Está en:  » Inicio  » Conciertos  » Edición 2004

 

Edición 2004

Concierto


Cristóbal de Morales, modelo para otros compositores

Lugar


Auditorio de las Ruinas de San Francisco (BAEZA)

Fecha


Sábado, 4 de diciembre de 2004, 20.30 horas

Director


ÁNGEL RECASENS

Intérprete


VIANA CONSORT

Componentes


Foto de componentes

Ángel Recasens, director

Helen Ashby, soprano
Kate Ashby, soprano
Sytse Buwalda, contratenor
Tim Kenworthy Brown, contratenor
Richard Butler, tenor
Willem Ceuleers, bajo

Programa


Cristóbal de Morales, modelo para otros compositores
(concierto sin pausa)

Cristóbal de Morales (c1500-1553)
Motete Sancta et immaculata virginitas (4vv)

Francisco Guerrero (c1528-1599)
Kyrie, de la Misa Sancta et immaculata virginitas (5vv)

Cristóbal de Morales (c1500-1553)
Motete O sacrum convivium (5vv)

Giovanni Pierluigi da Palestrina (1525/6-1594)
Gloria, de la Misa O Sacrum Convivium (5vv)

Cristóbal de Morales (c1500-1553)
Motete Circumdederunt me gemitus mortis (5vv)
Antífona Salve Regina (4vv)
Lectio Manus tuae fecerunt (4vv)
Antífona Regina caeli, laetare (6vv)
Responsorio O vos omnes (4vv)
Motete Exaltata est sancta Dei genetrix / Virgo prudentissima (6vv)

Cristóbal de Morales (c1500-1553)
Motete Jubilate Deo omnis terra / O felix aetas, a 6 (Celebración de la Paz de Niza, 1538)

Tomás Luis de Victoria (1548-1611)
Credo, de la Misa Gaudeamus (6vv)

Notas programa


Por Albert Recasens

Cristóbal de Morales, modelo para otros compositores

El célebre elogio a Cristóbal de Morales que contiene la Declaración de instrumentos musicales de Juan Bermudo (1555) no puede acomodarse mejor: "luz de España en la música". Morales, claridad que alumbra a los compositores de su tiempo; Morales, modelo que guía a las generaciones posteriores de músicos; Morales, faro que irradia su saber compositivo a todas las naciones. La obra del músico hispalense no sólo fue parte esencial del repertorio de las iglesias y catedrales más importantes de España y América hasta finales de la Edad Moderna, sino que además gozó de un extraordinario prestigio ante los teóricos (españoles como el propio Bermudo o Montanos, portugueses como Fernandes o Nunes da Silva e italianos como Artusi, Bonini o Cerone) y la historiografía posterior. La magistral unión de complejidad contrapuntística y expresividad dramática y el proverbial estilo excelso, sublime y elevado de Morales -del que dan fe su Regina caeli o el motete Exaltata est sancta Dei genetrix de este programa, obras a seis voces muy elaboradas y poco frecuentes en los conciertos de hoy- fueron modelo para las siguientes generaciones de polifonistas.

El interés que despertó Morales en los compositores del siglo XVI demuestra la extraordinaria proyección del cantor y maestro sevillano. Célebres autores del Renacimiento como Guerrero, Palestrina, Victoria, Rogier o Ceballos se basaron en motetes de Morales para sus misas polifónicas, empleando el procedimiento de la "parodia", es decir la imitación de un modelo preexistente para reelaborarlo, transformarlo y desarrollarlo hasta convertirlo en una composición nueva. A diferencia de las misas sobre cantus firmus o de paráfrasis (la melodía es esparcida por todas las voces), la misa de parodia o imitación (ad imitationem) cita todas las voces del modelo simultáneamente y en ella alternan las secciones imitativas con las enteramente nuevas. Si bien el programa que presentamos en Baeza se limita a ofrecer forzosamente una breve muestra de estas misas de parodia (la Missa O sacrum convivium de G. P. da Palestrina, la Missa Sancta et inmaculata de F. Guerrero y la Missa Gaudeamus de T. L. de Victoria), deben citarse igualmente las misas Inter vestibulum, también de Guerrero, la Simile est regnum caelorum de Rodrigo de Ceballos -editada no hace tantos años por el malogrado Robert Snow- y la Missa Inclina Domine aurem tuam de Philippe Rogier, esta última publicada en la colección Missae sex de la "Typographia Regia" madrileña, en 1598. El hecho uno de los madrigales italianos de Morales, Quando lieta sperai, sirviese de modelo para un Magnificat a 6 voces (1587) de Roland de Lassus, evidencia el prestigio internacional del creador hispalense.

