador de Sevilla antes de partir para Honduras y avecindarse luego en Puebla, confirman que el hilo que unió a la música hispalense con la novohispana fue verdaderamente cercano.

Una de las colecciones de música más ricamente dotada de música andaluza es la que perteneció al convento de la Santísima Trinidad de Puebla. Fundado en 1593, dio paso en 1619 a un segundo convento de la orden para albergar a la niñas y señoritas de la familia de Alonso de Ribera Barrientos. Ambos conventos eran gobernados por una abadesa. Entre aproximadamente 1660 y 1720, hubo un extraordinario florecimiento de la vida musical que se manifiestó en la recolección de misas, motetes, villancicos, cantadas a solo y a dúo, tonos humanos, etc. de los cuales han quedado como testimonio más de 400 piezas de autores anónimos, de diferentes maestros de capilla de la catedral de Puebla como Juan Gutiérrez de Padilla, Juan García de Céspedes, Antonio de Salazar, Miguel Matheo de Dallo y Lana, Francisco de Atienza y Pineda, Miguel de Riva y Nicolás Ximénez de Cisneros; de músicos locales que vivían en Puebla como Juan de Florentín, José María Herrera, José Laso Valero, Simón Martínez, Miguel Thadeo de Ochoa, Francisco Vidales, Juan de Vaeza Saavedra o José Mariano Placeres Santos; también de maestros de capilla de otras ciudades como Francisco López y Capillas, Fabián Pérez Ximeno y José de Agurto y Loaysa de la catedral de México, Fray Martín de Cruzelaegui, organista del Colegio de San Fernando y José Mariano Mora de Valladolid de Michoacán. No están ausentes los nombres de algunos compositores peninsulares como Pedro Ardanaz, maestro de capilla en Pamplona y Toledo; Diego de Cáseda, que lo fue del Pilar de Zaragoza; Cristóbal Galán, Juan Hidalgo y Carlos Patiño, maestros de la Capilla Real; Vicente García, maestro de capilla de la catedral de Valencia; Francisco Marcos Navas, compositor de zarzuelas y arpista y salmista real; fray Gerónimo González, compositor activo en Madrid y Sevilla; Pedro Rabassa, maestro de las catedrales de Valencia y Sevilla; fray Francisco de Santiago, el portugués que dirigió la música en Sevilla, Alonso Xuárez; maestro de las catedrales de Cuenca y Sevilla, Mathías Ruiz, compositor madrileño; José de Torres, director de la orquesta de la corte Real a comienzos del s. XVIII. Están presentes en la colección algunos italianos que sirvieron en las cortes de Felipe V y Fernando VI como Francesco Corradini y Giacomo Facco. Y no falta uno que otro compositor absolutamente desconocido como aquel Abate de Rusi, autor de una de los pocas piezas profanas de la época colonial novohispana.

Para el programa de este concierto se han escogido obras que marcan la presencia andaluza en este convento de la Nueva España: El dúo Al dormir el sol en la cuna del alba de Sebastián Durón (1660-1716), organista en Zaragoza, Sevilla (en 1680) y Palencia y maestro de la Corte Real, un delicado villancico navideño que expresa claramente el espíritu del barroco español del siglo XVII; el villancico al arcángel San Miguel, para dos tiples y bajo continuo, Risueñas fuentes de Antonio Rodríguez de Vega y Torices, maestro de capilla en la iglesia colegial de San Salvador de Sevilla hacia 1690-1692; el Solo amatorio Ay que me prende el amor de Diego José de Salazar (m. 1709), titular de la Seo de Sevilla entre 1685 y 1709. Esta canción está copiada en el mismo manuscrito donde se halla el solo Ves el sol, luna y estrellas, también de tono amatorio, ésta de autor anónimo, aunque los rasgos estilísticos la emparientan con la de Diego José de Salazar, probable autor de ambas canciones. Del mismo maestro se incluye el villancico al Santísimo Afuera pompas humanas, a cuatro voces, expresión acabada del género que ya, en los años iniciales del siglo XVIII, cedía a las influencias del estilo napolitano. De Francisco Sanz (m. 1732), originario de Montilla (Córdoba) y maestro de capilla en la catedral de Málaga entre 1684 y 1732, tenemos el villancico a San Joaquín, a tres voces, Ah de la vaga campaña.

