Está en:  » Inicio  » Conciertos  » Edición 2004

 

Edición 2004

Concierto


En el espíritu de Morales

Lugar


Auditorio del Hospital de Santiago (ÚBEDA)

Fecha


Viernes, 3 de diciembre de 2004, 20.30 horas

Director


Intérprete


FLANDERS RECORDER QUARTET

Componentes


Foto de componentes

Bart Spanhove
Han Tol
Joris Van Goethem
Paul Van Loey

Programa


PRIMERA PARTE

Homenaje a Antonio de Cabezón

Antonio de Cabezón (1510-1566)
Diferencias sobre la Paduana Italiana
Tiento
Diferencias sobre el canto Llano del cavallero
Diferencias sobre La dame me demanda
Inspirados por España

Johannes Ghiselin (c1460-c1535)
La Spagna

Anónimo
La Spagna
Con qué la lavaré, del 'Cancionero de Uppsala'

Giovanni Pedaggio
Con qué la lavaré con disminuciones

Improvisaciones sobre 'la Follia'
Cristóbal de Morales

Cristóbal de Morales (c1500-1553)
Missa l'Homme armé
Domine Deus-Benedictus

L'homme armé (tema e improvisaciones)

Contemporáneos ingleses de Morales

Robert Parsons (c1530-1570)
Ut Re Mi Fa Sol La
Hugh Ashton (c1485-1558)
Mascarada

SEGUNDA PARTE

Las seis esposas de Enrique VIII
Piet Swerts (1960)

Prólogo
Catalina de Aragón
¡Bienvenida!
Coronación
Vida cortesana

Ana Bolena
Mascarada (Anónimo)
De caza
El viaje final

Juana Seymour Príncipe Eduardo
In Nomine (J. Taverner, c1490-1545)

Ana de Cleves
No me gusta ella Thomas Cromwell

Catalina de Howard Nadie la desea excepto él
El inolvidable fogón

Catalina Parr
In Nomine (R.Parsons - c1530-1570)