La técnica de la parodia -que hoy escandalizaría a las sociedades de autores- era frecuente desde principios del siglo XVI. La excelencia de Morales en este procedimiento imitativo, así como, en general, su talento por el trabajo motívico a partir de material ajeno, fueron enaltecidos por contemporáneos e historiadores posteriores. En sus misas, Morales utilizó material de los grandes compositores de su época: Josquin des Pres (la célebre chanson Mille regretz o su motete Benedicta es caelorum regina), Nicolas Gombert (motete Aspice Domine), Jean Mouton (motete Quaeramus cum pastoribus), Philippe Verdelot (motete Si bona suscepimus), Jean Richafort (motete Quem dicunt homines) o Antoine de Févin (motete Vulnerasti cor meum, atrib.).

Imitar al maestro pretendía pues el también sevillano Francisco Guerrero (ca. 1528-1599) cuando éste decidió basarse en el motete Sancta et immaculata virginitas (1541) para la composición de la misa a cinco voces de igual nombre, publicada en su Liber primus missarum (París, 1566). Guerrero se autovincula y reivindica para sí la figura de Morales, del que se considera discípulo, como afirma en su Viage de Hierusalem (Juan de León, 1592), aunque como es sabido, el contacto entre ambos músicos se limitó a los meses de perfeccionamiento tras la llegada de Morales a Toledo, procedente de Roma (1545-1546), y a la hipotética enseñanza durante una de las visitas que el cantor pontificio hizo a Sevilla aprovechando el primer permiso para ausentarse de Roma (1540).

En el Kyrie de la Missa Sancta et immaculata virginitas, Guerrero utiliza el "tema" del motete de Morales en un estilo menos estricto, con amplias miras. Proporciona a la melodía una mayor vivacidad, sobre todo al utilizar las imitaciones del bassus a una quinta de la melodía principal. Por otro lado, Guerrero emplea magistralmente el "motivo secundario" del motete original para construir un excelente Christe Eleison. La libertad con la que Guerrero trata los motivos de Morales y el alejamiento de la mera reproducción del modelo polifónico, así como la genial inventiva en las combinaciones, han llevado al Profesor Robert Stevenson a acuñar una nueva terminología en este tipo de misas, que denomina "de permutación".

Aunque perteneciente a la generación posterior, Giovanni Pierluigi da Palestrina (1525/6-1594) tenía afinidades con Cristóbal de Morales. En 1555, Palestrina ingresó como cantor de la capilla papal -en un sonado caso de amiguismo que contravino las normas internas-, diez años más tarde de que Morales hubiera abandonado la prestigiosa institución romana, donde el hispalense permaneció desde 1535 a 1545 y se codeó con ilustres colegas como Constanzo Festa, Jacob Arcadelt, Ghiselin Danckaerts, Juan Escribano o Bartolomé Escobedo. El cantor (alto o tenor) español adquirió rápidamente fama de buen compositor y sus obras fueron copiadas abundantemente en el archivo de la Capilla Sixtina durante el papado de Paulo III. De ahí que, Palestrina, posteriormente maestro de la Cappella Giulia de San Pedro, conociera y admirara la obra del compositor andaluz, del que tomó el motete dedicado al Santísimo Sacramento O sacrum convivium para escribir una misa homónima. Basado en la doble melodía del cantus y del tenor del motete de Morales, el Gloria de la Missa O sacrum convivium de Palestrina es un magnífico ejemplo de equilibrio melódico y de desarrollo temático del gran compositor italiano. Las excelentes variaciones sobre la misma melodía a cargo de las voces intermedias dan como resultado unos matices armónicos muy bien logrados. El "excelentísimo Morales" fue el único compositor español al que decidió parodiar Palestrina, prueba del prestigio y la fama de que gozaba el hispalense en Italia años después de su muerte.