Mucho se ha discutido sobre el origen de Antonio de Salazar (ca. 1650-1715), maestro de capilla en las catedrales de Puebla y México. La portada del villancico Primores amantes, conservado en la catedral de Guatemala, indica que era racionero en Sevilla. Afincado en Puebla a partir de 1679, ocupó el magisterio de capilla en la ciudad angelopolitana entre ese año y 1688, optando luego por irse a la de México donde ejerció el mismo cargo hasta su muerte en 1715. Toda su obra se apega a las características generales de la música española de su tiempo y es cercana en técnica y en espíritu a la de los más conspicuos maestros hispanos de la segunda mitad del siglo XVII: Galán, Durón, Hidalgo, Babán, Xuárez, Patiño, etc. El negro a dúo Tarará qui yo soy Antón es uno de sus villancicos más difundidos y de los que mejor expresa la fusión de las culturas española y africana en la música novohispana, con el abundante juego de hemiolas y la consecuente superposición de metros binarios y ternarios, además de recrear el habla coloquial de las comunidades negras conversas al cristianismo. Del mismo Salazar es el villancico de navidad Un ciego que con trabajo canta para tenor solista y dúo mixto, cuya estructura de Introducción, Estribillo, Coplas y Respuesta a las coplas rompe las convenciones del género y apunta al desarrollo del villancico hacia la pequeña cantata.

Junto a la obra de todos estos maestros, vinculados de una manera u otra al mundo andaluz, se han incorporado al repertorio las piezas anónimas No suspires, no llores, un Tono al nacimiento para voz sola y bajo continuo, y Para qué los alados Orfeos, una tonada de Navidad de 1717, que incluye una parte de bajón obligado para reforzar el carácter bélico de la pieza. Ambas están munidas del mismo sello que las canciones, villancicos y tonos que conforman la selección musical de este disco: piezas que concediendo lugar al juego polifónico no prescinden del bajo continuo, que apelan al constante uso del ritmo sesquiáltero, al empleo de una rítmica aditiva, y al uso de una armonía ambivalente que oscila entre lo modal y lo tonal.

El necesario contraste lo otorgan las piezas puramente instrumentales, o aquellas realizadas como tales aunque sean de procedencia vocal, como el Tiento y discurso del 1° Tono, uno de los más complejos tientos de Francisco Correa de Araujo (1584-1654), máximo representante de la música para teclado de la escuela española, al lado de Cabezón y Cabanilles. Su Facultad orgánica compuesta en Sevilla en 1626 y publicada en Alcalá de Henares ese mismo año es uno de los monumentos de la literatura para órgano del Siglo de Oro. De Sebastián Durón se ha escogido el solo Cielo de nieve que interpretan dos violas solas. Esta pieza se halla en la misma hoja manuscrita que contiene Ay que me prende el amor de Diego José de Salazar y la pieza anónima Ves el sol, luna y estrellas, lo que remarca su filiación sevillana, quizá escrita cuando Durón era organista en la Seo de Sevilla. A la estrella que borda los valles de Diego José de Salazar, ejecutada por dos violas y cémbalo, y Muy poderoso Señor de Matías Ruiz, tocada por una viola solista, viola bajo y órgano, son villancicos compuestos originalmente para la Virgen María, el primero, y "a lo divino", el otro, que comparten los mismos rasgos de época de la música hispana de finales del siglo XVII o la jácara a la Concepción Retire su valentía del portugués Felipe da Madre de Deus (ca. 1630-ca.1688), que se basa en el característico aire de las danzas y canciones de valentones.

Volver atrás

           logotipo facebook   logotipo twitter

logo úbeda y baeza patrimonio de la humanidad

logo rema

logo fest clásica

logo premio publico

CSIC