Epílogo

Notas programa


Por Inge Willekens
Las seis esposas de Enrique VIII

"Divorciada, decapitada, muerta; divorciada, decapitada, superviviente", esta es la secuencia que nos habla del destino de las seis esposas de Enrique VIII. Enrique estaba profundamente enamorado de todas y cada una de sus esposas, pero no fue el amor lo que le llevó a casarse tantas veces. Fue su desesperado deseo de dejar descendencia masculina para el trono de Inglaterra, pues durante los tiempos de la dinastía Tudor se aceptaba que sólo un varón podía desarrollar un gobierno fuerte. Sin embargo, incluso en los tiempos de Tudor el comportamiento de Enrique repugnaba a las cortes de Europa y sólo podemos maravillarnos del coraje de Catalina Parr, su sexta esposa, al aceptar casarse con un hombre obeso, de mal carácter y ulceroso. Este horrible cuadro de Enrique constituye un fuerte contraste con el joven rey, descrito en 1519 por un embajador veneciano como "el monarca más encantador que mis ojos han visto; además de la estatura habitual... con una cara redonda tan bella que podría llegar a ser una linda mujer".
Este fue el hombre de quien la primera esposa de Enrique, Catalina de Aragón, se enamoró. Hija menor de los Reyes Católicos, Catalina conoció por primera vez a Enrique cuando él tenía 10 años y ella 16. Ella había ido a Inglaterra para casarse con Arturo, hermano mayor de Enrique y, después de un viaje de tres meses desde España, con Enrique montado junto a ella, esta chica gentil y piadosa fue recibida en Londres por los vítores de las multitudes (¡Bienvenida!). Después de su boda Catalina y Arturo fijaron su residencia en el castillo de Ludlow, en la frontera con Gales, pero a los seis meses Arturo murió. Cuando su padre Enrique VIII falleció, Enrique se convirtió en rey e inmediatamente se casó con Catalina (Coronación).
Catalina era inteligente, hábil y astuta políticamente, actuando como un embajador en España durante varios años. Enrique y Catalina trajeron vitalidad y goce del vivir a la vida cortesana, con suntuosos banquetes, torneos y entretenimientos (Vida cortesana). Catalina era plenamente consciente de que su papel como reina era dejar descendencia. En 1551 Enrique y Catalina se deleitaron con el nacimiento de su primer hijo, el príncipe Enrique, pero desgraciadamente duró sólo unas semanas. Catalina se quedó embarazada de nuevo, y a pesar de sus cinco embarazos subsiguientes, sólo la Princesa María vivió. Después del nacimiento de la Princesa María en 1516, Enrique adoptó una postura valiente: "La reina y yo somos jóvenes ambos y si es una niña esta vez, por la gracia de Dios que la seguirán los niños", declaró. En su lugar siguió otro aborto en 1518, y los afectos de Enrique comenzaron a aparecer.
Alrededor de 1525 una nueva cara -la de Ana Bolena- había aparecido en la corte inglesa t llamó la atención de Enrique. Éste quería que Catalina ingresase en un convento y así anular su matrimonio, pero el Papa lo rechazó. Thomas Cranmer y Thomas Cromwell aconsejaron otra solución: la animada creencia de Enrique de que el Papa no tenía jurisdicción sobre él. En 1533 Cranmer fue nombrado Arzobispo de Canterbury y casi inmediatamente se rompieron los lazos con Roma y el matrimonio entre Catalina y Enrique fue anulado.
Ana Bolena no fue, como Catalina, una princesa europea, ni tenía un ancestro real. Esta joven mujer alta, de pelo y ojos oscuros, con su rápido ingenio y su magnético atractivo, era muy solicitada por la nobleza por sus juegos flirtreantes. En 1526 cayó en el ojo del rey. Enrique se enamoró de ella, pero Ana planteó un atrevido e inteligente juego (Mascarada). Durante seis años se conocieron, bailaron y cazaron juntos, pero Ana rechazó dormir con Enrique a no ser que se casasen (De caza). Enrique estaba ansioso por el matrimonio, necesitaba hijos legítimos y ahora estaba confiada en que Ana se los daría. En 1522 finalmente durmieron juntos y en diciembre Ana quedó embarazada. Se casaron secretamente en enero de 1533 y el rey preparó el nacimiento de un hijo con ilusión. En septiembre de 1533, la Princesa Isabel nació... Ana abortó varias veces y Enrique sintió que su segundo matrimonio estaba siguiendo las líneas del primero. Se lamentó de su mala suerte, pero no culpó a Ana, todavía. Tres meses después, la historia fue distinta.
Ana nunca había fue popular con la gente como lo había sido Catalina, y su posición de reina ofendió a muchos en la corte. Se le culpó de las brutalidades de Enrique, tales como la ejecución del obispo John Fisher y Sir Thomas More. En abril de 1536, los enemigos de Ana se reunieron para echarla abajo. Le contaron al rey que ella había cometido adulterio y conspirado
Traición contra él. Aunque estos cargos eran totalmente falsos, las pasiones de Enrique se descargaron contra ella. Mark Smaeton se encaprichó de Ana, pero ella lo rechazó. Cuando Smaeton fue torturado en 1536, confesó un episodio con Ana y así ambos fueron condenados. Ana fue arrestada el dos de mayo y hecha prisionera en la Torre de Londres. En la corte, negó convincentemente todos los cargos pero, aunque no había pruebas, fue condenada. Su viaja final desde Greenwich duró dos horas y cuando llegó, estaba histérica, llorando y riendo a la vez. El 19 de mayo de 1536 fue ejecutada (El viaje final).
Un día después de la ejecución de Ana, Enrique estaba prometido en matrimonio con Juana Seymour y justo diez días después se casaron. Enrique estaba encantado con su nueva esposa, particularmente cuando se quedó embarazada. El trabajo de Juana fue largo y duro: se tomó dos días y tres noches, pero el 12 de octubre nació el niño largamente esperado, el Príncipe Eduardo (Príncipe Eduardo). Pero la alegría duró poco, pues Juana cayó enferma con fiebre de parto, una infección común que no tenía cura. Doce días después del nacimiento de su hijo, la 'profundamente querida' esposa de Enrique murió. El rey quedó apesadumbrado y guardó luto durante varios meses (In nomine).
Dos años pasaron y no había duda de que Enrique se casaría otra vez. La cuestión era, ¿con quién?. El propósito era hacer una alianza política. Desde la ruptura con Roma, Inglaterra había estado aislada y era importante estar de buenas con los dos poderes europeos. Sin embargo, el principado de Cleves era una parte de un joven y prometedor estado protestante en Alemania. El Duque de Cleves tenía dos hermanas solteras. Pero Enrique fue cauto. Quería saber cómo se parecían las hermanas, ¿eran guapas?. El pintor Holbein viajó a Cleves para retratarlas. Enrique quedó satisfecho con el retrato de Ana de Cleves. Estaba tan impaciente por ver su nueva novia que cabalgó desde Greenwich a Rochester para conocerla. Tan pronto la vio, su corazón se hundió: "No me gusta" (No me gusta), le dijo a Cromwell. Se casaron pero se divorciaron a los pocos meses.
Enrique tuvo tiempo de casarse otras dos veces, con Catalina Howard, su quinta esposa, con la que se casó en secreto, pero que acabó decapitada por los celos del rey, y finalmente, con Catalina Parr, en lo que eran las terceras nupcias para ella y los sextas para él.