Una de las obras más famosas de Morales, compuesta durante su etapa en la capilla pontificia, es el motete-cantata Jubilate Deo omnis terra, a 6 voces. Recayó en Morales el honor de componer esa pieza para el encuentro de Niza entre el emperador Carlos V, Francisco I de Francia y el Papa Paulo III, organizado en 1538 para parlamentar por la paz entre los dos grandes soberanos. Treinta y ocho años más tarde, este motete para la celebración de la Paz de Niza sirvió a Tomás Luis de Victoria (1548-1611) de modelo para su misa Gaudeamus, a seis voces. Sin duda, cautivaron al compositor abulense el material temático -de una riqueza innegable- y el audaz principio constructivo del Jubilate Deo, con un cantus firmus ostinato, procedente del introito gregoriano Gaudeamus, que se repite dieciocho veces hasta la disminución final (presencia de los tres personajes: Paulo, Carlos y Francisco) mientras las otras voces van desarrollando el tejido contrapuntístico. Como puede comprobarse en el Credo, la melodía es utilizada con una maestría deslumbrante por Victoria, quien además desmenuza los motivos de la línea melódica original para crear frases musicales de una belleza inigualable, sin dejar de recordar constantemente su fuente. En esto radica precisamente lo más sublime de Victoria: evocar a Morales conservando su estilo inequívoco. El polifonista de Ávila, por ejemplo, cambia la tesitura de las voces (CCAATB en lugar de CAATTB del original) en un deseo de acentuar la brillantez del conjunto vocal, tan característica de su escritura coral.

Victoria compuso su misa en 1576, con veintiocho años, cuando ocupaba el cargo de maestro de capilla del Seminario Romano -donde sucedió en 1573 a Palestrina- y un año después de obtener las órdenes eclesiásticas. Hacía once que había llegado a Roma, siguiendo el ejemplo de otros destacados compositores españoles como Peñalosa, Escribano, Escobedo o Morales. Aunque por vía indirecta, la remembranza de éste último debía estar bien presente en Victoria: Morales había desempeñado el magisterio en la catedral de Ávila (desde 1526 hasta a finales de 1527 o principios de 1528) antes de marchar a Plasencia y, más importante si cabe, había sido maestro de Juan Navarro en la capilla privada de los duques de Arcos (1547-1551). Victoria, que había sido discípulo directo de Navarro en Ávila y del que había aprendido las técnicas contrapuntísticas y los recursos expresivos, se sitúa al final de la cadena iniciada por Morales. Como hizo Guerrero con el Sancta et immaculata virginitas, ¿qué mejor manera de tributar homenaje a su guía, a la "luz de España en la música", que dando brillo y aportando nueva savia al celebérrimo Jubilate Deo?

Curriculum Intérprete


Formada en 1994 en torno al director y pedagogo Angel Recasens, la Capilla Príncipe de Viana reúne a solistas vocales e instrumentales especializados en la interpretación con criterios históricos. Su repertorio comprende obras vocales de los siglos XV a XVIII, con especial predilección por la producción religiosa de los grandes polifonistas españoles de la segunda mitad del siglo XVI y por la música policoral de los albores del Barroco. El conjunto privilegia autores y obras inéditas.
Cada interpretación se apoya en una investigación sobre las fuentes musicales y el contexto histórico-productivo, y procura ajustarse a la estética vocal e instrumental de la época. Sin embargo, el grupo es consciente de que la búsqueda del mayor rigor musicológico no debe convertirse en un fundamentalismo estéril.
La Capilla Príncipe de Viana ha actuado en los principales ciclos o festivales países de España como Madrid, Barcelona, Bilbao, Sevilla, Granada, Peralada, Cuenca, etc.
Angel Recasens, reacio durante muchos años a las grabaciones de estudio por considerarlas una desnaturalización del sentido auténtico musical, sólo ha permitido retransmisiones por radio o televisión en directo. Ha grabado por encargo de la Comunidad de Madrid los discos "La música sacra en la época de Carlos V" (2001) y "Stabat Mater. Música religiosa de José de Nebra" (2003). A partir de este mismo año, se iniciará una serie de grabaciones con la prestigiosa discográfica francesa Alpha.
A partir de 2005, la Capilla pasará a denominarse Grande Chapelle, en honor a la capilla musical de la Casa de Borgoña y, posteriormente, de Habsburgo, que sirvió a Felipe el Hermoso o Carlos V. El grupo desea afirmar así su vocación internacional y pretende fomentar el intercambio de ideas musicales.

