Está en:  » Inicio  » Conciertos  » Edición 2001

 

Edición 2001

Concierto


Miniaturas cordebesas

Lugar


Auditorio del Hospital de Santiago (ÚBEDA)

Fecha


8 de dicmebre de 2001

Director


Richard Cheetham

Intérprete


ORCHESTRA OF THE RENAISSANCE

Componentes


Foto de componentes

Charles Humphries
Christopher Watson
Adrian Woodward
Simon Gunton
Patrick Jackman
Frances Kelly
Alastair Ross
Richard Cheetham
Robert Rice

Programa


PRIMERA PARTE

Mille Regretz (órgano solo), Josquin Desprez
Introitus (Canto llano)
KYRIE from Missa Mille regretz, Cristóbal de Morales
Quam pulchra es, Nicolas Gombert
Virgo Maria, Cristóbal de Morales
GLORIA from Missa Mille regretz, Cristóbal de Morales
Virgo Dei genitrix (contratenor solo), Rodrigo de Ceballos
Veni electa mea, Nicolas Gombert
Graduale & Alleluia (Canto llano)
CREDO from Missa Mille regretz, Cristóbal de Morales

SEGUNDA PARTE


Diferencias sobre El Canto del Cavallero (órgano solo), Antonio de Cabezón
Prefacio (Canto llano)
SANCTUS from Missa Mille regretz, Cristóbal de Morales
Pater noster, (Canto llano)
Quanti mercenarii, Cristóbal de Morales
Fabordones del primero tono (arpa sola), Antonio de Cabezón
Pater noster, Josquin Desprez
Alleluia, Nicolas Gombert
Communio (Canto llano)
AGNUS DEI from Missa Mille regretz, Cristóbal de Morales

Notas programa


Por Richard Cheetham

La Gran Mezquita de Córdoba -segunda más grande en el mundo después de la de La Meca- fue consagrada como una catedral por Fernando III, el Santo, en 1236 después de que la ciudad se reconquistara a los musulmanes, entrando así bajo dominio cristiano después de quinientos años. A comienzos del siglo XVI, las autoridades catedralicias se propusieron destruir una parte del edificio y erigir un templo catedralicio, compuesto por el coro y la capilla principal. Una larga disputa sucedió entonces entre el Obispo y el Cabildo, por un dalo, y el Concejo de la ciudad y los intelectuales locales por el otro, quines tenían el apoyo real por su oposición a la demolición propuesta.

El Obispo Alonso Manrique estaba a la cabeza de esta batalla. El Obispo Manrique, cuando murió de Felipe I, fue inmediatamente a Bruselas para solicitar con éxito para la corona española para el Emperador Carlos V. Una vez aclarada la sucesión, el Emperador Carlos V decidió a favor de las autoridades catedralicias y la demolición empezó finalmente. Sin embargo, cuando el Emperador visitó Córdoba por primera vez en 1526 y vio la demolición, aún en fase muy temprana, se arrepintió mucho de su decisión, diciendo "yo no supe lo que era, si no yo no habría permitido tocar la parte antigua; ustedes hacen lo que es posible hacer, pero han deshecho lo que era único en el mundo."

En 1541 Leopoldo de Austria, hijo de Maximiliano I y tío de Carlos V, fue nombrado Obispo de Córdoba. Su mandato duró dieciséis años, hasta 1557 cuando, después de visitar al Emperador en el monasterio de Yuste, cayó enfermo y murió durante la vuelta a su ciudad adoptiva. El Obispo Leopoldo era un amante muy culto de la música, y personalmente pagó la mitad del sueldo de los instrumentistas catedralicios. A pesar de esto, las costosas obras del edificio y una serie de sequías que motivaron malas cosechas produjeron un agotamiento de las arcas catedralicias, y cantantes e "instrumentistas" faltaron frecuentemente a sus servicios para complementar sus sueldos, realizando trabajos en otra parte en la ciudad. Con un personal de cuatro cantantes adultos y cinco ministriles durante la regencia del Obispo Leopoldo, la sustitución instrumental de las voces era un hecho raro durante la Misa y Vísperas en Córdoba.

El programa de hoy, Miniaturas cordobesas, bien pueden ser el fiel eco de la música sacra que se debía oír en la Catedral de Córdoba durante el reino de Carlos V. Tres cantantes, una corneta, un sacabuche y una chirimía interpretaban composiciones de Morales, Gombert, Josquin y Rodrigo de Ceballos (Maestro de Capilla de la Catedral de Córdoba), acompañados por el órgano y el arpa. El núcleo del programa es la Missa "Mille Regretz" de Cristóbal de Morales, basada en la famosa canción de Josquin Desprez. Una canción favorita del Carlos V, que era conocida en España como la Canción del Emperador.

Curriculum Intérprete


Volver atrás

           logotipo facebook   logotipo twitter

logo úbeda y baeza patrimonio de la humanidad

logo rema

logo fest clásica

logo premio publico

CSIC