(Traducción de Javier Marín López)

Curriculum Intérprete


Embajadores de la flauta dulce

El cuarteto Flanders Recorder Quartet fue fundado en 1987 y hoy forma parte de los mejores conjuntos de música antigua a nivel mundial. En 1990 el conjunto ganó el premio mayor en el concurso prestigioso "Musica Antiqua" en Brujas, lo que marcó el inicio de una carrera internacional espléndida. Gracias a miles de actuaciones por los cinco continentes, el cuarteto se hizo una reputación insuperable por sus conciertos excitantes y variados. Pasaron por las salas de concierto más famosas del mundo: el Concertgebouw (Amsterdam), el Opera City (Tokio), el Phoenix Hall (Osaka), el Cloisters and Frick Museum (Nueva York) y el Spivey Hall (Atlanta), para mencionar sólo algunas. Muchas veces el conjunto hace representaciones en los grandes festivales de música antigua por todo el mundo: de Helsinki, París, Ginebra, Salzburgo y Eslovenia hasta Ciudad de México, Boston, Vancouver, Melbourne y muchos otros lugares...
Muchos de los discos del Flanders Recorder Quartet son grabados y distribuidos por casas discográficas importantes como Deutsche Grammophon y Harmonia Mundi. En 1997, el conjunto realizó una estrecha colaboración de varios años con la marca francesa Opus 111, lo que hasta ahora resultó en la grabación de los discos "Armonia di Flauti", "Bassano" y "Magic". Todos ganaron varios premios y cada vez son recibidos con críticas elogiosas por su programación atrevida y única, su estilo expresivo y virtuoso y su sonido excepcionalmente afinado. Así también opinan los críticos de los periódicos por todas partes del mundo. La revista The American Recorder Magazine describe el conjunto de la siguiente manera: "The Flanders Recorder Quartet ha ganado concursos, ha tocado conciertos y ha grabado discos como lo hacen los mejores cuartetos de cuerdas."
El Flanders Recorder Quartet revaloriza la flauta dulce, un instrumento que cayó en el olvido a lo largo de los últimos dos siglos. El conjunto toca una gran variedad de más de cien flautas, desde la flauta sopranino hasta la gran flauta baja. Gracias a esta variedad de instrumentos que va acompañada con las interpretaciones virtuosas dentro de una programación variada, el cuarteto hace de cada concierto un espectáculo inolvidable. La colección incluye un gran abanico de flautas originales y de copias hechas por los constructores de flauta más importantes, entre ellas las copias de Adrian Brown según una serie de flautas de Virdung (1511) y diez copias de flautas dulces "Bassano", originariamente poseídas y tocadas por Henry VIII (fueron Bob Marvin y Adriana Breukink los que las copiaron especialmente para el conjunto). El conjunto también dispone de una gran flauta baja poco común de la época barroca que mide 2,30 metros, diseñada y construida por Friedrich von Huene. Una colección tan valiosa que reúne tantos instrumentos raros, hasta únicos, no sólo ofrece al aficionado a conciertos un sonido extraordinario sino que también permite al conjunto revalorizar de manera excelente la flauta dulce.
El Flanders Recorder Quartet actúa como director artístico de festivales de flauta dulce en Malinas (Bélgica), Cape Town (África del sur) y Austin (Texas, EEUU). A los miembros carismáticos del cuarteto les apasiona la pedagogía: con entusiasmo contagioso, los músicos organizan sesiones de demostración atractivas y dan masters persuasivos en los cuales no tienen miedo de combinar composiciones antiguas con composiciones contemporáneas. Uno de los resultados de sus actividades pedagógicas es la publicación del libro The Finishing Touch of Ensemble Playing (Alamire Editions, 2000) de Bart Spanhove, miembro del conjunto.
Más de 40 composiciones nuevas ya han sido dedicadas al Flanders Recorder Quartet y muchos arreglos de los miembros del cuarteto (como su interpretación de Las cuatro estaciones de Vivaldi) fueron elogiados por la prensa, el público y los jurados internacionales.
Si desea más informaciones, por favor, visite la página web www.flanders-recorder-quartet.be
El Flanders Recorder Quartet es subvencionado por el departamento cultural del ministerio de la Comunidad Flamenca en Bélgica.

Volver atrás

           logotipo facebook   logotipo twitter

logo úbeda y baeza patrimonio de la humanidad

logo rema

logo fest clásica

logo premio publico

CSIC