Viana Consort

El Viana Consort es una formación de cámara vocal e instrumental compuesta por el núcleo de la antigua Capilla Príncipe de Viana. El grupo se dedica principalmente a la interpretación de un repertorio similar, con énfasis sobre los programas vocales de los siglos XV y XVI (Ars Subtilior, música de la época de la reina Isabel I, edad de oro de la polifonía española, etc.) y los programas barrocos con pequeño efectivo. Este conjunto pretende resaltar la pureza del contrapunto polifónico y lograr unos timbres apropiados según el punto de vista musicológico.

Angel Recasens, Director

Tras recibir las primeras lecciones musicales de su tío, el tenor de ópera Salvador Recasens, Angel Recasens ingresó en la Escolanía de Montserrat, donde se formó con los maestros Anselm Ferré y David Pujol. Prosiguió sus estudios de piano y órgano en el Real Conservatorio del Liceo de Barcelona, donde obtuvo sus diplomas con las máximas calificaciones. Más tarde, se perfeccionó con los pianistas Fructuós Piqué y Alexandre Ribó i Vall, el compositor Frederic Musset y el gran violonchelista y director Antonio Janigro. Pronto centra su carrera musical en la dirección coral. En 1973, fundó el Quartet de Madrigalistes, grupo de solistas dedicado a la música renacentista española, con el que cosechó importantes éxitos en España, Francia y Alemania. Entre 1975 y 1986, logró unos resultados espectaculares con el Coro Sant Esteve de Vila-seca y Salou, realizando cerca de 400 conciertos repartidos entre 20 países de América y Europa. Consiguió cinco primeros premios y dos segundos en concursos internacionales. La crítica le reconoce como uno de los mejores directores de coro de España.
Es conocido en toda Europa por su metodología pedagógico-musical aplicada en el Conservatorio Profesional de Música de Vila-seca y Salou hasta el año 1986. Además de este centro, Recasens funda otras cinco escuelas de música, un curso internacional y dos festivales internacionales. Constante investigador y analista, ha impartido más de 150 seminarios, conferencias y cursos de dirección coral en Alemania, Francia, México, Cuba y España. En reconocimiento de esa extraordinaria labor, fue nombrado miembro de la Reial Acadèmia Catalana de Belles Arts de Sant Jordi (Barcelona).
Ha sido invitado a dirigir orquestas y grupos tanto en España como en el extranjero. Las interpretaciones con los grupos de música antigua Capilla Príncipe de Viana y Viana Consort representan -gracias a la estrecha colaboración con su hijo Albert Recasens, doctor en musicología por la Universidad Católica de Lovaina- la etapa más elaborada del maestro Recasens. Sus ejecuciones aspiran a un rigor y a una expresividad que se alejan de cualquier efectismo, y rehuyen de discutidos puritanismos, llegando a la raíz del arte musical. Analiza los sentimientos del compositor para trasladarlos, con sus genialidades y también sus defectos, hacia el público, que se transforma así en cómplice de este lenguaje de los mil significados.

Volver atrás

           logotipo facebook   logotipo twitter

logo úbeda y baeza patrimonio de la humanidad

logo rema

logo fest clásica

logo premio publico

CSIC